Cuenta atrás para la Final de Maestros 2009 en Bilbao

28/08/2009 – Dentro de una semana y dos días dará comienzo la edición 2009 de la Final de Maestros del Grand Slam de Ajedrez, que este año se disputará entre el 6 y el 12 de septiembre en la capital vizcaína. Los participantes serán: el doble as de ajedrez y póquer Alexander Grischuk, el recién casado Sergey Karjakin (que según la página oficial "empieza a morder"), el ‘Da Vinci’ del ajedrez de toda la vida Alexei Shirov y el "buen chico que engaña mucho" porque dice siempre que apenas se entrena y eso parece imposible para una gran estrella del ajedrez, como Aronian (Aunque en su caso puede ser verdad y además: ¿qué es entrenar "mucho" o "poco"?) Al igual que el año pasado, las partidas se disputarán en la calle, en una urna de cristal montada en medio de la Plaza Mayor. La web oficial del torneo de este año se acaba de estrenar. Aquí tienen la presentación de los participantes...

ChessBase 14 Download ChessBase 14  Download

Programa de gestión de bases de datos de ajedrez que es referencia mundial. Todos usan ChessBase, desde el campeón del mundo al aficionado. Inicie su historia de éxito personal con ChessBase.

Más información...

Del 6 al 12 de septiembre de 2009 en Bilbao (España)

Los participantes de la Final de Maestros del Grand Slam 2009 en Bilbao

Alexander Grischuk: El doble as de ajedrez y póquer

Equilibrado, de fuerte carácter, elegante y de 1,90 de altura, Alexánder Grischuk estudió Educación Física pero, a los 25 años, ha triunfado en dos duras disciplinas de salón: vencedor de Linares 2009, el Wimbledon del ajedrez, a pesar de que también es profesional del póquer. Esa dualidad parecía imposible en el siglo XXI, cuando los adelantos de la informática obligan a un entrenamiento riguroso para estar al día. Quizá para compensar esa privación de ajedrez, se ha casado con la gran maestra ucraniana Natalia Zhúkova.

Hijo único, sus padres y sus abuelos fueron físicos reconocidos en su país. Uno de sus abuelos dirigió el Instituto Científico de Física de la antigua URSS. Y fue su padre quien le enseñó las reglas del ajedrez, cuando él apenas tenía cinco años. Dado que desde el principio fue un alumno entusiasta y aventajado del tablero, su madre decidió que debía tener un entrenador particular y estudiar lo que él quisiese. Y fue así como a sus 11 años el Gran Maestro ruso Anatoli Bikovski fue contratado por la familia Grischuk. Además, contaban con la ventaja de vivir en la misma calle.

Bikovski quedó pronto muy impresionado: “No me atrevo a hablar de su futuro, pero reconozco que, en los 25 años que llevo como entrenador oficial de la selección de jóvenes de Rusia, la energía que pone Alexánder en cada una de las partidas que disputa es algo extraordinario. Además de entregarse a fondo, intenta encontrarlo todo en cada movimiento. Y, por supuesto, algo importantísimo es que siempre lucha para ganar. No se conforma, como hacen otros jugadores, con un simple empate”.

No es extraño pues que Alexánder fuese campeón de Rusia de casi todas las edades, ni que ganase medallas en Europeos y Mundiales –como el español Paco Vallejo, uno de sus rivales más duros- aunque no logró ser campeón del mundo sub 18. Sus resultados de los últimos siete años son buenos, pero no brillantes –si se exceptúa el oro en el Mundial de rápidas (cinco minutos) de 2006- hasta que logra una invitación para Linares 2009. Con poco tiempo para prepararse a conciencia debido a su pluriempleo, sólo (sin analista ni acompañante), sin aparecer nunca por el restaurante del hotel para el almuerzo, fumando entre bastidores con frecuencia y apurándose de tiempo casi todos los días, el joven ruso firmó una magnífica trayectoria en la primera vuelta: victorias sobre Wang Yué, Radyábov y Aronián (ésta, magnífica), y tablas con los demás. ¿Era una racha gloriosa pero efímera o la consagración de un nuevo astro?

