El Diario de Leontxo: la cena de despedida en Wijk aan Zee

03/02/2009 – “Como siempre, la organización ha sido perfecta y yo he estado muy a gusto. Incluso logré bañarme un día en el Mar del Norte, como era mi deseo. Estaré encantado de volver el año próximo. Muchas gracias a todos”, comentó Karjakin al final de la entrega de premios. ¿Realmente se había b-a-ñ-a-d-o? ¿En el Mar del Norte? ¿En enero? ¿Con temperaturas alrededor de los cero grados? Es frecuente que los ajedrecistas digan cosas más interesantes ante una cerveza y un plato de comida que en la sala de prensa. Así que Leontxo se dio una vuelta por el guateque final de Wijk aan Zee, con los ajedrecistas ya tranquilos. Y éste es el jugoso resultado. Del baño de Karjakin a la peonza de Vallejo...

Diario de Leontxo

2 de febrero de 2009

Del baño de Kariakin a la peonza de Vallejo

“Como siempre, la organización ha sido perfecta, y yo he estado muy a gusto. Incluso logré bañarme un día en el Mar del Norte, como era mi deseo. Estaré encantado de volver el año próximo. Muchas gracias a todos”. Son las 20.30 de un domingo gélido en Wijk aan Zee, con un viento que acuchilla las carnes, y eso es lo que creo haberle entendido a Serguéi Kariakin al finalizar la entrega de premios en el Pavillion, donde he ido corriendo nada más enviar mi perfil del ucranio a ChessBase desde la sala de prensa.

A ver, recapacitemos, me digo, mientras me quito el anorak, el gorro de lana y los guantes. ¿Ha dicho “bañarme”? ¡Pero si ha hecho un frío espantoso todo el torneo! Pregunto a varios ajedrecistas angloparlantes que tengo cerca, y todos me confirman: “Sí, sí, ha dicho que se bañó”. Caramba, ahora que Anatoli Kárpov ya no está en la superélite, podemos sustituir al gélido Tolia por el gélido Serguéi, aunque sea por distintos motivos.


¡Vaya, vaya, en Holanda sí hay playa! ¡Y sol! (Pero frío.) ¡Y aquí se bañó Karjakin... (brrrrr...)!

Media hora más tarde me encuentro con Kariakin durante la cena fría (pero muy rica, ¡qué salmón!) que nos ofrece la organización en el hotel de los jugadores. El flamante triunfador me saca de dudas, pero aumenta mi asombro: “Durante el torneo tenía que celebrar una fiesta religiosa típica de Ucrania que implica un baño en el mar. Pero no fue ningún sacrificio, se estaba muy a gusto en el agua”. Bueno, como no es el momento ni el lugar para que un agnóstico recalcitrante como yo se ponga a discutir de religión, cambio de tema: “¿A que no te acuerdas de dónde hablamos tú y yo por primera vez?”. Además de un cuerpo muy resistente, Kariakin tiene una memoria estupenda: “Sí, Benidorm 2003, en lo más alto del rascacielos del hotel Bali”. Mientras brindamos por muchos encuentros más en diferentes países durante muchos años, me quedo pensando en cuánto ha cambiado Serguéi en seis años de adolescencia: a los 13 era sumamente tímido y resultaba francamente difícil arrancarle dos frases seguidas; a los 19 recién cumplidos está muy suelto, y es capaz de hablar en público ante una multitud tranquilamente y sin decir tonterías.

Dejo al pletórico Kariakin con los organizadores de Bilbao (Andoni Madariaga, Juan Carlos Fernández y Juanjo Ortiz), que acaban de entregarle al invitación oficial para la Final de Maestros del Grand Slam, en la primera quincena de septiembre.


