Revisando la revista

03/01/2015 – La llamamos ChessBase Magazine o CBM, aunque su nombre oficial no es ese. Como apellido siempre tiene un número y ya anda por el conteo 163. Aparece cada dos meses y la puede descargar por Internet o recibirla en su buzón. Puede suscribirse o comprar ejemplares sueltos. Eso son datos, pero lo mejor es la experiencia de los usuarios. Reseña...

ChessBase 14 Download ChessBase 14  Download

Programa de gestión de bases de datos de ajedrez que es referencia mundial. Todos usan ChessBase, desde el campeón del mundo al aficionado. Inicie su historia de éxito personal con ChessBase.

Más información...

Internet nos ofrece gran cantidad de fuentes de información. A veces hasta demasiadas y es complicado separar el grano de la paja. Por eso es conveniente contar con autores y editores de confianza, preocupados por la calidad. Eso sucede con las páginas de noticias, que a diario nos saturan con información de todo tipo.

La actualidad pasa y se va o pasa y se queda. Algunas cosas caen rápidamente en el pozo del olvido y otras permanecen. De vez en cuando, también hay noticias que se olvidan, pero por azares de la vida, al cabo de un tiempo vuelven a cobrar importancia.

En otras ocasiones es necesario echar la vista atrás, para ver el camino recorrido, con fotos y vídeos antiguos, para ver lo que el tamiz del tiempo ha ido filtrando en nuestros recuerdos.

Ahí es donde es importante para mi tener una hemeroteca propia. Sí, se puede buscar en Internet, pero muchos enlaces dejan de ser válidos al cabo de un tiempo, los contenidos se pierden y no siempre es sencillo localizar lo que nos interesa.

Por otro lado, las webs de noticias siempre están sometidas a la urgencia del momento y muchas veces no ofrecen más que pinceladas de la actualidad, que a veces muestran solo un aspecto de la noticia, de forma no muy elaborada, a vuela pluma. Examinar un torneo al cabo de un tiempo, cuando los ajedrecistas participantes ya se han recuperado del fragor de la competición y tienen más tiempo para hacer sus valoraciones y análisis, nos aporta otra perspectiva distinta. De pronto la partida que no había brillado tanto inicialmente se vuelve un hito teórico importante y los fuegos artificiales tácticos empiezan a tener más agujeros de los que parecía.

Esas son las dos razones principales por las que recomiendo ChessBase Magazine y por las que me he animado a escribir esta reseña. Por cierto que todos seguimos llamándola así, "ChessBase Magazine" o, abreviadamente, CBM. Incluso en la propia web de la empresa alemana. No obstante, el nombre oficial ha cambiado desde hace un tiempo y ahora ha pasado a ser "ChessBase. The magazine for professional chess". No soy profesional del ajedrez, sino un simple aficionado y, la verdad sea dicha, no me ha gustado el cambio de nombre.

La revista consta de un cuadernillo impreso en papel, en el que se incluye un DVD. Bueno, para ser precisos, desde hace un tiempo está disponible también una edición puramente digital, descargable por Internet, en la que se ofrece el cuadernillo en formato PDF y la revista se instala en el disco duro del ordenador. A mi me sigue gustando el tacto del papel y recibir envíos por correo, pero donde el servicio postal no es adecuado o en lugares distantes, es una buena alternativa.

Me llega puntualmente cada dos meses, por correo. Envuelta en plástico transparente, fácil de reciclar, me imagino que el cartero y mis vecinos ya estén al tanto de mi afición por el ajedrez. ¡Menos mal que no vivo en un país en el que el ajedrez esté proscrito!

En algún número se incluyen sorpresas agradables para los suscriptores, en forma de vales de descuento para adquirir productos ChessBase, como la Mega Database.

La revista no tiene contraportada, sino que tiene 2 portadas y tiene un original formato reversible bilingüe. Por un lado se puede acceder al contenido en alemán y por el otro, en inglés.

Nos ofrece un índice no solo de lo que incluye la parte impresa, sino también de lo que está en el disco. De esa forma es posible localizar los contenidos sin tener que andar examinando los discos en el ordenador.

La mayor parte del contenido son resúmenes de los artículos sobre teoría y práctica de aperturas, pero también se ofrecen las posiciones clave de las columnas de táctica y finales para que el lector pueda poner a prueba su habilidad para revisarlas.

Al colocar el DVD en la unidad lectora, con ChessBase 13 arrancado, se abre una ventana en la que podemos ver todo el contenido ajedrecístico de la revista. Podemos ir directamente a alguno de los contenidos que nos interese o, sencillamente, empezar por el principio.

Y comienzo en inglés se llama "START". La revista tiene pancarta de salida, pero las metas las pone cada uno.

Al abrir el índice de contenidos se nos pide permiso para recopilar y enviar los datos de uso a ChessBase. Eso les permite saber lo que más les interesa a los lectores y ajustar los contenidos para el futuro.

El índice de contenidos se muestra en formato HTML, con enlaces y elementos multimedia, como si fuese una página web. El vídeo de introducción de cada número a cargo de Karsten Müller se suele ofrecer en abierto en la web de noticias de ChessBase y en la tienda de la empresa en Internet.

Hay un botón para instalar la revista en el disco duro. Es una posibilidad interesante ahora que la capacidad de los discos duros parece no ser un problema, ya que los sistemas admiten tanto discos enormes como muchos discos duros conectados al ordenador.

En la parte izquierda hay un menú con enlaces a las diversas secciones de la revista, algunas menos conocidas que otras y que merece la pena explorar. Se suelen ofrecer muestras de los nuevos productos del catálogo de ChessBase, por ejemplo. O índices generales.

En "Masthead" nos encontramos a todos los que colaboraron en la elaboración de contenidos de la revista. ¡Vaya nómina!

Otra posibilidad interesante es la de poder consultar el contenido de la revista en papel en el propio ordenador, en formato PDF.

Como cualquier otro documento PDF examinado en un explorador de Internet, es posible realizar determinadas operaciones con ellos, como imprimirlos. Aquí a veces se me abre el explorador de Internet y el documento PDF se abre tanto en él como en el ChessBase. No he investigado si es un fallo de mi equipo o si se trata de un efecto común. En todo caso, no es nada grave.

Una sección a la que tengo especial cariño es la de Tele-Chess que, como su nombre indica, está dedicada al ajedrez a distancia, o sea, postal y por correspondencia, incluidas las variantes modernas, por Internet. Es una de las secciones más veteranas, que casi nunca falta a la cita. Está elaborada por los argentinos Juan Sebastián Morgado y Roberto Álvarez, que comentan muchas de las partidas. ¡Se echan de menos contenidos en castellano!

Es posible adquirir ejemplares individuales sueltos, pero las suscripciones presentan interesantes ventajas económicas.

Ejemplar de CBM 163 en la tienda...

Distintas posibilidades de suscripción...

Reseña a cargo de Fernando Ordóñez Valdés


Discussion and Feedback Join the public discussion or submit your feedback to the editors


Comentar

Normas sobre los comentarios

 
 

¿Aún no eres usuario? Registro