Errores que me encantaría cometer

por Leontxo García
12/08/2014 – He dejado pasar 24 horas desde las elecciones de la FIDE para tener una visión más calmada. Pero sigo pensando que ayer fue un día muy triste para el ajedrez porque no creo que los dirigentes casi perennes puedan hacer ahora lo que no han hecho en 30 años. Si me equivoco en esto, me pondré muy contento", escribe Leontxo García en la 11ª entrega de su diario...

El diario de Leontxo (XI)

Acabo de entrar en la página oficial de la FIDE y no veo ningún anuncio del compromiso que adoptó ayer Kirsán Iliumyínov, una hora antes de ser reelegido. En respuesta a lo que pocos minutos antes había dicho Gari Kaspárov en su discurso –“Rex Sinquefeld, uno de mis patrocinadores, aquí presente, donará mañana mismo 10 millones de dólares a la FIDE si yo soy el presidente”-, el presidente desde hace 19 años se comprometió: “Me parece bien lo que propone Sinquefeld, pero en Kalmikia también tenemos gente rica, y yo invertiré hoy mismo 20 millones de dólares si soy elegido”.

Ayer mismo, el gran maestro George Mastrokoukos, acérrimo defensor de Iliumyínov, tuvo la caradura de tuitear lo siguiente (traducido del inglés): “Mi impresión es que Kirsán se estaba burlando claramente de Kaspárov y sus tontas promesas”. Es decir, que según Mastrokoukos, Iliumyínov no tiene intención alguna de aportar esos 20 millones. Y supongo que “tontas promesas” significa que también considera falsa la oferta de Sinquefeld, uno de los mayores mecenas del ajedrez mundial, que ha aportado muchos millones de dólares en los últimos años a torneos y actividades en EEUU, además de financiar parte de la campaña electoral de Kaspárov. No hay ningún motivo para sospechar que Kaspárov estaba mintiendo con ese anuncio. Pero ahora resulta que sí hay motivos para sospechar que Iliumyínov no piensa cumplir el suyo.

Algunos lectores, acostumbrados a escuchar toda clase de barbaridades, demagogias y falsas promesas de algunos políticos, pensarán probablemente que exagero la importancia de este asunto. Pero es innegable que con 10 millones de dólares se pueden hacer cosas muy importantes, por ejemplo en la Comisión de Ajedrez en las Escuelas, o en mejorar la imagen, mercadotecnia y comunicación del ajedrez, o garantizando que los torneos de la próxima edición del Gran Premio de la FIDE se jugarán y tendrán un alto nivel. Y con 20 millones, exactamente el doble de cosas. Los 10 millones ya no existen, porque perdió Kaspárov, y ahora parece que los 20 tampoco, aunque ganase Iliumyínov.

“Ya, pero hubiera ganado igual sin ese anuncio”, se puede argumentar. Cierto, pero ese discurso del presidente, en el que no se deslizó una sola idea de cuál debe ser el futuro del ajedrez –Kaspárov ha estado un año hablando sobre ello, con propuestas muy concretas- nos indica cuál es su talante y el de quienes le aplaudían a rabiar, aunque dudo mucho que le pidan cuentas de sus palabras.

Iliumyínov tiene aún más trabajo muy urgente: debe confirmar que el Mundial Carlsen-Anand será en Sochi en noviembre, tal como, al parecer, le prometió el presidente Vladímir Putin en junio, aunque no se haya firmado contrato alguno, y ni siquiera la Federación Rusa tenga un documento oficial que garantice ese proyecto, a falta de dos meses y medio para que ejecute; me lo acaba de confirmar Mark Glujovski, director ejecutivo de la Federación Rusa. Este problema surgió porque la FIDE, una vez más, ha sido incapaz de lograr un patrocinador occidental; y, sobre todo, por su desmesurado deseo de recaudar dinero con un Mundial cada año, cuando el sentido común indica que debe ser bienal, como será a partir de 2016, según el calendario previsto.

Y a esos asuntos de gran calado hay que añadir todas las promesas –muchísimas- que Iliumyínov habrá hecho para lograr una buena parte de sus 110 votos. Entre otras, las que ha hecho a Javier Ochoa de Echagüen, presidente de la Federación Española e Iberoamericana, y al alcalde de Linares, Juan Fernández, además de haber cubierto ya parte del coste del Campeonato Iberoamericano, celebrado en Linares en la segunda quincena de julio. Según me dijo ayer Ochoa, esas promesas tienen que ver con que España vuelva a ser tenida en cuenta para torneos oficiales importantes de la FIDE –es decir, termina el veto efectivo que se ha mantenido durante diez años- y supongo que de la ECU, dado que el nuevo presidente de ese organismo, Zurab Azmaiparashvili (sí, aquel que fue arrestado en la Olimpiada de Calviá 2004 por dar un cabezazo a un guardia civil durante la ceremonia de clausura) va en el paquete de Iliumyínov.

