Calendario de Adviento: 21 de diciembre

por Michael Dombrowsky
21/12/2016 – En Alemania y algunos otros países es costumbre tener "calendarios de Adviento". Entre el 1 y el 24 de diciembre, cada día se puede abrir una puerta. La idea es tener una pequeña alegría diaria antes de la Nochebuena. Hay calendarios de muchas formas, con chocolates, con sorpresas caseras o pequeños regalitos colgados de una cuerda numerados. Nos ha parecido una bonita tradición y queremos que nuestros lectores puedan disfrutarla. Para abrir la puerta del 21 de diciembre...

ChessBase 14 Download ChessBase 14  Download

Programa de gestión de bases de datos de ajedrez que es referencia mundial. Todos usan ChessBase, desde el campeón del mundo al aficionado. Inicie su historia de éxito personal con ChessBase.

Más información...

La puerta de hoy

Adolf Anderssen – Paul Morphy (París, 1858)

Aquel miércoles al mediodía, mientras Adolf Anderssen estaba paseando al lado del Palais de Tuileries, no tenía ojos ni para el colosal edificio a su derecha, ni para el río Sena, que se encontraba a su lado izquierdo. Sus sentimientos mezclados y contradictorios entre el enfado, el mal humor, la alegría anticipada, la confianza y las ganas de luchar se habían esfumado desde hacía cuatro días y se habían convertido en una total concentración en el duelo inminente contra Paul Morphy.

El palacio de las Tullerías

El Campeón del Mundo oficioso de Breslavia se encontraba en la ciudad desde hace casi dos semanas y ya había experimentado muchas cosas sorprendentes. Hasta la historia previa de su viaje es extraordinaria.

Comenzó en la primavera de 1858. Entonces se sabía que el maestro estadounidense Paul Morphy, residente de Nueva Orleans, iba a embarcarse para viajar desde Nueva York a Europa. Como los estadounidenses no habían conseguido organizar torneos internacionales, el campeón de 21 años quería medir sus fuerzas con los mejores jugadores de ajedrez en Europa. No es extraño que Londres fuese su primera parada. Sin embargo, no se cumplió su meta de disputar un duelo contra el Campeón de Gran Bretaña, Howard Staunton. Como Staunton iba encadenando excusas cada vez más peregrinas para eludir el duelo, Morphy se cansó de la espera y continuó su viaje a París.

Paul Morphy

Pero había pasado el tiempo de espera de manera útil, derrotando a prácticamente todos los demás maestros disponibles. Los resultados fueron los siguientes: Morphy vs. Barnes 19:6; vs. Bird 10:1, vs. Boden 5:1; vs. Löwe 6:0; vs. Löwenthal 10:4; vs. el conde Montgredien 2:0; vs. Owen 4:1.

En París, Morphy se sentía a gusto. No tenía problema alguno con el idioma. Su padre era español y su madre francesa y por eso Paul, aparte del inglés también dominaba las lenguas de sus progenitores. Además, en aquellos tiempos en Luisiana se hablaba más francés que inglés de todas formas.

Morphy fue saludado con gran entusiasmo por los aficionados parisinos y durante las semanas siguientes iba a ser visitante de la Rue Saint-Honoré número 121 con frecuencia. Ahí estaba situado el famoso "Café de la Régence". Tras numerosas victorias contra los maestros franceses y tras haber dado unas cuantas exhibiciones de partidas simultáneas a la ciega, llegó a ser una estrella y con cada éxito cada vez parecía ser más francés.

Hasta entonces, Daniel Harrwitz había sido el rey indiscutido del Café de la Régence. Harrwitz, que al igual que Anderssen había nacido en Breslavia, era empleado del Café como maestro e ajedrez. Naturalmente, la gente quería ver un duelo entre los dos campeones. Los hinchas de Harrwitz juntaron más de 400 francos franceses como apuesta para el duelo contra Morphy. Éste aceptó e igualó la puja. El duelo, que se iba a disputar a siete victorias, comenzó de manera muy prometedora para el héroe local: Harrwitz ganó las primeras dos partidas de manera convincente.

Entonces Morphy se había hecho con su oponente y conquistó cuatro victorias y unas tablas. Harrwitz se vio afectado y rogó que se aplazaran las siguientes partidas durante una semana porque no se encontraba bien. Se le concedió el paréntesis, pero eso no cambió nada. La próxima partida fue también la próxima derrota para él. Cuando Harrwitz pidió otro paréntesis, Morphy lo rechazó. A continuación el jugador de Breslavia se rindió.