Sólo perdió una partida en la segunda vuelta, ante Carlsen (premio de belleza) y así se convirtió en el ganador más sorprendente de las 26 ediciones de Linares.

Palmarés

  • Campeón de Rusia Sub-10, Sub-12, Sub-14 y Sub-16.
  • Medalla de bronce en la Olimpiada de Estambul 2000 con Rusia.
  • Semifinalista del Mundial FIDE en 2000.
  • Campeón del Mundo de Ajedrez Rápido, Israel 2006.
  • Vencedor del Torneo de Linares 2009.

Kariakin empieza a morder

Aún hoy, a los 19 años, Serguéi Kariakin ostenta el récord del gran maestro más joven de la historia (a los 12 años y 7 meses). Sin embargo, su estrella se ha visto eclipsada por la de otro excepcional niño prodigio, el noruego Magnus Carlsen, pero la distancia entre ambos se está acortando, y el ruso ya muerde peligrosamente: ganó este año el torneo Corus de Wijk aan Zee (Holanda), ha contratado como entrenador a Yuri Dojoián (el ex de Kaspárov). Desde agosto tiene nacionalidad rusa y jugará por Rusia de ahora en adelante. Todo, para dar el salto definitivo a la cumbre.

A los cinco años, Serguéi ya sabía jugar al ajedrez; le había enseñado su padre, empresario, a petición del niño, impresionado por un reportaje que vio en la televisión ucraniana. Pero no sabía escribir, así que no podía apuntar las jugadas. Por esa razón, los participantes del torneo de Simferópol (península de Crimea) de 1995 tuvieron que reunirse para votar si permitían jugar al prodigioso Kariakin. Éste fue admitido, y celebró su primera victoria saliendo de la sala con volteretas acrobáticas, otra de sus aficiones infantiles, junto al fútbol, el tenis de mesa, las novelas de Agatha Christie y Sherlock Holmes, y los juegos de estrategia en el ordenador.

Su madre, Tatiana, profesora especializada en deportes, no sabe si su hijo es un superdotado porque nunca le han hecho una prueba de inteligencia. “Siempre vi que mentalmente era muy maduro para su edad, sobre todo por la seriedad ante el tablero. Fuera de él es alegre, aunque tímido, y se parece más a un chico normal. Creo que el ajedrez ha desarrollado una inteligencia innata que ya era alta”, explica. “Por cierto, noto que Serguéi se siente ya familiarizado con España, como si fuera su segundo país. Y conserva un recuerdo muy grato de sus anteriores actuaciones en Bilbao, en 2005 y 2007”, añade.

El talento de Kariakin es inmenso, lo que casi le garantiza un futuro de esplendor, porque no sólo domina la táctica sino que asombra desde los 12 años por su virtuosismo estratégico, algo muy raro entre los niños. Por eso, las quinielas sobre futuros campeones del mundo siempre incluyen a Kariakin, sobre todo tras su gran triunfo de este año en Wijk aan Zee, donde hizo unas interesantes manifestaciones durante la ceremonia de inauguración: “A lo largo de 2008 sufrí una crisis de juego que analicé en profundidad. Descubiertas las causas, que no voy a desvelar porque son un secreto profesional, elaboré un plan corrector. Y ahora estoy aquí lleno de ambición. Creo que puedo ganar el torneo”. Y lo hizo.

Además cumplió una tradición ucraniana realmente exigente: bañarse de noche en pleno invierno en las gélidas aguas del Mar del Norte. Según esa creencia, a quien es capaz de ello le irá todo bien durante el resto del año. Quizá sea un buen dato para quienes se planteen apostar por Kariakin como ganador de la Final de Maestros de Bilbao.

Palmarés

  • Gran Maestro más joven de la historia con 12 años y 7 meses.
  • Campeón Olímpico con Ucrania en Calvià 2004.
  • Con 14 años venció al Campeón del Mundo reinante, Kramnik Dortmund 2004.
  • Campeón de Europa de Ajedrez Relámpago Dresde 2007.
  • Campeón del Torneo Corus Wijk aan Zee 2009.

