Adams - Hydra: opiniones

01/07/2005 – El GM británico Michael Adams perdió la última partida de su duelo contra la supercomputadora Hydra. En seis partidas, el número siete del mundo sólo se las arregló para entablar en una ocasión y llevarse sólo 10.000 US$ de los 145.000 en juego. Fue una cura de humildad para el jugador humano.Reportaje y reacciones, en castellano

ChessBase 15 - Mega package ChessBase 15 - Mega package

Find the right combination! ChessBase 15 program + new Mega Database 2019 with 7.6 million games and more than 70,000 master analyses. Plus ChessBase Magazine (DVD + magazine) and CB Premium membership for 1 year!

Más información...

Uno de los encuentros más desiguales de los últimos tiempos terminó el lunes con otra derrota, conduciendo las blancas, del primer GM británico Michael Adams, frente a la máquina de ajedrez de 32 procesadores Hydra. En seis partidas con control de tiempo normal, Adams sólo logró obtener unas tablas, en la segunda partida, con un inteligente recurso que salvó una posición esencialmente perdida. En las otras cinco partidas prácticamente fue aplastado por la máquina.

Partida 1 Martes 21 junio 2005, 3 PM Hydra-Adams

1-0

Partida 2 Miércoles 22 junio 2005, 3 PM Adams-Hydra

½-½

Partida 3 Jueves 23 junio 2005, 3 PM Hydra-Adams

1-0

Partida 4 Sábado 25 junio 2005, 3 PM Adams-Hydra

0-1

Partida 5 Domingo 26 junio 2005, 3 PM Hydra-Adams

1-0

Partida 6 Lunes 27 junio 2005, 3 PM Adams-Hydra

0-1

Marcador Michael Adams – Hydra: 0.5–5.5


Michael Adams en una entrevista tras el encuentro


Adams recibe su cheque: 10.000 US$ del fondo total de 145.000 US$

Reacciones

Aunque aún no hubo muchos comentarios en la prensa general, quizás por la tardía finalización de la última partida el lunes, los comentarios de aficionados y profesionales no se han hecho esperar.

Por supuesto, les preguntamos a algunos colegas y amigos su opinión sobre el encuentro. Gran parte de los GMs que conocemos dejaron de seguirlo, pues lo encontraban demasiado "doloroso". Unos pocos, entre ellos Garry Kasparov, reaccionaron espontáneamente, aunque en su caso expresará sus puntos de vista sobre el futuro del ajedrez y los ordenadores en su próxima columna de New in Chess.

Hemos recibido el siguiente mensaje de John Nunn:

El encuentro Adams-Hydra marca el próximo final de los duelos hombre-máquina. Ya el acontecimiento del año pasado en Bilbao fue una señal de las sombrías perspectivas para los humanos. En Bilbao no impresionó tanto el rendimiento de Hydra, como la puntuación de Fritz: 3.5/4 contrat Ponomariov, Topalov y Karjakin (dos veces). Hydra, que logró la misma puntuación, funcionaba en una equipo al efecto, pero Fritz corría en un ordenador portátil adquirido en un almacén local.


John Nunn, Gran Maestro, escritor, experto en ordenadores

Mickey iba en cualquier caso a tener un trabajo duro contra Hydra y antes del encuentro yo pensaba que lograría 1,5 puntos. En Ia competición alcanzó menos de lo que yo esperaba. Hydra demostró que si se tiene suficiente capacidad de computación, se puede jugar muy bien no sólo en posiciones abiertas, sino también en posiciones tranquilas, semicerradas.

Se han vertido algunas críticas contra Mickey por su escasa preparación, que se ha comparado de forma desfavorable con la de Kasparov y Kramink en sus enfrentamientos hombre-máquina. Pero hay una gran diferencia. Kramnik, por ejemplo, insistió en tener una copia del programa contra el que iba a jugar varios meses antes del encuentro. Por supuesto, eso facilita mucho la preparación. Hydra no ha jugado mucho al ajedrez y, como se trata de una máquina más que de un programa, Mickey no pudo obtener una 'copia' que situar bajo el microscopio. Por ello, la labor de Mickey fue mucho más dura.

No puedo encontrar mucho interés en más competiciones hombre-máquina con las reglas actuales (en las que se permite a los ordenadores acceso ilimitado a los libros de aperturas y a las bases de datos de finales) Sin embargo, incluso cambiando las reglas, lo único que se conseguirá probablemente es retrasar la inevitable predominancia de las máquinas. Volvamos al juego de humanos contra humanos, que para mi es más interesante que las competiciones hombre-máquina.

John Nunn



David Levy, experto en ajedrez informático
 

David Levy, que ha estado a la cabeza de la International Computer Chess Association desde los albores de la civilización, nos ofrece la siguiente valoración:

Siguiendo con la apabullante victoria de Hydra sobre Micky Adams, me gustaría añadir algo a los [previos] comentarios de John Nunn sobre lo que va a pasar ahora en el ajedrez de humanso contra ordenadores.

