La vuelta a casa de Boris Gelfand (I)

25/06/2011 – Ganar la Copa del Mundo y ahora los Duelos de Candidatos ha convertido a Boris Gelfand en una estrella en su país, Israel y al llegar a casa desde Kazán recibió una calurosa bienvenida en el aeropuerto Ben Gurion de su familia, sus seguidores y muchos viejos amigos, entre ellos nuestro compañero Shay Bushinsky, quien posteriormente visitó a Boris en su casa de Rishon Le-Zion. Los dos tuvieron una larga charla que se convirtió en una entrevista que no se debería perder  y que les ofrecemos ahora traducida al castellano...

ChessBase 14 Download ChessBase 14  Download

Programa de gestión de bases de datos de ajedrez que es referencia mundial. Todos usan ChessBase, desde el campeón del mundo al aficionado. Inicie su historia de éxito personal con ChessBase.

Más información...

Sábado, 25 de junio de 2011

La vuelta a casa de Boris Gelfand (I)

Por Shay Bushinsky (fotografías de Shulamit Bushinsky)

Prólogo

Me encontré con Boris dos veces a lo largo del mes pasado. La primera vez fue en el aeropuerto, donde recibió una bienvenida de héroe. Un grupo de amigos del ajedrez israelí, entre ellos los mejores grandes maestros de Israel, Ilya Smirin y Boris Alterman, aplaudieron cuando Boris atravesaba la sala de llegadas del aeropuerto Ben-Gurion. Fue un espectáculo extraordinario. El vuelo procedente de Londres traía a muchos personajes conocidos de la sociedad israelí: famosos empresarios, músicos y atletas. Llevaban poco equipaje lo cual sugería que regresaban todos de la final de la Champions, Barcelona - Manchester. Boris también. Las celebridades quedaron asombradas cuando vieron a la pequeña delegación del comité de bienvenida para Boris y cuando las cámaras de la gente se dirigieron hacia el ajedrecista y no hacia ellos. Aunque ya se hizo famoso con la victoria en la Copa del Mundo, ahora todavía va a ser más conocido, al haber ganado los Duelos de Candidatos y convertirse en el próximo retador del Campeón del Mundo de Ajedrez y quizá pueda convertirse en Campeón del Mundo...


La llegada al aeropuerto Ben-Gurion: Shay Bushinsky, Yigal Lotan (drector de la Federación Israelí de Ajedrez), Moshe Slav y Boris Gelfand


Boris besando a su hija Avital, que no había visto a su papá durante mucho tiempo


Los Gelfand: Boris, Maya, Avital y el bebé Avner


Un abrazo de amigos: Gelfand e Ilya Smirin


Que luego aupa al sonriente bebé de Boris, Avner Gelfand


Tanto Boris como Ilya son originarios de Minsk (Bielorrusia) y han emigrado a Israel


Doble Boris: Boris Alterman y Boris Gelfand, viejos amigos y colegas


¿Una entrevista para ChessBase? ¡Hombre, claro que sí! Boris y Shay

Nos volvimos a ver unos días más tarde, en la casa de Boris en Rishon Le-Zion. Aunque ya habían pasado algunos días, Boris se quejó de que, desde que ganó los Duelos de Candidatos en Kazán, había dormido muy poco. Parecía abrumado, junto a su encantadora esposa Maya, su hijita Avital y Avner, su bebé nacido hace dos meses al que apenas había visto hasta ahora.

Nos sentamos en el patio y jugamos una partida de ajedrez para la foto. Boris parecía lleno de energía, como siempre y me contó que Kazán le había servido para perfeccionar su maña a la hora de manejar las piezas con rapidez. Me hizo una pequeña demostración y me quedé sorprendido de la velocidad con la que capturó mi caballo y empezó a hacer juegos malabares con él.


Una técnica manual impresionante: Anand tendrá que tener cuidado con los caballos voladores de Boris


Boris durante los Duelos de Candidatos en Kazán, haciendo juegos malabares con el caballo

Le felicité por haber entrado en el exclusivo "Club 25", el grupo de elite de los 25 ajedrecistas que han podido competir por el título mundial. También le di mi enhorabuena en nombre de mi generación. Al igual que en el fútbol, en el ajedrez cada vez hay más jugadores que en la veintena alcanzan su cénit y a los 36 comienzan una segunda carrera como entrenadores. Boris demostró que todavía se puede jugar al máximo nivel a los 43 años de edad. De hecho Boris acabó con la tendencia de que los retadores del Campeón del Mundo sean más jóvenes (por ejemplo, Lasker cuando retó a Steintz, Capablanca a Lasker, Fischer a Spassky, Kasparov a Karpov, Kramnik a Kasparov). Esta vez el retador será mayor que defensor del título.


