ChessBase Logo Shop Link
Idiomas :
Buscar :
OK

¡Mate en la ópera!

05/02/2011 – Érase una vez en Guayaquil (Ecuador)... El ajedez viviente "Mate en la ópera" se desarrolló los sábados 4, 11 y 18 de diciembre de 2010, en diferentes escenarios de la ciudad y representó adaptaciones de bailes modernos protagonizados por niñas a partir de los 4 años, sobre un tablero gigante de 64 metros cuadrados. Los niños que representaban a las piezas negras estaban vestidos de rojo y dorado; las piezas blancas lucían verde y plata. Así se formó una maravillosa gama de colores sobre el tablero gigante blanco y negro. La partida fue una adaptación de la que se jugó en 1858 Paul Morphy contra el Conde de Isouard y el Duque de Brunswick, en consulta. Reportaje ilustrado por Evelyn Moncayo...
 

Sábado, 3 de febrero de 2011

Ajedrez viviente en Ecuador


Evelyn con las piezas vivientes

El ajedrez viviente se desarrolló los días sábado 4, 11 y 18 de diciembre de 2011, en diferentes escenarios de la ciudad de Guayaquil (Ecuador) y tuvo adaptaciones de bailes modernos realizados por niñas a partir de los 4 años sobre un tablero gigante de 64 metros cuadrados. Los niños que representaban a las piezas negras, estaban vestidos de rojo y dorado, y las piezas blancas, de verde con plata, lo que permitió que hubiese una maravillosa gama de colores sobre el tablero gigante blanco con negro.


La obra

¡Mate... en la ópera!

Erase una vez una fría noche de Navidad de 1858, en París...

Diálogo 1

MORPHY: ¡Qué hermosa ciudad es París! ¡Todo está cubierto de nieve! Parece que viviéramos en medio de algodón.

LOS NIÑOS: (susurros) ¡Miren quién está ahí! Es nada más y nada menos que el mejor jugador de ajedrez de América: ¡Pauuul Morphyyyy! Nadie ha podido derrotarlo nunca...Mmmm... ¿Llegará a nuestra ciudad en busca de rivales? No sé, pero vamos a pedirle autógrafos y a tomarnos muchas fotos. ¡FLASH-FLASH!

MORPHY: Hola chicos.

NIÑOS Y NIÑAS: ¡Hola Paul! Lo admiramos mucho, nos gustaría algún día poder lograr tantos triunfos cómo usted le ha dado a su país.

MORPHY: Qué bueno es escuchar eso de ustedes. Yo les puedo enseñar a jugar al ajedrez. ¿Niños, queréis aprender a jugar ajedrez? ¡Es súper divertido!

NIÑOS Y NIÑAS: ¡Sí! ¡Queremos! ¡Porfa, porfa, Pauls, enséñenos a jugar ahora mismo!



MORPHY: Vale, vale. Vamos a aprender, es muy fácil. Viajemos por el mundo del Ajedrez brevemente, para conocer cada pieza. ¡Aquí vamos! vamos! Esas piezas aquí son los peones. ¿Sabíais que cada jugador empieza con ocho peones, uno en cada cuadro de la segunda fila? (Tiempo para que cada peón se coloque en su casilla. ) Son nuestros primeros protectores y nuestros agresores a la hora de atacar.

El peón siempre mueve hacia delante, a lo largo de la columna en la que se encuentra. No, no puede retroceder, avanza de una casilla por turno (4 peones todos juntos se mueven un paso hacia adelante) o pueden avanzar hasta dos casillas, pero sólo en su primer movimiento (4 peones restantes avanzan dos casillas). El peón no puede saltar por encima de las demás piezas.

Los peones capturan a distancia de una casilla en diagonal (el peón ejemplifica la captura), ocupando la casilla de la pieza enemiga. Pueden capturar cualquier pieza.

Son los más chiquitos del tablero, pero sin embargo cuando atraviesan todo el tablero pueden convertirse en cualquier pieza que deseen, a excepción del Rey. (ejemplifica la coronación).

