¡Ivanchuk, campeón del Carlos Torre in memoriam!

04/01/2005 – En el pasado mes de diciembre de 2004 se celebró el XVII Carlos Torre in memoriam en el Centro Cultural Olimpo de Mérida, México. Los organizadores lograron la presencia de Vassily Ivanchuk, actualmente 14 del mundo, quien se impuso al GM alemán Alexander Graf en la gran final. Ivanchuk concedió solamente dos empates en toda su participación frente a Tiviakov. En todos los demás casos, ganó sus dos partidas reglamentarias de cada ronda. Sin lugar a dudas nadie pudo hacerle sombra al ucraniano, que se demuestra una vez más como uno de los máximos exponentes del tablero. Manuel López Michelone nos cuenta todos los detalles en su amplio reportaje fotográfico (en castellano). Más...

ChessBase 14 Download ChessBase 14  Download

Programa de gestión de bases de datos de ajedrez que es referencia mundial. Todos usan ChessBase, desde el campeón del mundo al aficionado. Inicie su historia de éxito personal con ChessBase.

Más información...

 

La historia de Torre es dramática. De los 20 a 24 años (1924-27), el mexicano deslumbró con sus alardes en las 64 casillas. Venció a los grandes jugadores de la época. A Marshall (EEUU) lo miniaturizó en 8 jugadas escasas. A Dupré lo envolvió en un terrible ataque que obligó al rey enemigo a moverse de casilla en casilla hasta que Torre lo liquidó. Tartakover en ese tiempo denominó a tal partida como la del Rey Magnetizado, porque parecía que el rey de Dupré se movía como magnetizado, inexorablemente a la casilla del jaque mate. El campeón francés Tartakover explicó el fenómeno con una humorada: Nos aventaja porque juega con tres torres.

Después de esto, no se sabe mucho más de Carlos Torre. Como Juan Villoro dice: sólo hay fechas. Regresó a Mérida en 1927 y recibió toda clase de homenajes. Aparentemente el ajedrecista sufrió una crisis nerviosa que le impidió coronar sus esfuerzos en el tablero escaqueado. En sus últimos años, Torre vivió de la caridad de unos cuantos amigos. Carlos Durazo (editor de la revista sonorense, Ajedrez) le mandaba de vez en vez algún dinero, y el hospital psiquiátrico le daba asilo. Rodolfo Ruz Menéndez (bibliotecario de la universidad) lo nombró maestro de ajedrez. Aunque ya no podía disputar torneos, podía enseñar y vaya que lo hacía de un modo muy especial. Torre era muy bondadoso, le interesaba mucho la filosofía y las matemáticas. Le gustaba leer mucho y es una pena que haya muerto relativamente en el olvido (hace poco sus restos fueron trasladados a la Rotonda de los yucatecos ilustres, haciéndole un honor que el país le debía).

Se sabe muy poco de las circunstancias que provocaron la crisis de Torre. Unos sugieren que fue una decepción amorosa, hipótesis que el maestro rechazó furiosamente, porque en palabras de Ruz Menéndez: A él nunca le interesó el sexo, eso no existió para él.

Tuve la suerte de ver a Don Carlos Torre. Fue en 1975 en el Campeonato Nacional Abierto del país, que se disputó en la mismísima Ciudad de México. Frente a un apiñado grupo de admiradores de las creaciones ajedrecísticas de Torre, el viejo maestro explicó más de una de sus brillantes partidas. Habló mucho de su encuentro contra el señor Reti (como él lo llamaba) y mostró algunas de las combinaciones más importantes de su carrera. Carlos Torre -lo recuerdo como si fuera ayer- iba descuidadamente vestido, pero a nadie le importaba. A través de sus gruesas gafas indagaba a los presentes a buscar la mejor jugada en la posición establecida en el tablero. Después de alguna pausa, el mismo Torre movía las piezas, con sus manos ya temblorosas -que más de una vez tiraron las piezas adyacentes- y sonreía al observar el gozo de los presentes ante la belleza ajedrecística.

Muchos años después, gracias a los trámites de Carlos Encinas (delegado internacional de la federación mexicana ante el organismo internacional hace unos años), la FIDE otorgó el título de gran maestro de ajedrez a Canal (peruano) y a nuestro compatriota Torre. Ambos reconocimientos fueron post mortem.