Según las reglas, Morphy debía recibir el premio en metálico. Pero no lo exigió, diciendo que como no había sumado siete victorias, no lo podía aceptar. No obstante puso una condición: que le pagaran los 295 francos franceses por las cinco victorias, y que además Harrwitz enviase una carta de invitación a Adolf Anderssen, ofreciéndole el dinero como ayuda para los gastos de su viaje a París. Cuando el alemán aceptó, Morphy, que se sentía como en casa en París, rechazó desplazarse a Berlín. En cambio ofreció quedarse en París durante todo el invierno, para que Anderssen no se viese apurado por el viaje a la capital francesa. Que Paul Morphy hablase de su "patrocinador" al mencionar a Harrwitz, que había perdiod el duelo, demostraba las habilidades diplomáticas y también el toque de humor intelectual que tenía Morphy.

Anderssen aceptó la oferta y acudió a París dos meses más tarde, en diciembre de 1858. Nada más llegar,  ya recibió una noticia aflictiva: Morphy había caído enfermo y podía comparecer para el duelo. Rogó aplazar el duelo duente una semana y Anderssen lo aceptó. Aprovechó el tiempo para enfrentarse por la corona de Breslavia contra su compatriota Harrwitz. Anderssen ganó el duelo 4:2 (+3 =2 -1).

Adolf Anderssen no estaba pensando en todo eso cuando dobló la esquina para entrar en la Rue du Dauphin. Su meta, al igual que durante los últimos cuatro días, seguía siendo el hotel Breteuil. Era allí donde se enfrentaba con el maestro estadounidense con la idea de ganar siete partidas y coronarse campeón. Tras un triunfo en la primera partida y unas tablas en la seguna, sufrió dos derrotas consecutivas. Luego vino el día de Noche Buena y esperaba que la suerte volviese a estar de su parte.

Anderssen entró en el pequeño salón en la primera planta del hotel. Ahí le estaba esperando Paul Morphy para disputar la quinta partida y los maestros franceses invitados, entre ellos Saint Amant, De Rivière, Lesquesne y Mortimer. En aquel duelo poco usual, sin espectadores salvo los pocos maestros invitados de honor y sin apuestas ni dinero alguno de por medio, Anderssen comenzó la partida con un movimiento increíble: 1. a3!