¡ Y seguimos!

¿Qué os parece si vamos con los caballos? (Caballos relinchando y galopando). Cada jugador empieza el juego con dos caballos. Se ubican entre las torres y los alfiles.

El movimiento del caballo es en forma de la letra "L". Es decir, se desplaza dos casillas en dirección horizontal o vertical y una en dirección perpendicular a la anterior. Y para que se haga más fácil, diremos que avanza dos pasitos para adelante y uno para un lado. Es la única pieza que puede saltar a las demás piezas. Capturan ocupando la casilla en la que se encuentra una pieza enemiga y pueden capturar cualquier pieza.

Llegó el turno de los alfiles. Cada jugador empieza el juego con dos alfiles, uno de ellos se ubica junto al rey y otro junto a la reina. El alfil se mueve siempre en diagonal (ejemplificar el movimiento), sin límite de casillas y tanto hacia adelante como hacia atrás. Capturan ocupando la casilla en la que se encuentra una pieza enemiga. Estos también pueden capturar cualquier pieza.

También tenemos a nuestras torres. Cada jugador empieza el juego con dos torres. Se sitúan en las esquinas del tablero, junto al caballo. Las torres se mueven tanto horizontal como verticalmente, hacia delante y hacia atrás, sin límite de casillas. Capturan ocupando la casilla en la que se encuentra una pieza enemiga y también pueden capturar cualquier pieza.

Su alteza la Reina o Dama. Cada jugador empieza con una Dama, que se ubica junto al rey y el alfil. Puede moverse en una línea recta verticalmente, horizontalmente, o diagonalmente, cualquier número de casillas. Captura ocupando la casilla en la que se encuentra una pieza enemiga. Pueden capturar cualquier pieza.

Su majestad, el Rey. Cada jugador empieza el juego con un rey, se ubica entre la reina y el alfil. El rey se mueve una casilla hacia donde se quiera. Capturan ocupando la casilla en la que se encuentra una pieza enemiga. El Rey también puede capturar cualquier pieza.

MORPHY: Y esas son todas las piezas de ajedrez, ahora a divertirse jugando!!

Diálogo 2

CONDE DE ISOUARD: ¡Duque! ¿Qué es esa aglomeración de gente? Debe haber pasado algo. ¡Vaya e investigue lo que está sucediendo!

Duque: ¡Conde! Le comento que el mejor jugador de ajedrez del continente americano ha llegado a la ciudad, para promocionar el Ajedrez. Tiene muy buen espíritu Navideño. Está regalando tableros y piezas de ajedrez a todos los niños. Dicen las malas lenguas, que nadie lo ha podido derrotar hasta el momento. Se dice que gracias al ajedrez, posee una memoria casi fotográfica, y es una persona muy inteligente, y que además puede jugar contra 8 personas al mismo tiempo con los ojos vendados.

CONDE DE ISOUARD: ¿Ajedrecista? ¿Inteligente? Mmmm, ¡no me gusta nada eso de que venga a mi ciudad a quitarme protagonismo! Yo soy el más famoso de esta ciudad y, eso del ajedrez debe ser muy fácil. ¡Yo lo podría derrotar en un dos por tres! Cítalo a la Ópera de París (no digas
nada) pero le tengo una sorpresa. ¡Jájájájájá! Lo humillaré en el tablero. ¡Regresará a su país con el rabo entre las piernas! Pues, ¡nadie puede derrotarme en nada! ¡Soy invencible!... ¡Aja,jajjajajaja!!!

DUQUE DE BRUNSWICK: ¡Pero, Conde! ¿Usted está seguro? Mire, que las personas que juegan al ajedrez desarrollan habilidades y destrezas mentales muy por encima de los que no lo practican. No le recomiendo hacerlo, Conde. ¡Piénseselo bien!

