Karjakin: "Las reglas de desempate del mundial no son lógicas"

23/05/2017 – A los 12 años, Sergey Karjakin se convirtió en el gran maestro más joven de la historia y el año pasado se enfrentó con Magnus Carlsen en un duelo por el Campeonato del Mundo de Ajedrez en Nueva York. Karjakin es una persona muy franca y afable y lo ha vuelto a demostrar en una entrevista para Gazeta.ru, con respuestas sinceras y amplias. ¿Cuánto gana un supergran maestro? ¿Cuántas horas entrena? ¿Cómo es su relación con Carlsen? ¿Qué le parecen las reglas de desempate del mundial?

La entrevista con Sergey Karjakin

Sergey, se ha hecho famoso y es muy popular. Incluso aquellas personas que no se interesan por el ajedrez conocen su nombre y saben quién es Karjakin. ¿Es debido al duelo por el título mundial contra Magnus Carlsen?

El duelo por el Campeonato del Mundo contra el noruego únicamente es la punta del iceberg. Previamente hemos tenido que trabajar muy duro, no solamente en lo relacionado con el propio ajedrez, sino también en cuanto a las relaciones públicas. Mis representantes y yo hemos nos hemos esforzado mucho para aumentar la popularidad del ajedrez. En primer lugar, lógicamente, está el rendimiento en las partidas de ajedrez. Las victorias en diversos torneos, como por ejemplo, en el campeonato de ajedrez rápido y relámpago y también la Copa del Mundo y el Torneo de Candidatos. Todo fue paso a paso y no se puede decir que terminase retando a Carlsen por casualidad, que simplemente había jugado bien y de repente me hice famoso. Todo lo contrario. La verdad es que ha sido un camino muy largo para llegar aquí. Digamos que ha sido un poco la consecuencia lógica de la etapa anterior.

Sergey Karjakin posando con un coche BMW

Sergey Karjakin posando con un coche BMW

En los últimos tiempos, ha firmado diversos contratos publicitarios. ¿Se podría decir que usted es algo así como el Maria Sharapova del ajedrez y que se gana la vida más con la publicidad que jugando?

Es verdad que tengo muchos contratos de publicidad pero, tampoco es que se alcancen dimensiones verdaderamente impresionantes. Podría dejar de invertir tanto dinero en el entrenamiento para ahorrar, pero eso tendría como consecuencia que pondría en peligro mi rendimiento frente al tablero. Y es posible que entonces los patrocinadores se llegasen a preguntar: "¿por qué le damos tanto dinero?" O sea que entonces perdería esos contratos de publicidad. Suelo invertir casi todo el dinero que gano con la publicidad en mi desarrollo ajedrecístico y para pagar a los entrenadores. Los grandes ingresos llegan en combinación con unos grandes gastos que son necesarios para mantener los ingresos. Desde luego, mi situación ahora es bastante favorable y sería necio negarlo, pero, a la vez tengo mucho trabajo delante para no perder lo que he conseguido hasta ahora, invirtiendo mucho esfuerzo.

¿Entonces los ingresos han aumentado de manera importante después del duelo mundial contra Carlsen?

La verdad es que he ganado más con el propio duelo que antes o después. Hasta la fecha, nunca había ganado 450.000 euros al día en un torneo. En este Campeonato del Mundo sí. Bueno, hay que verlo todo de manera relativa. Por un lado, eso es muchísimo dinero. Por otro lado, la bolsa de premios de un acontecimiento que ha contado con miles de millones de espectadores en todo el mundo tampoco es que haya sido muy elevada. Los organizadores podrían haber aportado un fondo de premios más grande, pero lamentablemente no lo han hecho.

¿Se paga bien a los ajedrecistas en general?

Partiendo de mi propia experiencia diría que, mientras que no estés entre los 20 mejores del mundo y después entre los 10 mejores del escalafón FIDE, no puedes decir que tienes la vida asegurada, ecómicamente hablado. Está claro que también he ganado un dinero antes, pero la mayor parte lo he tenido que gastar para pagar las facturas, a mis entrenadores y para mantener a la familia. Era difícil. Para los jugadores de la elite, sin embargo, la cosa está bastante más fácil. Los patrocinadores se interesan mucho por ellos.

