Entrevista con el nuevo Campeón de Europa Evgeny Tomashevsky

27/03/2009 – Evgeny Tomashevsky ganó el Campeonato de Europa Individual en Budva (Montenegro) y se ha coronado como el campeón europeo más joven de la historia. El GM Dejan Bojkov realizó una entrevista con este ruso de 21 años que, aunque está intentando estudiar de manera seria en la universidad "Saratov State Social-Economic University", se considera un jugador de ajedrez profesional. Nos habla de su carrera, sus estrategias y resultados en los últimos torneos, de porqué es mejor jugar con blancas en las partidas a todo o nada ("muerte súbita") y de sus sueños. Entrevista traducida al castellano...

ChessBase 14 Download ChessBase 14  Download

Programa de gestión de bases de datos de ajedrez que es referencia mundial. Todos usan ChessBase, desde el campeón del mundo al aficionado. Inicie su historia de éxito personal con ChessBase.

Más información...

Entrevista con el Campeón de Europa, Evgeny Tomashevsky

Por Dejan Bojkov

Por favor, se tan amable de presentarte a nuestros lectores.

Soy gran maestro y me llamo Evgeny Tomashevsky. Vivo en Saratov (Rusia) Nací el 1 de julio de 1987. Mi madre fue médico y mi padre profesor y doctor en ingeniería.

¿Cuántos años tenías cuando aprendiste a jugar al ajedrez?

Aprendí a jugar cuando tenía 4 años con mi familia. En enero de 1994 pregunté a mis padres si me podían inscribir en el club de ajedrez.

¿Quiénes fueron tus primeros entrenadores?

Mi primera entrenadora fue la MFF Alexandra Shestoperova y más adelante trabajé durante un tiempo con su marido, el MI Alexei Shestoperov. Les estoy muy agradecido, realmente son buenísimas personas y me ayudaron muchísimo en los difíciles años noventa para alcanzar fama como jugador de ajedrez en Rusia.

¿Cuáles fueron tus primeros logros en el mundo del ajedrez?

El primer éxito llegó en 1997 cuando fui Campeón de Rusia sub-10 y gané la medalla de bronce en el Campeonato de Europa en la misma categoría de edad. He ganado muchas medallas, entre otras en los campeonatos juveniles de Rusia, Europa y a nivel mundial. Las hazañas más memorables fueron el título juvenil de Rusia sub-18 (en 2001 a los 13 años de edad) y la medalla de plata en el Campeonato del Mundo Juvenil sub-18 en 2004. Me otorgaron el título de maestro internacional en 2001 y en 2005 el de gran maestro. En aquel entonces no contaba con el lujo de contar con un patrocinador que me apoyara en los comienzos de mi carrera. Afortunadamente en este aspecto ahora tengo menos problemas. Soy estudiante de la universidad "Saratov State Social-Economic University", voy por el quinto año y nuestro director, el Prof. Vladimir A. Dines, es un gran aficionado y mecenas del ajedrez. Estoy intentando estudiar de manera seria aunque de momento tengo la sensación de que más bien soy un jugador de ajedrez profesional.

¿Qué intereses tienes aparte del ajedrez?

La gama de mis intereses es muy amplia. Me gustan los deportes, los juegos intelectuales, la literatura, la ciencia, el cine, la música... Me encanta estar con mis amigos, estar bien acompañado, cenar bien. Procuro no concentrarme únicamente en el ajedrez y creo que es importante tener una vida variada que no consista solamente en jugar al ajedrez, aunque también.

¿Con quién trabajas ahora?

Actualmente estoy trabajando con el famoso GM Yuri Razuvaev. Gran parte de mis últimos éxitos es mérito suyo. Tiene el maravilloso don de poder indicar cuál es el punto principal de cualquier problema. Ha sido un regalo del destino encontrarme con Yuri Sergeevich.

¿Contabas con el apoyo de un entrenador en Montenegro?