El ‘Da Vinci’ del ajedrez

Para demostrar que el ajedrez de alto nivel es un arte, nada mejor que ver las partidas de Alexéi Shírov, el Leonardo Da Vinci del deporte mental, un genio que valora la creación de belleza casi tanto como la victoria. Nacido en Letonia de padres rusos hace 37 años, español desde 1996, subcampeón del mundo en 2000 y de la Copa del Mundo en 2007, los organizadores le aprecian por su combatividad, y los aficionados le adoran porque garantiza emociones fuertes. Su triunfo en Sofía este año, poco antes de cumplir 37, indica que está en esa edad ideal de equilibrio entre ímpetu y experiencia.

Tímido, hipersensible, de andares desgarbados y mirada huidiza, la mente de Shírov es un constante frenesí, reflejado en una convulsa vida sentimental que probablemente ayuda a entender su irregularidad deportiva. Sin embargo, no necesita ser campeón del mundo para disfrutar de la loa popular: la sensación de los aficionados al reproducir sus partidas es similar a la de un melómano cuando escucha ‘La Novena’ de Beethoven.

Imprevisible, genial, romántico y un poco despistado, Alexéi representa en el ajedrez lo que Leonardo en la pintura, lo inasequible. Aprendió a jugar a los cuatro años, de su hermano mayor. Pero perdió todo interés, abandonándolo por completo, llegando incluso a olvidar lo que había aprendido. Tenía siete cuando su hermano volvió a intentar que Alexéi se sentase delante de un tablero, y esta vez tuvo más éxito. Shírov fue progresando lentamente y con once produjo una obra de arte digna de un maestro experimentado. Esta partida incluso llamó la atención de su compatriota y excampeón del mundo Mijaíl Tal, por lo que Alexéi pudo conocer al gran jugador que le había fascinado desde niño.

Ahí empezó una ascensión impresionante hasta que, en 1998, derrota en Cazorla (Jaén) con claridad a Vladímir Krámnik en la Final de Candidatos del Mundial oficioso, ganando así el derecho de retar a Gari Kaspárov. Pero éste, ante las dificultades de lograr un patrocinador de mucho dinero –agravadas porque Shírov jamás logró ganar una sola partida a Kaspárov-, decidió incumplir su compromiso y puso en juego su título en Londres ante Krámnik, quien le destronó en 2000; pocos meses después, Shírov era subcampeón del mundo en Teherán, tras perder la final ante Anand.

Desde entonces, su carrera es una sucesión de altibajos, pero siempre ha estado entre los mejores del mundo, y lo que no ha cambiado es la admiración que le profesan millones de aficionados de los cinco continentes. Sobre todo, porque es rarísimo que firme un empate rápido, y más aún que en cada uno de los muchos torneos que juega no produzca verdaderas joyas. No resultaría extraño que la partida más brillante de Bilbao 2009 sea suya.

Palmarés

  • Campeón del Mundo Sub-16 en Timisoara (Rumanía), 1988.
  • Candidato a la corona del Mundial Clásico tras derrotar a Krammik en Cazorla (Jaén) en 1998.
  • Subcampeón del Mundo FIDE en 2000 en Teherán (Irán).
  • Campeón de España 2002 en Ayamonte (Huelva).
  • Subcampeón de la Copa del Mundo de Ajedrez en Elistá (Kalmikia) 2007.
  • Campeón del Torneo MTel Masters Sofia 2009

Un buen chico que engaña mucho

Dice constantemente que apenas se entrena, pero ya nadie le cree porque es una gran estrella del ajedrez, y ambas cosas son incompatibles. Tiene sólo 26 años, y ya ha ganado la Copa del Mundo, Linares y Wijk aan Zee (dos veces). Esa sencillez de carácter, su estilo universal, la pertenencia a un país donde el ajedrez es una pasión nacional, y un sistema nervioso equilibrado configuran al armenio Levon Aronián como un valor muy sólido.