Para decirlo sin rodeos: los padres que sueñen con que sus hijos tengan unos salarios buenos en el futuro mejor deberían eludir los clubes de ajedrez?

Nuestro deporte tiene un potencial muy alto. Recordemos cuántas personas han seguido el Campeonato del Mundo entre Magnus Carlsen y yo. Hasta el día de hoy sigo recibiendo cartas desde Rusia, Noruega y Estados Unidos. Espero que hayamos dado un empujón de popularidad al ajedrez, parecido al que le dio Bobby Fischer en sus tiempos. Antes de que llegase Fischer, las bolsas de premios de los campeonatos del mundo solían estar entre 10.000 y 20.000 de dólares. Cuando llegó Fischer dijo: "¡un millón o no habrá duelo"! Y todos estuvieron de acuerdo. Si hubiese dado con el puño en la mesa diciendo "¡tres millones y ni un céntimo menos!" probablemente los patrocinadores incluso le habrían pagado eso para complacerlo. Si yo me coronase Campeón del Mundo, volvería sobre ese tema. De momento no tengo derecho a hablar de ello.

¿Qué le parece el sistema de desempates del campeonato del mundo? ¿Habría sido mejor aplicar el método clásico: "se juega hasta que uno haya ganado", tal y como hacían en los duelos entre Kasparov y Karpov?

Tiene usted razón. El sistema de desempate no es lógico. Mire, disputamos el título mundial de ajedrez "clásico", pero el duelo finalizó en un desafío de otra modalidad, la de ajedrez rápido. Eso es algo totalmente distinto. Encima únicamente nos dieron un solo día para acomodarnos y para cambiar el "chip". ¡No es apropiado determinar al campeón del mundo de esta manera! No quiero justificar mi derrota en los desempates, ni mucho menos. Las reglas son las reglas y las conocía de antemano. Pero repito, desde mi punto de vista no tiene sentido mezclar las diferentes disciplinas de juego. Dicho eso, un duelo tipo Karpov vs. Kasparov tampoco me parecería la solución apropiada hoy en día e igualmente podría conducir a una cosa totalmente loca.

¿Cuál sería la solución apropiada?

Mi sugerencia sería una competición con una cantidad impar de partidas. Digamos, 15. Uno de los dos jugadores tendría la ventaja de jugar con blancas una vez más, pero tendría que ganar el duelo en el tiempo previsto. En el caso de que el marcador final estuviese igualado, perdería el duelo quien hubiera jugado más veces con blancas.

¿Cuál es la ventaja del formato que usted sugiere?

¡Habría lucha! Por ejemplo, en la duodecima partida, del mundial, Carlsen prácticamente había perdido con blancas y aspiraba a unas tablas en los 40 minutos restantes. Si hubiésemos jugado con mi sistema, igual no lo habría hecho y la lucha sería más interesante.

¿Piensa que su idea tiene futuro?

Lo que sí puedo decir con certeza es que un árbitro muy famoso ha escrito una carta a la FIDE sugiriendo exactamente eso. Lo están mirando ahora en todo caso.

Llegó usted a ser el gran maestro más joven de la historia del ajedrez cuando tenía 12 años. Ruslan Ponomariov le contrató como preparador de táctica en su equipo. ¿Cómo fue eso? ¿Un jugador experimentando poniéndose en manos de un niño?

En aquel entonces tenía una relación muy buena con Ruslan. Los dos solíamos frecuentar el Club de Ajedrez de Kramatorsk e intercambiábamos información permamentemente, jugábamos al ajedrez relámpago, etc.. Cuando Ponomarjov llegó hasta la final del Campeonato del Mundo, necesitaba un equipo para prepararse de manera eficaz. Me invitaron para jugar un duelo de entrenamiento contra su entrenador, Dmitry Komarov. Nos sentamos a jugar y yo le gané 11:3. Después, el propio Ruslan se enfrentó conmigo. No recuerdo el resultado exacto, pero sí que logré ganar una partida. A continuación, me ofrecieron formar parte del equipo de entrenadores de Ruslan Ponomariov. Realizamos alguna sesión de entrenamiento y después acudimos a la competición que se disputó en Moscú. Era la primera vez que visitaba la capital y me gustó muchísimo.

¿Cuáles eran sus compromisos?

