Uwe Lauer: ajedrez y cine

por Johannes Fischer
25/02/2016 – El 28 de febrero se entregarán los óscar cinematográficos. Como mejor película internacional ha sido nominada "Son of Saul" (El hijo de Saúl) del director húngaro Lázló Nemes, ganador sorpresa en el Festival de Cine de Cannes 2015. El actor alemán Uwe Lauer tiene un papel protagonista, pero sin el ajedrez probablemente nunca habría llegado a ser actor. Interesantísima entrevista traducida al castellano...

ChessBase 14 Download ChessBase 14  Download

Programa de gestión de bases de datos de ajedrez que es referencia mundial. Todos usan ChessBase, desde el campeón del mundo al aficionado. Inicie su historia de éxito personal con ChessBase.

Más información...

Entrevista con Uwe Lauer

Uwe Lauer no solamente actúa en la película, sino que además ha colaborado en la preparación de los textos en alemán del guión y en la producción posterior y la puesta en escena de las pistas sonoras de los diálogos en alemán.

Uwe Lauer

Estimado Uwe Lauer. Quizá se podría decir que la película "Son of Saul" ha sido la revelación del año 2015. Ha ganado la Palmera de Oro en Cannes y otros muchos galardones más. Las críticas además son eufóricas. ¿Qué papel ha ocupado Ud. a la hora de producir la película?

Bueno, un día me llamaron por teléfono y me comentaron que un joven director húngaro había solicitado ponerese en contacto conmigo. Me dijeron que tenía un guión para un drama del holocausto. Mi primera reacción interior fue descartarlo. Ya me habían ofrecido papeles en películas sobre el holocausto en dos ocasiones, pero he tenido que rechazarlas porque siempre me decía: "Si algún día adapto un papel así, entonces la película tiene que tener un mensaje de verdad, algo que supere lo dicho hasta ahora. Si no, no estaría dispuesto a ponerme un uniforme de las SS".

Entonces primero hablé con el director, László Nemes, a través de Skype. Me cayó bien en la primera impresión y sentí que allí había alguien que tenía una idea muy profunda y concreta con respecto a lo que querría hacer.

Le dije que sí a László Nemes en seguida, siguiendo un impulso. Entonces recibí el guión y el viaje comenzó. Sabía que la producción con muchos actores, actrices y extras contaba con un presupuesto muy limitado. Pero había tomado la decisión de apoyar esa película en todo lo posible. Incluso si al final tendría que dar dinero en vez de ganarlo. Pero quería formar parte de esa obra.

¿De qué manera la apoyaba?

"Son of Saul" se desarrolla en (el campo de concentración de) Auschwitz en el año 1944. Yo ocupo el papel del Oberscharführer Voss (algo así como el "jefe superior de fila en la unidad de asalto") y comandante del crematorio IV en Auschwitz-Birkenau, que ha llegado como jardinero adjunto y miembro de la SS. Primero cultivaba verduras (algo así de verdad existía) y a continuación se dedicaba a las pésimas acciones en el crematorio. Es de los personajes históricos de verdad, pero no existe mucha información histórica fiable sobre él.

He interpretado el papel de tal manera que se ve a un hombre muy peligroso y temido por la gente, que realiza su trabajo con la máxima banalidad posible. He exigido que no tener que gritar. Lo del continuo griterío en este tipo de películas simplemente no es realista, sino un cliché que no quería mantener vivo.

Uwe Lauer en su papel de jefe superior Voss

Mi trabajo en los textos surgió cuando me preguntaron como hablaría alemán un polaco o como suelen hablar un húngaro y un ruso judío (en Auschwitz utilizaban su propio vocabulario) Mi colaboración a ese respecto prácticamente surgió por casualidad.

Durante las grabaciones, a pesar de todos los problemas, sentía una energía y unas ganas muy fuertes como todos los involucrados en la producción. El ambiente era muy intenso. Lo estupendo de las películas en general es que que normalmente, todos quieren tener una película buena al final. En la producción de Saúl no había nadie que se obstinara. No solo por eso estaba convencido absolutamente de la seriedad y de la calidad de la película. Es más, estaba convencido tan intensamente que ya le dije a Lázló durante las grabaciones: "Oye Lázló, con esta película vas a llegar al Festival de Cannes".

Durante el rodaje

Némes es un director muy prometedor y aún podemos esperar grandes hazañas de él. El hecho de que le diesen el Gran Premio del Jurado a Saúl fue como otra película más, un tanto surrealista. Hasta entonces un novato nunca había ganado ese premio.

