¡Jaque, ordenador!

25/04/2003 – Con motivo de la exposición El gran dios zumbador, la Biblioteca Estatal de Baja Sajonia, sita en Hannover organiza el próximo sábado día 26 junto con el Club de Ajedrez de Hannover y ChessBase un día del ajedrez, con el énfasis en el enfrentamiento hombre - máquina. Junto a las disertaciones sobre el tema, a cargo de Frederic Friedel y del Gran Maestro Dr. Helmut Pfleger, se disputará un enfrentamiento entre Hamburgo Hannover, un torneo infantil con muchos premios y, naturalmente, la oportunidad de recorrer el mundo en 80 jugadas, o las que hagan falta, en nuestro servidor. Como anticipo les ofrecemos un reportaje ilustrado en castellano. El gran dios zumbador...

ChessBase 14 Download ChessBase 14  Download

Programa de gestión de bases de datos de ajedrez que es referencia mundial. Todos usan ChessBase, desde el campeón del mundo al aficionado. Inicie su historia de éxito personal con ChessBase.

Más información...

El gran dios zumbador  

¡Toma jaque, ordenador!

"Der große summende Gott" (= El gran dios zumbador) es el título de una exposición de la Biblioteca Nacional de Baja Sajonia en Hannover, dirigida por el director Dr. Georg Ruppelt y que trata el tema de la historia de las máquinas inteligentes, los ordenadores y la inteligencia artificial. Se mostrarán las conexiones que hay entre la literatura de ciencia ficción y la historia real de la tecnología.

La idea de la inteligencia artificial ya se podía observar en la Leyenda de Golém en los tiempos talmúdicos (200 - 500 después de Jesucristo). Con la ayuda de algún tipo de magia una criatura hecha de barro se transformó en un ser vivo. Más tarde volvieron a aparecer unas criaturas parecidas, como, p. e., en la obra de Mary Shelley Frankenstein y el Homunculus en Fausto, de Goethe. Aunque luego la magia sería reemplazada por la bioquímica. Con la ayuda de la biología molecular hoy en día las historias de ciencia ficción casi se han convertido en realidad.

A principios de la industrialización los mecanismos automáticos tomaron el relevo de las criaturas ficticias mágico-biológicas de antes. Un ejemplo muy famoso de esta categoría es El Turco de Kempelen. Aunque en este caso se trataba más de un truco genial que de verdadera "inteligencia artificial". Este desarrollo se refleja también en la literatura, pensando, por ejemplo, en el cuento de E. T. A. Hoffmann Der Sandmann (1917), traducido como El hombre de arena: El estudiante Nathanael se enamora de Olimpia hasta que al final se de cuenta de que se trata de un autómata y no de una chica de carne y hueso.

El ajedrez siempre ha jugado un papel importante a la hora de desarrollar máquinas inteligentes porque el éxito en el ajedrez no puede ser automatizado y planteado en un conjunto de reglas sencillas, como, por ejemplo, los cálculos aritméticos. Sin embargo siempre existió un escepticismo y un miedo muy grande a la creación de máquinas inteligentes, como se puede notar, p. e,  en Moxon's Master de Ambrose Bierce (1880) donde aparece un autómata superior al hombre. Cuando una vez Moxon vence a la máquina, ésta se venga de manera muy cruel.

Es indigno perder el tiempo

de la gente sobresaliente

con cálculos serviles

porque al usar

una máquina calculadora

hasta el más tonto

podrá escribir los resultados

correctos fácilmente

G. W. Leibniz  

 

 

 

La máquina calculadora de Leibnitz

Uno de los tesoros de la exposición es la última máquina calculadora que se conserva de Gottfried Wilhelm Leibniz (1646-1716). La desarrolló en los años noventa del siglo XVII. Fue la primera máquina que manejaba las cuatro reglas aritméticas. La construcción de la máquina fue laboriosa y cara. Leibniz había dibujado varios planos para su contrucción y con su ayuda unos relojeros intentaron construir las máquinas. Los planos, sin embargo, al principio eran bastante malos y sólo cuando se terminaron las primeras máquinas fue posible hacer copias de manera más rápida y eficaz. La construcción de la máquina le costó a Leibniz aproximadamente el sueldo de un año entero, es decir un ojo de la cara. Los relojeros que se encargaron de la construcción no trabajaban concienzudamente porque en comparación con el proyecto de Leibniz podían ganar más dinero con la fabricación de relojes. La máquina que se puede ver en la Biblioteca Nacional de Baja Sajonia probablemente es perfectamente funcional, pero no la usan por miedo a que se estropee algo.

La influencia de la técnica moderna en el ajedrez es extraordinariamente grande y se notan sus efectos en muchos campos. Un jugador profesional, para triunfar en un torneo, hoy en día debe mostrar mucho más rendimiento que hace diez o veinte años. Esto es así porque cada vez hay más partidas que sirven de antecedente para cada variante de apertura. Se pueden almacenar las partidas fácilmente con la ayuda de un ordenador y generalmente las partidas más flamantes están disponible en Internet casi al nada más gestarse. O incluso se retransmiten en directo. Además, el ordenador se ha convertido en una ayuda de para el análisis incluso para los jugadores más fuertes y para los Grandes Maestros porque su potencia de juego ha aumentado y sigue aumentando mucho.

El desarrollo más reciente al respecto es Internet donde ya es posible echar partidas contra aficionados en todo el mundo, p. e. en www.playchess.com

El próximo sábado, día 26 de abril de 2003 la Biblioteca Nacional de Baja Sajonia les invita a pasar un día dedicado al ajedrez en su casa en la calle Waterloo, 8 de Hannover, Alemania. El acontecimiento será organizado en cooperación con el club de ajedrez "Hannoverscher Schachklub" y con ChessBase. 

La exposición en imágenes:

Cartel de Metrópolis

Máquina sumadora y restadora

Dibujo de construcción de Leibniz

Dibujo de construcción para la máquina calculadora de Leibniz.

La máquina calculadora de Leibniz en versión original.

Frederic Friedel fascinado por la técnica.

El "corazón" de la máquina. Normalmente suele haber una cubierta por encima de la máquina y solo se ve las ruedas con las cifras y los pentágonos que se ven en la parte superior. Los pentágonos los ideó Leibniz para comprobar los resultados. Si los cilindros se quedaban en medio de un resultado, por ejemplo por problemas mecánicos, sumando 999.999 + 1 = 1.000.000, todos los cilindros tendrían que moverse un dígito para cambiar de 9 a cero y a veces fallaba la mecánica a la hora de mover tantos cilindros. Por eso si veía sobresalir las puntas de uno o varios pentágonos, Leibniz los accionaba con la mano, de izquierda a derecha, para redondear el resultado. 

La mecánica de la máquina de Leibniz

Replica de la máquina calculadora de Leibniz

Máquina calculadora dual

ENIAC: Ordenador de válvulas americano

Máquina de versos. Pulsando el el botón negro inventa poemas.

 


Discussion and Feedback Join the public discussion or submit your feedback to the editors


Comentar

Normas sobre los comentarios

 
 

¿Aún no eres usuario? Registro