Ochoa fue más evasivo cuando le pregunté si el acuerdo para votar a Iliumyínov incluye la deuda, cercana a los 40.000 euros, que la FEDA tiene con la FIDE. Y no me extraña que lo fuera, porque el asunto es vidrioso y cortante. Para empezar, porque sería ilegal e inmoral que el presidente de la FIDE utilice ese tipo de deudas cuando busca votos como candidato. Y además porque cancelarla de manera legal y sin ensuciar las cuentas de la FEDA tiene alguna dificultad. Por otro lado, es éticamente discutible que Ochoa haya obtenido beneficios para Iberoamérica a cambio de votar a Iliumyínov. Me parece maravilloso –y lo digo sin ninguna ironía, porque voy con frecuencia a Latinoamérica para dar conferencias, comentar torneos, etc.- todo lo que sirva para potenciar el ajedrez en los países de habla hispana o portuguesa, pero la Federación Iberoamericana no vota en la FIDE. Ochoa representa los intereses del ajedrez español, su voto es el de España, y la Federación Iberoamericana debería quedar al margen de ese tipo de transacciones, salvo que el ajedrez español obtenga un claro beneficio de ellas. Pero como Ochoa ha preferido ser muy opaco en todo este proceso –un gran error en mi opinión-, y todavía sigue siendo poco claro, es muy difícil saberlo. Lo único cristalino es que España ha votado por quien ha hecho muy poco hasta ahora por el ajedrez español.

Por cierto, Silvio Danáilov, a quien ya hay que denominar expresidente de la ECU, residente en Salamanca, con esposa e hijos españoles, sí ha aportado muchas cosas a España desde que era el entrenador de Topálov. De su gestión recién finalizada cabe destacar que ha mejorado muchísimo la comunicación de la ECU y, sobre todo, su decisiva contribución –junto a Kaspárov, en marzo de 2012- para que 415 eurodiputados recomendasen la introducción del ajedrez como asignatura obligatoria en los colegios de los 28 países de la Unión Europea. Creo que su gestión ha sido claramente mejor que la de su predecesor, el esloveno Boris Kutin, pero los votantes han preferido a Azmaiparashvili por razones que no alcanzo a comprender o tal vez prefiera no comprender.

Hablando de ese tipo de razones, ayer conversé un rato con Andrew Paulson (Agon), el firmante del famoso precontrato con Iliumyínov por el que la FIDE vendía a Agon los derechos de sus mejores torneos, incluido el Campeonato del Mundo, y en el que se decía claramente que el propio Iliumyínov posee el 51% de las acciones de Agon. Ese acuerdo nunca entró en vigor, porque fue vetado por Georgios Makrópulos, presidente adjunto de la FIDE. En un tono muy amable, Paulson me aseguró que no hay ningún contrato secreto posterior; que Agon sigue teniendo, en teoría, esos derechos, pero que la empresa no ha tenido ninguna actividad ni movimientos en su cuenta bancaria desde el Torneo de Candidatos de Londres, en la primavera de 2013; que él es ahora amigo de algunos directivos de la FIDE (citó a Makrópulos y a Geoffrey Borg), de quienes ha “aprendido mucho” sobre las especificidades de la comercialización del ajedrez; y que no descarta volver a la actividad cesada si tiene tiempo.

Makrópulos preside la federación griega desde hace 32 años, y ocupa un alto cargo en la FIDE desde hace 28. ¿Hay motivos para confiar en que logrará en los próximos cuatro años lo que no ha conseguido en tres decenios? Algo parecido podemos preguntarnos sobre casi todos sus compañeros de directiva, y también sobre Iliumyínov. Especialmente si nos referimos a los tres ejes básicos sobre los que habría que trabajar prioritariamente: ajedrez en la educación, contratos con grandes patrocinadores y mejora manifiesta de la imagen, comunicación y mercadotecnia. Por eso digo que me encantaría equivocarme en que ayer fue un día muy triste para el ajedrez. Y también en que buena parte de las promesas citadas en este artículo no se cumplirán nunca, o sólo en parte.

Texto: Leontxo García

Todos los díarios de Leontxo desde Tromsø

Programa

Viernes 01.08.2014 Inauguración a las 19:30 en la Sala Skarphallen
Reunión de árbitros: 21:30 en la Chess Olympiad Arena
Sábado 02.08.2014 Reunión técnica de los capitanes: 09:00 Chess Olympiad Arena
Ronda 1: 15:00 Chess Olympiad Arena
Domingo 03.08.2014 Ronda 2 14:00 Chess Olympiad Arena
Lunes 04.08.2014 Ronda 3 14:00 Chess Olympiad Arena
Martes 05.08.2014 Ronda 4 14:00 Chess Olympiad Arena
Miércoles 06.08.2014 Ronda 5 14:00 Chess Olympiad Arena
Jueves 07.08.2014 Día de descanso
Viernes 08.08.2014 Ronda 6 14:00 Chess Olympiad Arena
Sábado 09.08.2014 Ronda 7 14:00 Chess Olympiad Arena
Domingo 10.08.2014 Ronda 8 14:00 Chess Olympiad Arena
Lunes 11.08.2014 Ronda 9 14:00 Chess Olympiad Arena + elecciones presidenciales de la FIDE
Martes 12.08.2014 Ronda 10 14:00 Chess Olympiad Arena
Miércoles 13.08.2014 Día de descanso
Jueves 14.08.2014 Ronda 11 11:00 Chess Olympiad Arena
Clausura: 20:00 en la Sala Skarphallen
Viernes 15.08.2014 Salida

Enlaces


Es periodista deportivo, especializado en ajedrez, de cuyas virtudes es gran comunicador y difusor.
Feedback and mail to our news service Please use this account if you want to contribute to or comment on our news page service



Comentar

Normas sobre los comentarios

 
 

¿Aún no eres usuario? Registro