Cuando la película ganó el Gran Premio, estábamos en Cannes. Felices y bastante arruinados económicamente. O sea que quien quiera gastar mucho dinero rápidamente, en Cannes tiene un buen sitio para lograrlo. Nos alojamos en el hotel Carlton, donde habíamos quedado para la presentación. Medio bocadillo de queso cuesta unos 26 euros. ¡Qué les aproveche!

Diez minutos después del final de la actuación en Cannes, y fue un estreno a nivel mundial, ya nos llegaron las primeras ofertas por la película. La proyectaron en el salón grande del Palais du Festival, que tiene unas 2.800 butacas. Aparte de algunos amigos de los participantes en el festival, el público suelen ser profesionales del negocio, representantes de las grandes distribuidoras. Al final fue Sony Classics quien compró los derechos de la película para muchos países. El estreno en Alemania será el 10 de marzo de 2016.

¿Cómo fue que usted llegó a actor de cine?

Como suele pasar tantas veces, fue debido a una concatenación de casualidades. Mi afición por el ajedrez jugó un papel bastante importante en ello. Al cabo de unos años de haber terminado los estudios de teatro, mi mujer y nuestros dos bebés nos mudamos a Budapest. Allí escribí una obra de teatro "La belleza de Moscú, basada en una novela de Victor Yerofeyev. El argumento se desarrollaba en los tiempos del cambio en Moscú y tiene un aspecto altamente erótico.

Dio la casualidad que Yerofeyev estaba en Budapest. Quedamos y me cedió todos los derechos para poner en escena su novela como obra de teatro. Istvan Kallai, en aquel momento uno de los personajes más importantes en la vida teatral de Hungría hizo posible escenificar la pieza en Budapest.

Istvan Kallai es el padre del gran maestro húngaro de ajedrez Gabor Kallai, ¿verdad?

¡Exactamente! Gabor Kallai se había propuesto profesionalizar el ajedrez húngaro y yo le apoyaba en esa faena. Solía acudir a todos los torneos "First Saturday" en Budapest y he visto a muchos de los jugadores que hoy en día forman parte de la elite mundial: Magnus Carlsen, Fabiano Caruana y Teimour Radjabov. Entonces eran unos chavalines jovencitos que acudían a Budapest para alzarse con normas de maestro internacional o de gran maestro.

Era maravillosamente despreocupado todo. A través de Kallai y de nuestro proyecto TeraChess entré en contacto con personas como Judit Polgar y Peter Leko. Y también vi como el pequeño Hikaru Nakamura lloró a lágrima viva tras una derrota. En una ocasión Fabiano Caruana acudió a mi casa con su familia para desayunar juntos. Fabiano era - y sin duda lo seguirá siendo – muy amable y cortés. Al contemplar a ese chaval costaba imaginarse que luego frente al tablero les estaría dando caña a sus oponentes. Un auténtico asesino con cara de angelito.

Fabiano Caruana en su primer torneo "First Saturday" en Budapest (2007)

Invertí un montón de tiempo, dinero y energía en TeraChess, un proyecto extraordinario del que sigo estando convencido al cien por cien también hoy por hoy. Era un proyecto que superarba las posibilidades "normales" de comunicación de los jugadores de ajedrez.

Un buen día me preguntó Gabor: "Por cierto, ¿conoces a mi padre?". Le contesté: "No. ¿Quién es?" Entonces me presentó au su padre. Se leyó el texto de mi obra de teatro, cogió el teléfono y habló con alguien durante dos minutos. A continuación me dijo: "Oye, mañana te acercarás a casa de József Attila Színház, el director y con él vas a poner en escena tu pieza. Aún me debe un favor. Hace treinta años le organicé su primer trabajo en la televisión y hoy es el día de pago y le toca devolverme el favor".

A Agnes Banfalvy, la protagonista de mi pieza también la conocí por casualidad. La vi en una cafetería de Budapest. Tenía un carisma tan impresionante que me lancé a hacer algo que normalmente nunca suelo hacer. Me acerqué a su mesa y me senté para hablar con ella. Le pregunté si querría actuar en mi obra y me dijo que sí.

Bueno, al principio era actor y únicamente me orienté hacia la dirección más tarde. Por eso también suelo ensayar un poco como los actores mismos y de alguna manera formo parte de la obra. Agnes siempre me solía decir: "¡Tienes que dedicarte a las películas!" Pensaba que estaba haciendo bromas, pero seguía insistiendo y un día de repente me dio un papelito con una dirección y un número de teléfono. Ordenó: "Mañana te acercas". Era una agencia de reparto para papeles de cine. Así rápidamente llegué a tener el primer papel como actor de cine. hacía de un tío asqueroso y directamente recibí el sello de "chico malo".

