¿Bobby Fischer jugó ajedrez en línea?

por Frederic Friedel
09/10/2021 – La historia acaparó los titulares hace veinte años. Mucha gente creía que Bobby Fischer había vuelto al ajedrez y que estaba haciendo milagros en Internet. Nigel Short dijo que estaba “99% seguro” de haber jugado contra Fischer; el autor Tim Krabbé, que al principio se mostró escéptico, luego aceptó lo que había dicho Short como cierto. En septiembre de 2001 examinamos más de cerca la evidencia.

ChessBase 16 - Mega package Edition 2021 ChessBase 16 - Mega package Edition 2021

Ideas nuevas, análisis precisos, y entrenamiento a medida. ChessBase es la base de datos de ajedrez particular de referencia en todo el mundo. Aprenda, disfrute y mejore su juego. Cualquier ajedrecista con ambiciones, desde el Campeón del Mundo hasta los jugadores de club o los amigos ajedrecistas aficionados, trabajan con esta herramienta.

Más...

¿Es un ordenador? ¿Es un programa? No, es Bobby Fischer 

La historia iba así: Bobby Fischer se conectaba esporádicamente a la sala de juego de ICC como invitado y jugaba una increíble serie de partidas de blitz contra oponentes al azar. Jugaba una serie de partidas de bullet, utilizando aperturas absurdas, y daba palizas a sus oponentes. Los rivales juraron guardar el secreto, por lo que las partidas rara vez fueron publicadas. Sólo quedaban las anécdotas del escalofriante encuentro con la efímera leyenda del ajedrez.

Todo esto no pasó de ser un cotilleo, hasta que Nigel Short hizo público su encuentro con el misterioso Fischer de ICC en una edición de The Telegraph de septiembre de 2001. Reveló que había jugado casi 50 partidas de blitz contra el Fischer de ICC durante ese año. “Estoy seguro al 99% de que he jugado contra la leyenda del ajedrez. Es tremendamente emocionante”, dijo. En octubre del año anterior, en el primero de sus cuatro enfrentamientos, Nigel había perdido 0-8, a pesar de ser uno de los mejores ajedrecistas del mundo. “En mi opinión, Fischer es un ajedrecista mucho más fuerte que Kasparov a ritmos rápidos, lo cual es increíble si se tiene en cuenta que a los 58 años es prácticamente un anciano en lo que respecta al ajedrez moderno”, aseveró Nigel.

¿Acevedo? ¡Siegen 1970!

Para Nigel la prueba definitiva llegó cuando puso a prueba a su misterioso oponente con la siguiente pregunta: “¿Conoces a Armando Acevedo?” La respuesta fue inmediata: “Siegen 1970”. Fischer había jugado contra Acevedo, un oscuro jugador mexicano, en la Olimpiada de Ajedrez de Siegen de 1970.

En ese momento eché un vistazo a esta prueba: con ChessBase o Fritz cargados, simplemente pulsé Ctrl-F y escribí ‘Acevedo, Fischer’. 

Cinco segundos después tenía la única partida jugada entre Acevedo y Fischer. El torneo aparece como ‘Olimpiada de Siegen 1970’.

Si hubiera estado estafando a Nigel, habría añadido: “Fue un sistema A49 — Anti-India de Rey con 1.d4 Cf6 2.Cf3 g6”, o algo parecido. Como usuario experimentado, tardaría entre diez y quince segundos en preparar el mensaje.

El Fischer de ICC solía abrir sus partidas con jugadas realmente extravagantes, como 1.f3 d5 2.c3 Cf6 3.Rf2 e5 4.Re3 o 1.e4 c5 2.Re2 Cc6 3.Re3. Y no paraba de ganar. Obviamente esto indicaba dos cosas: el Fischer de la ICC quería evitar las líneas principales de la teoría moderna, y se suponía que el legendario Fischer era el único jugador con las habilidades divinas para conseguirlo.

Desde su histórico encuentro con Boris Spassky en 1972, Fischer sólo había jugado 30 partidas públicas, en la revancha de 1992 en Sveti y Belgrado. ¿Debíamos creer que este hombre, ahora de 58 años, podía resurgir de repente y vencer a los ajedrecistas más fuertes del mundo en partidas de blitz, después de haberles dado una tremenda ventaja en la apertura? No, no sólo los vencía, sino que los hacía pedazos, limpiaba el piso con ellos.

¿Pero cuál era la alternativa? ¿Quién más podría hacer esto? Había una respuesta obvia: sólo un ordenador podría hacer lo que el misterioso Fischer de ICC hacía en Internet. De hecho, era exactamente lo que se podía esperar de un programa rápido y táctico. Y pudimos probarlo fácilmente. Pedimos a nuestros lectores que cargaran Fritz, Junior, Shredder o Tiger (los mejores programas del momento), que forzaran las primeras jugadas del jugador del Fischer de ICC y que luego jugaran contra el programa. Con controles de tiempo de tres minutos.

Personalmente, tenía claro que Nigel y el resto de los ajedrecistas fuertes estaban siendo machacados por un ordenador muy rápido (y un operador muy competente), no por un GM de 58 años que no jugaba hace mucho tiempo. En cuanto a la pregunta de por qué alguien perpetraría un engaño tan elaborado, tenía una respuesta fácil: ¡porque es divertido! ¿Puede imaginarse algo más divertido que azotar a Nigel Short, convencerle de que le está ganando un fantasma y luego hacer que lo publique todo en The Telegraph?

¿Es realmente él?

