Campeonato Individual de la UE: derrota por sonido de teléfono móvil

13/09/2008 – La bolsa de premios es de 30.000 libras esterlinas, se disputa en el Museo del Mundo de Liverpool (Gran Bretaña) Treinta y ocho grandes maestros y un montón de otros titulados lo disputan. Al cabo de tres rondas, seis jugadores tienen una puntuación perfecta con tres de tres. Pero lo más destacado hasta el momento sucedió en la segunda ronda, cuando repentinamente un teléfono móvil Nokia, al reproducir los acordes del Gran Vals de Tárrega ocasionó la derrota de un gran maestro muy conocido. Tenenemos un testigo que nos contó la historia completa...

ChessBase 14 Download ChessBase 14  Download

Programa de gestión de bases de datos de ajedrez que es referencia mundial. Todos usan ChessBase, desde el campeón del mundo al aficionado. Inicie su historia de éxito personal con ChessBase.

Más información...

El IV Campeonato Abierto Individual de la Unión Europea está disputándose desde el 9 de septiembre y hasta el 18 en Liverpool (Gran Bretaña) La bolsa de premios es de 30.000 libras (38.000 euros o 53.000 USD), de las que el primero se lleva 6.000 libras. Las partidas se disputan en el Museo del Mundo, que tiene amplias colecciones que abarcan arqueología, etnología y ciencias físicas y naturales.

Participantes (con Elo 2500 o superior)

1 Adams, Michael GM   2735
2 Bacrot, Etienne GM 2691
3 Vachier-Lagrave, M. GM 2681
4 Short, Nigel D GM 2655
5 Tiviakov, Sergei GM 2645
6 Fridman, Daniel GM 2637
7 L'Ami, Erwin GM 2610
8 Beliavsky, Alexander GM 2606
9 Laznicka, Viktor GM 2601
10 Baramidze, David GM 2593
11 Smeets, Jan GM 2593
12 Berg, Emanuel GM 2592
13 Werle, Jan GM 2591
14 Kotronias, Vasilios GM 2574
15 Luther, Thomas GM 2570
16 Andersson, Ulf GM 2562
17 David, Alberto GM 2562
 
18 Dgebuadze, Alexandre GM   2562
19 Sulskis, Sarunas GM 2562
20 Howell, David WL GM 2561
21 Meier, Georg GM 2556
22 Jones, Gawain C B GM 2549
23 Miezis, Normunds GM 2540
24 Conquest, Stuart C GM 2536
25 Hillarp Persson, Tiger GM 2526
26 Wells, Peter K GM 2526
27 Hebden, Mark L GM 2520
28 Godena, Michele GM 2519
29 Carlsson, Pontus GM 2514
30 Haslinger, Stewart G GM 2511
31 Edouard, Romain IM 2508
32 Gordon, Stephen J IM 2508
33 Arkell, Keith C GM 2506
34 Gormally, Daniel W GM 2504

Al cabo de tres rondas, seis jugadores tienen una puntuación perfecta (3/3): los GMs Michael Adams, Stuart Conquest, Daniel Fridman y Maxime Vachier-Lagrave, así como el MI francés Thal Abergel (Elo 2499) y el MF holandés Ali Bitalzadeh (Elo 2310)


Tumbado por el timbre

Por John Saunders

  • La escena: la sala de juego del Campeonato de Ajedrez de la Unión Europea, en el Museo del Mundo de Liverpool.
  • La fecha: 10 de septiembre de 2008
  • La hora: 16:29 BST, 2½ horas de sesión.

Todo está en silencio. Los jugadores de los primeros tablero están trabajando duro, lo mismo que los cuatro TTs (técnicos del torneo: dos técnicos de los tablero DGT, un webmaster y un transcriptor de partidas: quien esto escribe), tecleando silenciosamente en sus portátiles en la misma sala y alejados no más de diez metros de los grandes maestros. Unos pocos espectadores están mirando desde el otro lado del cordón.

De pronto, unos pocos acordes del Gran Vals de Tárrega rompen el silencio. Al momento, el cerebro registra los bien conocidos sonidos del timbre de un Nokia y luego, un nanosegundo más tarde, un auténtico horror te golpea pensando que puede ser tu propio teléfono móvil el que suena. Dos nanosegundos más tarde llega la ola de alivio (gracias a Dios) porque el sonido llega desde más lejos y es el teléfono de otro. Bendito alivio. Entonces no puedes evitar levantar la cabeza de tu trabajo para otear la sala. ¿De quién era el teléfono? Miras y ves las demás cabezas, grandes maestros y técnicos por igual, haciendo lo mismo que tu: mirarse con interrogación unos a otros. Es ese sentimiento de los escolares: algún chico travieso ha soltado una bomba fétida y el profesor quiere saber quien lo hizo.

Pronto quedó claro que no era ninguno de los TTs ni un espectador (para quien un percance así solo podría significar una severa reprimenda del director del torneo y el odio universal de un grupo de grandes maestros), ya que las cabezas de los grandes maestros parecían apuntar hacia un tablero junto a la ventana. En ese momento supimos que un gran maestro iba a sufrir una derrota por el timbre.