En primer lugar, creo que la previsión de John sobre cuando el juguete de su hijo vencerá a un fuerte gran maestro es demasiado optimista: creo que será varios años más tarde de lo que opina John antes de que un "simple" (en ese momento del tiempo) microprocesador tenga la capacidad necesaria.

Pero sea como fuere, lo que es más importante para el mundo del ajedrez es la cuestión: ¿a dónde va el ajedrez hombre-máquina a partir de ahora? ¿Como se puede seguir creando interés en los encuentros hombre-máquina? ¿Queda algo sustancial para futuras competiciones de este tipo?

Estoy convencido de que el ajedrez hombre-máquina tiene aún un largo futuro por delante, lleno de interés humano. En primer lugar, por supuesto, debemos esperar que Pal Group pueda de alguna forma convencer a Kasparov de que debería jugar un encuentro contra Hydra, un duelo para el que debería haber una cláusula de revancha en el contrato. Esa sería realmente la madre de todos los duelos de ajedrez: el ajedrecista más fuerte de todos los tiempos frente al ordenador más fuerte que haya existido. El mundo del ajedrez se moriría de curiosidad.

Pero no importa cual fuese el resultado del encuentro ni de la revancha. Claramente muy pronto nos encontraremos en una situación en la que el ajedrez hombre-máquina, tal y como lo conocemos, ya no será de interés para el público, porque pronto llegará el momento (si es que no ha llegado ya) en el que el gladiador sea siempre comido por el león.¿Y entonces qué?

En mi opinión la respuesta es simple: partidas con ventaja. Cuando los jugadores humanos más fuertes no tengan opciones en partidas equilibradas, démosle al humano peones de ventaja. En la actualidad ello permitiría a los jugadores humanos más fuertes obtener un marcador positivo frente a los programas, pero quizás se podría mitigar acelerando las partidas. Hya, sin duda, un ritmo de juego, sea a 2 minutos por jugada o 1 minuto o 30 segundos, en el cual una ventaja de un peón significa una partida limpia. A medida que los programas se vuelvan más fuertes, se podría bajar el ritmo de juego, alcanzando circunstancialmente, digamos, 3 minutos por movimiento (de promedio). Cuando los mejores programas del momento puedan dar a los más fuertes ajedrecistas humanos un peón de ventaja a 3 minutos por jugada, sencillamente incrementaremos la ventaja a dos peones y volveremos a reducir el ritmo de juego.

Esta idea podría quizás también ser empleada en una nueva forma de ajedrez entre humanos: torneos con handicap. Los tiene en golf ¿Por qué no en ajedrez?

A propósito, los comentarios que he visto hasta ahora sobre el rendimiento de Adams en el encuentro parecen omitir todos lo bien que jugó Hydra. A mi parecer, Hydra jugó como el Bobby Fischer que conocimos y amamos en los años 60 y principios de los 70. El estilo de Hydra es tan claro como el agua, sus jugadas son directas, precisas y bastante debastadoras. Entre todos los aspectos negativos proferidos sobre este encuentro, ¿no deberíamos ser ecuánimes en nuestra alabanza del vencedor?

David



Jeff Sonas, estadístico de ajedrez
 

El estadístico Jeff Sonas echó un vistazo al rendimiento de Hydra en el encuentro contra Michael Adams y llega a una conclusión algo sorprendente:

Estoy seguro de que pronto leeremos sobre como Hydra ha rendido por encima del nivel de los 3000 puntos en su encuentro contra Michael Adams. Desde un punto de vista simplemente matemático es verdad: la puntuación de Hydra del 92% contra un gran maestro de ese nivel está bastante por enima de los 3000. Pero los cálculos de rendimiento tradicionales están viciados pues no consideran el número de partidas jugadas. Si Hydra hubiese puntuado 55/60 contra Adams, en un encuentro a 60 partidas en vez de a 6, óbtendría el mismo rendimiento que logrando 5.5/6. Pero el rendimiento más breve seguramente no es tan impresionante. Mis cálculos tratan de tener esto en cuenta.

A lo largo de mi trabajo reciente en Chessmetrics, he desarrollado una noción diferente de rendimiento en puntuación. representa la puntuación que le asignaríamos al jugador si no conociésemos otros resultados suyos a parte del marcador de esa única competición. Así que si nos preguntamos cuan fuerte creemos que es Hydra, en función sólo de los resultados contra Michael Adams, eso es lo que este cálculo intenta responder. Tengan en cuenta que seis partidas no son muchas.

¿La respuesta? Hydra obtiene un rendimiento en puntuación según Chessmetrics de unos 2850 por este resultado. Está bastante por debajo del mejor rendimiento de todos los tiempos, que fue el de Anatoly Karpov, con 2899, en Linares 1994 y el de Bobby Fischer, con 2887, al anotarse un 6-0 frente a Bent Larsen en 1971, pero es casi con certeza el mejor resultado logrado por un ordenador. En comparación, el marcador de 3,5-2,5 de Deep Blue frente a Garry Kasparov en 1997 obtuvo un rendimiento Chessmetrics de 2806. El resultado de Hydra se situaría en la clasificación como el 25º rendimiento más fuerte de todos los tiempos y el mejor desde que Vladimir Kramnik venció a Kasparov en 2000. No he actualizado desde hace algún tiempo mi base de datos de resultados ordenador-humano, así que no tengo mucho más que añadir en este momento.