Sergey Karjakin recibiendo la invitación a Bilbao de manos del Director Técnico, Juan Carlos Fernández García (Foto: Dirk Jan ten Geuzendam)

Me doy la vuelta y veo a Magnus Carlsen con su encantador padre, Henrik. He escrito “encantador” porque los padres y madres de niños prodigio son a veces insoportables en todos los deportes, incluido el ajedrez. Pero también hay progenitores muy agradables, incluso ejemplares, y conviene que los periodistas lo destaquemos. Veo en la mirada adusta de Carlsen lo que está pensando: “Ya viene aquí el pesado de Leontxo a tocarme las narices con las preguntitas de por qué he jugado mal y he bajado Elo en este torneo”.


Padre Henrik e hijo Magnus Carlsen

Así que cambio de táctica: saludo primero a Henrik, con quien establezco el compromiso (con apretón de manos y todo) de cenar juntos en el mejor restaurante de Linares (en mi modesta opinión), Los Sentíos. Y entonces le digo a Magnus: “Hace dos años jugaste mal aquí y muy bien en Morelia-Linares. A ti te ofrezco el compromiso de que tú haces lo mismo este año, y yo lo escribo y lo cuento”. Tras cambiar su cara de pocos amigos por una sonrisa de niño con zapatos nuevos, el hijo también me ofrece su mano: “Vale. La verdad es que parece estar escrito que yo debo jugar mal en Wijk aan Zee cada dos años. Así que me gusta ese trato”. Y, para su mayor alegría, le dejo en paz.

¿Quién tiene más talento, Carlsen o Kariakin? Todo el mundo dice que Carlsen, y yo estoy de acuerdo. Pero algunos añaden que Kariakin es sobre todo un empollón que coloca novedades de laboratorio frecuentemente, mientras Carlsen juega con frecuencia aperturas que no conoce, simplemente para sacar a su rival de los caminos trillados y provocar apuros de tiempo. Casi todo eso me parece acertado, pero yo disiento en un matiz de la idea principal: el talento de Carlsen es tan enorme –probablemente, uno de los mayores de la historia del ajedrez- que empequeñece el de otros, como Kariakin, que también son grandísimos. ¿Acaso puede uno ser el gran maestro más joven de la historia, a los 12 años y 7 meses, sólo a base de empollar? ¿Y ser el 13º del mundo a los 18 años? ¿Y ganar el torneo Corus a los 19?


Magnus Carlsen y Sergey Karjakin en Wijk aan Zee en 2005

Además, Radyábov, Carlsen y Kariakin (y mucho antes Judit Polgar, Ponomáriov, Leko y otros) han puesto el listón tan alto que ahora vemos auténticas hazañas que nos parecen casi normales. El ganador del fuerte torneo B en Wijk aan Zee ha sido el italiano Fabiano Caruana, de 16 años; por cierto, a él se le atribuye esta frase: “Estudio ajedrez todos los días del año a todas horas”. El vencedor del interesante torneo C es el filipino Wesley So, de 15; y el segundo es el ruso-nepalí Anish Giri, de 14, quien además acaba de convertirse en el gran maestro más joven en este momento. Todo ello nos hubiera dejado patidifusos y habría merecido grandes titulares hace sólo dos decenios. La explicación de ese contraste está, por supuesto, en las computadoras, que facilitan muchísimo el entrenamiento: se aprende en horas lo que antes costaba meses o incluso años.

He dejado para el final a propósito a otro fenómeno que, si no existieran Carlsen y sus mariachis, nos hubiese dejado a todos con la boca abierta y con dificultades para cerrarla: la china Yifán Hou, subcampeona del mundo absoluta a los 14 años; sí, ya sé que en la lista de la FIDE aparece como Hou Yifán, pero es que los chinos, como los indios, escriben primero el apellido y después el nombre, y no quiero contribuir a otro error como el de Anand, a quien hemos apellidado siempre así a pesar de que es su nombre de pila. Y la he dejado para el final porque al término de la velada hablé un buen rato con Paco Vallejo, víctima de una tremenda paliza a manos de la adorable chinita en la penúltima ronda: “Con independencia de mis errores, su juego fue perfecto, impresionante, digno de Rybka o Fritz”. Pero, ¿puede superar incluso el listón de Judit Polgar? “Si es capaz de progresar al mismo ritmo que ahora, yo creo que sí”.