No todos estaban de acuerdo conmigo. El autor y columnista Tim Krabbé pensó en un principio que el jugador de ICC no era Fischer. “Al repasar estas partidas, uno tiene la impresión de que el misterioso invitado es un jugador fantásticamente fuerte”, escribió en su Diario de Ajedrez. Luego Tim cambió de opinión: “Me retracto de todo lo que dije y afirmo lo contrario”. Había encontrado pruebas convincentes de que el jugador de ICC no era un ordenador.

Las pruebas aparecieron en una serie de 25 partidas de tres minutos que un “invitado” había jugado contra el MI francés Robert Fontaine, que tenía un rating de 2827 en ICC (y un Elo FIDE de 2452). El invitado jugó siempre aperturas absurdas, ganó 20 partidas, perdió tres y empató dos. Para Tim la partida más interesante fue la siguiente:

 

Entonces, ¿cómo respondemos a estos argumentos? Bueno, una rápida comprobación con los mejores motores reveló que jugarían 28.Dxb5, pero si el operador estaba ejecutando en modo de variantes múltiples podría haber visto que la jugada del texto aparece como la segunda o tercera mejor línea.

En este ejemplo (en un ordenador de 666 MHz) podemos ver que Deep Fritz vio al menos dos formas de entablar la posición. Al seleccionar la segunda línea y luego introducir las jugadas negras de Beber/Fontaine, Fritz encuentra cada una de las jugadas posteriores, hasta llegar al mate final: 28...Dc3+ 29.Rb1 bxc4 30.Tc1 Db3+ 31.Ra1 Td2 32.Dc8+ Rg7 33.Af8+ Rf6 34.Dc6+ Rf5 35.Dc5+ Rf6 36.De7+ Rf5 37.Dxf7+ Rg5 38.Ae7+ Rh6 39.Df8+ Rh5 40.g4#.

Tim tiene un argumento más: en la base de datos se registraron los tiempos utilizados para cada movimiento, y pudo ver que el invitado nunca tardó más de tres segundos en ninguna jugada de la partida. Pero 28.Axc4 le tomó 12 segundos.

Interesante. Llegamos a la conclusión de que probablemente estaba usando Deep Fritz en modo multivariante, y nos detuvimos a pensar en las opciones disponibles en la jugada 28. Puede que incluso haya jugado unas cuantas jugadas y haya decidido que había más posibilidades de ejecutar trucos tácticos después de 28.Axc4. O puede que simplemente haya recorrido la primera línea para ver la línea que derivaba en tablas (28.Dxb5 Da1+ 29.Rc2 Da2+ 30.Rc3 Dd2+ 31.Rxc4 Dxe2+ 32.Rb4 Db2+ 33.Rc4 =), antes de decidirse por la “otra línea de tablas”.

Por último, es totalmente posible que el Fischer de ICC estuviera manejando varios motores, eligiendo la jugada que consideraba más prometedora.

Entonces, ¿qué concluimos? Quizá Bobby Fischer había descendido hasta la tierra de los mortales para jugar partidas milagrosas. Pero la navaja de Occam obligó al menos al autor de este artículo a creer que el Fischer de ICC era un bromista que utilizaba un ordenador rápido y uno o varios de los mejores programas para crear una leyenda urbana que se mantendría viva en los círculos ajedrecísticos durante mucho tiempo.

Las partidas del Fischer de ICC

Aquí están algunas de las partidas de ‘Fischer’ en 2001. Las primeras 24 son contra ‘Beber’ (MI Robert Fontaine), la segunda contra ‘Ural’, el MI Alexander Reprintsev, con rating FIDE de 2428 (junio de 2001). Las partidas son, como mínimo, divertidas. En una de las partidas, el falso Fischer juega Re8-f7-e6-d6-c7 en las seis primeras jugadas, y aún así consigue vencer al MI de 2428 de Elo.

 

Adenda

En 2002, pude rastrear al falso Fischer, cuando aumentó su actividad en Playchess. Se trataba de un sysop canadiense de ascendencia asiática, extremadamente hábil con el ordenador. Cuando lo confronté, confesó que era ‘Fischer’ en ICC y Playchess.

En 2006 y 2007 mantuve una serie de largas conversaciones telefónicas con Bobby Fischer en su refugio de Islandia. Le pregunté si había jugado en Internet, concretamente las partidas contra Short y Reprintsev. No tenía ni idea de lo que estaba hablando. Así que quedó claro al cien por cien: no era Bobby quien había tanteado a los maestros en Internet.

Hay otra pequeña anécdota que no me resisto a contar: durante la polémica en torno a Nigel, le llamé por teléfono. Él estaba en Argentina en ese momento, y cuando reconoció mi voz en el teléfono dijo, sarcásticamente: “¿Eres tú, Bobby?” Mi respuesta: “¿Sabes lo que está pasando? Enciende tu televisor, Nigel”. Así lo hizo, después de que le convenciera de que era urgente. El primer avión había chocado con las Torres Gemelas de Nueva York, y mientras hablábamos, el segundo avión chocó. Nunca olvidaré dónde estaba y qué estaba haciendo cuando se produjo el horrible ataque terrorista, hace veinte años.


Ex editor jefe de la página de noticias de ChessBase en inglés. Estudió Filosofía y Lingüistica en las universidades de Hamburgo y Oxford. Del mundo académico pasó al periodismo científico, produciendo documentales para la televisión alemana. En 1986 fue uno de los fundadores de ChessBase.
Discussion and Feedback Join the public discussion or submit your feedback to the editors


Comentar

Normas sobre los comentarios

 
 

¿Aún no eres usuario? Registro