El cine siempre me había fascinado y en secreto soñaba con ser actor de cine. El teatro es maravilloso, pero terriblemente mortal. Una película queda ahí. Y seguramente "Son of Saul" siempre tendrá su sitio en la historia de las películas de cine.

"Son of Saul" - el cartel de la película

¿Cuándo y cómo empezó su pasión por el ajedrez?

Fue en Fráncfort (Alemania) donde mi padre tenía una tienda de decoración de interiores. Tenía once o doce años cuando de repente sonó el teléfono en casa. Mi padre estaba al aparato y me mandó acercarme inmediatamente a la tienda. La verdad es que solía llamar muy poco a casa y me pregunté qué habría ideado. O sea que, fui a la tienda corriendo, pero todo estaba en orden. Mi padre únicamente me quería dar una sorpresa y escondía algo a su espalda. Era un tablero y piezas de ajedrez. Me lo regaló y me enamoré.

Me sumergí en el juego intensamente. Me apunté al club de ajedrez (SG Dietzenbach) y tras poco tiempo (y con demasiada frecuencia) también acudía al Café de Ajedrez en la Moselstraße, en el barrio cerca de la estación central de trenes de Fráncfort. El local era un punto de encuentro para jugadores (también de azar de todo "couleur"). Aún falta por escribir el guión de esa película. Desde luego, muchos redactores se verían superados por la materia. Era demasiado gordo lo que solía ocurrir por allí. Acudían también muchos maestros internacionales y grandes maestros con regularidad.

Cuando era muy joven, tuve éxitos en el ajedrez. Está claro que solo competía en las categorías inferiores, pero de alguna manera, el ajedrez me ponía muy tenso y mis nervios no lo aguantaban bien. Tras un duelo con mi equipo o una partida de torneo, muchas veces me solía despertar sobresaltado en medio de la noche y no conseguía recuperar el sueño. Me levantaba y colocaba las piezas en el tablero para reproducir las posiciones que habían tenido la tarde anterior y se me ocurrían otras soluciones mejores (pensaba). Pero quizá eso solamente era un tipo especial de ensoñación. Cuanto más me dedicaba al juego, tanto más tenía que experimentar y aceptar mis límites. También he aprendido a perder. Es muy doloroso, pero muy importante. Me di cuenta también de que me faltaba el talento para conseguir algo realmente extraordinario. He intentado varias veces desvincularme del ajedrez, "desintoxicación fría" y todo, pero siempre sufrí recaídas brutales.

Uwe Lauer frente al tablero

¿Existen paralelismos entre el drama (de teatro o de cine) y el ajedrez?

En el caso de las películas, la planificación y la preparación son extremadamente importantes. Hay que saber qué papel se va a desempeñar al llegar al plató. La gente tiende a pensar que los actores, sea en las grabaciones de películas o sobre el escenario de un teatro, están improvisando continuamente, pero eso más bien es un mito. Sí, suede, pero pasa muy pocas veces. Si hay unas 120 personas en el sitio del rodaje, todos profesionales que reciben dinero, lo de improvisar llega a costar caro rápidamente. En el caso de Son of Saul había poco sitio para la improvisación y por eso la película estaba lista tras tan solo seis semanas de grabaciones. Y como la planificación es tan importante, hay que eleborar técnicas y un repertorio al que siempre se puede recurrir, al igual que lo hacen los grandes maestros, que conocen muchísimas aperturas, pero únicamente juegan una cantidad limitada de ellas.

Además la disciplina es fundamental tanto para los ajedrecistas como para los actores. Es imposible trabajar en dos obras y salir a escena por las noches y a la vez beber mucho alcohol, despertándose con resaca por la mañana.

Pero en el ajedrez muchas de las verdaderas virtudes y habilidades de los jugadores suelen ser invisibles para los profanos y no se dan cuenta de lo mucho que los ajedrecistas pueden y saben. Eso también es lo que me disgusta muchas veces en los análisis con vídeo. Las reflexiones de los jugadores van mucho más al fondo de lo que se ve en el tablero de análisis. El proceso de toma de decisiones también es increíblemente importante. ¿Qué es lo que ocurre en la cabeza de un jugador de elite? Eso es lo que quería averiguar en el proyecto de TeraChess.

