Duelo de revancha Reshevsky – Najdorf (Capítulo I)

09/12/2009 – Juan Morgado nos ha enviado un trabajo histórico sobre el duelo de revancha Reshevsky - Najdorf (Buenos Aires, 1953) por el Campenato de Occidente. Al margen quedaban los jugadores rusos. Al Campeón del Mundo Botvinnik ya le había vencido Najdorf en la única vez que se habían enfrentado, hasta ese momento, en el torneo de Groninga, en 1946. Esta primera parte consta de una introducción sobre la situación política en Argentina, las actividades de Najdorf previas al duelo (Najdorf - Shocrón y Mar del Plata), los prolegómenos y la primera partida de las 18 disputadas, que serán reflejadas en posteriores artículos. Amplio reportaje histórico por Juan Morgado...

Duelo de revancha Reshevsky – Najdorf (Buenos Aires, 1953)

Por Juan Morgado

Contexto Político en la Argentina de 1953

El Presidente Perón y la situación política del país

En el ámbito interno, a comienzos de este año las cosas empezaron a empeorar de un modo manifiesto. El estado no podía hacer inversiones significativas porque las reservas se habían evaporado y el crédito exterior era cada vez menos asequible; el ahorro privado era un recurso ilusorio porque la inflación roía el valor de la moneda, y los inversionistas buscaban colocaciones a corto plazo, de tipo especulativo; las inversiones exteriores no llegaban en la medida necesaria porque el artículo 40 de la Constitución Justicialista era una espada de Damocles pendiendo sobre ellas; las subvenciones al consumo no podían durar indefinidamente. Además, se soportaban las secuelas de dos malas cosechas que obligó a los argentinos a comer un pan negruzco, por primera vez en la historia. [Argentina, de Perón a Lanusse, Félix Luna, Biblioteca Universal Planeta, Barcelona 1972, pág. 77/8]

Concentración de la Confederación General del Trabajo (CGT), bombas e incendios

El 15 de abril, durante una concentración popular que la CGT organizó para solidarizarse con Perón, estallaron dos bombas que dejaron como saldo siete muertos y casi un centenar de heridos. Esa noche, grupos manifestantes incendiaron y destruyeron las sedes del Jockey Club y del Partido Socialista, y dañaron locales centrales del Partido Demócrata y la Unión Cívica Radical. El Jockey Club de Buenos Aires ardía en la calle Florida, con sus cuadros de Goya apenas protegidos por tímidos chorros de agua, mientras la Diana esculpida por Alexandre Falguière rodaba escaleras abajo, hasta estrellarse en el vestíbulo. Decenas de socios de la institución se habían congregado esa madrugada, enmudecidos, para observar el interminable incendio. En los días siguientes del atentado terrorista (hecho por comandos antiperonistas de jóvenes universitarios y profesionales), la policía llevó a cabo una amplia detención a dirigentes y personalidades opositoras; entre los casi cuatro mil arrestados se encontraban desde el político socialista Alfredo Palacios hasta la escritora Victoria Ocampo.

La política en el ámbito internacional

Sin embargo, Perón comenzaba a tener algunas satisfacciones en el ámbito de la política internacional. El Presidente de los Estados Unidos Dwight Eisenhower asumió el poder el 20 de enero, e inmediatamente envió un nuevo Embajador, Albert Nufer. Perón tuvo una larga entrevista con él el 3 de febrero, junto a su Canciller Jerónimo Remorino, donde se esforzó por convencerlo que en Argentina tenía prioridad la lucha contra el comunismo. Se quejó por la exclusión de Argentina del Plan Marshall, y por la negativa del EXIMBANK a conceder un crédito de 125 millones de dólares. Nufer le preguntó si cesaría la propaganda anti-norteamericana, en especial la que hacían los Delegados Obreros en las embajadas, y Perón le aseguró que ya había dado órdenes de enviar de vuelta a Buenos Aires a la mayoría de ellos. Finalmente, Perón habló de impulsar las inversiones norteamericanas en el país.

Acercamiento de Argentina con la Unión Soviética

Ese mismo día, a miles de kilómetros de distancia, el Moscú, el Embajador argentino recibía un mensaje insólito: el Primer Ministro lo recibiría en cualquier momento, y debía estar preparado para concurrir. El 7 de febrero el mismísimo José Stalin recibía en el Kremlin al Embajador Leopoldo Bravo. Esta entrevista fue el comienzo de un acercamiento diplomático y comercial con la Unión Soviética. Stalin falleció el 5 de marzo, lo cual fue aprovechado por Perón para distender la relación con el Partido Comunista local, autorizándolo a celebrar un funeral cívico en honor a Stalin el 28 de marzo, en el Salón Príncipe Jorge. La entrevista del embajador argentino con el premier soviético convirtió a Perón en vocero natural de América Latina ante el Kremlin, o así pareció en ese momento. [Perón y su tiempo I, Félix Luna, Editorial Sudamericana, Buenos Aires 1984, pág. 679/80] 

El viaje de Perón a Chile

La euforia que vivía en esos momentos el Presidente argentino lo llevó, en vísperas de su viaje a Chile, a incurrir en excesos verbales que fueron preanuncio de lo que vendría después, ya que el 15 de febrero aparecieron en el diario gubernista La Nación, de Santiago, declaraciones de Perón que cayeron como una bomba en los medios políticos y en la opinión pública del otro lado de los Andes. Decía Perón: ¨Creo que la unidad chileno-argentina, una unidad completa y no a medias, hay que hacerla total e inmediata. La simple unidad económica no sería suficientemente fuerte; la podrían destruir o anular. En esto hay que tener valor. Hacer la unidad y arreglar los problemas en el camino. (...) La unidad que no hicieron San Martín y O’Higgins la pueden hacer Ibáñez y Perón. Nosotros estamos trabajando para la historia del siglo próximo. (...) Cuando el periodista insinuó que en su país existía cierto temor al expansionismo argentino, Perón, riendo, le contestó:—¡Estoy dispuesto a aceptar que Chile se anexe a la Argentina!—Pocas veces se pronunciaron palabras tan imprudentes en nuestra historia. [Perón y su tiempo I, Félix Luna, Editorial Sudamericana, Buenos Aires 1984, pág. 681. Historia del peronismo I, Hugo Gambini, Editorial Planeta, Buenos Aires, 1999, pág. 107/8]. Sin embargo, pese a que la oposición a Ibáñez y parte de la opinión pública se manifestaron radicalmente en contra, Perón viajó el 18 de febrero en tren, y luego de hacer escalas en Mendoza, Uspallata y Las Cuevas, llegó a Chile dos días después. Fue recibido por Ibáñez con un abrazo, que los diarios chilenos compararon con el de San Martín con O’Higgins. Fue muy agasajado, y había multitudes en los actos donde se presentaba. Despué de cinco días de viajes agotadores, el 26 de febrero ambos presidentes partieron para la Cordillera, e Ibáñez aceptó concurrir a la inauguración de la Villa Eva Perón, en Las Cuevas, donde se despidieron. El Acta de Santiago o Acta del Acuerdo para la Unión Económica, que se había firmado no era ni remotamente lo que Perón hubiera deseado.