Nigel Short (al fondo a la izquierda) en su partida contra Ketevan Arakhamia-Grant

Bueno, para ser honrado, no podía ver todos los tableros principales desde mi silla en la esquina de la sala, ya que los otros tres técnicos oscurecían una gran parte de mi área de visión potencial, pero resultó que Nigel Short era el propietario del teléfono que sonó, que había colocado sobre un gran tomo (una biografía de Fidel Castro) junto a él en la mesa antes de jugar. No había ningún árbitro cerca, pero creo que Nigel reconoció inmediatamente su culpa ante su rival Ketevan Arakhamia-Grant. Intercambió unas palabras en voz baja con su oponente, firmó la planilla y se fue.


El mortal teléfono Nokia, tras el rey blanco, sobre la biografía de Fidel Castro

¿Qué había salido mal? En la cafetería del Museo, Nigel posteriormente explicó todo al director del torneo Manuel Weeks. El teléfono Nokia había sido un regalo de un patrocinador de un torneo reciente y acababa de comenzar a usarlo. Era tan nuevo que solo lo había recargado una vez desde que lo recibió. Como veremos, el asunto de la carga de la batería y su falta de familiaridad con el nuevo equipo fueron las claves del desastre en el que había caído.

Como todos sabemos, es malditamente fácil dejar nuestro teléfono encendido cuando entramos en la sala de un torneo. Haré ahora una confesión personal: durante este torneo, me pasó eso dos veces y mantuve encendido mi teléfono durante bastante tiempo mientras estaba en la sala de juego, muy cerca de los primeros tableros Muchas otras personas han confesado aquí el mismo error. Siempre apagaba mi teléfono al comienzo de las partidas, pero salía un momento a llamar y luego se me olvidaba apagarlo al volver a mi mesa. Por supuesto, esto no es aplicable a los jugadores, a quienes no se les permite salir y hacer llamadas durante las partidas, pero los técnicos tenemos que ser doblemente cautelosos cada vez que salimos por asuntos telefónicos. En realidad, deberíamos estar en una sala para nosotros solos, pero por desgracia la disposición del lugar no lo hace posible.

Volvamos a Nigel: había estado cerca de una derrota con un teléfono móvil anterior en el mismo torneo en 2006. Aquí tienen el comentario de Steve Giddins de aquella ronda en la web del Campeonato de la Unión Europea 2006:

“El principal favorito y quien concita la atención de la mayoría de los medios es Nigel Short, antiguo aspirante al título mundial, que está haciendo una de sus escasas apariciones en su país (y condado) de nacimiento. Ganó con bastante facilidad al finlandés Maki Karttunen, pero aquí la planilla no cuenta la historia completa de lo cerca que estuvo Short de perder en la mismísima apertura. No tuvo nada que ver con sus jugadas, sin embargo. La verdad es que al cabo de unos 90 minutos de juego, ¡Short descubrió para su horror que su teléfono móvil seguía encendido! Por suerte, nadie intentó telefonearle ni mandarle ningún mensaje: el estuvo de acuerdo conmigo luego en que a veces es mejor no tener amigos...”

La ironía es que Nigel había aprendido la lección de esta casi derrota. En 2008 había hecho lo correcto. Al comienzo de la partida, sacó su teléfono, lo apagó y lo situó junto a él, como se describió más arriba. Su rival Ketevan Arakhamia-Grant responde por ello: ella vio a Nigel apagar su teléfono antes de jugar y se sorprendió como él cuando el aparato infernal de pronto salió de la muerte y encontró su voz tras 2½ horas de juego.

Después, Nigel estaba conmocionado pero aceptó el castigo sin demora. Aunque no estaba aún completamente familiarizado con su nuevo teléfono, su explicación de que el teléfono volviese a la vida fue que realmente no era una llamada de teléfono o la recepción de un SMS, sino la señal de batería baja que parece que puede emitir incluso cuando está completamente apagado. Dijo que no se sentía como si hubiera perdido una partida de ajedrez. Esto está de acuerdo con las sensaciones de quienes estaban allí como testigos. Hubo algo surrealista en todo ello. Dada su evidente práctica de sacar el móvil y apagarlo, es difícil no sentirlo por él.

Fue la primera vez que fui testigo de una derrota por teléfono móvil. El hecho de que haya afectado a un jugador de tan alto nivel lo hace aún más sorprendente. No he llegado todavía a una posición definitiva con respecto a mis sentimientos sobre la regla de derrota por teléfono móvil. ¿Es demasiado draconiana? ¿Hay una forma más equitativa de tratar estos sucesos? No lo sé. No obstante, siempre asociaré el timbre de Nokia con este pequeño incidente desgraciado en Liverpool.

Short,N (2655) - Arakhamia,K (2448) [B45]
4th ch-EU Liverpool ENG (2), 10.09.2008
1.e4 c5 2.Cf3 Cc6 3.d4 cxd4 4.Cxd4 e6 5.Cc3 d6 6.Ae3 Cf6 7.f3 Ae7 8.Dd2 0-0 9.g4 d5 10.g5 Cxd4 11.Dxd4 Ch5 12.0-0-0 Axg5 13.Rb1 Rh8 14.exd5 exd5 15.Axg5 Dxg5 16.Tg1 Df4 17.Dxd5 Cf6 18.Dg5 Dxg5 19.Txg5 Ae6 20.Ad3 h6 21.Tb5 b6 22.a4 Ad7 23.Tb4 Ac6 24.f4 Tad8 25.Tc4 Af3 26.Te1

y perdió por sonido del teléfono móvil : 0-1.

Enlaces:


Discussion and Feedback Join the public discussion or submit your feedback to the editors


Comentar

Normas sobre los comentarios

 
 

¿Aún no eres usuario? Registro