Daniel King analiza a Bobby Fischer

22/03/2017 – Si existe algún ajedrecista en el mundo cuya fascinación por lo misterioso no tuviera límites, sería el legendario Bobby Fischer. Pregúntenle a Daniel King, autor y presentador. Había pedido a los seguidores de su canal en YouTube que le comentaran lo que más les llamaba la atención. El resultado ha sido que Daniel ha producido una serie de partidas analizadas jugadas por Bobby Fischer. Comienza con una obra maestra posicional, que Fischer jugó con solo 16 años.

Master Class Vol.1: Bobby Fischer Master Class Vol.1: Bobby Fischer

Fischer al descubierto: aperturas, táctica, estrategia, finales... ¡Descubra de la mano de grandes maestros los secretos de su sensacional habilidad, que le permitieron lanzarse al ataque (y ganar) en solitario a la Escuela Soviética de Ajedrez!

Más información...

Foto: Mar del Plata en 1960

Bobby Fischer vs. Olicio Gadia (Mar del Plata 1960)

La primera partida de la serie es la que jugó Bobby Fischer contra Olicio Gadia, en Mar del Plata en 1960. Entonces, Bobby Fischer tenía 16 años y ya se había convertido en una superestrella el año anterior al convertirse en el gran maestro más joven de la historia, tras haberse clasificado para el Torneo de Candidatos de 1959.

Era marzo en Mar del Plata, un sitio tranquilo en la costa. Únicamente solía vivir dos meses frenéticos cuando los turistas invadían la ciudad para pasar las vacaciones de verano en las playas. Los torneos de ajedrez, las exposiciones y otras actividades organizadas durante el resto del año, solían mantener en marcha la vida cultural y económica durante todo el año.

En aquellos tiempos, Mar del Plata era muy famoso y un sitio altamente respetado por los acontecimientos internacionales que solían atraer a jugadores de ajedrez de fama internacional que se enfrentaban con los talentos locales y con otros invitados. Fischer ya había participado en la edición de 1959 donde quedó igualado en los puestos 3 y 4, junto con Ivkov. Ambos habían sumado 10/14 puntos, medio menos que Najdorf y Pachman.

Los participantes del Abierto de Mar de Plata 1960

En 1960, la lista de invitados aún era más impresionante. Aparte del joven Bobby, también estaban Boris Spassky, David Bronstein y Fridrik Olafsson. Tras un desastre en la segunda ronda, cuando perdió contra Spassky (al menos un desastre para un jugador que se hubiera propuesto ganar el torneo), Fischer se lanzó a una carrera avasalladora y sumó 12,5 puntos en 13 rondas. Finalmente quedó empatado con 13,5/15 puntos con Spassky. Comenzó con la racha victoriosa en la tercera ronda, cuando se vio las caras con el maestro brasileño y campeón en 1959, Olicio Gadia.

 

La partida comentada por Daniel King

Una cosa curiosa: Olicio Gadia, dos veces campeón de Brasil en 1959 y 1962, más adelante se enfrentó (y fracasó también) en un duelo con otro prodigo, Henrique Mecking. En 1965, Mecking estuvo a punto de coronarse Campeón de Brasil por segunda vez tras haber ganado el primer campeonato cuando tenía 12 años, en 1962, y en la última ronda tuvo que jugar contra Olicio Gadia. Tras una larga batalla, llegó el momento de aplazar la partida y, como a Mecking le bastaban unas tablas para asegurarse el título, Gadia estaba seguro de que Mecking no volvería al tablero y le ofrecería las tablas.

Henrique Mecking, cuando tenía 15 años, enfrentándose con Olicio Gadia en la última ronda del Campeonato de Brasil 1965. Tras haber dominado el torneo, le bastaban unas tablas para asegurar el título.

“Te ofrezco tablas", exclamó Gadia. El niño Mecking, de 15 años, respondió al instante: "Y yo propongo que Ud. se rinda", desatando las risas entre los espectadores. El genio brasileño, Mecking, que más adelante llegaría al número tres del mundo, demostró a su oponente como se podía ganar el final. A Gadia le quedaban pocas cosas que hacer, salvo rendirse.

Bobby Fischer vs Boris Spassky (1992, partida 1)

La renuncia al título y la retirada del ajedrez de Bobby Fischer fueron temas tratados en muchos libros, artículos, documentales y disertaciones. Quizá más dio para más que cualquier otro tema en la historia del ajedrez.

Fischer para el mundo del ajedrez era lo que Elvis era para el rock and roll y el que Fischer siguiese vivo únicamente añadía más leña al fuego y servía para alimentar todo tipo de especulaciones y rumores.

La bolsa de premios de cino millones de dólares fue la más elevada de la historia por un duelo de ajedrez

Finalmente en 1992, Fischer salió de su escondite y con gran estruendo y conmoción decidió jugar un duelo contra el que había sido su anterior rival, Boris Spassky. Fue una oportunidad para, de alguna manera, poner punto final a la historia; una última posibilidad para verlo jugar en un torneo de verdad, incluso si ya no jugaba con el nivel de sus mejores momentos. Al menos, ¡ahí estaba!

Y si fuese que tuviera algunos secretos de aperturas, los habría ido acumulando durante décadas y también podrían salir a la luz en ese duelo. El propio Spassky tuvo que asimilar la tremenda situación en la que le habían metido, por no hablar de la fortuna que estaba en juego, y se aseguró de que si algo saliese mal, nunca le pudieran echar la culpa a él. Si alguien le preguntaba por algún detalle o sobre las condiciones del duelo, solía contestar inmediatamente que lo que dijese Bobby.

 

La primera parte del análisis de la partida por Daniel King

 

La segunda parte del análisis por Daniel King

Enlaces

_REPLACE_BY_ADV_1

Texto: Albert Silver (ChessBase)
Traducción: Nadja Wittmann (ChessBase)


Discussion and Feedback Join the public discussion or submit your feedback to the editors


Comentar

Normas sobre los comentarios

 
 

¿Aún no eres usuario? Registro