Detenidos políticos

Hasta fines de mayo de ese año la policía no cesó de hacer allanamientos. La redada empezó con los socialistas Emilio Carreira, Juan Antonio Solari e Isidro Gabriel. Otro celular cargó a los doctores Carlos Sánchez Viamonte, Alfredo L. Palacios y al octogenario Nicolás Repetto. Poco les costaría capturar luego en sus domicilios a Arturo Orgaz, Federico Pinedo, Pablo Dellepiane, Alfredo Hermitte, Hilmar Digiorgio, Luis Acuña, Francisco Elizalde, Vicente Centurión, Patricio Cullen, Marcelo y Emilio de Alzaga, Guillermo Sansot, Alberto Rómulo Lanusse, Adolfo Ernesto Holmberg, Jorge Raúl Fauzón Sarmiento, Hernán Tulio Davel, Enrique Alippi, Leonor Juana F. de Alippi, Luis Pujol, Germán Sánchez, Otto Carlos Franchi, Alfredo Bernardo Estrabou, Luis Audibert, los hermanos Aldo, Horacio y Miguel Lombardero, María Teresa González, Elena Carazza de Lobato y el aviador Macedo. Al no poder hallar a Mathov, se llevaron a su amiga Yolanda J. V. de Uzal. Puestos todos a disposición del Poder Ejecutivo, se los distribuyó en la cárcel de mujeres, la Penitenciaría Nacional y el penal de Villa Devoto. En este último se toparon con un prisionero ilustre, el diputado laborista Cipriano Reyes (nada menos que el factótum de los acontecimientos del 17 de octubre de 1945), que, además de haber sido torturado, llevaba cinco años de reclusión por desobedecer a su líder. Sumados a los centenares de presos políticos y gremiales que venían poblando las celdas desde la huelga ferroviaria de 1951, puede decirse que en 1953 casi no quedaban opositores sueltos. O vivían en el exilio o estaban encerrados. A ellos se agregarían los centenares de almaceneros de barrio acusados de agiotistas. [Diario La Nación, artículo firmado por Hugo Gambini, 7 de julio de 2003]


Clausura de comercios por agio. Revista PBT nº 867 del 1º de mayo de 1953

El periodismo de la época

El Gobierno de Perón había creado una mega-empresa estatal, ALEA, capitaneada por el Subsecretario Raúl Apold, que controlaba férreamente todos los medios de comunicación, especialmente los diarios, revistas y radios. Unos pocos de ellos, como por ejemplo La Nación y Clarín, eran supuestamente independientes, pero debían someterse a la auto-censura. En caso contrario, les podía suceder lo mismo que a La Prensa, que había sido expropiada en 1951. El día 3 de junio Perón inauguró el curso para Coroneles con una llamada ¨clase magistral¨, e inauguró un viaducto que llevaría su propio nombre. Todo ello fue ampliamente informado por el diario La Prensa, en ese momento en poder de la Confederación General del Trabajo. (CGT)


Perón inaugura el curso para Coroneles (Haga clic en la foto para ampliarla)


Perón inaugura un viaducto que lleva su nombre (Haga clic en la foto para ampliarla)

En las crónicas del match Najdorf – Reshevsky se podrá observar claramente la impronta de Apold, que distribuía un ¨memo¨ con las informaciones que debían incluirse necesariamente en las notas. El periodista más recalcitrante era Amílcar Celaya, que redactaba –aunque no los firmaba– los artículos del diario Noticias Gráficas, en los cuáles se puede advertir el exagerado triunfalismo que era característico del estilo gubernamental. Para promocionar el match, lo presentó como el ¨Campeonato Mundial de Occidente¨. Carlos Guimard escribía y firmaba en Mundo Deportivo y La Razón, y también era oficialista, pero sus notas tenían mucho mejores fundamentos técnicos. Otros periodistas que firmaban sus notas eran José María Suárez en Democracia, Carlos Federico Juárez en Crítica, Juan Iliesco en El Argentino. Con seudónimo, también escribía Paulino Alles Monasterio.

Visita de Milton Eisenhower

El 18 de julio se recibió la visita del hermano del Presidente norteamericano, que venía como representante del Presidente de los Estados Unidos. El Dr. Milton Eisenhower tenía cara de tonto y probablemente lo era. Era el tipo de gringo grandote y desangelado, con anteojos sin montura y una permanente sonrisa bobalicona. Su viaje sería puramente ritual, pues ni su personalidad ni sus antecedentes hacían que pudiera agregar nada a lo que ya sabía Washington del gobierno argentino. Poco antes, Perón había dejado en libertad a numerosos presos políticos socialistas, radicales, conservadores y comunistas, y había levantado las restricciones que pesaban sobre las agencias informativas Associated Press y la United Press. La prioridad ahora eran las buenas relaciones con los Estados Unidos. [Perón y su tiempo I, Félix Luna, Editorial Sudamericana, Buenos Aires 1984, pág. 724]

Prolegómenos del duelo

Crítica: Najdorf es Campeón Argentino, al vencer a Shocrón

El Gran Maestro Najdorf recuperó anoche el título máximo del ajedrez argentino, al empatar la 5ª partida de su match frente a Shocrón. Numeroso público concurrió a la Casa del Deporte Eva Perón para seguir las alternativas del interesante encuentro. Y cuando se acordó el empate, una salva de aplausos saludó al nuevo campeón. Hoy entrevistamos a Najdorf; el maestro está muy contento:

—Estaba afligido, anoche. Debía terminar el match empatando o ganando la partida, pues viajo a Mar del Plata mañana. Eran planes de mi señora Eta. ¡Ah, yo soy un esposo disciplinado! Ella me dio la orden y yo cumplí— Najdorf sonríe. Tiene en sus brazos a una de sus hijas:

Najdorf dedica su triunfo a Perón y le agradece por haber apoyado el match con Reshevsky

—Mi triunfo está dedicado al General Perón, merced a cuyo gentil apoyo al ajedrez se cumplen tantas pruebas. Así se ha concretado ya mi match con Reshevsky. Es la revancha, y en un buen momento para mí—
—¿Qué tal las partidas del match?—
— Shocrón tuvo mala suerte. No me refiero ya a su falta de conocimientos teóricos. No. Es otras cosa. ¡Me encontró en gran forma! Yo creo que ni Capablanca ni Alekhine habrían podido explotar mejor que yo las mínimas debilidades sobre las que trabajé para ganar algunas partidas— [Crítica, 13 de febrero de 1953]


Najdorf – Shocrón (Haga clic en la foto para ampliarla.)

Mar del Plata

Llegó Herman Steiner, el ex campeón yanqui que no quiso encarnar a Hitler

Transcurría la Segunda Guerra Mundial. Se necesitaban con urgencia en los estudios de Hollywood a alguien que desempeñase el papel de Adolf Hitler, amo de Alemania. ¡Ya está! Podría serlo, precisamente, el campeón de ajedrez de la costa del Pacífico, que jugaba en los estudios con Charles Boyer y con las estrellas. Frente a éstas, demostraba la suficiente serenidad para concentrarse en las intrincadas combinaciones del tablero. El campeón del Pacífico, que se llama Herman Steiner, que tiene una rara similitud con el ex dictador, usa su mismo bigote, y se peina de la misma manera, se rehusó terminantemente a encarnarlo. Fueron inútiles los argumentos convincentes de los estudios. Una íntima razón ideológica era más fuerte que los dólares… [Amílcar Celaya, Noticias Gráficas, 9 de marzo de 1953]


Herman Steiner comprensiblemente no quiso encarnar a Hitler (Haga clic en la foto para ampliarla.)