Boris Gelfand con su trofeo del Torneo de Candidatos de Kazán

Además, Gelfand será el tercer retador más veterano de la historia, superado solo por Efim Boglyobov (que se enfrentó a Alekhine a la edad de 45 años) y Victor Korchnoi (que tenía 50 cuando jugó contra Karpov en Merano).

Nuestra partida de ajedrez pronto derivó hacia una fascinante entrevista:

P: Boris, ¿cuáles fueron tus impresiones del  partido Barcelona-Manchester United?

R: Fue un gran partido. Soy un ferviente seguidor del Barcelona, así que el resultado fue grato. Tuve buenas entradas, que me dio un amigo como regalo por mi victoria en Kazán. Hace un año leí sobre Pep Guardiola, el entrenador del Barcelona. No pude evitar fijarme en la historia sobre su cuaderno de notas, que parecía que contenía respuesta para cualquier aspecto del fútbol. Ya sabes que se puede aprender mucho de él: todos los pequeños detalles que marcan la diferencia…

El equipo del Barcelona es increíble….

Se pueden aprender dos cosas de ellos:

  1. Siempre hay que ser humilde
  2. Siempre hay margen para mejorar. Nunca puedes estar satisfecho de tu rendimiento, incluso aunque ganes.

    ¿Ves paralelismos entre el fútbol y el ajedrez?

Quizás los hay. Puedo decir que en el fútbol, como en el ajedrez, siempre tienes que pIantear amenazas a tu rival.

Jose Mourinho se las arregló para parar al Barcelona el año pasado cerrando el juego. ¿Quizás eso sería posible en el ajedrez también?

No, no creo que sea posible jugar de esa forma al ajedrez: nadie puede soportar la presión constante.

Obviamente te preparaste bien para Kazán…

Sí, primero jugué en la liga rusa, que se celebró en Olginka, en la región de Krasnodar [Gelfand jugó en el primer tablero un total de cuatro partidas solo, aunque su equipo HSM-64 ganó este fuerte campeonato. S.B.] Luego me reuní con mi equipo, en el que estaban los grandes maestros israelíes Maxim Rodshtein y Alex Huzman (a los que posteriormente se uniría Pavel Elyanov) en un bosque de pinos, a 140 km de Kazán. Es un lugar llamado Cheboksary, situado junto al Volga. Alejandro Dumas solía quedarse allí. La atmósfera especial del bosque cargó a nuestro equipo con la energía necesaria para el formidable torneo de los duelos de candidatos.

Antes de eso ya estabas lejos de casa, jugando incluso cuando nació tu hijo.

Cierto, estuve fuera de casa desde el 10 de abril. Intenté estar cerca de casa para el nacimiento de Avner, pero no lo logré. Justo antes de que naciese el bebé, Maya me permitió viajar a Mónaco para el torneo Melody Amber. Así que me lo perdí por uno o dos días…

Su nacimiento quizás te resultó inspirador mientras jugabas…

Fue, por supuesto,  muy importante. Me dio mucha motivación. Gracias a la tecnología lo vi por Skype. Por cierto, Anand tuvo su primer hijo unas pocas semanas más tarde, así que cuando me encontré con Vishy en Mónaco le di los consejos que da un padre veterano a un novato. Es divertido, hace veinte años nuestra generación hablaba solo de ajedrez. Ahora cuando nos reunimos y hacemos vida social, hablamos solo de niños…

Llevas en el ciclo ya mucho tiempo. ¿Ya te crees que has alcanzado esa fase de retador del Campeón del Mundo?

¡Sí, lo he logrado! Tuve opciones a comienzos de los noventa, cuando Kasparov pensaba que yo era el favorito, pero no tuve éxito entonces. [Gelfand perdió contra Short en los cuartos de final en 1993 y contra Karpov en las semifinales de 1996] Luego, durante diez años no hubo un ciclo propiamente dicho. Cuando reapareció, tuve dos resultados excelentes: me clasifiqué para el Campeonato del Mundo de México y allí empate en segunda posición. Y ahora he alcanzado la final. Así que creo que con este sistema muy poca gente puede competir con esos resultados. Debo destacar que desgraciadamente muchos excelentes jugadores nunca alcanzaron esta fase. Jugadores como Keres, Geller, Polugaevsky y Larsen nunca lo lograron. Así que me considero realmente afortunado por habérmelas arreglado para llegar tan lejos. Lo veo como un privilegio y lo haré lo mejor que pueda para no dejar pasar la oportunidad.