Estuve solo en Montenegro, sin entrenador. No cabe duda de que el Campeonato Individual de Europa es un acontecimiento importante, sin embargo, es un gran lujo pagar a un entrenador.

¿Te habías preparado de alguna manera especial para el Campeonato de Europa?

No, no me preparé de manera especial para el torneo de Budva. En todo caso, el lapso entre el Europeo y el torneo “Aeroflot” fue demasiado breve. Además, hoy en día es muy difícil imaginarse a un jugador, preparándose de manera especial para un torneo abierto. Es otra historia si participas en un torneo eliminatorio y sabiendo mucho tiempo antes quiénes serán tus oponentes…Simplemente procuré estar en una buena forma psicológica antes del comienzo del torneo de Budva.

Mencionaste tu participación en el torneo “Aeroflot” justamente antes del Campeonato de Europa. ¿Estaría conforme con ello el patriarca de la Escuela Soviética de Ajedrez, Mikhail Botvinnik?

Me tomé el torneo “Aeroflot” como si fuese un entrenamiento para Budva, porque no había jugado al ajedrez durante más de tres meses, una cosa rara para un ajedrecista profesional. El veredicto de Botvinnik, por supuesto, es inmensamente importante (para mi en particular es uno de los ajedrecistas más respetado y apreciado de todos los tiempos). Sin embargo, hoy por hoy la agenda está demasiado repleta y tenemos que ser capaces de jugar varios torneos seguidos.

Sumaste 8 puntos en 11 partidas en la fase clásica del torneo. ¿Cuál fue la partida más difícil para ti? En una de las partidas la leyenda del ajedrez Ulf Andersson se presentó tarde frente al tablero. ¿Llegaste a saber por qué?

La partida más importante durante todo el torneo clásico fue justamente esta partida, que tú dices, la que no jugué contra Ulf. Este comentario paradójico requiere explicaciones: el año pasado jugué muy mal en el Campeonato de Europa en Plovdiv y no me podía ni imaginar ganar. Este año comencé con dos victorias en las primeras dos rondas, pero a continuación firmé cuatro tablas aburridas consecutivas. Esto me bajó los ánimos y no estaba seguro de que "el fantasma de Plovdiv" no estuviera cerca. En este tipo de situaciones es posible que pierdas la confianza en tus fuerzas combativas. Con el motivo de recuperar mis ánimos, necesitaba una victoria urgentemente. Por eso, me preparé mucho más y durante toda la mañana de la partida estuve más nervioso que normalmente y me sentía psicológicamente cansado. Tras la derrota por ausencia de mi oponente, subí a un nivel de +3, a solo una victoria de distancia de clasificarme para la Copa del Mundo. Me empecé a relajar y jugué el resto del torneo de manera bastante confiada con tablas cuando jugaba con negras y victorias cuando jugaba con blancas.

Pero para ser honrado, tuve mucha suerte en ganar un punto sin lucha y así un día de descanso adicional que los demás no tuvieron. Es difícil para mi decir por qué Andersson no se presentó para disputar la partida. Pero gente que tiene por enterada dice que no ha sido la primera vez que ocurre esto con Andersson.

¿Cuál ha sido la partida que más te gustó?

No puedo decir que haya llenado el torneo de obras maestras. Me han gustado partes de las partidas que me salieron bien, por ejemplo, en los enfrentamientos con Artashes Minasian y Sanan Sjugurov, asímismo la victoria bastante buena contra Anton Shomoev. Pero curiosamente, la mejor partida del torneo para mi fue la que jugué en los desempates contra Vladimir Malakhov en la primera partida del duelo final.

En las partidas de ajedrez rápido demostraste nervios de acero ¿Has practicado mucho el ajedrez relámpago?

