Ajedrez marítimo

por Michael Dombrowsky
25/10/2017 – Jörg Hickl y sus amigos ajedrecistas, aficionados no solamente al deporte ciencia sino también a los cruceros, se han embarcado en otra aventura marítima. Esta vez cruzarán el Atlántico zarpando desde Copenhague (Dinamarca), con destino a Miami. Desde luego, es una idea curiosa: la sala de juego durante el torneo se desplazará unos 7.800 kilómetros hacía el oeste. Por cierto: ¡un español jugó la partida más bella del primer día! | Foto: Michael Dombrowsky

Noticias de ajedrez


ChessBase Account Premium 1 año ChessBase Account Premium 1 año

Con la cuenta ChessBase siempre tiene acceso a la videoteca, el entrenador táctico, el entrenador de aperturas, la base de datos online, Let’s Check, Playchess.com... ¡Todo lo que necesita es una conexión a Internet y un navegador actualizado, da igual que tenga iPad, tableta, PC, iMac, Windows, Android o Linux!

Más información...

Ajedrez flotante

Buen comienzo: un español jugó la primera partida más bella del día

Quién emprenda un viaje, tendrá muchas cosas que contar. En el caso del crucero desde Copenhague a Miami ya hay muchas cosas que contar tan solo del punto de partida. Incluso al acercarse a Copenhague en tren.

Lo primero, tras haber bajado del tren, es buscar una oficina de turismo. En la Estación Central de Copenhague no hay carteles indicadores para encontrar una. Tras un largo tiempo de investigación encontramos un indicador...  encima de la propia oficina de turismo. Es una sensación como la que se tiene al escuchar la voz del sistema de navegación en el coche, cuando nos revela: "Ha llegado a su destino". Ha tardado la búsqueda. Demasiado tiempo, al menos si se llega a las cinco y cinco y la oficina de turismo acaba de cerrar (a las 17:00 horas en punto). Bueno. Entonces a sacar el mapa de la ciudad, tal y cual. Pero no aparece por ningún lado. Vale, un taxi, incluso corriendo el riesgo de poner rabioso al taxista porque el hotel se encuentre a unos pocos pasos de la estación. Afortunadamente, el hotel está lo suficientemente alejado como para poner contento al taxista, un representate muy amable de su gremio.

La Sirenita

La Sirenita | Foto: Michael Dombrowsky

El gran maestro alemán, Jörg Hickl se ha embarcado en esa aventura con 18 amigos ajedrecistas. Cuenta con un plantel internacional: dos daneses, un español y un norteamericano están entre los ajedrecistas viajeros además de los alemanes. Eso es muy práctico porque el torneo será válido para valoraciones Elo oficiales. Aunque hasta aquí el torneo tenga pinta totalmente normal, sí que tiene algunas peculiaridades. Por ejemplo, la hora de juego, porque las partidas comenzarán a las 10:00 hora de abordo. Suena raro, pero tiene sentido si nos damos cuenta de que el torneo se disputará en cuatro husos horarios distintos. Tendremos que ajustar nuestros relojes de pulsera cada dos por tres. Lo que tampoco es normal es que la sala de juego de un torneo de ajedrez se habrá desplazando unos 7.800 kilómetros hacia el oeste al final del torneo.

La cubierta de paseo del crucero Norwegian Getaway | Foto: Michael Dombrowsky

Tras cada ronda de juego, un jurado bajo la dirección del director del torneo, el maestro internacional Erik Zude, elegirá la partida del día. En la primera ronda, fue el español Alfonso Javier Fernández García quien recibió el galardón. Les ofrecemos un problema de ajedrez relacionado con su partida.

 

Texto y fotos: Michael Dombrowsky
Traducción al castellano: Nadja Wittmann (ChessBase)

Enlaces



Michael Dombrowsky ha trabajado como periodista durante casi 40 años para diversos periódicos y revistas en Alemania. Tras haberse jubilado, ha comenzado a escribir libros. El primer libro de ajedrez que ha publicado se llama "Berliner Schachlegenden" (Leyendas berlinesas de ajedrez).
Discussion and Feedback Join the public discussion or submit your feedback to the editors


Comentar

Normas sobre los comentarios

 
 

¿Aún no eres usuario? Registro