Premio a la transversalidad del ajedrez

04/10/2011 – El club Linex-Magic Extremadura ha conseguido un Premio Generaciones Unidas 2011 dotado con 7.000 euros y que premia a proyectos de las comunidades autónomas españolas de Andalucía, Castilla-la Mancha y Extremadura, que alientan la solidaridad entre las distintas generaciones, ayudan a sensibilizar a la sociedad sobre la importancia de mantener unas relaciones beneficiosas entre personas de distintas edades, y que también contribuyen a un mejor envejecimiento de las personas a lo largo de sus vidas. Nos lo cuenta Juan Antonio Montero...

ChessBase 14 Download ChessBase 14  Download

Programa de gestión de bases de datos de ajedrez que es referencia mundial. Todos usan ChessBase, desde el campeón del mundo al aficionado. Inicie su historia de éxito personal con ChessBase.

Más información...

Martes, 4 de octubre de 2011

Premio a la transversalidad del ajedrez

Por Juan Antonio Montero

El club Linex-Magic Extremadura ha conseguido un Premio Generaciones Unidas 2011 dotado con 7.000 euros y que premia a proyectos de las comunidades autónomas españolas de Andalucía, Castilla-la  Mancha y Extremadura, que alientan la solidaridad entre las distintas generaciones, ayudan a sensibilizar a la sociedad sobre la importancia de mantener unas relaciones beneficiosas entre personas de distintas edades, y que también contribuyen a un mejor envejecimiento de las personas a lo largo de sus vidas.

Puede parecer sorprendente que un club de ajedrez consiga un premio tan “social”. Un premio que concede la Fundación Cajasol,  la Universidad de Granada y el IMSERSO (el organismo estatal más importante en materia de mayores). Se ha concedido al club extremeño por su programa “Ajedrez Saludable”, presentado de forma conjunta por el Linex-Magic Extremadura con el Servicio Extremeño de Promoción de la Autonomía y Atención a la Dependencia, SEPAD, de la Consejería de Salud y Política Social de la  Junta de Extremadura, artífice de que pudiéramos poner en marcha el proyecto. La Fundación Jóvenes y Deporte, del Gobierno de Extremadura, con su interés en llevar nuestro deporte a los presos y a los menores que han cometido delitos, también tiene gran parte del mérito de haber conseguido el premio.

En nuestro club lo social no es nada nuevo, porque ya es para nosotros tan normal organizar un torneo de rápidas como dar clases en las cárceles, a drogodependientes, a hiperactivos, a menores que han cometido delitos, a mayores o a desempleados. Esto es lo que más valoró el jurado, porque consideró como méritos más destacados de “Ajedrez Saludable” "el eficaz ejemplo de intersección entre salud, envejecimiento activo y relaciones intergeneracionales, con prometedoras sinergias entre el programa, la atención a menores y a reclusos”.

El club Linex-Magic Extremadura ha conseguido un Campeonato de Europa, varios Campeonatos de España, nuestra cantera ya despunta con un subcampeón de España sub-14 y  un sexto puesto sub-12 en los últimos campeonatos nacionales de edades -a pesar de la escasa población y de las pocas licencias de nuestra Comunidad-, pero estamos igual de satisfechos de la parte social y formativa de nuestro club, quizá la faceta más innovadora. Una de las peculiaridades de nuestro club es que es también está facultado para prestar servicios sociales, como entidad legalmente reconocida, y eso nos ha preparado para introducirnos en estos campos.

Nosotros creemos que el ajedrez tiene muchas utilidades: ayuda al mantenimiento del rendimiento intelectual en mayores y con gran certeza es un magnífico preventivo contra trastornos intelectuales asociados al envejecimiento, como la enfermedad de Alzheimer; es un vehículo excelente para fomentar las relaciones entre las distintas generaciones, en este aspecto pocas actividades contribuyen a un acercamiento tan igualitario entre un menor y un mayor; los presos ven en el ajedrez una ocupación maravillosa para las largas horas en prisión, y también, si se les guía, pueden encontrar en los principios estratégicos del ajedrez un referente para cambiar aspectos de su vida que claramente les son perjudiciales; los drogodependientes ven en el ajedrez un ejercicio excelente para volver a reactivar el cerebro, tan deteriorado y tan anquilosado cuando se han acumulado años de consumo de sustancias adictivas; y así con muchos otros colectivos.