CONDE DE ISOUARD: ¡Sin comentarios, Duque! Sin comentarios. Debes invitarlo a la Ópera de París, en la víspera de Noche Buena, o sea que: ¡mañana a las siete de la tarde! ¡Ja,ja,ja! Yo me encargo del resto.

Diálogo 3

DUQUE DE BRUNSWICK: Señor Morphy. Tengo un edicto para usted. (TROMPETAS. El duque lo abre y lo lee.) El Conde de Isouard, tiene el grato honor de invitar al gran maestro de Ajedrez, Sr. Morphy a la Ópera de Paris. Reciba esta invitación como un acto de hospitalidad de nuestro Honorable Conde de Isouard!!!

MORPHY: ¡Ohhh, muchas gracias! ¡Que amabilidad del Conde! Seguro es un hombre muy honorable. Dígale al Conde que ahí estaré, mientras tanto seguiré enseñándole a niños y jóvenes este hermoso deporte, para que puedan ganar muchas medallas, trofeos y se diviertan con toda su familia.

Y la noche de la ópera llegó...

Diálogo 4 - Noche en la ópera

CONDE DE ISOUARD: ¡Sr. Morphy! ¡Buenas noches! Bienvenido a la Ópera de París. Hoy usted podrá apreciar una de nuestras mejores obras. “El Barbero de Sevilla”. Espero que guste de la ópera.

MORPHY: ¡Oh, sí! ¡La ópera me fascina!! Es un arte que siempre me ha cautivado.

CONDE DE ISOUARD: Lo presentaré brevemente ante el pueblo de París. ¿Le importa?

MORPHY: Oh bueno. ¡Gracias! No esperaba ese honor Conde, estoy muy agradecido.

Diálogo 5 - La representación

CONDE DE ISOUARD: (En el interín de la ópera). ¡Pueblo Parisino! Hoy contamos con la grata visita del gran maestro estadounidense, Paul Morphy, quién a los 13 años se convirtió en el mejor jugador del continente americano. Es por eso que aprovecho la oportunidad para desafiar al Sr. Morphy a una partida. Ustedes de pronto no lo saben, pero yo soy el mejor jugador del mundo. Lástima que no hayamos tenido una oportunidad para jugar Sr. Morphy, creo que ese momento ha llegado. ¡Jájájájá! ¿Acepta el reto?

MORPHY: Conde, me admira su propuesta. ¿Está usted seguro que desee jugar una partida aquí y ahora?

CONDE DE ISOUARD: Nunca he estado más seguro de algo que en este momento. Además he preparado una estrategia que lo dejará sorprendido.

MORPHY: Bueno, Conde una partida siempre es una oportunidad de aprender y corregir errores. ¡Acepto el reto!

CONDE DE ISOUARD: Usted tendrá las piezas blancas y yo las negras. ¡Adelante!

DUQUE DE BRUNSWICK: (susurra) ¡Qué coincidencia!! Prefiere las negras...Negra como su alma.

Diálogo 6 - La partida

MORPHY: e4.

CONDE DE ISOUARD: ¡Jájájá! Esto va a ser muy fácil. e5.

MORPHY: Si usted lo dice. Caballo f3.

CONDE DE ISOUARD: ¿Atacando mi peón de e5? ¡Jamás te lo daría! ¡jájájájá! d6.

MORPHY: d4.

CONDE DE ISOUARD: Vamos a ver, qué te parece esta jugada: Alfil g4.

MORPHY: ¡Permiso! dxe5.

CONDE DE ISOUARD: Alfil f3. ¡Que rico sabe tu caballo!

MORPHY: ¡Digo lo mismo de tu alfil! Dama f3.

CONDE DE ISOUARD: Jájájá, esto pinta bien para mí. No pensé que iba a ser tan sencillo. dxe5.

MORPHY: Bueno, veamos lo que tienes preparado. Alfil c4.

CONDE DE ISOUARD: ¡Que simple amenaza de mate! ¿Qué crees? ¿Que no me iba a dar cuenta? ¡Jájájá, toma esto! Caballo f6.