[Event "Match Morphy-Anderssen +7-2=2"] [Site "Paris"] [Date "1858.12.24"] [Round "?"] [White "Anderssen, Adolf"] [Black "Morphy, Paul"] [Result "0-1"] [PlyCount "84"] [EventDate "1858.??.??"] 1. a3 e5 2. c4 Nf6 3. Nc3 d5 4. cxd5 Nxd5 5. e3 Be6 6. Nf3 Bd6 7. Be2 (7. e4 { Maroczy}) 7... O-O 8. d4 Nxc3 (8... exd4 9. Nxd4) 9. bxc3 e4 10. Nd2 f5 11. f4 (11. c4 Nd7 12. Bb2 Nf6 13. Qc2 c6 14. g4 $1 {Maroczy} Nxg4 $1 {Refuta la idea de Maroczy} 15. Bxg4 fxg4 $19 16. Qxe4 (16. Nxe4 Bf5) 16... Qd7 $19) 11... g5 {Maroczy: las negras inician un fuerte ataque al rey} 12. Bc4 Bxc4 13. Nxc4 gxf4 14. exf4 {No se puede ver ningún ataque al rey negro.} Qe8 15. O-O Qc6 16. Qb3 Qd5 17. Rb1 b6 18. Qa2 (18. Ne5 $14) 18... c6 19. Qe2 Nd7 20. Ne3 {También es un lugar apropiado para el caballo.} Qe6 21. c4 (21. g4 $1 fxg4 22. f5 Qf7 23. Nxg4 Kh8 24. Nh6) 21... Nf6 (21... Qg6 22. Rb3 h5 23. Bb2 Kh7 $13) 22. Rb3 Kf7 23. Bb2 Rac8 24. Kh1 $16 Rg8 25. d5 $1 cxd5 26. cxd5 Qd7 {[#]} 27. Nc4 $1 (27. Qf2 Ng4 28. Qh4) 27... Ke7 (27... Rg6 28. Ne5+ Bxe5 29. fxe5 Nxd5 30. g4 f4 31. Qxe4 $16) (27... Nxd5 28. Rb5 $16 (28. Rd1) 28... Ne7 (28... Ke6 29. Rxd5 Kxd5 30. Rd1+ $18) 29. Qh5+ $16) 28. Bxf6+ $18 (28. Rh3 $1 $18) 28... Kxf6 29. Qb2+ $2 (29. Rh3 $1 $18 Bb8 30. Ne3 Rcf8 31. Rh5 Kg7 32. Nxf5+ Rxf5 33. Qg4+ $18) 29... Kf7 30. Rh3 $14 Rg7 31. Qd4 Kg8 32. Rh6 (32. Nxd6 Qxd6 33. Rh5 Qg6 34. Rg5 Qf7 35. Kg1 (35. Qe5 Rxg5 36. fxg5 Re8 $11) 35... h6 36. Rxg7+ Qxg7 37. Qe5 Rc2 38. g3 Rd2 $11) 32... Bf8 33. d6 Rf7 34. Rh3 Qa4 35. Rc1 (35. Rg3+ Bg7 36. Rxg7+ Rxg7 37. Qd5+ Kh8 38. Ne5 Rf8 39. d7 Rd8 40. Nf7+ Rxf7 41. Qxf7 Qxd7 42. Qf6+ Kg8 43. Qg5+ $11) 35... Rc5 36. Rg3+ Bg7 37. h3 Kh8 (37... Kf8 $2 38. Rxg7 Rxg7 39. Qf6+ Kg8 40. Qd8+ Kf7 41. d7 $18) (37... h5) 38. Rxg7 (38. Qd2 $1 $16 {Maroczy: Paul Morphy, p.249: "En lugar de sacrificar calidad innecesariamente, las blancas simplemente podrían retirar su dama y confiar en la coronación de su peón avanzado."}) 38... Rxg7 39. Rc3 e3 40. Rxe3 $4 (40. Qf6 $11) 40... Rxc4 41. Qf6 Rc1+ 42. Kh2 Qxf4+ 0-1

Tras la victoria en la quinta partida, Morphy se encontraba en la senda del triunfo. Tras tan solo 11 partidas, el joven estadounidense de 21 años se había impuesto al gran luchador, Anderssen. Paul Morphy dejó el marcador final en 8:3 (+7 =2 -2) .

Adolf Anderssen también se mostró como gran maestro en la derrota. Aceptó la clase superior de su oponente sin excusas ni peros. En una carta al gran teórico de ajedrez, Tassilo Barón von Heydebrand y der Lasa Anderssen escribió:

"Quien se enfrente con Morphy no debería hacerse falsas espectativas de que éste pudiera caer en alguna trampa, por muy fina que sea, sino que debería afrontar el hecho de que éstas están tan claras a los ojos de Morphy que no se puede ni pensar en una metedura de pata por su parte. Es más, al ver como Morphy esté ejecutando algo que en un primer momento podría parecer favorable para uno mismo, habrá que rumiarlo con mucho detenimiento y entonces se verá que el moviento es absolutamente correcto y que es imposible aprovecharse de alguna supuesta ventaja. El error más grande, sin embargo, es el de pensar que al hallar la propia posición favorable, se puede lanzar un fuerte ataque y pensar que eso servirá para ganarle.

La impresión que Morphy me ha causado no la podría describir de manera más acertada que diciendo que  trata el ajedrez con la seriedad y la escrupulosidad de un artista; porque aun cuando el empeño que nos cuesta la partida únicamente es el mero placer y únicamente dura el tiempo que dure la diversión, para él es un compromiso santo y para él el ajedrez nunca es sólo un pasatiempo divertido, sino un problema digno; se parece a una profesión, a la vez que una forma de cumplir su misión".

Texto: Michael Dombrowsky
Traducción: Nadja Wittmann (ChessBase)



Michael Dombrowsky ha trabajado como periodista durante casi 40 años para diversos periódicos y revistas en Alemania. Tras haberse jubilado, ha comenzado a escribir libros. El primer libro de ajedrez que ha publicado se llama "Berliner Schachlegenden" (Leyendas berlinesas de ajedrez).
Discussion and Feedback Join the public discussion or submit your feedback to the editors


Comentar

Normas sobre los comentarios

 
 

¿Aún no eres usuario? Registro