Las posibilidades de Karjakin contra Carlsen

por Jonathan Simon "Jon" Speelman
31/03/2016 – Sergey Karjakin es el retador del Campeón del Mundo Magnus Carlsen. En noviembre se enfrentarán en un duelo a 12 partidas en Nueva York. ¿Qué posibilidades tendrá Karjakin contra el número uno? Jon Speelman ha estado en varios duelos por el título mundial como entrenador y ha participado en los torneos de candidatos en varias ocasiones. Lo que dice la bola de cristal de Jonathan Speelman...

ChessBase 14 Download ChessBase 14  Download

Programa de gestión de bases de datos de ajedrez que es referencia mundial. Todos usan ChessBase, desde el campeón del mundo al aficionado. Inicie su historia de éxito personal con ChessBase.

Más información...

Las cuentas de Karjakin contra Carlsen

Me gustaría echarle un vistazo al futuro y responder a la pregunta sobre cuáles serán las chances de Karjakin en el duelo por el título mundial contra Carlsen, que se disputará en Nueva York el próximo mes de noviembre. Pero antes, permítanme un inciso sobre cómo es la disputa de un mundial desde el punto de vista de los jugadores.

He estado en dos campeonatos del mundo como entrenador y en cuatro torneos de candidatos he entrado en escena yo mismo. Vale, fue hace mucho tiempo, pero recuerdo muy bien la tensión omnipresente y a veces avasalladora; el caos de sentimientos que hay que procurar mantener controlado y la carga psíquica que suelen deparar este tipo de desafíos.

Este tipo de competiciones (y esto también vale para los torneos de candidatos), suelen influir en todo y dictan cómo tiene que ser tu vida durante varios meses antes del duelo. Son como martillazos en el cuerpo y en la mente mientras se está disputando el duelo y tienen efectos secundarios que pueden perdurar durante años o decenios.

Un ejemplo de ello nos lo brinda una de las posiciones finales más famosas de la historia del ajedrez.

Cuando David Bronstein y Mikhail Botvinnik se enfrentaron por el Campeonato del Mundo en Moscú en 1951, Bronstein tras 22 partidas disputadas y a falta de las últimas dos, lideraba con un punto de ventaja. En la partida 24, la última del duelo, iba a jugar con blancas. Si sobrevivía a la partida 23 sin problemas, tendría buenas posibilidades de coronarse Campeón del Mundo.

Botvinnik se convirtió en Campeón del Mundo en 1948, pero 3 años más tarde perdió el título.

Tras un sacrificio de peón por parte de Botvinnik, surgió un final en el que éste estaba luchando con su pareja de alfiles contra la pareja de caballos del bando opuesto. Entonces, el patriarca del ajedrez soviético comenzó a marear a Bronstein, tal y como Carlsen suele hacer hoy en día con su "masaje Magnus". Cuando retomaron la partida aplazada, Botvinnik logró aumentar su ventaja y creó una posición de zugzwan mediante 57.Ag5. Bronstein reflexionó durante 40 minutos y luego se rindió.

En la última partida, Botvinnik logró entablar sin problemas porque Bronstein se había quedado absolutamente desanimado por la partida anterior. Dicha partida le acechó durante toda su vida y al cabo de tres o cuatro decenios, todavía seguía hablando de ella en sus charlas.

Vamos a dar un salto desde el Campeonato del Mundo de 1951 hasta la última partida del cuarto duelo por el título mundial entre Garry Kasparov y Anatoly Karpov. En el segundo duelo entre ambos, Kasparov se había coronado campeón. Tenía que ganar la última partida del cuarto duelo para defender el título. Mantenía en pie la tensión en la partida, planteando un desenlace lento con la Reti. A continuación ganó un peón y la partida se aplazó en la posición que se ve en el siguiente diagrama. Convirtió el peón de ventaja en una victoria y defendió el título. La lección quizá más interesante que se puede sacar de esta partida se refiere a la apertura: un juego contenido, reservado, a veces puede servir mejor para presionar sobre el oponente que el intento de lanzarse a la yugular como un poseso.