MORPHY: ¡Vamos por otro lado! Dama b3.

CONDE DE ISOUARD: Ese tampoco te lo doy!!!... Dama e7.

MORPHY: ¡Bueno! Continúo con mi desarrollo. Siempre es bueno sacar las piezas y al centro. Caballo c3.

CONDE DE ISOUARD: ¿Al centro? ¡Nada camarada! c6.

MORPHY: Encontré una linda casilla para mi alfil. Alfil g5.

CONDE DE ISOUARD: Saca tu apestoso afil de aquí. b5.

MORPHY: ¿Sacar mi alfil? Primero tu peón morirá. Caballo b5.

CONDE DE ISOUARD: ¡Que tonta jugada! ¿Es que no te han enseñado que tu caballo vale más que mí peón?? cxb5.

MORPHY: Las piezas valen, según se desempeñen en el tablero. Permiso. Alfil b5. ¡Jaque!

CONDE DE ISOUARD: ¡No! ¡Mí rey! Espera, tengo como cubrirme. Caballo bd7.

MORPHY: ¡Más piezas al ataque!! Enroque largo.

CONDE DE ISOUARD: ¡Yo también! Torre d8.

MORPHY: He visto algo por aquí. Torre d7, jaque.

CONDE DE ISOUARD: ¿Torre d7? ¡Creo que estás completamente ciego! Me acabas de regalar tu torre.

MORPHY: ¡Pues, veremos! Torre d1.

CONDE DE ISOUARD: Ahora a sacar mis otras piezas: Dama e6.

MORPHY: Creo que no te dará tiempo de nada. Alfil d7, jaque.

CONDE DE ISOUARD: ¡Tus lentes no andan nada bien! ¡Mira ésto!! Caballo d7.

MORPHY: Tiempo de damas. Dama b8, jaque.

CONDE DE ISOUARD: ¡Jaja ja jaja jajajajja, tu dama! ¿Creías que me darías jaque mate? ¡Eso jamás! ¿No viste mi caballo de d7? Perdone, usted su alteza!! Caballo b8.

MORPHY: ¡No sabes lo que es trabajar en equipo! Mi dama fue sacrificada para poder darte jaque mate. Tenía que liberar la columna para mi torre, de modo que pudiera jugar torre d8. ¡Jaque mate!

Diálogo # - post partida

CONDE DE ISOUARD: ¡No puede ser! ¡Grrrr! ¡Me has derrotado! Grrrrrr...

MORPHY: ¡Conde! ¡Lo importante no es ganar, sino competir!

CONDE DE ISOUARD: ¡Competir! ¡Competir! Tonterías, ¡eso es de perdedores!

MORPHY: Para ganar y ganar hay que empezar perdiendo y aprendiendo, ¿quiere revisar la partida? ¡Podemos afinar detalles que lo ayudarán a mejorar su juego!

CONDE DE ISOUARD: ¿Por qué quieres ayudarme? ¡Si intenté humillarte y tu siempre fuiste muy paciente, no logré exasperarte!

MORPHY: Bueno Conde, todo es cuestión de personalidad. Además es Navidad. Yo estoy aquí para contribuir con mis conocimientos para que chicos y grandes puedan disfrutar de este bello deporte y que al practicarlo lleguen a ser personas más inteligentes. Conde, falta poco para celebrar la Navidad, vamos, ¡ánimos!

CONDE DE ISOUARD: ¡Vale! La Navidad nunca ha sido lo mío, pero hoy estoy dispuesto a intentarlo.

MORPHY: ¡No hay tiempo que perder! La Navidad es hermosa, déjese contagiar no se arrepentirá. ¡Vamos, Conde! ¡A celebrar el amor de Dios, en nuestros corazones!

Feedback and mail to our news service Please use this account if you want to contribute to or comment on our news page service

Quizás también le interese

Comentar

Normas sobre los comentarios
    Aún no eres usuario? Registro