El apoyo del gobierno de Perón y los premios

Para este gran certamen la FADA ha contado con la generosa colaboración que el gobierno del General Perón presta a los deportes por intermedio de los organismos correspondientes, es decir, la Lotería de Beneficencia Nacional y Casinos, y la CAD, cuyo Presidente, el doctor Rodolfo G. Valenzuela se ha preocupado personalmente a fin de dotar al gran concurso de todos los medios materiales necesarios para su mejor realización. La lista de premios es una de las pruebas de esta manifestación, pues se han establecido los siguientes: al ganador, $ 12.000; al segundo, $ 10.000; al tercero, $ 8.000; al cuarto, $ 6.000; al quinto, $ 4.000; al sexto, $ 2.500; al séptimo, $ 1.500; y al octavo, $ 1.000. Además, se pagarán a los no premiados $ 100 por punto ganado y $ 30 por las tablas. El horario de juego será de 15.15 a 20.15, y las partidas pendientes se jugarán todas las noches. [El Mundo, 9 de marzo de 1953]

Trifunovic y su peculiar alabanza a Perón

Esta mañana, los ajedrecistas que irán a Mar del Plata, y que se hallan de paso por la ciudad de Buenos Aires, visitaron al Presidente Perón. La llegada de Steiner fue señalada por su primer deseo: ¨Me gustaría estrechar la mano del General Perón¨. Trifunovic y Gligoric, por su parte, también hicieron presente sus ansias en tal sentido. Uno a uno, los maestros adhirieron a lo que ya fue deseo unánime, y así se solicitó esta entrevista, que se obtuvo, y en la que Trifunovic declaró: ¨Para nosotros, el más serio rival no es el ajedrecista argentino, sino la fuerza moral que les inyecta el apoyo del Presidente Perón¨. Esta frase define, en verdad, el poderío del deporte argentino en general. Es el líder de los trabajadores que les ha dado conciencia, fuerza, vitalidad, pasión, y esto es grato consignarlo a través de la palabra del famoso jugador yugoslavo. (…)

El match Najdorf – Reshevsky, en marcha

En cuanto a la revancha entre Najdorf y Reshevsky, que el argentino pidió, ya es un hecho. Precisamente en la reunión de esta mañana el Presidente Perón dijo que él facilitaría todos los medios para que pueda tener lugar ese match, de manera que se jugará posiblemente a fines del próximo mes de abril. Los escenarios serán en teatro Enrique Santos Discépolo y el Luna Park. [Amílcar Celaya, Noticias Gráficas, 13 de marzo de 1953]

Venció Svetozar Gligoric, con 16/19, y le siguieron Miguel Najdorf 14½; Julio Bolbochán 13½; Petar Trifunovic 13; Miguel Cuellar Gacharná 12½; René Letelier y Herman Pilnik 11½; Erich Eliskases 11; Héctor Rossetto 10½; Carlos Guimard 10; Jacobo Bolbochán y Kaarle Ojanen 9½; Rubén Shocrón 9; Herman Steiner 8½; Carlos Maderna y Antonio Medina 7½; Bernardo Wexler 6½; Carlos Jáuregui 3; Francisco Burgalat y Flavio Carvalho 2½.

Amílcar Celaya:

Llega Reshevsky el 26 de mayo

Miguel Najdorf nos dice por qué espera vencer a Samuel Reshevsky. El General Perón hizo posible el próximo gran desquite. El día martes 26 estará en nuestra capital, procedente de Nueva York, el gran ajedrecista norteamericano Samuel Reshevsky. Lo acompañará el ex Presidente de la Federación Norteamericana, señor Bisno. Viene a darle el desquite al Campeón Argentino Miguel Najdorf, a quien el año pasado le ganó un match. Recordarán los aficionados que Reshevsky, que jamás le había ganado una partida a Najdorf cuantas habían jugado habían resultado tablas–, inexplicablemente lo venció seis veces en Nueva York. El extraordinario esfuerzo que después realizó el argentino para descontar esa ventaja derrotando cuatro veces al norteamericano en otras tantas maravillosas partidas, no fue suficiente.

Perón hizo posible el desquite

Najdorf, como es natural, se quedó con el ojo morado. Quería a todo trance el desquite. Pero ese desquite jamás se hubiera realizado si no hubiera intervenido un gran deportista, que lo hizo con el entusiasmo y la generosidad que caracterizan todas sus intervenciones en pro del deporte nacional. Ese deportista tiene un nombre grato a nuestro pueblo: se llama Juan Perón. Cuando el Campeón Argentino le pidió que apoyara un nuevo encuentro suyo con el norteamericano, recibió el más cálido apoyo del Primer Magistrado. Najdorf se retiró enloquecido de alegría de la audiencia. Y, en efecto, dentro de brevísimos días ese desquite se hizo realidad. 

Campeonato de Occidente

Entrevistamos esta mañana al Campeón Argentino, quien espera ser, cuando termine este nuevo match, Campeón de Occidente. Porque, sin duda alguna, los dos futuros adversarios son los dos ajedrecistas más notables de este lado de la cortina de hierro. Quedan, todavía, es cierto, los rusos; queda el Campeón Mundial Botvinnik, pero si una sola vez, en el Torneo de Groninga 1946, Najdorf se midió con él y le ganó, ¿por qué no habrá de repetir el resultado? Nos dijo Najdorf:

—Yo no he recibido más que atenciones del General Perón y de su inolvidable esposa. Pero esa ambición de mi vida, que él ha hecho posible por intermedio de la Confederación Argentina de Deportes (CAD), que tan brillantemente preside el doctor Valenzuela, supera a las demás. Ustedes no se imaginan la amargura que significa haber ido tan ilusionado como viajé a los Estados Unidos para traer a esta patria grande el título de Campeón de Occidente, y caer vencido por un Gran Maestro, es verdad, pero sobre el que creo poder imponerme. Centuplicaré mis esfuerzos para ofrecer a la Argentina de Perón el Campeonato de Occidente… ¡por ahora! Después será el Campeonato del Mundo— 
—¿Quién organiza el encuentro?—
—El Club Argentino, con el auspicio de la FADA, que lo controlará oficialmente. A ambas instituciones vaya, también, mi gratitud—

Reshevsky piensa demasiado

—¿Por qué cree usted que esta vez se impondrá a Reshevsky?—
—El maestro norteamericano es uno de los más grandes ajedrecistas que jamás haya existido. Lo era ya siendo un niño, aún antes de saber leer y escribir. Reshevsky piensa demasiado, y esa ha sido la causa, seguramente, de sus resultados poco lucidos con el Campeón Mundial Botvinnik, a pesar de haberlo superado estratégicamente en casi todas las partidas que disputaron. Es el handicap que da el maestro norteamericano a sus rivales, y el que me propongo aprovechar en la presente oportunidad, todo lo que pueda. [Amílcar Celaya, Noticias Gráficas, 20 de mayo de 1953] 