Por esa razón había intentado enseñar a cuanta más gente fuera posible lo últiles que son las capacidas por las cuales destacan muchos jugadores de ajedrez. Hasta cierto grado, cualquiera puede aprenderlo.

¿Entonces eso también era un incentivo para colaborar en el proyecto TeraChess?

Sí, TeraChess. Me ha costado varios años de vida. La idea era enfrentar a dos equipos formados por fuertes grandes maestros. Ambos bandos podían utilizar cualquier comodín. Podían preguntar por ayuda ajena y se podían dar pistas unos a otros. Por otra parte se incluirían contratiempos adicionales. Por ejemplo, que perdiese la conexión telefónica durante un tiempo, que se estropease la conexión a Internet, etc. Se trataba de gestionar todo bien en el caso de una catástrofe. El Centro Europeo para las Gestiones de Desastres (Europeon Centers for Desaster Management, CEDIM)) en Karlsruhe y la Universidad Politécnica también formaban parte. Cuando apenas había comenzado con mi presentación (o sea, tras dos minutos), los científicos y colaboradores del CEDIM comprendieron qué gran provecho podía llegar a tener el proyecto. Eso me ha impresionado mucho. Y eso que fue antes de que aquel horrible tsunami costase la vida a cientos de miles de personas porque no se disponía de ningún tipo de sistema de alerta previa eficiente.

Kramnik, Anand, Polgar y Leko, y de parte de los alemanes Hübner, Lutz y la federación alemana también estaban a bordo. La Embajada Alemana en Budapest y el ministerio de Hungría, Frederic Friedel y ChessBase, todos mostraban un gran interés. Tenía una carpeta gorda con cartas de presentación y apoyo. Los canales de televisión ARTE y ZDF querían producir un documental sobre TeraChess. Pero ni Microsoft, ni Oracle, ni SAP o alguno de los otros potenciales patrocinadores "por naturaleza" del mundo de la tecnología, ni tampcoo empresas como Mercedes-Benz, las grandes agencias de seguros, acerías, etc. quisieron gastar ni un euro en ello. Un eco fantástico y muchos elogios en las presentaciones, pero a continuación únicamente negativas.

En cualquier jugador de fútbol, por malo que sea, están dispuestos a gastarse millones. Para TeraChess no hemos conseguido recaudar dinero alguno. Todo esto me sigue poniendo de mal humor si lo pienso y también me desilusiona. En otros ámbitos de la sociedad la maestría de la ignorancia parece que se convierte en la fuerza impulsora para todo.

Hoy en día se pueden seguir retransmisiones en directo de los torneos de ajedrez y se pueden ver las ideas que teníamos cuando ideamos TeraChess. Eso sí, sin contar con el factor de jugar en equipo. Se añade el aspecto científico. El proyecto habría sido una conexión maravillosa entre la sociedad y la ciencia, teoría y práctica y encima de todo habría tenido un gran factor de entretenimiento. Nos habíamos propuesto llevar la proyecto a Moscú, Nueva York y Nueva Delhi.

Al final he tenido que enterrar ese proyecto con gran dolor de mi corazón, pero aún no he perdido totalmente la esperanza de que algún día alguien lo pueda hallar interesante y digno para poner sobre la mesa el dinero suficiente para financiarlo. El efecto publicitario sería enorme.

¿El ajedrez también juega un papel en "Son of Saul"?

No, lamentablemente no. Pero la cámara, Claudia Kovacs, que realizó las grabaciones de los ensayos para Son of Saul es la misma que realizó también el Making of... de la película de publicidad para Porsche con Magnus Carlsen (que, por cierto, es mejor que el propio anuncio).

¡Muchísimas gracias por esa charla y mucha suerte para todos sus futuros proyectos y películas!

Son of Saul (avance)...

Son of Saul en IMDB...

Entrevista: Johannes Fischer (ChessBase)
Traducción al castellano: Nadja Wittmann (ChessBase)



Johannes Fischer nació en 1963 y es Maestro FIDE. Estudió Inglés y Literatura Alemana. Es traductor y vive en Nürnbergas. escribe regularmente para KARL, una revista alemana de ajedrez orientada a los aspectos culturales del juego, para el blog de ajedrez de ZEIT-Online y publica "Notes on Film, Literature and Chess" en su propio blog „Schöner Schein“.
Discussion and Feedback Join the public discussion or submit your feedback to the editors


Comentar

Normas sobre los comentarios

 
 

¿Aún no eres usuario? Registro