Yucatán, su ciudad natal, tiene un grupo de entusiastas hombres que han decidido recuperar la memoria de Carlos Torre, organizando anualmente un torneo en su honor. A la fecha podemos contar con 17 ediciones del mismo y jugadores de la talla de Anthony Miles, Paco Vallejo, Larry Christiansen, Boris Gulko, Filipov, Gelfand, entre muchos otros, han jugado en este, que quizás es el torneo internacional abierto más importante que se juega en México.

La península de Yucatán es una de las zonas turísticas más importantes de México. Las ruinas mayas son un extraordinario atractivo cultural: Chichen Itzá y Uxmal, los cenotes, maravillas naturales que de verdad hay que visitar alguna vez y finalmente tenemos Cancún, un paraíso para el turista. Si además de todos estas maravillas nos ponen un fuerte torneo de ajedrez, las vacaciones de fin de año están garantizadas como fenomenales para todos los ajedrecistas que puedan irse a mediados de diciembre para acudir a este importante campeonato.

Con respecto a la ciudad de Mérida, hay que decir que tiene todo el encanto pueblerino mexicano y además, sus pobladores son gente de lo más amable. La tranquilidad que gozan los meridenses es envidiable. Uno puede estar caminando por el paseo Montejo a las dos de la mañana y no se siente temor alguno. Sin duda los yucatecos son excepcionales y deben estar contentos de poder vivir en ese clima de paz y tranquilidad.

La Alameda y la Catedral

El Ayuntamiento de día...

...y de noche.

Calle típica de Mérida

Para la edición XVII, los organizadores lograron la presencia de Vassily Ivanchuk, actualmente 14 del mundo y que, desde luego, no necesita más presentaciones. Vadim Milov, que reside en Suiza ya ha jugado en más de una ocasión este torneo, Alexander Graf, que hace un par de años era el rating más alto del Carlos Torre y fue sorpresivamente eliminado por un jugador de la ciudad de México, Aníbal Muci, ¡el cual incluso no tenía rating!, el MI Yunesky Quesada, el campeón del año pasado, en donde eliminó a Gelfand, Nisipeanu y Filipov, en una actuación sin duda impresionante, para ganar el codiciado título. El GM (ahora holandés) Sergei Tiviakov, así como el GM lituano Sulskis. También hicieron acto de presencia la “tropa” cubana, comandada por el fuerte contingente de GMs:  Silvino García, Reynaldo Vera, Jesús Nogueiras, Neuris Delgado, H. Carmenate, Walter Arencibia, el MI A. Abreu, entre otros. Desde luego, por México estaban los GMs Gilberto Hernández y Juan carlos González, así como una lista larga de MIs, en donde destacan Rafael Espinosa, Roberto Martín del Campo, Guil Russek, etc.

La mecánica del Carlos Torre in memoriam es de la siguiente manera. Hay un torneo abierto a nueve rondas. Al término de las seis primeras rondas, los doce mejores jugadores clasifican a un torneo de matches de eliminación sencilla Wimbledon. A esos 12 clasificados se añaden los cuatro sembrados, en este caso los tres mejores ratings y el campeón del año anterior. Así, Quesada, Ivanchuk, Milov y Graf estaban ya clasificados. El sistema Wimbledon se juega a matches individuales a dos partidas, con ritmo de 1:30 hrs. para toda la partida, con 30 segundos de incremento en el reloj por jugada. Si hay empate, jugarán ese mismo día dos partidas más, cada una a 15 minutos por reloj. De persistir el empate, se definirá todo en el Armageddon, es decir, una partida en donde las blancas tienen 6 minutos y las negras 5, pero con el empate, las negras ganan.