¿Cómo explicas tu éxitos recientes, especialmente en todos esos torneos de elite por eliminatorias?

Durante mi carrera he estado en todas las situaciones posibles: obligación de ganar con negras, tener que entablar con negras, etc. Sabes que tengo bastante experiencia por haber participado en anteriores ciclos de candidatos. Probablemente fue a comienzos de los noventa cuando de alguna manera logré atesorar todas esas experiencias y aparentemente ahora puedo recuperarlas, cuando se dan situaciones similares. Todo está almacenado inconscientemente en mi cerebro.

Hablemos de tu edad. ¿Sientes que tiene efectos en tu juego?

No. Lo único que siento es que me cuesta un poco más recuperarme entre partidas y quizás es un poco más difícil para mi lograr regularidad, en comparación con años anteriores. Sin embargo, en modo alguno siento que decline mi habilidad táctica. Cuando juego, estoy completamente concentrado, lo que atribuyo al estilo de vida saludable que llevo.

No obstante, muchos hacen notar que no estas este los diez primeros del mundo en este momento, que tu clasificación es un accidente o un fallo del sistema…

Para mi el escalafón está sobrevalorado. Sé que algunos grandes maestros se matarían por ganar dos puntos Elo. Sencillamente, no me preocupo y nunca lo hice. Me gusta jugar y no proteger cada punto Elo [Ivanchuk y Gelfand son excepcionales en este aspecto – S.B.] Hubo un momento en el que fui sexto del mundo y ni aún así tenía invitaciones a torneos. Luego, cuando bajé hasta el duodécimo puesto, las invitaciones comenzaron a llegar. Menos mal que la gente como yo puede confiar en nuestro nombre y no en nuestros puntos Elo. Quizás otros no pueden.

Hablando de la edad, muchos hubieran preferido si Carlsen hubiese jugado en Kazán, designándolo como claro favorito.

Ser joven no te da mejores opciones, sin duda no sobre los jugadores que participaron en Kazán. Muchos jóvenes talentos emergentes intentaron clasificarse, pero no tuvieron éxito. Toma a Vachier Lagrave o a Karjakin como ejemplo. Cierto es que Carlsen ganó unos pocos torneos, aunque decidió no jugar por sus propios motivos. No creo que hubiera tenido más opciones de clasificarse que, digamos, Aronian. Originalmente, se suponía que yo debía enfrentarme con Aronian en la primera ronda. Debido a la retirada de Carlsen, se volvieron a realizar los emparejamientos. En cualquier caso, creo yo hubiera tenido el 50% de posibilidades contra cualquiera de esos rivales, incluyendo a Carlsen.

¿Con todo, como explicas que grandes nombres como Kramnik y Aronian no se clasificasen?

Aronian y Kramnik tuvieron buenas opciones en sus encuentros respectivos: Kramnik estuvo muy cerca de ganar contra Grischuk. No obstante, el rival tenía gran experiencia y había ganado numerosos torneos. Ten en cuenta que los encuentros tienen su efecto especial… Y no se puede subestimar a Grischuk por ejemplo, que ya ganó súper torneos como Linares.

Curiosamente, en el torneo los jugadores tuvieron problemas con las piezas blancas. Solo hubo una victoria con blancas en todo el torneo. ¿Sabes explicar por qué?

Creo que todo el mundo invirtió mucha preparación con las piezas negras. Los módulos de ajedrez actuales en realidad pueden ayudar mejor a las negras (ayudan localizando refutaciones a todas las ideas principales que tienen las blancas en las aperturas. Así los jugadores con las piezas blancas están obligados a generar nuevas ideas.

¿Que hay de los comentarios de Kramnik sobre que el sistema forzaba una competición con menos riesgos y apagada, en la que los jugadores buscaron decidir en las partidas relámpago?

Kramnik es un buen amigo, pero estoy en completo desacuerdo con esos comentarios. Se se mira a los resultados de Kazán, hubo siete duelos y todos, excepto quizas el de Radjabov-Kramnik, fueron emocionantes. Tanto Grischuk-Aronian como Kamsky-Topalov fueron excelentes espectáculos de alto nivel. En mi caso, mis rivales y yo jugamos un ajedrez abierto. Me parece que diez de las catorce partidas que jugué en Kazán fueron muy interesantes, lo que está por encima de la media, en comparación con otros torneos.

No obstante, Kramnik ejemplificó su opinión con el inusualmente alto número de tablas en la fase de partidas clásicas...

