Dante Alighieri y el juego de ajedrez

por Adolivio Capece
12/01/2021 – La obra "La Divina Comedia", por Dante Alighieri (creada entre los años 1307 - 1321) es un clásico de la literatura. Dante falleció en Ravenna en 1321. Este año es el 700 aniversario de su muerte. Dicen que Dante era jugador de ajedrez y que poseía su propio juego con tablero y piezas. En la obra " Divina Comedia (Paraíso XXVIII), hasta utiliza el ajedrez para una metáfora. | Imagen: fresco por Domenico di Michelino en Santa Maria del Fiore, Florencia 1465.

ChessBase 16 - Mega package Edition 2021 ChessBase 16 - Mega package Edition 2021

Ideas nuevas, análisis precisos, y entrenamiento a medida. ChessBase es la base de datos de ajedrez particular de referencia en todo el mundo. Aprenda, disfrute y mejore su juego. Cualquier ajedrecista con ambiciones, desde el Campeón del Mundo hasta los jugadores de club o los amigos ajedrecistas aficionados, trabajan con esta herramienta.

Más...

Dante y el ajedrez

Dante Alighieri, bautizado "Durante di Alighiero degli Alighieri (Florencia, c. 29 de mayo de 1265, fallecido en Rávena el día 14 de septiembre de 1321), fue un poeta italiano. La Divina comedia es una de las obras fundamentales de la transición del pensamiento medieval al renacentista y una de las cumbres de la literatura universal. En sus obras, Dante menciona el ajedrez en varias ocasiones. Pero la cita más importante y más famosa será aquella de de la Divina comedia - Paraíso XXVIII:


«Lo incendio lor seguiva ogni scintilla;

Ed eran tante, che il numero loro

Più che il doppiar degli scacchi s'immilla».

(Paradiso, XXVIII, 91-93)


Extracto en castellano de la Divina comedia: Paraíso XXVIII

Como se queda espléndido y sereno

el aéreo hemisferio cuando sopla

Bóreas con su mejilla más suave,

 

y se disuelven y limpian las brumas

que le turbaban, y sonríe el cielo

con las bellezas todas de su corte;

 

así hice yo, después que mi señora

tan claro respondió, y como en el cielo

brilla una estrella supe la verdad.

 

Y cuando terminaron sus palabras,

no de otro modo el hierro centellea

candente, cual los círculos hicieron.

 

Su incendio cada chispa propagaba;

y tantas eran, que el número de ellas

más que el doblar del ajedrez subía.

...


La metáfora del ajedrez es muy significativa en este contexto: el número al que se refiere Dante en estos versos, hacie alusión a la leyenda oriental, según la cual el inventor del juego de ajedrez pidió al rey de Persia, como recompensa por su invento, un grano de trigo en el primer cuadrado del tablero, dos en el segundo, cuatro en el el tercero, y así sucesivamente, siempre doblándose: ¡un número extraordinariamente grande!

Con respecto al propio Dante, los expertos están todos de acuerdo: Dante sabía jugar al ajedrez y también jugaba con regularidad. Por ejemplo, Nicola Zingarelli (1860-1935, conocido en Italia como autor de un diccionario de la lengua italiana) reconoció en la versión actualizada de su gran obra crítica "La vita, i tempi e le opere di Dante" (2 tomas), (Storia letteraria d'Italia), que "el conjunto de la huella dantesca de similitud debe llevar a creer en una experiencia específica de Alighieri para conocer el juego del ajedrez y las propiedades numéricas únicas del tablero de ajedrez ”. Asimismo, Franz Xaver Kraus (1840-1901), autor del libro "Dante" publicado en Berlín en 1897, afirmó Dante sabía jugar al ajedrez. 

Dante debe haber jugado sobre todo con sus dos amigos más íntimos, Cio da Pistoia y Guido Cavalcanti. Se puede decir casi con certeza, que Dante también poseía su propio juego de ajedrez particular, con piezas y tablero. Lo llevó consigo hasta al exilio.  

De las piezas no se sabe donde están, pero dicen que existe un tablero de ajedrez que era de Alighieri. Dicho tablero sale mencionado los papeles del inventario del año 1680. Sale la información que se trata del "juego de ajedrez de Dante y su negocio". Se trataba de un tablero hecho de marfil y madera, que se encontraba en posesión del Marqués Cospi de Bologna. Existe una descripción completa en el Museo Cospiano, de Lorenzo Legati de 1777. Sin embargo, cuando el museo y sus objetos expuestos llegaron a ser propiedad del Instituto de Bologna (1886), el tablero de ajedrez había desaparecido. 

En el año 1895, el profesor Kraus encontró un tablero de ajedrez antiguo en Bologna, que iba acompañado por papeles que lo identificaban como tal y que parecía ser el mismo que se había guardado en el Museo de Cospiano. Pero, a Kraus le parecía que los documentos "no eran auténticos" y que por lo tanto no se trataba del tablero que había sido propiedad de Dante originalmente. Después de eso, se perdieron las huellas del tablero de Dante. 

Traducción al castellano: Nadja Wittmann (ChessBase)

Enlaces



Adolivio Capece es ajedrecista, periodista y escritor italiano.