Cada caso requiere un tratamiento especial, una metodología especial, unos contenidos especiales, y un acercamiento especial al usuario. Pero en todos, y aunque en ellos se una la psicología, las ciencias de la salud, la Teoría de Juegos o la educación en valores, el nexo común es el ajedrez y esa es la transversalidad de la que hablamos. Ese es un gran valor del ajedrez, y yo creo que Karpov, o Kasparov, o Fischer, cuando decían que el ajedrez era tantas cosas a la vez (arte, ciencia, deporte, juego, cultura, arsenal de principios estratégicos…), lo que entreveían era esta transversalidad y la capacidad para establecer “prometedoras sinergias”, como ha indicado el jurado que nos ha premiado.

Es un mundo  el que se abre también apasionante. Un día mi amigo y uno de los baluartes del Club Linex-Magic Extremadura, el Gran Maestro Pérez Candelario, me dijo que nunca en su vida, de la que el ajedrez forma parte muy importante, hubiera imaginado que iba a estar tranquilamente dando clases magistrales de ajedrez en una comunidad de drogodependientes donde la gente intenta salir del oscuro y tenebroso mundo de la droga. Pero lo curioso es que disfrutaba con lo que hacía y reconocía que le reportaba una  satisfacción muy especial, como cuando acudía a las cárceles, donde los alumnos que allí tenemos le respetan, le admiran y siguen con atención sus partidas cuando disputa cualquier torneo. A buen seguro que ahora los monitores del club tendrán que dar parte a estos alumnos de sus andanzas en el próximo campeonato de España individual.

En cuatro años nunca ningún monitor del club -que son muchos y serán más, porque apostamos hoy día con fuerza en la capacidad del ajedrez “terapéutico” para generar empleo- ha tenido el más mínimo problema en sus clases de ajedrez. Y eso a pesar de que impartimos clases en algunos centros que muy bien podrían ser considerados como los más peligrosos de Extremadura. El ajedrez es un medio de acercamiento muy especial, y creo que bien utilizado  puede conseguir que la  gente extraiga enseñanzas muy valiosas.

Voy a finalizar con dos testimonios que creo que reflejan muy bien esta potencialidad del ajedrez para extender sus tentáculos, en este siglo XXI, a muchos otros campos distintos de los que nos hemos acostumbrado:

Opinión  de menor de un centro de cumplimiento de medidas judiciales sobre una salida terapéutica

El jueves día 14 de abril el monitor de ajedrez Juan Antonio realizó una salida al exterior (al Hogar del Pensionista). Al llegar al centro nos esperaban cinco personas, con sus tableros y fichas puestas en la mesa, nos presentó el monitor a todos y ya se respiraba un buen clima,  a partir de ahí el monitor escogió a los rivales entre jóvenes y mayores, había un pequeño inconveniente porque los mayores eran 5 y los jóvenes éramos 4, pero sin ningún problema, ellos (los mayores) lo solucionaron descansando uno en cada partida, al empezar a jugar nos dimos la mano con cortesía y con respeto y empezamos a jugar, echando varias partidas y al terminar todas las partidas que estuvimos jugando casi dos horas nos dieron unos pequeños obsequios como premio al juego realizado pero por mí y por mis compañeros el gran premio fue el poder salir a disfrutar de esta salida al hogar de los mayores.

Felipe, interno del centro penitenciario de Cáceres, escribe una reflexión con el título de “Una mala jugada anula cuarenta buenas”.

Estamos en una sociedad donde los valores y movimientos son paralelos o parecidos a los movimientos del ajedrez. Es cierto que una mala jugada anula cuarenta buenas, tanto en el ajedrez como en la sociedad.

Yo comparo esta frase con mi vida. Empecé mi partida con buenos resultados, me posicioné en la sociedad, con honradez, trabajo y esfuerzo, respetando los valores que la sociedad ha impuesto, como es la convivencia, por ejemplo. Adelanté mis peones, saqué mis caballos, me enroqué, seguí avanzando cada día más cerca de conseguir mi objetivo, ganar la partida.

Pero después de una mala jugada he perdido la dama y me han dado jaque, me han comido mis caballos, alfiles y peones, y sin poder reaccionar, me encuentro con que todo lo dicho, todo mi esfuerzo, todas mis buenas obras, mis grandes jugadas en mi negocio y en mi vida no han valido de nada.

Una mala jugada me ha hecho venir aquí; he sido torpe en esa mala jugada, pero el jaque no es el mate, puedo retomar la partida, tengo mi rey y tengo piezas, y desde luego mi vida es como una partida de ajedrez. He hecho una mala jugada y me ha anulado todas las buenas que he hecho. No se ha acabado la partida, intentaré luchar con las piezas que me quedan y vencer al final.

Enlaces:


Discussion and Feedback Join the public discussion or submit your feedback to the editors


Comentar

Normas sobre los comentarios

 
 

¿Aún no eres usuario? Registro