Carlos Federico Juárez y Amílcar Celaya

Najdorf terminó su preparación y espera ansioso el match con Reshevsky

El miércoles arribará al Aeropuerto Ministro Pistarini un hombrecito bajo, de maneras sueltas, alegre, casi calvo y usando gafas que camina con aire chaplinesco, despreocupado y dueño de sí. Reshevsky viene a brindar a Miguel Najdorf la revancha del match que le ganara por amplio score en Nueva York, México y El Salvador. El Gran Maestro y Campeón Argentino espera ansioso la hora señalada, dispuesto a terminar, como Gary Cooper, con todos los desplantes ajedrecísticos de su rival, respondiendo así al apoyo que le brindó el Presidente de la Nación, General Perón, por intermedio de la CAD, para demostrar al mundo que el resultado anterior no fue fruto más que de un mal estado físico. Najdorf, con quien conversamos, estuvo en Yacanto, Córdoba, casi un mes, cometido a una intensa preparación. ¡Najdorf se acostaba, aun que nadie lo cera, a las 10 de la noche! Según nos contó Pedro Martín, que le hizo compañía, Najdorf llevó media valija de ropas, y siete valijas de libros. Analizaron miles y miles de variantes, e hicieron la autopsia a todas las partidas jugadas por Reshevsky para penetrar los secretos de su estilo. ¿Conclusiones? Que Najdorf sólo perdió bien dos partidas del match anterior. ¿Algo más? Que Reshevsky no hace nada para ganar. En este caso, sería un haragán del tablero, y no un obrero, como afirmara Najdorf. Pero la Nada de Reshevsky tiene sus fundamentos filosóficos, se yergue en un Ser (Sic). Es como si para llegar a un fin, la victoria, volcara en un crisol todos los sistemas y teorías del juego ciencia y todos los razonamientos humanos de Parménides a la fecha. Resta algo de lo que se descubrió: Reshevsky gana absolutamente todas las partidas que puede ganar, y esto no es nada fácil. Demás está decir que hay detalles, algunos deslices, que nuestro campeón sacó a la luz, y que son los que piensa aprovechar.

Miguel Najdorf, ciudadano argentino, dos hijas pequeñas, es un hombre que detesta las verduras, fuma poco, y se alimenta a base de carnes y sesos, queso y dulce –su postre favorito– y frutas. Gusta del cine y del teatro, y la buena música. En su casa tiene un aparato combinado de televisión.

—¿Qué nos dice, Miguel Najdorf? —
—Me siento muy bien, y eso es lo principal. Sé la responsabilidad que asumo, y lo que significará para el país y para mí, que soy el Campeón. El General Perón ha querido darme esta gran oportunidad para refirmar el signo de mi carrera, y voy a hacerlo. En el último British Chess Magazine se me coloca detrás de Bronstein y Botvinnik, como 3º en el ranking de la mejore puntuación entre los 24 Grandes Maestros. Reshevsky está mucho más abajo. No es posible que yo pierda frente a otro Gran Maestro 6 partidas de 7. Eso no tiene explicación. Lógicamente, obedeció a otras razones, sin que ello reste méritos a mi adversario—
—¿Su impresión de Reshevsky?—
—Tiene un optimismo a prueba de balas. Cuando le preguntaron en Nueva York el motivo de mis derrotas, exclamó: ¨Porque jugó con Reshevsky¨. Actualmente goza de buena posición económica, y es un hombre de hogar, muy feliz—
—Chocarán dos genios—, decimos observando a su señora Eta y a sus dos hijas pequeñas, muy felices.
—¡En eso si que no me aventaja! Y si, como usted dice, soy un genio, también debo reconocer que toda mi genialidad es hija de esta bendita tierra, que aquí despertó— [Carlos Federico Juárez, Crítica, 24 de mayo de 1953. Amílcar Celaya, Noticias Gráficas, 12 de junio de 1953]

Carlos Guimard

¡Aquí tiene Najdorf la oportunidad!

Cuando Miguel Najdorf fue derrotado por Samuel Reshevsky en el match de Nueva York, San Salvador y México, sufrimos un golpe tremendo. Es que no sólo Najdorf era nuestro máximo valor, sino el hombre señalado mundialmente con chance para aspirar al mismísimo título mundial. (…) Había una explicación: no se hallaba en buenas condiciones físicas. Resentido por el clima y un principio gripal, siguió el match y lo perdió, alcanzando a disminuir algo el score. Más no pudo hacer. Pero nadie quedó conforme. Najdorf y Reshevsky con Grandes Maestros, y no puede, lógicamente, existir una diferencia como la que acusaba el score. Por eso, nuestro campeón decidió pedir la revancha. En estas gestiones, halló en el General Perón la comprensión más amplia. Su problema fue resuelto. La CAD patrocinará el match, que organiza el Club Argentino. Es un rasgo más del Primer Deportista del país, que pone en evidencia su múltiple atención hacia todos los matices de la vida de nuestro pueblo. ¿Qué Najdorf quiere rehabilitar sus prestigios? ¡Aquí tiene la oportunidad! [Carlos Guimard, Mundo Deportivo, 4 de junio de 1953]

Amílcar Celaya

Llega hoy Sammy Reshevsky para luchar con Najdorf por el título mundial de Occidente
¡Reshevsky se considera muy superior a Najdorf, a Morphy, a Lasker a Capablanca, y a Alekhine juntos! No hablemos de Botvinnik, a quien ni siquiera toma en cuenta. Los dos, pues, Reshevsky y Najdorf se van a hacer el gusto: el norteamericano, porque no admite la justificada duda que ha quedado flotando sobre su superioridad, y el argentino, porque cree que, en verdad, el superior es él. Y se van a hacer el gusto merced al apoyo generoso y entusiasta que el Primer Magistrado de la Nación, General Perón, prestó, por intermedio de la CAD, a la realización de esta revancha. [Amílcar Celaya, Noticias Gráficas, 27 de mayo de 1953]

Carlos Federico Juárez

Ya está en Buenos Aires el notable ajedrecista Samuel Reshevsky

Arribó esta tarde al Aeropuerto Pistarini el Gran Maestro Samuel Reshevsky, quien lo hizo en compañía de Al Bisno, Presidente del Manhattan Chess Club de Nueva York. Ambos fueron saludados por autoridades de la FADA, Miguel Najdorf, y un grupo de aficionados. Respondiendo a muchas preguntas, el visitante manifestó:

—Pues bien, aquí estoy, para jugar con Najdorf. Es la primera vez que visito la Argentina, y la primera impresión es maravillosa—
—¿Viene bien preparado?—
—Yo siempre lo estoy—
—¿Qué impresión tiene de Najdorf?—
—Inmejorable. Es un Gran Maestro, como yo. Yo también estoy convencido que el Najdorf que me enfrentó en el match que yo gané, no es el mismo que jugará en Buenos Aires—
El match comenzará el lunes en la Caja Nacional de Ahorro Postal, La fiscalización de la prueba corre a cargo de la FADA, y patrocina la competencia la CADCOA que preside el doctor Rodolfo G. Valenzuela, que cumple de esa manera las directivas del General Perón, y los postulados que sobre el deporte establece el Segundo Plan Quinquenal. [Crítica, 27 de mayo de 1953] 

Amílcar Celaya

Reshevsky dirige hoy el ataque en su primer encuentro contra Najdorf 

Se inició esta tarde a las 19 la batalla ajedrecística de la mitad de la centuria del siglo XX, ya que la primera mitad fue la que tuvo lugar, también en Buenos Aires, entre Capablanca y Alekhine, en la primavera de 1927. Entonces, se luchó por el campeonato del orbe, que por aquella época todavía se hallaba unido. Hoy, partido el planeta en sectores ideológicos irreconciliables, que han afectado hasta el ajedrez, se disputa en Buenos Aires el Campeonato del Mundo Occidental, entre Miguel Najdorf, Campeón Argentino, y Sammy Reshevsky, indiscutiblemente el nº 1 de los ajedrecistas norteamericanos. Ambos no tienen rivales en el ajedrez de Occidente, y en cuanto a Oriente, Reshevsky afirma, no obstante su score poco feliz –1:5 y 4 tablas– con Botvinnik, que él le gana. Najdorf no afirma nada, pero la última vez que se midió con el ruso en el Torneo de Groninga de 1946, lo derrotó brillantemente. Hechos, no palabras.

