Kasparov apura a Obama: es hora de acciones decisivas

06/11/2008 – Parte del éxito en el triunfo en las elecciones en EE. UU. se puede atribuir al mero hecho de que Barack Obama no es George W. Bush, el conjunto de clásicos estereotipos norteamericanos que es tan fácil de odiar. Pero la multitud que se está quejando de la administración de Bush también se presentaría rápidamente en la puerta de Obama, si éste no respaldara su inspirada retórica con decisivas acciones. Además, Kasparov reclama que Obama hable abiertamente en contra de los líderes dictadores rusos y en todo el mundo. Traducido al castellano para nuestros lectores...

ChessBase 14 Download ChessBase 14  Download

Programa de gestión de bases de datos de ajedrez que es referencia mundial. Todos usan ChessBase, desde el campeón del mundo al aficionado. Inicie su historia de éxito personal con ChessBase.

Más información...

Sí, sabemos que hay gente ahí fuera que son alérgicos a Kasparov, que sufren ataques de rabia cuando se menciona su nombre. Y también que hay lectores que creen firmemente que todas las noticias de nuestras páginas deben incluir un porcentaje mínimo de notaciones algebraicas para justificar su publicación. Sin embargo, en vista de los acontecimientos que marcan un hito histórico en EE. UU., nos parecía apropiado reflejar la opinión de un ajedrecista legendario, uno que sale más en las noticias y medios de comunicación en todo el mundo que todos lo demás jugadores de ajedrez juntos.

Ayer, horas después de elección de Barack Obama como próximo presidente de EE. UU., Garry Kasparov publicó un comentario editorial en el grupo Los Angeles Times, que ya ha salido y aparecerá en muchos más periódicos del mundo y en muchos idiomas diferentes. Tomamos el texto de uno de los primeros lugares que ofrece Google, The Australian y lo hemos traducido al castellano para nuestros lectores.

La banda de linchadores miente

Por Garry Kasparov

No cabe duda alguna de que la elección de Barack Obama como próximo presidente de EE. UU.  iba a tener impacto sobre lo que gran parte del resto del mundo pensarían de la superpotencia. Obama representa una nueva generación de liderazgo y suena y parece muy diferente a sus predecesores.

Aquí en Rusia, al igual que en la mayoría de los lugares que he visitado recientemente, la aparición de Obama (que sería el primer líder negro de cualquier potencia mundial) está recibiendo la máxima atención. Su victoria marcaría el final de la que sigue siendo la imagen de EE. UU. aún promovida por muchos en Rusia, una línea utilizada por los soviéticos para contrarrestar las acusaciones de la represión: "Ah, pero en EE. UU. linchan a los negros". Es prácticamente un saber popular, y no sólo en Rusia, que en EE. UU. los WASPs [Blancos, anglosajones y protestantes: White, Anglo-Saxon and Protestant] y los judíos explotan a los pobres negros y latinos. Si gana Obama, será como si de pronto todo el mundo pudiera ver que el mundo es innegablemente redondo.

Lamentablemente, la mayoría preferirá hablar de lo que esto podría suponer para las relaciones raciales en EE. UU. en lugar de afrontar el racismo y la xenofobia en nuestros propios países. Pero la única cosa que importará, y sorprendentemente pronto, será si Obama actúa de manera diferente. El plazo que le quedará a Obama para aprovecharse la curiosidad y la buena voluntad del mundo será breve. La crisis que afrontamos es demasiado grande; el próximo presidente de Estados Unidos no disfrutará de mucho periodo de gracia.

Obama tendrá medio camino recorrido por por el mero hecho de no ser George W. Bush que, con razón en algunos casos y sin ella en otros, se ha convertido en el símbolo para cualquier problema que cualquiera haya tenido con EE. UU., los norteamericanos y el poder americano en el extranjero. Bush prácticamente es un compendio de clásicos estereotipos norteamericanos que es tan fácil de odiar: rico, con dificultad para expresarse, desinteresado por el resto del mundo, estridentemente religioso y de acción precipitada (Y las imágenes de Nueva Orleáns después del huracán Katrina aparentemente ejemplificaron el estereotipo de los norteamericanos como racistas y en el extranjero se vieron sin causar gran sorpresa. Por supuesto, no iban a rescatar a los pobres negros) Obama desmentiría esos estereotipos. Pero la multitud de agravios del mundo contra la administración Bush también se plantearían rápidamente en el umbral de Obama, si éste fallase al respaldar su inspirada retórica con acciones decisivas.

Podría empezar con buen bien dejando claro que no considera a la gente de Rusia como enemiga de Estados Unidos. Como en la mayoría de los estados autoritarios, el régimen de Putin no representa la opinión de la mayoría de sus ciudadanos. La propaganda del Kremlin trabaja duro para presentar a EE. UU. como adversario de Rusia. Obama podría dar un duro golpe contra esa imagen si hablara abiertamente en contra de los líderes dictatoriales en Rusia y en todo el mundo.

Entonces aquellas palabras deben rápidamente continuarse con hechos.

  • Garry Kasparov, uno de los líderes de la La otra Rusia (theotherrussia.org), fue campeón del mundo de ajedrez y vive en Moscú y San Petersburgo.
 

Traducción: Nadja Woisin (ChessBase)

Discussion and Feedback Join the public discussion or submit your feedback to the editors


Comentar

Normas sobre los comentarios

 
 

¿Aún no eres usuario? Registro