Miraba las aperturas que le daban problemas a Ponomariov. Me preguntó si podría mirar la Francesa. No quiero elogiar sobre manera mis méritos, pero Ruslan ganó la primera partida justamente con la apertura Francesa. Eso me dio una alegría doble. Ponomariov me nombró su "maestro de táctica". A los 12 años aún no comprendía muy bien el juego posicional, pero sí podía reconocer los matices tácticos. Está claro que entonces no era su entrenador principal, pero sí que contribuí con mi granito de arena a su gran éxito.

Sergey Karjakin (Foto: Maria Emelianova)

Sergey Karjakin (Foto: Maria Emelianova)

¿Cuántas horas al día solía dedicar al ajedrez cuando usted era un niño?

Cuando tenía 7 años, me dedicaba al ajedrez entre 6 y 8 horas diarias. Estaba preparado para aguantar eso. Me levantaba por las mañanas y trabajaba con mi padre desde las 9 de la mañana hasta las 3 de la tarde. Después iba a jugar con mis amigos. Por la tarde me dedicaba al ajedrez durante 1 o 2 horas más. Hoy en día lamentablemente no dispongo de tantas horas libres.

¿Qué tenía más importancia, la práctica o la teoría?

Lo segundo. Aunque también es cierto que praticipaba en casi todos los torneos fuertes.

Dice usted que dispone de poco tiempo. ¿Qué le parece el equilibrio entre ajedrez, marketing y compromisos sociales en su vida?

Lo que procuro hacer es planificarlo todo bien. Entre el 17 y el 27 de mayo realizaré una sesión de entrenamiento. Espero encontrar la paz para sumergirme del todo en el ajedrez. Aquí en Moscú recibo muchas invitaciones de todo tipo. Procuro quedar con la gente todas la veces que sea posible, pero también quiero pasar tiempo con la familia.

¿Usted dedica mucho tiempo también a los deportes para mantenerse en buena forma física?

Es evidente que para un ajedrecista es muy importante hacer deporte. No es posible estar sentado frente al tablero durante mucho tiemp y mantener la concentración sin tener la resistencia física necesaria. Antes del mundial contra Magnus Carlsen me entrené de manera muy intensa y adelgacé 8 kilos. Eso para mí es toda una hazaña.

¿Cuánto pesaba antes?

Antes pesaba 88 kilos, quizá estaba un poco por encima de mi peso. 

¿Y después de la competición también ha perdido más kilos?

No, poco a poco estoy volviendo a mi peso anterior. Pero durante la propia competición sí que continuaba adelgazando. Y eso a pesar de la buena comida. Pero, es que el estrés se nota mucho también a ese respecto.

Dicen que durante una partida de ajedrez se pueden perder verios kilos. ¿Es un mito o es verdad?

Depende de la partida que sea. En una partida normal, en un torneo, puedo estar nervioso y ansioso, pero no llegaría nunca a ese extremo. Ni siquiera si de la partida dependiese la victoria en el torneo. En los duelos de desempate de un campeonato del mundo, sin embargo, hay muchísimo en juego. La diferencia entre un triunfo y una derrota es enorme.

¿Cuáles son los criterios más importantes a la hora de elegir un sitio para realizar una sesión de entrenamiento?

Tiene que ser un sitio totalmente tranquilo. Preferiblemente en una zona de bosques, en las afueras de Moscú. Tiene que ser posible practicar deportes y controlar la dieta. Durante una sesión de entrenamiento, las excursiones a un restaurante no son recomendables, desde luego. El sitio ideal para entrenarse para mí es la base del Ministerio de Deportes y estoy muy agradecido por poder alojarme allí para prepararme.

¿Cómo es su relación con Magnus Carlsen?

Nunca hemos sido los mejores amigos. Más bien hemos sido compañeros de trabajo, gente que se dedica a la misma cosa. Pero siempre hemos mantenido la comunicación. Tras las partidas, analizamos juntos. Poco tiempo después del mundial nos volvimos a ver en Wijk aan Zee. Todo estaba bien y tras la partida la analizamos juntos, fuera de la sala de juego. Nuestra relación se podría describir como "diplomática" y me alegra que el Campeonato del Mundo no haya influido en eso de manera alguna. Me imagino que los dos seguiremos compitiendo en los mismos torneos durante muchos años más. ¿Por qué deberíamos estropear nuestra relación?