Este encuentro, como el de Capablanca Alekhine, ha sido organizado por el Club Argentino, y lo auspicia la FADA. Pero jamás se hubiera llevado a la práctica de no haber sido por el apoyo decidido y generoso del Primer Magistrado de la Nación, General Perón., quien, entusiasta de este deporte mental como lo es de los deportes físicos, quiso así, por conducto de la CAD y su Presidente, Rodolfo G. Valenzuela, premiar la magnífica actuación del equipo argentino en las olimpíadas de Helsinki, en las que nuestro conjunto ocupó la 2ª colocación. Debe agradecerse también las atenciones dispensadas por el Ministro de Finanzas, doctor Revestido, el Subsecretario de Informaciones, Señor Apold, y el Presidente de la Caja Nacional de Ahorro Postal, señor Musis. En el sorteo realizado anteanoche en el Club Argentino, le correspondieron las blancas al maestro Reshevsky. 
El ajedrez no es una actividad propicia para hacer apuestas ni para jugar por dinero, pero cuando el ajedrez es practicado por norteamericanos, se apuesta siempre. Y ya se han hecho las primeras apuestas, en proporción de 3 a 2 favorables a Reshevsky. Pesa mucho el recuerdo del match del año pasado. [Amílcar Celaya, Noticias Gráficas, 1º de junio de 1953]

Jugará con blancas el estadounidense

El match ha despertado inusitado interés en el ambiente ajedrecístico, desbordando en una expectativa que demuestra la popularidad del juego ciencia. Los Presidentes de varias entidades vinculadas directamente con el cotejo, se han dirigido al titular de la CAD, doctor Rodolfo G. Valenzuela, con el objeto de pedirle que el Primer Magistrado, General Perón, incansable propulsor de los deportes, se dignara hacer la primera jugada en el tablero de los campeones. [El Mundo, 1º de junio de 1953]

Carlos Guimard

Vibración universal tiene el match entre Reshevsky y Najdorf

El 1º de junio se inicia el match Reshevsky – Najdorf, en el Salón de Actos ¨Presidente Perón¨ de la Caja Nacional de Ahorro Postal. En la reunión de la Comisión Directiva del Club Argentino se informa que a la inauguración asistieron el Excmo Presidente de la Nación General Juan D. Perón, el Presidente de la Confederación Argentina de Deportes Dr. Rodolfo González Valenzuela, el Presidente de la Federación Argentina de Ajedrez Dr. Juan Carlos Laurens, y otras autoridades. Se declaran como huéspedes de honor de la institución al maestro Reshevsky y a su representante Bisno. Pocas veces en la historia del deporte argentino, y en especial del ajedrez, se ha cumplido una obra tan amplia y tan fecunda como la que en estos momentos realiza la CAD, que, interpretando un anhelo del General Perón, ofrece a los aficionados el espectáculo de un match de contornos sensacionales, como es el de Najdorf y Reshevsky, los Grandes Maestros de fama mundial que disputan el Campeonato de Occidente. [Carlos Guimard, Mundo Deportivo, 11 de junio de 1953]

Ajedrez y Política en El Ajedrez Argentino (Revista oficial)

El Ajedrez Argentino, la revista oficial, se editaba con el asesoramiento del doctor Karel Skalicka. En su número de junio, publicaba una editorial de contenido político, titulada: La Calidad del Ajedrez Argentino.

En ocasión del trascendental match que efectuaron recientemente los notables ajedrecistas Najdorf y Reshevsky, el representante del jugador norteamericano formuló interesantes declaraciones respecto al nivel de calidad que ostenta actualmente le juego-ciencia en la Argentina, y sobre el apoyo oficial a los deportes. Entrevistado poco antes de finalizar el encuentro entre ambos maestros, el Sr. Bisno manifestó que nuestro ajedrez posee el nivel de calidad más alto del mundo occidental, extendiéndose en consideraciones hacia la calidad de los ajedrecistas argentinos. Espontáneamente, surgió de él un concepto que viene a ratificar todo lo que se ha dicho en nuestro país y en el extranjero al respecto, ya que manifestó que consideraba ¨extraordinario el apoyo que el General Perón prestó a los deportes en general, y especialmente al ajedrez¨, que es lo que tuvo oportunidad de ver más de cerca, dado que ¨lo que hace el General Perón en ese sentido es magnífico y debería ser imitado por todos los gobernantes del mundo¨. En realidad, lo dicho por el representante de Reshevsky confirma una vez más la extraordinaria amplitud del apoyo oficial a los deportes del país. Gracias a ese apoyo ha sido posible la realización, entre otros, del XVI Torneo de Mar del Plata, que se repite anualmente. Por esa circunstancia es digno de destacar el hecho de que el pueblo, que se beneficia con los espectáculos que el Estado promueve, colabora eficazmente para posibilitarlos, por medio del pago de impuestos aplicados en forma equitativa y proporcional a los diversos sectores económicos del país. Gracias a ello, el Estado ha podido contar con los medios financieros para solventar las giras de equipos argentinos de ajedrez al exterior, como por ejemplo a las Olimpíadas realizadas el año anterior en Finlandia. De este modo, el capital que la Dirección General Impositiva del Ministerio de Hacienda de la Nación recauda en materia de impuestos, cumple con la función social que le asigna el Segundo Plan Quinquenal. Además, la legislación en vigencia tiende a tratar al contribuyente con mayor justicia, es decir como un verdadero colaborador. El viejo concepto del impuesto y su aplicación con fines exclusivamente burocráticos, ha sido desvirtuado en la actualidad debido a la finalidad que hoy tiene, así como por la forma en que es aplicado. Las declaraciones del Sr. Bisno, al par que ratifican las bondades de ese apoyo oficial, confirman la eficacia de los medios que lo hacen posible, medios que en definitiva redundan en beneficio del bienestar material y espiritual del pueblo, máximo objetivo de la doctrina justicialista.[El Ajedrez Argentino 2ª época nº 6-1953, pág. 162]

