Ajedrez social y terapéutico 16

por María Rodrigo Yanguas
12/04/2016 – Última hora: el Registro Nacional de Asociaciones del Ministerio del Interior da el visto bueno a la Federación Española de Asociaciones de Ajedrez Social y Terpéutico. Se repasan los congresos actuales de interés, hay una entrevista interesante con Joaquín Fernández Amigo, Juan Antonio Montero habla del "Tablemind" y María Rodrigo Yanguas analiza la inteligencia emocional en el ajedrez...

ChessBase 14 Download ChessBase 14  Download

Programa de gestión de bases de datos de ajedrez que es referencia mundial. Todos usan ChessBase, desde el campeón del mundo al aficionado. Inicie su historia de éxito personal con ChessBase.

Más información...

En este décimosexto número de nuestra revista, que editamos conjuntamente con la Fundación Jóvenes y Deporte, podemos dar la GRAN NOTICIA de la recientísima aprobación por el Registro Nacional de Asociaciones del Ministerio del Interior, de la FEDERACIÓN ESPAÑOLA DE ASOCIACIONES DE AJEDREZ SOCIAL Y TERAPÉUTICO (FEAAST). Este acontecimiento será el núcleo del próximo número.

Pero presentamos ya éste. Como es habitual, repasamos en primer lugar los Congresos de interés. En páginas interiores encontrarán información promocional sobre el IV Congreso de Pedagogía y Aplicaciones Sociales del Ajedrez que se celebrará del 6 al 8 de mayo en el Campus GSD de Buitrago de Lozoya. Un congreso excelente, como todos los que ha llevado a cabo esta magnífica institución.

La portada y entrevista están reservadas para el sobradamente conocido experto en Ajedrez Escolar Joaquín Fernández Amigo. El valor de la entrevista a Fernández Amigo radica en conocer sus opiniones sobre múltiples aspectos del ajedrez y de la educación.

María Rodrigo Yanguas es psicóloga especializada en psicología clínica, maestra FIDE y entrenadora superior de la FEDA. Utiliza todo este bagaje para escribir un nuevo artículo sobre el funcionamiento del cerebro, esta vez con respecto a la Inteligencia Emocional.

Juan Francisco Calero, que formó parte de las primeras promociones de los cursos de ajedrez terapéutico del Club Magic, fue contratado por el club extremeño para trabajar en estos campos y nos relata su quehacer diario. Artículo imprescindible. Relacionado con el artículo anterior, Ángel Chumo Yáñez, jugador, monitor y escritor en ciernes, nos brinda una recreación inventada y muy imaginativa (pero no por ello menos verídica), de lo que pueden ser las clases con mayores desde un punto de vista intergeneracional.

Juan Antonio Montero, director de la revista, nos habla del Tablero tecnológico de suelo bautizado como Tablemind, que fue presentado en febrero en Alicante. Ajedrez infantil, nuevas tecnologías, neurociencias son algunos de los ingredientes de este novedoso producto.

Os dejamos ya con el enlace a la revista:

La revista para descargar en formato PDF

SIENTO, LUEGO EXISTO (La Inteligencia Emocional en ajedrez)

Una emoción es lo que estás sintiendo cuando lees estas 12 palabras. Deténte, escúchate…vuelve a releerlo, “Una emoción es lo que estás sintiendo cuando lees estas 12 palabras”, ¡Otra vez lo has sentido! Y ahora otra vez, y otra, y otra… ¡Es asombroso!  ¿No?  Respira, tranquilo, vuelve a respirar.

Venga, ¡otro intento!, ahora vamos a imaginar otra situación, por ejemplo, en un torneo de ajedrez. Una emoción es lo que sientes cuando ves a tu rival de lejos, lo que sientes cuando coges el bolígrafo para apuntar su nombre, el tuyo, cuando decides mover tu primer peón, tu caballo, tu alfil, capturar una pieza, perder una torre, el jaque mate, firmar…

En nuestro día a día vivimos rodeados de emociones, positivas, neutras o negativas, pero emociones. La ira, el amor, el miedo, la felicidad, el disgusto, la sorpresa…Muchos seres humanos no son conscientes de ellas, otros quizá sí, pero no saben reconocerlas, ponerle nombre a lo que sienten…Y es que el predominio de la mente racional ha aplastado a la mente emocional, o es que, por ejemplo, alguien se ha acercado a un jugador y antes de interesarse por el resultado le ha preguntado, ¿Cómo te has sentido?... Si jugamos al ajedrez como un hobby… ¿No debería predominar el sentimiento de pasarlo bien antes que el resultado? ¿No deberíamos empezar a tomar consciencia y entender que no sólo somos “máquinas de pensar”, qué dentro de nosotros hay un misterioso mundo que podemos empezar a comprender?