Recibimos el siguiente correo electrónico de Nigel Short:

Asunto: propuesta de negocio

Tengo una estupenda oportunidad de negocio para ti: te doy 10,000$ o 20,000$ si eres muy, muy bueno. Te aposientas en un escenario de Londres y te dejas humillar por una máquina durante seis días. ¿Qué tal te suena?

El franco número dos británico no escribió en realidad "dejarse humillar". Las palabras que eligió eran un poco demasiado fuertes para nuestras páginas de noticias internacionales.


El escritor de ajedrez Mig Greengard dice lo siguiente:

El espantoso marcador final fue dramático y podríamos incluso añadir que Adams tuvo lo peor de las tablas. Desgraciadamente para el ajedrez,  Adams, e Hydra, la máquina no tuvieron que mostrar nada especial para llegar a tan sorprendente marcador. Adams intentó jugar ajedrez "normal" sin ninguna preparación especial que se apreciasa y desde hace algún tiempo ya sabemos que ese es el lado loco de la valentía. No estar en la mejor forma, según se vio en las competiciones recientes, ciertamente tampoco ayuda mucho.

Recuerdo la impresionante preparación desarrollada por Kasparov y Kramnik en sus encuentros contra Junior y Fritz. Un equipo de secundarios ayudaba a analizar las partidas del programa, buscando debilidades y tendencias. Se hacía con meses de anticipación. ¡Meses! Adams ha estado jugando mucho últimamente y, por supuesto, no ha dispuesto de Hydra o de sus prececesores para entrenarse. Con su agenda de torneos completa es difícil imaginar que haya podido llevar a cabo algo parecido a la preparación necesaria para luchar contra una máquina de semejante fuerza.

El problema de un resultado tan contundente es que realmente no sabemos cuan fuerte es Hydra, a parte de "endemoniadamente fuerte". Con un somero examen de las partidas, no se ven jugadas impresionantes por su parte, nada extraordinario o fuera del alcance de un programa fuerte. Sencillamente, no fue necesario. No dudo que Hydra es la máquina de ajedrez más fuerte del planeta y probablemente de siempre, pero esta no ha resultado ser la prueba que muestre su valía. Una victoria por la mínima contra un Adams en forma y bien preparado (y él no es quien pone tales excusas), hubiera sido más convincente que este barrido. A su favor, Mickey se mantuvo jugando fuerte.

Así que toca preguntarse que viene ahora. Hydra fue apabullada en el torneo de ajedrez avanzado ("estilo libre") por humanos con portátiles, así que saben que está lejos de la perfección. Pero no tienen tanto incentivo para seguir invirtiendo dinero en la máquina para hacerla más rápida si ya están obteniendo tan abultados marcadores contra jugadores entre los diez primeros. Uno espera que su siguiente rival, si es que lo hay, se tome la competición más seriamente y aglutine un equipo que haga lo mismo.

Una cosa útil que mostró este encuentro es que los humanos fuertes pueden perder contra las máquinas de forma consistente, sin cometer errores garrafales. Esto es relativamente nuevo. El juego técnico y el trabajo pesado con equilibrio material de este tipo fueron relativamente raros en las victorias de las máquinas contra los grandes maestros. por supuesto, pueden capturar un peón y ganar siempre, pero aquí Hydra nunca tuvo una posición estratégicamente inferior. Hizo algunas jugadas "raras" de ordenador, pero durante la mayor parte, mantuvo el equilibrio posicional. Cuando eso sucede, es casi inevitable que triunfe el juego libre de errores del ordenador. Para ganar o incluso entablar, un humano necesita llevar ventaja a base de alcanzar posiciones que el ordenador no entienda.


Howard Goldowsky de Boston, USA, que escribe para Chess Cafe, nos envió sus conclusiones:

Es hora de dejar de preguntarse cuan fuerte son los ordenadores de ajedrez y ya va siendo el momento de que empecemos a disfrutar del ajedrez como deporte entre humanos. Ver a Adams pateado en el c** por Hydra es como ver a Carl Lewis pateado en el c** por un Ferrari. Los mejores velocistas tienen un tope a unas diez millas por hora y Garry Kasparov tiene su pico a unos 2850. Eso simplemente son hechos sobre el ser humano; no hay nada más que podamos hacer.

En el pasado, algunos han intentado perpetuar la idea de que las máquinas de ajedrez continuaban luchando con aspectos de inteligencia artificial como intuición y predicción. Sin embargo, eso está lejos de la realidad porque las ordenadores de ajedrez son máquinas con un único propósito, programadas para un fin específico: jugar al ajedrez.

Ahora que Adams ha sido tronchado por lo que parece ser una bestia de 3000 Elo, sigamos jugando.


Mark Earlman de Kansas, USA, nos envió el siguiente dolorosamente compuesto montaje fotográfico (sin más comentarios):

Enlaces



Discussion and Feedback Join the public discussion or submit your feedback to the editors


Comentar

Normas sobre los comentarios

 
 

¿Aún no eres usuario? Registro