Como a Paco le conozco desde que tenía 9 años, y ahora cuenta 26, no necesito andarme con rodeos para preguntarle por su desdibujada actuación: “Aún estoy pagando el enorme esfuerzo del segundo semestre de 2008. Aún así, sólo he bajado dos puntos aquí, y si llego a ganar a Yifán Hou –que hubiera sido un resultado normal- en la penúltima habría ganado el torneo, empatado a puntos con Caruana pero con mejor desempate porque le gané”.

Su balance de victorias (seis) y derrotas (cuatro) llama mucho la atención: “Nadie ha logrado aquí seis victorias este año, en ninguno de los tres torneos. La razón principal de las cuatro derrotas –aparte de que Navara, como Yifán Hou, rozó la perfección contra mí- es que si aplico mi estilo natural, arriesgado y creativo, y no estoy en buena forma, se me va la mano al atacar y me paso de frenada. Quizá debería haber jugado conservadoramente este torneo, y tal vez en ese caso estaríamos ahora celebrando el primer premio [que otorga una invitación directa al torneo B de 2010], pero no es lo que me pedía el cuerpo”.

Quien crea que Vallejo exagera en cuanto a la fatiga acumulada, que siga leyendo: “En los últimos seis meses he pasado en mi casa de Mallorca unas 72 horas en total, en varias visitas. Ahora me voy a Sofía como analista de Topálov para la Final de Candidatos contra Kamski. Mientras tanto, daré instrucciones a mis ayudantes [entre ellos, el actual campeón de España, David Lariño] para que vayan puliendo mi repertorio de aperturas de cara al Europeo Individual de Macedonia, adonde iré directamente desde Sofía… aunque quizá no pueda hacer eso, porque ahora recuerdo que también tengo compromisos con mis equipos de las ligas alemana e italiana. Tengo que mirar las fechas en mi agenda”. Arrea, y luego dicen que yo viajo mucho; este hombre da más vueltas que una peonza.

Más que satisfecho con el salmón, la cerveza y las conversaciones interesantes, es la hora de despedirse. Mientras me pongo el anorak, el gorro de lana y los guantes, y cargo mi oficina portátil al hombro, pasa Ivanchuk, y me saluda con la amabilidad que exhibe cuando no está en Babia: “Buen viaje, Leontxo, nos vemos pronto en Linares”. A pesar de que le dio una lección magistral a Kariakin a mitad de torneo, Ivanchuk no ha estado nada fino aquí. Pero seguro que en Linares, donde ha vivido tantas tardes de gloria, será distinto. Allí nadie puede bañarse en el mar por mucho que se empeñe, pero no por ello los lugareños son menos valientes. Ya lo dice el refrán: “En Linares, donde tres huevos son dos pares”.

Leontxo García


Nos veremos dentro de poco, en Linares...

Pero antes decimos:

¡Adiós, Wijk aan Zee! ¡Hasta el próximo año!

Diccionario rápido holandés - castellano:

  • Kijken: Ja (Significa: "Mirar: sí")
  • Praten: Nee (Signfica: "Hablar: no")
  • Fluisteren: Nee (Significa: "Chuchichear: no")
  • PS: Camara´s geluid - en pieploos (Significa: "P. D. Sonidos de la cámara apagados)
  • Niet flitsen (Significa: "No correr")
  • PS: Is uw mobieltje echt uit? (signfica: "P. D. ¿De verdad está apagado tu móvil?")


El "tonél de multas" para los espectadores

  • Si el móvil suena una vez: 10 euros de multa
  • Si el móvil suena dos veces: 25 euros de multa
  • Si el móvil suena tres veces: ¡vas fuera!


La "tienda de comentarios"


El interior de la "tiendade comentarios"


El famoso bar "Café de Zon" (Café El Sol)

Fotos: Evi Zickelbein y ChessBase


Enlaces:

Feedback and mail to our news service Please use this account if you want to contribute to or comment on our news page service



Comentar

Normas sobre los comentarios

 
 

¿Aún no eres usuario? Registro