“No estoy preparado para enfrentarme a los grandes. Mi única ventaja sobre esas bestias es mi total ignorancia y frescura de pensamiento”. Aronián se expresaba así en la navidad de 2005, pocos días después de ganar la Copa del Mundo en Siberia y unos días antes de debutar en el Torneo Corus de Wijk aan Zee (Holanda), donde compartió el 7º puesto de 14 participantes. Sólo un mes más tarde triunfó en Linares, el Wimbledon del ajedrez, de manera tan sorprendente como inapelable.

En realidad, esa sorpresa no era objetiva, y tenía mucho que ver con la modestia natural de Aronián. Quien hubiera seguido su trayectoria desde niño ya se habría fijado en su enorme talento, demostrado desde 1994, cuando fue campeón del mundo sub 12 en Szeged (Hungría), por delante de futuras estrellas, como Bacrot (Francia), Ponomáriov (Ucrania), Grischuk (Rusia) y Vallejo (España); y confirmado en 1996 con la medalla de plata en el Mundial sub 14 de Cala Galdana (Menorca), compartiendo el podio con el también armenio Sarguissián y el español Vallejo.

Aronián, segundo hijo de un matrimonio de científicos, aprendió a jugar a los cinco años, con su hermana; su madre ejercía como ingeniera especializada en explosiones y demoliciones; su padre, físico bielorruso, trabajaba como investigador especializado en tecnología láser          . Ambos sacrificaron su prestigio profesional para emigrar a Berlín con el exclusivo fin de que Levon, quien tenía 18 años entonces, pudiese desarrollar al máximo su talento ajedrecístico, fichando por un equipo de la Bundesliga y estando más cerca de los grandes torneos europeos.

Pronto se vio que la decisión había sido acertada. Campeón del mundo juvenil en 2002, Aronián siguió progresando -aunque sin llamar mucho la atención- como ajedrecista y como persona. Habla armenio, ruso, inglés y algo de alemán, y le gusta chapurrear el español, bromeando con las palabras malsonantes. Muy propenso al alto riesgo en sus partidas, Aronián es apreciado por los organizadores y aficionados, que volverán a disfrutar con él en la Final de Maestros de Bilbao.

Palmarés

  • Campeón del Mundo Sub-12 y Sub-20.
  • Campeón de la Copa del Mundo en 2005 en Khanty Mansiysk (Rusia).
  • Campeón del Torneo de Linares 2006.
  • Campeón Olímpico en Turín (Italia) 2006 con Armenia.
  • Campeón Olímpico en Dresde (Alemania) 2008 con Armenia.
  • Campeón del Torneo Corus Wijk aan Zee en 2007 y 2008.
  • Subcampeón del Torneo de Nanjing (China) en 2009.

La página oficial del torneo se encuentra ya en funcionamiento.

Todas las partidas de la Final de Maestros del Grand Slam de Ajedrez que se celebrará en Bilbao del 6 al 12 de septiembre, podrán ser seguidas en directo en la página oficial del Torneo www.bilbaofinalmasters.com. Los movimientos que realicen los grandes maestros en el interior de una gran urna de cristal situada en la calle, se reflejarán en tiempo real en los tableros virtuales de esta web, al tiempo que se ofrecerá la imagen de los jugadores recogida por seis cámaras de vídeo.

Al igual que el año pasado, se emitirán en tiempo real por Internet el audio y la imagen desde diversos planos, con los comentarios, análisis (con tableros electrónicos) y entrevistas que se realizarán en el Ágora. El Ágora de análisis es un espacio situado junto a la urna en el que el público podrá disfrutar también de los comentarios en directo. La dirección del Ágora corresponderá al periodista Leontxo García y como colaborador estará Nicola Lococo.


Leontxo García y Nicola Lococo comentando las partidas y entrevistando a invitados especiales

Enlaces:


Discussion and Feedback Join the public discussion or submit your feedback to the editors


Comentar

Normas sobre los comentarios

 
 

¿Aún no eres usuario? Registro