A 20 años de Kasparov vs. Karpov

09/11/2005 – Hace 20 años, el 9 de noviembre de 1985, junto al LXVIII aniversario de la Revolución Rusa, las calles de Moscú estaban inundadas de banderas rojas y gigantescos retratos de Lenin; en la sala de concierto Tchaicovsky, el ruso Anatoly Karpov, el campeón oficial de la FIDE, de 34 años, con piezas blancas, y el azerí Garry Kasparov, el aspirante, de 22, disputaban la vigésimo cuarta y última partida del match por el título mundial de ajedrez. A Kasparov le bastaba un empate para apoderarse de la corona; Karpov estaba obligado a ganar para retener el cetro que ostentaba desde hacia una década. Carlos Ilardo mira atrás.Reportaje, vídeo y partida de 1985

ChessBase 14 Download ChessBase 14  Download

Programa de gestión de bases de datos de ajedrez que es referencia mundial. Todos usan ChessBase, desde el campeón del mundo al aficionado. Inicie su historia de éxito personal con ChessBase.

Más información...

El rey que desafía el tiempo

por Carlos A. Ilardo
 

Lo que pasó antes....


Karpov y su primera esposa Irina, en 1979


Najdorf observa a Karpov en Bs.As, en 1980 (Karpov era campeón)


Campeón rey en Merano, en 1981


Equipo ruso en las olimpíadas de Lucerna en 1982


Las 2 K en Setiembre de 1984, en el match que fue suspendido


Karpov en 1984, el mismo match


2do match, en Moscú, en noviembre de 1985

Tras casi seis horas de intensa lucha de una Defensa Sicilina, el mayor de los maestros extendió su mano en señal de abandono; así, Kasparov se convertía, por entonces, en el campeón mundial más joven de la historia del ajedrez (ni siquiera aún había nacido Ponomariov). Una multitud aturdía aquella sala al grito de “¡¡¡Garry, Garry, Garry!!!” y en la calle algunos ensayaban el paso de la Lezginka, el baile nacional del Cáucaso. Había nacido un nuevo Rey. La gesta de un fenómeno del ajedrez había comenzado...

Moscú, 7 de noviembre de (vídeo)...

La partida disputada en Moscú en 1985, Karpov con blancas, la n° 24 del match...


Consagración de Kasparov en 1985

Con aquella victoria por 13 a 11 Kasparov había ratificado su liderazgo al frente del ranking de la FIDE. Dos décadas después, ya sin corona y retirado de la alta competencia hace nueve meses desde el torneo de Linares (en marzo de 2005) todavía su nombre ocupa el puesto de N°1 del mundo; Kasparov reina sin jugar. Una gesta para la memoria.

“Después del encuentro, mis entrenadores y yo nos abrazamos detrás de las cortinas, antes de que cortaran el paso de la calle Gorki los gritos de la multitud en la copiosa nieve. Un reportero me preguntó como me sentía “Otlichno” (excelente), grité. Era la verdad, pero no reflejaba la auténtica excitación de aquel momento sublime y delirante. Cuando volví a nuestro “Palacio” como lo llamábamos, fui de habitación a habitación durante quince minutos gritando de pura alegría animal. No creo que nunca vuelva a experimentar un sentimiento tan grande de satisfacción. Es suficiente haberlo sentido una vez en la vida. La gente me pregunta si es como enamorarse. Tengo que decir que es incluso mejor, quizá porque es totalmente incomparable, esa sensación de haber demostrado que eres el mejor del mundo, de haber alcanzado finalmente el objetivo que te propusiste muchos años antes, de haber superado cada obstáculo del camino, de saber que nada, sin que importe lo que suceda el resto de tu vida, pueda quitarte este éxito, ya que te has convertido en parte de la historia ”, dicho por Garry Kasparov en su autobiografía “El Hijo del Cambio”.


Match en Londres 1986

Quizás para comprender el valor de estas palabras se necesite un breve repaso de la carrera ajedrecística de uno de los mayores genios del mundo del ajedrez, que a los 11 años recibió el primer elogio de su maestro, el patriarca del ajedrez ruso, Mijaíl Botvinnik. ““En las manos de este joven está el futuro del ajedrez” tras un empate que el chico le arrebató en una exhibición simultánea y que un año después, a los 12, se adjudicaba el campeonato juvenil soviético frente a rivales de 18 años.