En esta posición se aplazó la partida y Kasparov jugó el movimiento 42.Rg2

Una grabación del instante anterior al movimiento de Kasparov, antes de ser aplazada la partida

Los duelos requieren una preparación muy amplia que comienza meses antes del propio desafío y que continúa mientras dura el duelo. A veces hay momentos críticos durante alguna de las partidas y otras salen según lo previsto.

El famoso error doble del segundo duelo entre Carlsen y Anand es uno de los ejemplos de oportunidades perdidas durante las partidas. Tras el movimiento de Carlsen 26.Rd2?? Anand reflexionó durante un minuto y jugó 26...a4? pasando por alto 26...Cxe5!, lo cual habría forzado a Carlsen a defenderse con uñas y dientes para evitar la derrota. Tras la continuación de la partida, Carlsen, sin embargo se apuntó la segunda victoria del duelo.

En el vídeo se puede ver cómo Carlsen vacila un momento al apuntar el movimiento como si se hubiese dado cuenta del error

Al jugar una serie de partidas contra el mismo oponente, entonces el cronometraje suele jugar un papel importante, tal y como se puede ver muy bien en el ejemplo de un duelo que yo he presenciado como entrenador: el duelo entre Kasparov y Anand en Nueva York en 1995.

Tras una larga serie de partidas empatadas, en la novena partida, Anand logró apuntarse una victoria. Tenían sobre el tablero la quinta Scheveningen, que había surgido después de un cambio de movimientos de la variante Najdorf (la partida comenzó con las jugadas 1.e4 c5 2.Cf3 d6 3.d4 cxd4 4.Cxd4 Cf6 5.Cc3 a6 6.Ae2 e6)

En sus partidas con blancas, Kasparov primero lo había intentado con la Nimzoindia y luego con la Reti, para en la sexta partida darse cuenta de que Anand estaba jugando la Española Abierta, tras lo cual Kasparov en la octava partida optó por la Escocesa. En la décima partida, Anand tuvo que decidir si iba a repetir la Española Abierta o si debería optar por su arma secreta: la Escandinava.

Anand vs. Kasparov en 1995

Anand volvió a optar por la Española Abierta pero Kasparov respondió con una variante teórica que había preparado a la perfección y aplastó a Anand. Con el cronometraje perfecto, Kasparov en la partida siguiente, en la que jugaba con negras, cambió de la Najdorf a la Dragón, volvió a pillarle con el paso cambiado por segunda vez y ganó de nuevo.

En la duodécima partida, Anand jugó otro tipo de Española y empató, pero a continuación volvió a perder con blancas contra la Dragón. En la partida 14, finalmente jugó la Escandinava y alcanzó una buena posición, pero perdió igual.

Aquí todo había sido una cuestión del cronometraje idóneo y si Anand hubiese frenado a Kasparov en la décima partida con la Escandinava, quizá la historia del ajedrez hubiese tomado otro rumbo.

Kasparov vs Anand, en New York 1995, Partida 10. Tras 13.bxc3 Dd3 Kasparov dio una sorpresa a su oponente con la sorprendente novedad 14.Ac2!!

Volvamos a Carlsen y Karjakin ahora, tras este inciso un poco largo. He visto una discusión en Internet en la que la gente decía que Karjakin apenas tenía posibilidades de ganar, pero en Moscú ha jugado un fantástico torneo y ya este mero éxito le habrá hecho más fuerte y con más confianza en si mismo.

Ahora va a tener unos siete meses para prepararse. Hay tres campos (como mínimo) que son cruciales. El primero es evidente y se refiere a la selección de las aperturas que querrá jugar y preparar a altísimo nivel. Lo hará, al igual que todos los demás jugadores en los tiempos de los ordenadores, todos los días de todas maneras, pero los requisitos para poder afrontar un campeonato del mundo en el que se tendrá que defender con las piezas negras en seis ocasiones requieren una calidad más alta que cualquier otro torneo.