El Wimbledon se juega en su primera ronda en el día de descanso del torneo suizo. Los ocho eliminados de esa primera ronda del Wimbledon (si vienen del torneo suizo), regresan a éste sin perder ninguna ronda. Es decir que los jugadores que sean eliminados en esta primera ronda pueden terminar un suizo a 9 rondas. Desde luego el esquema es muy cansado porque los que clasifican al Wimbledon tendrán que jugar 8 partidas en cuatro días, sin contar las eventualidades de los empates y las partidas siguientes de 15 minutos. Para colmo, los sembrados tienen la ventaja de venir más descansados pues no tienen que clasificar. El esquema del Torre se ha repetido por unos tres cuatro años, pero parece ser que los organizadores han hallado que ya llegó a su límite y se espera una nueva propuesta para el próximo Carlos Torre.

Pasando al torneo ya en sí, los doce clasificados fueron: Nogueiras, G. Hernández, W. Arencibia, Abreu, R. Martín del Campo, R. Vera, J. Norgaard, J.C. González, N. Delgado, S. Sulskis, H. Carmenate y Tiviakov. La tabla del sistema Wimbledon puede resumirse de esta manera:

Octavos de final Cuartos de final Semifinal Final
V. Ivanchuk

J. Nogueiras

     
  V. Ivanchuk

S. Tiviakov

   
S. Tiviakov

G. Hernández

  V. Ivanchuk

Y. Quesada

 
H. Carmenate

W. Arencibia

     
  H. Carmenate

Y. Quesada

   
Y. Quesada

A. Abreu

    V. Ivanchuk

A. Graf

A. Graf

R. Martín del Campo

     
  A. Graf

S. Sulskis

   
S. Sulskis

R. Vera

     
N. Delgado

J. Norgaard

  A. Graf

N. Delgado

 
  N. Delgado

V. Milov

   
V. Milov

JC González

     

El nuevo campeón del Carlos Torre fue finalmente Ivanchuk, que concedió solamente dos empates en toda su participación, frente a Tiviakov. En todos los demás casos, ganó sus dos partidas reglamentarias de cada ronda. Sin lugar a dudas nadie pudo hacerle sombra al ucraniano, que se demuestra una vez más como uno de los máximos exponentes del tablero. Además, el GM Ivanchuk se mostró cálido y afectuoso con todos. Se tomó fotos con todo aquel que se lo pidió. Firmó autógrafos. Se le veía contento y encantado de la calurosa acogida que tuvo en Mérida. Hasta donde sabemos, Ivanchuk dijo que quería volver el año que viene a refrendar su título. Mientras tanto nos quedamos con un jugador fuera de serie que le dio luz a esta edición del Torre.

Los resultados del torneo abierto fueron:

Lugar Nombre País Puntos Desempate
1 Gilberto Hernández México 6.5 50.0
2 Walter Arencibia Cuba 6.5 48.5
3 Alonso Zapata Colombia 6.5 46.5
4 Rafael Prasca Venezuela 6.5 46.0
5 Aryam Abreu Cuba 6.0 50.5
6 Reynaldo Vera Cuba 6.0 48.5-38.5-32.0
7 Jesús Nogueiras Cuba 6.0 48.5-38.5-31.25
8 Alberto Escobedo México 6.0 46.5
9 R.Martín del Campo México 6.0 45.5
10 Juan C.González México 5.5 47.0-38.0-26.5

Algunas fotos mäas de la premiación del Carlos Torre (cortesía del MI Russek):

 

Ivanchuck, su esposa y en primer plano la MI femenil Alejanda Guerrero con su hijo.

 

Ivanchuk firmando autógrafos

Tres grandes maestros: Gilberto Hernández (México) con los cubanos Walter Arencibia y Reynaldo Vera

Ivanchuk contra Graf en la primera partida de la final

Graf contra Ivanchuk en la segunda partida de la gran final

La ceremonia de premiación

Ivanchuk recibiendo la placa que lo confirma como Campeón del Carlos Torre

El auditorio en la primera ronda del Wimbledon

Los tres Grandes Maestros Tiviakov, Graf y Sulskis

La última ronda del abierto: Gilberto Hernández contra Nogueiras. En primer plano Juan Carlos González contra Zapata.

Reportaje: Manuel López Michelone

Fotografías: MI Guil Russek

A la web oficial del torneo

 

 

 

 

 

 


Discussion and Feedback Join the public discussion or submit your feedback to the editors


Comentar

Normas sobre los comentarios

 
 

¿Aún no eres usuario? Registro