Muchas gracias por el cumplido, pero me temo que no me lo merezco. Mis nervios estaban a tope durante los desempates. Probablemente un poquitín menos que los nervios de los demás. No suelo jugar al ajedrez relámpago muy a menudo, pero tampoco tan raras veces. Mi autoestima en la partidas de ajedrez relámpago tiene altibajos. A veces pienso que soy fuerte en las partidas rápidas y otras veces me siento muy flojo. Cada vez me parece más que mis habilidades en las partidas de ajedrez relámpago dependen de mi motivación y mi estado de ánimo. Cuando estoy en buen estado psicológico y muy concentrado, estoy seguro de que podré dar duro a cualquier maestro del ajedrez relámpago.

¿Qué opinas de que tras 11 exhaustas rondas de ajedrez clásico se determine al campeón a través de partidas de ajedrez rápido?

Naturalmente este sistema no es perfecto. Sin embargo, en los otros sistemas de desempate como Buchholz o Sonneborn Berger pueden surgir otro tipo de problemas. Por ejemplo, el campeón puede ser definido a través de una partida jugado sobre el tablero 100. Si miramos el ejemplo del fútbol, la gente muchas veces se aprovecha de los penaltis, dicen que es una lotería, pero hasta ahora no han encontrado ninguna otra manera mejor. En general, no me parece la peor manera de determinar al campeón, la de disputar partidas de ajedrez rápido como factor de desempate. Por cierto, también valen otros sistemas, lo importante es que no los cambien durante el transcurso de la competición.

¿En el primer duelo contra David Navara intentaste repetir la posición tres veces?

Con franqueza, jugué muy mal el duelo contra Navara. Mi juego mediocre con blancas no me trajo ventajas de ningún tipo y no me importaba repetir jugadas. Sin embargo, durante los apuros de tiempo finalmente tuve que luchar para poder mantener las tablas. En la segunda partida, estuve a punto de ser eliminado. En esta partida, en un momento dado, la evaluación cambió de manera drástica y de repente estuve peor, después volví a ganar y luego volví a estar completamente perdido. Y finalmente gané. Este duelo solo fue el preludio de la futura emoción.

Lograste recuperarte de la derrota inicial en la segunda partida del duelo contra Baadur Jobava. ¿Qué fue lo que te ayudó a enfriar la cabeza?

Creo que fue el propio Baadur quien estropeó sus oportunidades. Probablemente no podía aguantar la presión. Entró en los desempates desde los octavos de final pero era el favorito, dado que todos sabemos que es muy fuerte en las partidas de ajedrez rápido. Y como suele ocurrir a menudo, se puso nervioso a solo un paso de distancia de la victoria. Yo logré mantener la calma porque no tenía nada que perder.

Ganaste la partida de "muerte súbita" jugando con piezas blancas. ¿Elegiste el color tú mismo?

En este caso también tuve la suerte de mi parte: en ambos casos tuve el derecho a elegir el color para las partidas de "muerte súbita". Creo que tener las piezas blancas tiene más ventajas, el minuto adicional tiene una tremenda importancia. Unas tablas en este tipo de partidas es más bien poco probable como resultado. Efectivamente, la partida contra Baadur fue la primera partida de "muerte súbita" de mi vida y tuve la posibilidad de poner en práctica mis conocimientos teóricos al respecto. La prueba salió bien, diría yo.

Jugaste bastante bien con piezas blancas en general. ¿Eres un típico jugador de piezas blancas?

Es un asunto curioso. Las estadísticas de mis partidas con piezas blancas son muy buenas. Durante los últimos dos años, tras el torneo Aeroflot 2007 únicamente perdí una partidas con piezas blancas. Lo raro es que nunca me han parecido justamente devastadoras mis aperturas con blancas. Los buenos resultados los solía alcanzar solo después de la apertura, en plena lucha del medio juego. Aunque últimamente algunas veces también he logrado presionar desde el comienzo de la partida.

En el duelo final comenzaste con una victoria contra tu compatriota Vladimir Malakhov, pero a continuación perdiste con blancas. ¿Qué fue lo que sucedió en la segunda partida?