Sergey Karjakin y Magnus Carlsen en Bilbao 2007

Sergey Karjakin y Magnus Carlsen en Bilbao en 2007

Su rivalidad ya comenzó cuando eran niños …

Sí, con cambios en cuanto al éxito. Por ejemplo, cuando yo llegué a ser gran maestro a los 12 años y 7 meses, Carlsen aún no había aparecido por el escenario del ajedrez. En aquellos tiempos, yo jugaba dos veces mejor que él. He mantenido esa ventaja hasta que cumplí 17 años. Yo era mejor, pero entonces él fue ganando terreno a grandes pasos y conquistó el primer puesto en el escalafón mundial, una cosa que yo ni podía soñar. En mi opinión, el año pasado jugamos al mismo nivel.

Magnus Carlsen y Sergey Karjakin comentando su partida jugada en Bilbao 2016

Magnus Carlsen y Sergey Karjakin comentando una partida jugada en Bilbao

Hay muchas voces críticas acerca de los escalafones de la FIFA, la IIHF, en el boxeo. ¿Es objetiva la lista de los mejores de la FIDE?

En principio sí. Hay algunas controversias sobre la inflación de las valoraciones Elo. Cuando comenzaba a jugar al ajedrez, el Elo minimo era de 2200 puntos. Después bajaron esa barrera: 1700, 1300... He oído que hasta existen las valoraciones de 1000 puntos. ¡Antes algo así no existía! Creo que deberían volver a subir la barrera a los 2000-2200.

¿Usted tiene ídolos entre los jugadores de la historia?

Siempre me han encantado las partidas de Alexander Alekhine y he estudiado unos cuantos de sus libros. Me han ayudado mucho. De los grandes maestros más modernos he estudiado muchas partidas de Anatoly Karpov. Tengo la suerte de que Anatoly Evgenievich y yo hemos jugado muchas partidas y lo seguimos haciendo. De vez en cuando le hago una visita. Tomamos té y charlamos un rato de eso y aquello.

_REPLACE_BY_ADV_1

Hay un jugador de ajedrez jovencito que se llama Misha Osipov. Ha jugado partidas contra usted y contra Karpov y sale en la tele de vez en cuando. ¿Piensa que este tipo de atención perjudicará al niño al final porque aún es muy pequeño?

Tiene 4 años y probablemente pensará que todo está como debería ser. Misha es un talento de ajedrez sin duda alguna. Pero aún no comprende de verdad lo que está pasando en su vida. Es adorable. Es un auténtico placer comunicarse con él. Lo que será de él dentro de 2 o 3 años, dependerá de sus padres y de la educación que reciba. De momento Misha está recibiendo atención y muchos elogios y todo el mundo habla de él, pero en un momento dado tendrá que demostrar sus destrezas frente al tablero.

¿Es un caso especial, Osipov?

Sin duda. Nunca antes nadie ha empezado a jugar al ajedrez tan temprano. Además, Misha juega de manera muy prudente. Puedo ver el concepto que tiene y como piensa. Al tener en cuenta su edad tiene una fuerza de juego fantástica. Pero claro, hay que progresar de manera continua. A Misha le espera un volumen de trabajo tremendo.

¿Se ha enterado del escándalo del Festival de Eurovisión? Uno de los espectadores ha salido "en pelotas" al escenario.

Sí, lo he oído, pero no quiero hacer ningún comentario.

¿Qué haría usted si eso pasara en alguna competición de ajedrez?

Sabe, los grandes maestros solemos estar tan concentrados en nuestro juego que probablemente ni nos enteraríamos.

Foto y vídeo: cortesía de Gazeta.ru
Reproducción y traducción de la entrevista, con el amable permiso del autor y de Gazeta.ru.
Traducción del alemán al castellano: Nadja Wittmann (ChessBase)

Enlaces

Feedback and mail to our news service Please use this account if you want to contribute to or comment on our news page service



Comentar

Normas sobre los comentarios

 
 

¿Aún no eres usuario? Registro

batablanca batablanca 24/05/2017 10:24
Si dan un empujón como el Fischer se abriran las puertas para muchisimos jugadores q podran vivir del ajedrez y este entrará con mayor velocidad en el mundo de la enseñanza y la empresa.
1