Creo que es una argumentación no válida, porque muchas de esas partidas se defendieron de manera soberbia. Se salvaron muchas posiciones extremadamente difíciles. Grischuk salvó gran número de posiciones difíciles, yo salvé una contra Kamsky y viceversa, Mamedyarov tuvo ventaja en su primera partida contra mi, mientras que yo la tuve en la segunda partida contra él. Así que nada fue fácil. Hay que darse cuenta de que cuando ocho jugadores de primera fila se enfrentan entre si se defenderán bien. Para volver al fútbol: el 3-1 entre Barcelona y Machester es un marcador máximo; las finales anteriores terminaron 2-0 y 1-0 porque ambos eran equipos de alto nivel. Los marcadores abultados solo suceden cuando un equipo débil se enfrenta contra un equipo de primera fila. Ocurre también en baloncesto: se ve que los mejores equipos son excelentes en defensa. Como reza el dicho de la NBA: el ataque gana la fase regular, pero la defensa gana las eliminatorias.

Sin embargo, como eres consciente, hay un acalorado debate sobre el futuro sistema de candidatos: unos querrían tres puntos por victoria, a otros les gustaría una liga a dos vueltas entre los candidatos. ¿Con qué te quedas?

Los tres puntos no tienen sentido, porque nacieron con el supuesto de que los jugadores no quieren asumir riesgos, sino solo hacer tablas rápidas y llevarse el dinero. Sé quien inventó esa teoría: Silvio Danailov, que no tiene una consideración muy alta de los jugadores. Piensa que es el más importante en el mundo del ajedrez. Pero por casualidad no estoy de acuerdo con eso…

Organizar un torneo con un duelo a continuación suena como un buen sistema. Sin embargo, tiene dos peros:

  • ¿Cómo resolver las últimas rondas, donde la mitad de los jugadores ya estarán desmotivados?
  • ¿Como sopesar factores entre jugadores que proceden de la misma federación o que son buenos amigos? La gente podía difundir rumores o cotillear sobre partidas amañadas, ocasionando momentos desagradables…

    ¿Y que pasa entonces con los duelos más largos?

Comprendo que la FIDE quiera terminar con los duelos de candidatos de una tacada. Disputarlos en dos fases significaría tener un sistema con dos duelos a seis partidas y luego un encuentro final a ocho partidas (el sistema 6-6-8). Es un sistema mejor en el que no creo que nadie pueda usar eficazmente la estrategia de hacer tablas y llegar a la fase de partidas rápidas o relámpago. Esos duelos permiten asumir más riesgos a los jugadores. Incluso si se pierde una partida, no es el fin del mundo: todavía se tiene una buena opción de recuperarse.

La única reserva que tengo es que se necesitan dos competiciones para disputarlos y puesto que no se puede saber con anticipación que dos se clasificarán, hay un problema para establecer la sede de la fase final. El final de la primera fase dejaría muy poco tiempo para conseguir un patrocinador para la segunda.

Tengo entendido que se propusieron cuatro sistemas…

Sí. Uno es el sistema que se jugó en Kazán; el segundo es el de los duelos 6-6-8; el tercero es el del torneo de liga a dos vueltas y luego surgió otro, sugiriendo doce jugadores, divididos en dos grupos de 6, en los que cada uno juega diez partidas y luego los dos ganadores disputan un duelo. Creo que los cuatro sistemas son decentes.

¿Por qué sistema votaste?

Yo voté por el 6-6-8, aunque no tuve tiempo para hacer ninguna aportación a la última propuesta, que fue planteada muy tarde, justo después de que mis duelos hubiesen terminado. Como mencioné, el 6-6-8 tiene problemas de organización, así que no estoy seguro de que se vaya a adoptar. Por suerte ahora tenemos cuatro sistemas: durante mucho tiempo no hubo ninguno. Así que sea cual sea el sistema que se emplee, habrá muy buenas posibilidades de que los jugadores más fuertes ganen y se clasifiquen.

– Final de la primera parte –

Sobre el autor

Shay Bushinsky es un científico informático y coautor de Deep Junior, 5 veces campeón del mundo de ajedrez cibernético. Enseña Inteligencia Artificial en las universidades de Tel-Aviv y Haifa.

Hasta hace poco, Shay era el jefe de tecnología de IST, una compañía satélite de Logic LTD. que desarrolla aplicaciones de inteligencia artificial en el campo del procesamiento del lenguaje natural. Shay actualmente está iniciando una empresa basada en sus nuevas ideas en este campo.

Entrevista y fotografías:
copyright Bushinsky/ChessBase

Traducción: Nadja Wittmann, ChessBase


Discussion and Feedback Join the public discussion or submit your feedback to the editors


Comentar

Normas sobre los comentarios

 
 

¿Aún no eres usuario? Registro