Carlos Guimard

El entrenamiento de Najdorf en Córdoba

Cuando Miguel Najdorf fue derrotado por Reshevsky en el match Nueva York-México-El Salvador sufrimos un golpe tremendo. Es que Najdorf no sólo era nuestro máximo valor, sino el hombre señalado mundialmente con chance para aspirar al mismísimo título mundial. Ahí entre los grandes maestros Najdorf era uno de los pocos cuya fama y genialidad provocaban alguna inquietud a Botvinnik. ¿Cómo, pues, abrigar esperanzas luego de semejante contraste por 11 a 7? (…) Najdorf y Reshevsky son grandes maestros, y no puede, lógicamente, existir entre ellos una diferencia como la que acusaba el score. Por eso nuestro campeón decidió pedir la revancha. En esas gestiones halló en el General Perón la comprensión más amplia. La Confederación Argentina de Deportes patrocinará el match que organiza el Club Argentino. Es un rasgo más del Primer Deportista del país que pone en evidencia su múltiple atención hacia todos los matices de la vida de nuestro pueblo. ¿Qué Najdorf quiere rehabilitar sus prestigios? ¡Pues aquí tiene la oportunidad! Lo que resta hacer corre por su cuenta. Mucho es lo que se juega el campeón argentino, y esa circunstancia lo ha llevado a preocuparse como nunca en su preparación. Viajó a Córdoba y estuvo casi un mes dedicado exclusivamente a estudiar las variantes teóricas y el estilo de su adversario. —Yo voy con mis armas. Tan dotado como él por la naturaleza, y con un sentido definido del ajedrez. Y él con las suyas— [Nota de Carlos Guimard en Mundo Deportivo nº 216 del 4 de junio de 1953] 

Diario Democracia

Reshevsky y Najdorf inician mañana el gran match

Un acontecimiento ajedrecístico de singular jerarquía, llamado a tener amplia repercusión en nuestro medio, constituye el match que en nuestra Capital disputarán desde mañana los famosos Grandes Maestros Miguel Najdorf, argentino, y Samuel Reshevsky, norteamericano. (…) La realización de este excepcional match fue posible mediante el más decidido apoyo prestado por el Presidente de la Nación, General Perón. La CAD, a su vez, aportó el suyo, valioso asimismo. Lo organiza el Club Argentino, y patrocina la FADA. Las partidas se jugarán en los siguientes días y horarios: lunes, miércoles y jueves, en el salón de actos de la Caja Nacional de Ahorro Postal, Solís 119, y los martes, en el mismo local, de 20 a 1. Los sábados, en el Club Argentino, Paraguay 1858, de 20 a 1. Las autoridades designadas son éstas: doctor Rafael Castells Méndez, Director; señor Paulino Alles Monasterio, Subdirector; doctor Juan Carlos Laurens, y señores Enrique Ibáñez y Alex Bisno, Comité de Arbitraje; Roberto Cavanna y Lelio Favre, fiscales.

Con el apoyo de Perón

La inauguración se realizó poco después de las 19.30, tas haberse escuchado los himnos nacionales argentino y norteamericano. El Presidente de la FADA, doctor Laurens, pronunció el discurso inaugural, destacando el valioso apoyo prestado por el Gobierno del General Perón, y luego hicieron uso de la palabra el Presidente del Club Argentino, señor Enrique Ibáñez, y el Director del Torneo, doctor Rafael Castells Méndez. Posteriormente hablaron los ajedrecistas, tras lo cuál se firmó el acta de juego para iniciar la partida. [Democracia, 2 de junio de 1953]


El duelo Reshevsky – Najdorf en la revista del Club Jaque Mate

Resultados finales

 

1

2

3

4

5

6

7

8

9

0

1

2

3

4

5

6

7

8

Puntos

Reshevsky

1

0

1

½

½

½

0

½

½

0

1

½

½

1

1

0

1

0

9½

Najdorf

0

1

0

½

½

½

1

½

½

1

0

½

½

0

0

1

0

1

8½

1ª Partida, 1º de junio

(1) Reshevsky,Samuel Herman - Najdorf,Miguel [E97]
Buenos Aires match Buenos Aires (1), 1953
[Juan S. Morgado]
1.d4 Cf6 2.c4 g6 3.Cc3 Ag7 4.e4 d6 5.Ae2 0–0 6.Cf3 e5 7.0–0 Cc6 [7...Cbd7 8.Te1 Te8 9.Af1 c6 10.Tb1 Cg4 11.Ag5 f6 12.Ac1 a5 13.h3 Ch6 14.Ae3² Reshevsky,S-Najdorf,M/Buenos Aires 1953] 8.Ae3 Cg4 9.Ag5 f6 10.Ac1 Ch6 [10...Rh8 11.d5 Ce7 12.Ce1 f5 13.Axg4 fxg4 14.f3 gxf3 15.Cxf3 h6 (15...Cg8 16.Ag5 Cf6 17.Dd2 Ad7 18.Tf2² Sofrevski,J (2410)-Tringov,G (2490)/Skopje 1971) 16.Ae3 Cg8 17.De1² Reshevsky,S-Najdorf,M/Buenos Aires 1953] 11.dxe5 fxe5 12.Ag5 Dd7 13.Cd5 Rh8 14.b4 [14.Tc1 Cf7 15.Ae3 Ccd8 (15...Ah6?! 16.Axh6 Cxh6 17.c5‚ Appel,R (2360)-Buddensiek,U/Leningrad 1991) 16.c5² Thorsteins,K (2480)-Yedidia,J (2260)/Paris 1991] 14...Cf7 15.Ae3 Ccd8 16.Dd2 Ce6 17.Tfd1 c6 18.Cc3 De7 19.Tab1 g5 20.h3 En esta posición Reshevsky ofreció tablas, y Najdorf rechazó. 20...Df6 21.Tb3 Tg8 22.Ta3 Cf4 23.Ch2 Dg6?! [23...h5 24.Axf4 exf4 25.Axh5 Ce5 26.Ae2 (26.Dxd6? Dxd6 27.Txd6 Cxc4–+) 26...Ae6 27.Cg4 Cxg4 28.hxg4 Tgd8©] 24.Txa7 Txa7 25.Axa7 h5 26.Ae3 Ah6 27.f3 Ae6 28.a4 Df6?! En esta posición Najdorf ofreció tablas, y Reshevsky rechazó. [28...Cxe2+ 29.Dxe2 g4 30.fxg4 Axc4 31.Dxc4 Axe3+ 32.Rh1 hxg4 (32...Cg5!?) 33.Cxg4 Ad4©] 29.a5 g4 30.fxg4 [30.hxg4 Dh4 31.Af2 Ch3+ 32.gxh3 Dxh3 33.Dxh6+ Cxh6 34.Af1 Axg4 35.Axh3 Axh3+ 36.Cg4 hxg4 37.Rh2 Tf8„] 30...hxg4 [30...Dh4 31.Af2 Cxh3+ 32.gxh3 Axd2 33.Axh4 Axc3 34.Tb1 hxg4 35.Cxg4 Cg5©] 31.Axg4 Dh4?! [31...Axc4 32.Df2²] 32.Df2 Cxh3+?? [32...Dxf2+ 33.Axf2 Axc4 34.Ah4‚] 33.gxh3 Dxh3 34.Df6+ Rh7 [34...Ag7 35.Axh3 Axf6+ 36.Ag2 Axc4 37.Cf3±] 35.Dxe6+- Dxe3+ 36.Rh1 Tg7 37.Af5+ Rh8 38.De8+ Tg8 39.Dxf7 Tg7 40.Df8+ Tg8 41.Df7 Ag7 42.Dh5+ Ah6 1–0

[Haga clic aquí para reproducir la partida...]