El segundo punto importante es la forma física. Un duelo le pide mucho tanto al cuerpo como a la mente y durante mis participaciones en los torneos de candidatos en algún caso tuve la impresión de que mi oponente adelgazó casi seis kilos en dos semanas. Karjakin es joven y estará bastante en forma, pero si se enfrenta con Magnus efectivamente tendrá que cuidarse mucho para estar en la mejor forma posible.

El tercer factor decisivo es la cuestión de cómo Karjakin tiene pensado frenar a Carlsen en las posiciones tranquilas que el Campeón del Mundo sabe jugar tan bien. En un duelo uno tiene cierto control sobre las posiciones que se vayan alcanzando, pero forma parte de la naturaleza del ajedrez que en un momento dado la partida desemboque en un final más o menos emocionante y no es posible eludir del todo este tipo de finales.

Cuando Alexander Alekhine se enfrentó con José Raúl Capablanca en 1927, que pasaba por ser invencible, Alekhine optó por adaptar el estilo poco llamativo de su oponente para así vencerle con sus propias armas. Karjakin debería hacer algo parecido cuando se enfrente con Carlsen. Podría, por ejemplo, plantear posiciones tranquilas pero llenas de tensión contra un oponente realmente bueno. Como no lo podrá practicar con Carlsen, Vladimir Kramnik sería el candidato idóneo, si estuviese disponible. De caso contrario, también hay otros jugadores muy buenos y una de las posibilidades incluso es (como Carlsen es un monstruo del ajedrez), que Karjakin se enfrente con un centauro como entrenador: algún jugador que sea especialmente fuerte a la hora de jugar finales y que pueda recurrir a cierto refuerzo informático, aunque no sea en todas las variantes locas que la máquina podría idear.

No obstante, por bien que se prepare Karjakin, aún así tendrá que asimilar el impacto inicial cuando se enfrente con Carlsen por el título mundial. En 1963, Tigran Petrosian jugó la partida inicial contra Botvinnik y opinó: "He jugado a nivel de primera categoría, ni siquiera como un candidato a maestro". Tras la derrota inicial y tres empates consecutivos Petrosian finalmente conquistó una victoria en la quinta partida. La partida se hizo muy famosa y al final Petrosian ganó el duelo.

Petrosian vs Botvinnik (1963)

Tigran Petrosian (izda.) y Mikhail Botvinnik (dcha.) durante el duelo por el título mundial en 1963

En uno de sus muchos duelos por el Campeonato del Mundo contra Anatoly Karpov, el joven Garry Kasparov, que entonces aún no era tan fuerte como más adelante, salió derrotado en las primeras partidas. Tan solo en la partida número 32 del maratón moscovita consiguió ganar por primera vez a Karpov.

A Karjakin no le quedará tanto tiempo para entrar en calor porque su duelo contra Carlsen solo durará 12 partidas. Pero su marcador contra Carlsen hasta ahora no está nada mal y hasta le ha ganado algunas partidas. (Sin contar las partidas a la ciega, de ajedrez rápido y relámpago, cuento +6 - 5 = 17 a favor de Carlsen, pero habría que verificarlo).

Tras su victoria en Moscú, Karjakin tiene unos 2779,2 puntos en la lista Elo oficiosa continua, es decir, tiene 72 puntos menos que Carlsen. Eso significa un porcentaje de victoria del 59 % - 41 % a favor de Carlsen.

Teniendo en cuenta la experiencia que Carlsen tiene en duelos por el título mundial, hasta le daría más probabilidad todavía, quizá hasta 2-1, pero más no y sin duda menos que 3-1.

Texto: Jonathan Speelman
Traducción: Nadja Wittmann (ChessBase)



Jonathan Speelman, gran maestro de ajedrez, entrenador, periodista (Observer, Independent).
Discussion and Feedback Join the public discussion or submit your feedback to the editors


Comentar

Normas sobre los comentarios

 
 

¿Aún no eres usuario? Registro