Tal y como ya te comenté, la primera partida me dio una gran satisfacción creativa. En la segunda, no quería secar el juego, quería coronarme campeón en una lucha seria con el resultado ideal de 2-0. Creo que la partida fue bastante notable, Vladimir también jugó de una forma muy creativa. Hasta ahora no he tenido la serenidad para analizar la partida, pero la gente me comenta que en un momento dado podría haber ganado... Sin embargo, al final surgió un final de torres que fue fácil de empatar para las blancas con un mínimo esfuerzo. Y ahí fue cuando ocurrió el desastre: ¡simplemente me olvidé del reloj y perdí porque se me acabó el tiempo! Eso sí que fue un golpe bajo. ¿Qué más da si únicamente pierdes una partida de 80 con piezas blancas si luego necesitas unas tablas y pierdes porque te olvidas del tiempo? Fue extremamente duro jugar la partida de "muerte súbita" a continuación. Ya no se trataba para nada de pensar en ajedrez de alto nivel.

Finalmente, cuéntanos, ¿qué tal fue la partida decisiva del campeonato?

Tuve la suerte que Vladimir, tras todos estos nervios (él también había tenido que comenzar desde los octavos de final), tampoco se encontraba mejor que yo. En consecuencia, todo terminó de manera bastante inesperada: mi oponente se equivocó y perdió una torre en lugar de reclamar mate en siete. Por lo tanto, me sentía como un hombre al que le había tocado la lotería más que un ganador de un duelo de ajedrez. Me gustaría aprovechar la oportunidad para tener un reconocimiento con Vladimir, que se sobrepuso de manera fantástica a su derrota, estoico, como un auténtico caballero.

¿Cómo fue la organización en Montenegro?

Total la organización fue una de las mejores en la historia de los campeonatos de Europa. Aunque no hubiese ganado el título, diría lo mismo al cien por cien. Habían pensado en todo, hasta en los pequeños detalles y la actitud de los organizadores frente a los participantes fue calurosa y honorable.

Alguna vez leí en una revista rusa que los miembros de tu equipo te llaman "el Profesor". ¿Eso, por qué?

No solo los miembros de mi equipo, sino también mis amigos. Habrá varias razones para ello. En primer lugar mis gafas. Segundo, mi padre es profesor y muchos lo saben. Finalmente, de vez en cuando me pongo a filosofar y hablo de moral.

Eres una de las esperanzas de Rusia como sangre nueva para el equipo olímpico. ¿Cómo ves tus posibilidades de formar parte del equipo olímpico?

Rusia probablemente es el único país en el mundo en el que el Campeón de Europa no forma parte del equipo olímpico automáticamente. Tenemos suficientes jugadores súper especiales. Pero sí, sería mi sueño jugar para Sbornaya en la olimpiada. Realmente estoy dispuesto a trabajar duro para conseguirlo.

¿Piensas que te invitarán a otros súper torneos después de este éxito?

Tal y como demuestra la práctica, es mejor no fiarse de ello. El título individual europeo no es un logro de tal importancia que sirva para impresionar a los organizadores de los supertorneos de manera inmediata. No estoy mal acostumbrado con las invitaciones a torneos de elite, así que estoy dispuesto a aceptar cualquier invitación.

Eres el Campeón de Europa más joven de la historia. ¿Qué planes tienes para el futuro?

Tengo muchos planes. Me gustaría desarrollar mi vida personal, mi carrera de ajedrez y graduarme en la universidad de manera digna. Pero antes que nada, tengo el sueño de que todas las personas que me rodean sean felices.

¡Y eso es lo que les deseo a nuestros respetados lectores!

Muchas gracias por la entrevista. ¡Esperamos volver a verte pronto en alguno de los supertorneos!

Traducción: Nadja Woisin, ChessBase

Enlaces:


Discussion and Feedback Join the public discussion or submit your feedback to the editors


Comentar

Normas sobre los comentarios

 
 

¿Aún no eres usuario? Registro