La Prensa

Inauguración, cuadros de Perón y Eva Perón, y victoria de Reshevsky

Se inició ayer en el salón de actos Presidente Perón de la Caja Nacional de Ahorro Postal el match desquite concertado a 18 partidas, entre los maestros Miguel Najdorf y Samuel Reshevsky, que organiza el Club Argentino con el auspicio de la CAD. (…) Minutos antes de las 19 llegó al recinto el edecán de turno del Presidente de la Nación, acompañado por el Presidente de la CAD, doctor Rodolfo González Valenzuela, siendo recibidos por los organizadores del encuentro y autoridades de la Caja Nacional de Ahorro Postal, siendo calurosamente aplaudidos por los aficionados. Posteriormente a la ejecución de los himnos de nuestro país y de los Estados Unidos, usaron de la palabra el Presidente de la FADA doctor Juan Carlos Laurens, el Presidente del Club Argentino señor Enrique Ibáñez, y finalmente el Director de tan trascendental cotejo, el doctor Rafael Castells Méndez, quien manifestó que gracias al franco y decidido apoyo del General Perón se había logrado concertar esta confrontación de estos dos capacitados maestros del juego ciencia. A continuación el doctor Castells Méndez leyó el acta de inauguración. (…) Inmediatamente los dos jugadores se dirigieron al escenario, vistosamente engalanado, en el que se hallan colocados un cuadro del General Perón y otro de la señora Eva Perón. Najdorf y Reshevsky tomaron asiento frente al tablero para comenzar la primera partida, utilizando la mesa y las piezas empleadas en el año 1927 por los famosos ajedrecistas Alekhine y Capablanca. 

Al corresponder a Reshevsky efectuar la primera movida, que lo hizo jugando P4D, respondió el Campeón Argentino con la Defensa India del Rey, su sistema de juego. Optaron las blancas por la inmediata ocupación del centro con sus peones, y el argentino prosiguió, como es corriente, con el contrajuego a base del avance del peón rey, adoptando la forma de desarrollo que practican con preferencia los maestros yugoslavos. Reshevsky cambió en cierto momento su peón dama, forzando una ligera restricción en la posición enemiga, pero sin conseguir con ello desnivelar la lucha. En tales condiciones y cuando le correspondía jugar la 20ª movida, el maestro norteamericano propuso al Campeón Argentino el empate. Esta propuesta fue rechazada por Najdorf, pues en ese momento a Reshevsky le faltaba realizar 21 jugadas en menos de 10 minutos. Tratando Najdorf de aprovechar el poco tiempo que tenía su adversario en su reloj, forzó el ataque en el flanco del rey, entregando su peón en el flanco dama. El sacrificio del Campeón Argentino para ganar ese tiempo que tanto apremiaba a Reshevsky y la entrega de la mencionada pieza fue realizada para reforzar aquel ataque de que hacemos mención. (Sic) Pero el estadounidense, jugando con notable seguridad y precisión, colocó a Najdorf en una posición insostenible, obligándolo a abandonar. [La Prensa, 2 de junio de 1953. El diario estaba expropiado, y era dirigido por la Confederación General del Trabajo (CGT)]


Comienzo y primera partida

Carlos Guimard

Para el pueblo, en el marco del Segundo Plan Quinquenal

Más o menos a las 18.30 arribó Reshevsky, acompañado de su manager Alexander Bisno, y a las 18.50 lo hizo Najdorf, quien fue recibido con aplausos. Enseguida se hicieron presentes el Edecán Naval del General Perón, Capitán de Fragata Ricardo A. Lascano, y el Presidente de la CAD, doctor Rodolfo G. Valenzuela. Se escucharon los himnos nacionales de Argentina y Estados Unidos, y luego habló el Presidente de la FADA doctor Juan Carlos Laurens, quien recalcó las proyecciones mundiales del gran match, y el amplio apoyo que, para concretarlo, brindara el Gobierno Nacional. Le siguió en el uso de la palabra el Presidente del Club Argentino, que agradeció la colaboración de las autoridades, y evocó el match Alekhine – Capablanca de 1927, diciendo que el presente encuentro tiene magnitudes idénticas. Significativas fueron las palabras del doctor Rafael Castells Méndez, director de la prueba, que dijo:

—En la Argentina se trabaja para hacer de este milenario deporte, en sus orígenes un juego de reyes, un juego para el pueblo. Se cumplen con este match las previsiones del Segundo Plan Quinquenal, en cuanto no omite los beneficios deportivos de ninguna rama deportiva cuya difusión y conocimiento entre el pueblo pudieran volcar en él algún beneficio—

Finalmente hablaron Reshevsky y Najdorf, éste muy emocionado. Provocó conmoción la noticia de que se utilizaban en la partida las mismas piezas con las que jugaron Capablanca y Alekhine en el famoso match de 1927. 

Najdorf: —¡Perdí yo—

Najdorf opuso una India del Rey, y quiso forzar la victoria. Tácticamente superó la estrategia de Reshevsky. Salvó un planteo interior y tomó el control del combate, pero, infortunadamente, le faltó tiempo para consolidar su ataque, y entró en una falsa entrega de caballo, sin advertir que las blancas se liberaban de todo riesgo mediante una jugada que se le pasó por alto –¡el sencillo jaque 34.D6A+–, pues le costaba dos piezas. Tenía razón cuando dijo:

—No ganó Reshevsky. Perdí yo—
También le asistía la razón al señor Bisno, cuando afirmó:
—Reshevsky no tiene nervios. Fueron ellos los que decidieron la lucha. Najdorf había rechazado tablas en la jugada 20ª, y Reshevsky en la 28ª, cuando tenía sólo 8 minutos para unas 12 jugadas— [Carlos Guimard, Mundo Deportivo, 11 de junio de 1953]

Amílcar Celaya

Reshevsky atribuyó su triunfo a la suerte, y Najdorf dijo que no debió perder

La primera partida por el Campeonato Mundial de Occidente, que se inició anoche merced al decidido y generoso apoyo brindado por el Primer Magistrado de la Nación, tuvo un resultado en que los nervios y el amor propio de los dos grandes rivales gravitaron mucho más que las razones técnicas. Al argentino lo perdieron los nervios, y al norteamericano lo salvaron sus nervios de acero y un jaque providencial que dio en la jugada 34ª, y que Najdorf no había previsto. Valentía contra cautela: el Campeón Argentino opuso la Defensa India del Rey, que es su caballo de batalla en todos aquellos casos en que quiere producir una partida valiente, para matar o morir, sin admitir la cómoda transacción de un empate. Najdorf, evidentemente, desde las primeras jugadas no daba ni pedía cuartel. Mientras la opinión generalizada, y más autorizada, –Pilnik, magnífico comentarista, Rossetto– asignaba las más promisorias posibilidades a la posición del maestro norteamericano, Najdorf creía estar mejor. En definitiva, resultó que el Campeón Argentino tenía razón, pues preparó un ataque violentísimo contra sub adversario, quien iba a necesitar de toda su sangre fría para rechazarlo. En ese momento –habían transcurrido sólo 19 jugadas–, Reshevsky, que veía cernirse sobre su rey el alud de las fuerzas negras, francamente situadas en la ofensiva, ofreció tablas. ¡El luchador se negaba a luchar! Najdorf, que por grados (Sic) había ido perdiendo su nerviosidad inicial, las rehusó. ¡El duelo era a muerte! Y comenzó entonces el ataque de las negras, que habían trastrocado su papel defensivo en uno decididamente agresivo. El norteamericano no podía aguantar a pie firme el ataque de su adversario, porque hubiera, seguramente, sucumbido. Inferior en el flanco del rey, buscó compensaciones en el otro costado del tablero, y a su vez, contraatacó en el flanco de la dama. ¡EL luchador en acción! Y entonces, ante la sorpresa general, Najdorf, que todavía dominaba las operaciones, propuso tablas en la jugada 27ª. ¿Qué le había pasado al Campeón Argentino? Después nos lo dijo:

—Un momento de panne mental, de ceguera momentánea. No veía nada—
Reshevsky, el Leopardo –como lo llaman en su país–, adivinó el desfallecimiento de su adversario, y esta vez fue él quien se negó a aceptar el empate. ¡Volvió a ser el luchador! El Campeón Argentino había, evidentemente, perdido la brújula. Sacrificó un peón en la prosecución de su ataque contra el rey, y en el preciso momento que pudo recuperarlo en el flanco dama, probablemente con ventaja, no lo hizo. Se lanzó sobre Reshevsky con una precipitación impropia de un combatiente avezado, dispuesto a ganarle enseguida, en lugar de preparar estratégicamente el terreno. ¡Contra nadie pierde así Najdorf la cabeza! ¡Ping pong frenético! El Campeón Argentino sacrificó luego un caballo, y acentuó la violencia de su desesperado ataque, que hubiera sido ganador a no ser por el jaque de la jugada 34ª, que Najdorf no previó, ¡pero había que prever! Después fue una locura. Los dos maestros moviendo las piezas a toda velocidad y sin anotar las jugadas, para no excederse en el tiempo reglamentario, en un ping-pong frenético. Al término del mismo, Najdorf tenía dos caballos menos, y abandonó, estrechando la mano de su temible rival, pequeño en estatura, pero grande en ajedrez. Una salva de aplausos atronó el salón de actos de la Caja Nacional de Ahorro Postal, demostrativo de la cordialidad hacia el huésped, y de que el pueblo y la afición ajedrecística argentina son buenos deportistas y buenos perdedores. Faltan todavía 17 partidas. Conversamos con los dos adversarios. Dijo Reshevsky:

—Tuve suerte. La partida debió haber sido tablas, pero cuando, en posición equilibrada, ofrecí el empate a Najdorf, y éste me lo rehusó, pudo más mi amor propio que la técnica ajedrecística y por eso me dispuse a ganar a todo trance. Debido a ello, le rehusé su posterior proposición de tablas, convencido de que estrellaría su ataque contra mi rey, cuya posición consideraba invulnerable. Ha sido mi temperamento y no la técnica lo que me hizo ganar la partida—

Najdorf, a su turno, manifestó:

—No soy mal perdedor, pero les aseguro que jamás debí perder esta partida, en la que rápidamente conseguí posición preferible, a pesar de conducir las negras. Cuando ofrecí tablas, todavía estaba mejor, pero advertí, con no poca amargura, que no me sentía tan lúcido como antes, y lo hice por precaución. Al rehusarlas Reshevsky, me lancé en un ataque que supuse decisivo, pero en el que me olvidé un detalle fundamental, el jaque en 6AR. No ganó Reshevsky; perdí yo. En fin, el match es largo, y no estoy descorazonado. Pasado mañana jugaré con el mismo entusiasmo la segunda partida. Poseo la ventaja de estar rodeado por el apoyo moral de mi esposa, mi familia, y mis numerosos y cordiales amigos, de manera que puedo soportar una derrota parcial con mucho más ánimo que el que, en parecida situación, hubiera podido tener mi formidable adversario— [Amílcar Celaya, Noticias Gráficas, 2 de junio de 1953]

Carlos Federico Juárez

Najdorf, cegado por los nervios

La partida ofrecía los temas de la India del Rey. El yanqui tenía el dominio espacial en el sector dama, pero no se apreciaban formas de aprovechamiento inmediato, y el argentino hacía sentir seriamente su amenaza sobre el rey blanco enrocado. Por otra parte, aquél tenía poco tiempo para meditar: ¡10 minutos para 17 jugadas! ¿Cómo haría para salvar la formidable ofensiva? ¡Y no era broma! Estaba lista toda la artillería de Najdorf. A esta altura, nuestro campeón cometió un error: sacrificó el PTD, confiando que el tiempo ganado le habría de servir para fortalecer la irrupción de piezas. ¿Por qué se tomó aquel peón Reshevsky? Había una razón lógica. Con esta ventaja, él fozaba a Najdorf a quemar sus cartuchos, ya que no podía ir a un final. Sin eswe desliz, el argentino podía mantener las expectativas. ¡Una lástima! Y ahora Reshevsky, apremiadísimo por el reloj, se dio el lujo de rechazar la tardía propuesta de empate. Entonces, Najdorf hizo lo único que podía hacer: atacar. A toda costa. Cegado por los nervios, no vio la defensa llave 32.D2AR, y sacrificó un caballo sin ver el simple jaque siguiente, con el cuál no sólo perdía otra pieza, sino que se invertían los afanes, siendo Reshevsky el que apuraba al rey negro con amenazas de mate. En esos momentos las jugadas se sucedían vertiginosamente, y el fiscal encargado del tablero mural sacaba y ponía las piezas con tal rapidez, que el público se quedó en ayunas. ¿Qué pasó? Najdorf dijo:

—Así no se puede jugar. ¡No anota!—
Intervino el Director, doctor Rafael Castells Méndez, y Reshevsky tradujo sus garabatos, leyéndolos in mente. ¡Demasiado tarde! En el tablero, la posición no ofrecía alternativa alguna. Y Najdorf, con dos piezas menos, no esperó la última respuesta:
—Abandono, maestro—
Y tendió su mano, felicitando al diminuto maestro norteamericano. [Carlos Federico Juárez, Crítica, 2 de junio de 1953]
—¿Qué hice?—
Cuando, en el fragor de la batalla, Najdorf se lanzó a confundir a su rival amenazando con un ataque formidable, Reshevsky no se turbó, y vio la mejor defensa. Fue un pasaje dramático, en el que el público seguía más el reloj que la partida, pues a Reshevsky le faltaban tres o cuatro minutos para las últimas 8 jugadas. Angustia y desesperación. ¡Y se equivocó Najdorf! Nadie sabía si era buena o mala su entrega de pieza, pero cuándo él movió la cabeza como diciendo ¨¡Qué hice!¨, el público tuvo la sensación de que había cometido un error. Por algo no estaba conforme. Así era. [Carlos Federico Juárez, Crítica, 3 de junio de 1953]

Reshevsky 1:0 Najdorf

Copyright Juan Sebastián Morgado
Todos los derechos resevados


Temas Morgado
Feedback and mail to our news service Please use this account if you want to contribute to or comment on our news page service



Comentar

Normas sobre los comentarios

 
 

¿Aún no eres usuario? Registro