En 1975 en tiempo de la Guerra Fría en la URSS, algunos expertos comparaban las hazañas frente al tablero del prodigio azerbaijano con las de un genio norteamericano, llamado Bobby Fischer.

A los 16 años, en 1978, Kasparov se adjudicó el primer torneo en el extranjero, en Banja Luca (Yugoslavia) y dos años después obtenía el campeonato mundial juvenil, en Dortmund (Alemania). A los 19, se consagró campeón soviético.

Sin embargo cuando la felicidad era brisa amable en el horizonte de Kasparov su ascenso vertiginoso chocó contra el poder oculto de la política.

“Por el momento tenemos un campeón mundial y no necesitamos otro” fue la irónica respuesta del jefe del departamento de ajedrez del comité deportivo, Nikolai Krogius ante la interrogación de Kasparov de porqué lo marginaban de participar en los mejores certámenes. Rápido de reflejos, el azerbaijano leyó el juego con la precisión de un maestro: querían detener su avance, que no fuera un obstáculo en la carrera de Karpov.

Por eso Kasparov buscó aliados en la perestroika y glasnot, y junto al poder del Mijail Gorbachov derrotó a la burocracia comunista que protegía al campeón.

En 1983 Kasparov se clasificó al torneo Candidatura, entre sus vencidos estuvieron el ucranio Alexander Beliavsky, el suizo Víctor Korchnoi y el ruso Vassili Smyslov. En 1984 Kasparov se convirtió en el desafiador del título mundial en poder de Karpov.


Kasparov con Smyslov


...con Korchnoi...


... y con Beliavsky

La batalla comenzó 10 de septiembre de 1984 en la Sala de Columnas de la Casa de la Unión Comercial, cerca de la perspectiva Marx y de la calle Pushkin, en el mismo corazón de Moscú. En ese lugar los líderes soviéticos fallecidos están de cuerpo presente entre 28 columnas blancas, sobre unas alfombras rojas en un suelo de mosaico y bajo un arco iris de diamantes formado por unas centellantes lámparas de cristal. Ese Palacio fue construido en el siglo XVII y se usaba como la Casa de la Asamblea de los nobles. Allí se jugó el torno de Moscú, en 1936 y el propio Karpov fue consagrado campeón mundial en 1975, por el Dr. Max Euwe.


H
istórica foto de tres ex campeones mundiales, Karpov, Tal y Kasparov


El Presidente
Gorbachov


Caricatura de Karpov

Al comienzo del match Karpov tuvo un ataque arrollador; tras nueve juegos el campeón se imponía 4 a 0, en la 27ma. partida llegó la quinta victoria de Karpov. La suerte de Kasparov parecía estar sellada. Sin embargo sucedió el milagro. Se acentuaron los empates, Karpov perdió confianza y tras veinte partidas, Kasparov sumó dos victorias.

La demora de la definición del match obligó al cambio de sede; se mudaron a casi 10 Km. de Moscú, al hotel Sport. La mudanza le dio un respiro a Karpov. Pero fue pasajero.

Tras la reanudación, en la 48va. partida, Kasparov sumó otra victoria y se acercó en el marcador, ahora las cosas estaban 5 a 3.

En ese instante el presidente de la FIDE, Florencio Campomanes, aliado político del dictador filipino, Ferdinan Marcos suspendió el match. Sus excusas dieron pena a la tristeza. La Federación Rusa había salvado a “su” campeón. El 15 de febrero de 1985 se anunció la suspensión; el 3 de septiembre, en la sala de concierto Tchaicovsky, en Moscú, se dispuso la reanudación de un nuevo match, con límite de 24 partidas.

Tras casi 60 días, el 9 de noviembre, Kasparov logró la hazaña.


M
atch en Leningrado en 1986

Durante seis años la 2K más famosas del ajedrez protagonizaron tres nuevos matches por el título mundial, con 144 partidas en total (21 victorias para Kasparov, 19 para Karpov y 104 empates). A lo largo de sus carreras jugaron 180 partidas, con 36 triunfos de Kasparov y 21 de Karpov.


Anatoly Karpov


Garry Kasparov

Hoy se cumplen 20 años de aquella gesta de la que emergió, acaso, uno de los mejores ajedrecista de la historia. Aún, el indiscutible Nº1 del mundo. Garry Kasparov, un rey que desafía al tiempo y que se resiste a ser un recuerdo.



Discussion and Feedback Join the public discussion or submit your feedback to the editors


Comentar

Normas sobre los comentarios

 
 

¿Aún no eres usuario? Registro