En los años 60, dos psicólogos, John D. Mayer y Peter Salovey, acuñaron el término de INTELIGENCIA EMOCIONAL. Pero no fue hasta la publicación en 1995 del célebre libro “Inteligencia emocional” de Daniel Goleman, cuando empezó a popularizarse este término.

“El coeficiente intelectual (CI) contribuye con apenas un 20% de nuestro éxito en la vida; el 80% restante es el resultado de la inteligencia emocional”. Daniel Goleman

Hagamos en un primer momento un breve recorrido a nivel neurológico para comprender cómo ha ido evolucionando nuestro cerebro:
La región más primitiva del cerebro es el tronco encefálico, que se encarga de las funciones vitales básicas, el sueño, la respiración…
De este cerebro primitivo emergió el “cerebro emocional”, la amígdala y la formación hipocampal. La desconexión de la amígdala con el resto de nuestro cerebro provoca una “ceguera afectiva”, es decir, una ineptitud para comprender el significado emocional de lo que nos ocurre. La formación hipocampal es la encargada de registrar y dar sentido a  nuestra historia, es decir, es nuestra “memoria  de contexto”.

Posteriormente, surgió el neocortex, formado por el lóbulo prefrontal y frontal. Es el encargado de controlar las emociones y las funciones cognitivas: la memorización, concentración, resolución de problemas, autorreflexión…La vía que conecta la amígdala con el neocortex es fundamental para poder pensar eficazmente, tomar decisiones emocionales, etc. Por ejemplo, la impulsividad con la que a veces jugamos una partida de ajedrez está relacionada con un déficit en esta vía.
Por lo que el “cerebro emocional” existió antes que el “cerebro racional”. El primero es el que nos permitía en la pre-historia huir/enfrentarnos cuando veíamos un depredador…entonces ¿Por qué durante siglos se ha obviado este cerebro?, ¿por qué nos empeñamos en olvidar que tenemos sentimientos, afectos, emociones…?
Daniel Goleman, en su definición sobre inteligencia emocional diferenció cinco competencias principales:

  1. El conocimiento de las propias emociones: El conocimiento de uno mismo, es decir, la capacidad de reconocer un sentimiento en el mismo momento en que aparece. El ser analfabetos emocionalmente nos puede llevar a bloqueos antes, durante y después de una partida de ajedrez.
  1. La capacidad de controlar las emociones: La importancia de saber tranquilizarse cuando hemos cometido un error durante la partida, el ser capaz de desembarazarnos de la ansiedad que nos produce; la impotencia de perder una partida ganada. Las personas que carecen de esta habilidad tienen que luchar constantemente con las tensiones desagradables y el desgaste que ello conlleva, por el contrario, quienes dominan esta capacidad se recuperan mucho más rápidamente y afrontan con mayor eficiencia la adversidad.

  1. La capacidad de motivarse uno mismo: El conseguir establecer un objetivo resulta esencial para “sentir un fluir” en la vida. Aprender a establecer metas realistas, alcanzables hace que seamos capaces de mantener la atención, la motivación y la creatividad en ello y como resultado poder mejorar en distintos ámbitos de nuestra vida, por ejemplo, en el ajedrez.
  1. El reconocimiento de las emociones ajenas: Lo que se conoce también como la empatía, es decir, el “ponernos en la piel del otro”, en aprender que los demás también sienten.
  1. El control de las relaciones: El arte de dominar esta habilidad se refiere a aprender a relacionarnos adecuadamente con las emociones ajenas.

Por supuesto que no todas las personas tienen el mismo grado de pericia en cada uno de estos dominios. El cerebro humano tiene la virtud de ser extremadamente plástico y se halla sometido a un continuo proceso de aprendizaje y modificación.

La buena noticia es que todas estas habilidades, que son un conglomerado de aprendizajes, reacciones, hábitos…se pueden aprender, reeducar y mejorar con el esfuerzo adecuado, de esto trata la inteligencia emocional.

Artículo por María Rodrigo Yanguas

Enlaces



María Rodrigo Yanguas es psicóloga especializada en psicología clínica. Es maestra FIDE, con dos normas de Maestra Internacional. Además es Entrenadora superior de la FEDA y recientemente ha obtenido el título de técnico deportivo nivel 1.
Discussion and Feedback Join the public discussion or submit your feedback to the editors


Comentar

Normas sobre los comentarios

 
 

¿Aún no eres usuario? Registro