La fuerza ajedrecística

24/06/2006 – Las competiciones sirven para comparar fuerzas y establecer una clasificación en función de las mismas. Pero, en un deporte tan indivudualizado como el ajedrez y con tantos torneos y campeonatos a lo largo y ancho de todo el orbe, resulta imposible establecer calendarios y sistemas de competición homogéneos, con los que elaborar clasificaciones directas en función de la puntuación obtenida en las partidas. Para resolver ese inconveniente, en los años cincuenta, el matemático Arpad Emrick Elo (1903-1992) tuvo la idea de cuantificar la fuerza ajedrecística de los jugadores con un método algo más complejo, con fundamento estadístico basado en las probabilidades que tienen de ganar una partida. Junto a las explicaciones de Steve López de hace unos días y a otras anteriores de Manuel López Michelone, les ofrecemos un nuevo artículo del divulgador mexicano. 'Elo'-boración

ChessBase 14 Download ChessBase 14  Download

Programa de gestión de bases de datos de ajedrez que es referencia mundial. Todos usan ChessBase, desde el campeón del mundo al aficionado. Inicie su historia de éxito personal con ChessBase.

Más información...

 

La fuerza ajedrecística

Por Manuel López Michelone

Para Elo, era claro que dos jugadores que tienen más o menos el mismo nivel de juego, tienen un 50% de probabilidad cada uno de hacerse con el triunfo. Lo interesante de esta observación es, que es válido tanto para jugadores de cuarta categoría como para los de elite. El sistema de Elo resultó tan eficiente, que la Federación Internacional de Ajedrez, (FIDE por sus siglas en francés), lo incorporó para así clasificar a los jugadores y, con ello, creó la posibilidad de normar criterios para establecer las cantidades mínimas de puntos que un jugador tenía que alcanzar, para poder obtener los títulos honoríficos de gran maestro (GM), maestro internacional (MI) y maestro FIDE (MF). Curiosamente, por ejemplo, los primeros cinco títulos de gran maestro se otorgaron “por dedazo” después de un torneo que se jugó en San Petersburgo, en 1914. Los títulos fueron conferidos por el Zar de Rusia, Nicolás II, y se entregaron a Lasker, Capablanca, Alekhine, Tarrasch y Marshall. Dicho torneo fue ganado por Lasker, seguido del genial cubano.

La FIDE, que nació en 1924, se unió a la idea de otorgar estos títulos a los mejores jugadores en su momento. En 1950, 27 jugadores obtuvieron el máximo título (aparte del de campeón del mundo): Bernstein, Boleslavsky, Bondarevsky, Botvinnik, Bronstein, Duras, Euwe, Fine, Flohr, Grünfeld, Keres, Kostić, Kotov, Levenfish, Lilienthal, Maroczy, Mieses, Najdorf, Ragozin, Reshevsky, Rubinstein, Sämisch, Smyslov, Stahlberg, Szabó, Tartakower y Vidmar. Para 1972 había sólo 88 grandes maestros, siendo 33 de Rusia (Unión Soviética). Sin embargo, con el desarrollo del juego mismo y su influencia en prácticamente todas las culturas, para julio del 2005 había ya aproximadamente 900 grandes maestros.

Obviamente los títulos no se dan más por asignación directa. Se requiere que el jugador candidato cumpla con algunos requisitos: el "rating", de un gran maestro tiene que ser o haber sido, al menos en alguna etapa de su carrera, de 2500 puntos Elo. Kasparov, por ejemplo, para tener una idea comparativamente, tiene un Elo de 2830 puntos, el más alto alcanzado jamás e incluso todavía no ha sido superado por nadie, pues como es bien sabido, el azerbayano se retiró del ajedrez competitivo en 2005. Igualmente, el candidato debe obtener una cantidad de puntos específicos en la justa en la que participa, cifra que se basa en el Elo promedio del torneo. Esta actuación tiene que repetirla dos o tres veces, en diversos torneos. Existen algo más de 25 categorías de campeonatos. La categoría 1 es la más baja para una justa con derecho a títulos internacionales. Los jugadores más fuertes del mundo generalmente compiten en torneos de elite, cuya categoría en general suele ser 20, 21, o más.

Cabe señalar que el rating no es una medida de recompensas y castigos, sino que estamos hablando de una medida puramente estadística. El cálculo del mismo no es muy difícil, pero para hacerle a los ajedrecistas la vida más cómoda, se han escrito algunos programas que hacen estas matemáticas. Yo escribí hace tiempo mi propia versión de una calculadora de rating, a la cual incorporé ahora el calculo del desempeño de un jugador en un torneo (llamado, en inglés, performance), de acuerdo a lo que teóricamente tenía que hacer y lo que realmente hizo.

Este cálculo del desempeño funciona así: el desempeño será el promedio del rating de los rivales más cuatrocientas veces la diferencia entre los triunfos del jugador y sus derrotas, dividido por el número total de partidas jugadas. Expresado como ecuación tenemos:

Desempeño = Rating Promedio + (400 * ((ganadosperdidos) / partidas jugadas))

Esto significa que si usted hace el 50% de los puntos en un evento, el desempeño es simplemente el promedio del rating de sus adversarios. Si usted obtiene una puntuación perfecta, entonces su desempeño será el rating promedio de los rivales más cuatrocientos puntos. A quien le interese, simplemente pídame el software a

y se lo enviaré gratuitamente.


Discussion and Feedback Join the public discussion or submit your feedback to the editors


Comentar

Normas sobre los comentarios

 
 

¿Aún no eres usuario? Registro