Duelo de revancha Reshevsky – Najdorf (Capítulo II)

16/12/2009 – Juan Morgado nos ha enviado la segunda entrega de su trabajo histórico sobre el duelo de revancha Reshevsky - Najdorf (Buenos Aires, 1953) por el Campeonato de Occidente. Nos presenta en ella la segunda y tercera partidas del duelo. "Por iniciativa del Presidente de la Caja Nacional de Ahorro Postal, señor Alberto Vicente Musis, quien está prestando una valiosa cooperación para el mejor éxito de la competición, fue colocado en la calle Solís un tablero mural iluminado para poder ir reproduciendo las jugadas y responder en esa forma al enorme interés de los aficionados, teniendo en cuenta que el primer día fueron muchas las personas que no pudieron entrar al salón de juego"; así se reflejaba el acontecimiento en la prensa. La segunda entrega del estudio de Juan Morgado...

ChessBase 14 Download ChessBase 14  Download

Programa de gestión de bases de datos de ajedrez que es referencia mundial. Todos usan ChessBase, desde el campeón del mundo al aficionado. Inicie su historia de éxito personal con ChessBase.

Más información...

Duelo de revancha Reshevsky – Najdorf (Capítulo II)

Por Juan Morgado

2ª partida, del 3 de junio de 1953

(2) Najdorf,Miguel - Reshevsky,Samuel Herman [E57]
Buenos Aires match Buenos Aires (2), 1953
[Juan S. Morgado]
1.d4 Cf6 2.c4 e6 3.Cc3 Ab4 4.e3 0–0 5.Ad3 c5 6.Cf3 d5 7.0–0 Cc6 8.a3 dxc4 9.Axc4 cxd4 10.exd4 Ae7 11.Te1 b6 12.Af4 Ab7 13.Aa2 Tc8 [‹13...Cd5?! 14.Cxd5 exd5 15.Dd3²] 14.Dd3 Dd7 [14...Cb8?! 15.Cg5 Aa6? (15...Rh8 16.Tac1‚) 16.Dh3 Dxd4 17.Cce4!± (17.Te4? Dd3= Petrosian,T-Ilivitzki,G/Sverdlovsk) ] 15.Tad1 Cd5 [15...Tfd8 16.De2 Aa8 17.d5 exd5 18.Axd5² Schatz,C-Giessmann,S/Ingolstadt] 16.Ab1 [16.Cxd5 exd5 17.b4²] 16...g6 17.Ah6 Tfe8 18.Ce4 Af8 [18...Cf6 19.Aa2² (19.Ceg5?! Cg4 20.Cxf7 Rxf7 21.Aa2 Cxh6 22.Axe6+ Dxe6 23.Txe6 Rxe6 24.d5+ Rf7 25.dxc6 Axc6 26.Ce5+ Rf8 27.Dh3 Cf7 28.Cxf7 Rxf7 29.Dxh7+ Rf6 30.Dh6 Tcd8‚) ] 19.Axf8 Txf8 20.Ce5 De7 [20...Cxe5?! 21.dxe5 De7 22.Dg3‚] 21.Dg3 Tcd8 22.Cg5 idea Nxh7, pero la amenaza será controlada. [22.Aa2 Rg7 23.h3 f6 24.Cxc6 Axc6 25.Tc1 Dd7 26.h4²] 22...Cf6 23.Dh4 Un poco más, y Najdorf se equivoca Así se llegó hasta la jugada 23, que Najdorf meditó muchísimo, hasta el pounto de permitir, casi, que Reshevsky recuperara todo el tiempo perdido; finalmente replicó 23.D4T, es decir, la jugada que habia visto todo el público. ?Esta vez era Najdorf, a su turno, el que se había vuelto loco? ?Para qué había pensado tanto? Después de la partida nos lo dijo: ..Había imaginado una larguísima combinación, a base del sqacrificio de un caballo, que era correcta hasta en sus menores detalles...!menos en uno! !Reshevsky hubiera podido sacrificar la dama y quedar mejor! Un poco más hago esta combinación falsa... !y pìerdo!.. [Noticias Gráficas, 4 de junio de 1953] [La combinación que menciona Najdorf pudo ser 23.Cexf7 Txf7 24.Aa2 Ch5 (24...Cxd4 25.Txd4 Txd4 26.Axe6 Te4 27.Txe4 Cxe4 28.Db8+ Rg7 29.Cxf7 Dxe6 30.Dxb7 Rf8 31.h3 Cc5 32.Dxa7=) 25.Txe6 Dxe6 26.Axe6 Cxg3 27.fxg3 Ce5 28.Tc1 Ad5 29.dxe5 Axe6 30.Cxe6 Te8 31.Cg5 Tff8³] 23...Cxe5™ 24.Txe5 [24.dxe5 Txd1 25.Txd1 Td8 26.Te1 Ch5 27.Dg4= (27.g4? Td4µ) ] 24...Dd6 [24...Tfe8„] 25.Te3 Rg7 26.Th3 Th8 [26...Dd5? 27.Dh6+ Rg8 28.f3+-; 26...h5 27.Tg3 e5 28.Cxf7 Rxf7 29.Axg6+ Re7 30.Te1 Dxd4 31.Td3„; 26...Ch5 27.f3 Th8 28.Ce4 Dc7=] 27.Dh6+ Rg8 28.Aa2 Df8 29.Dh4 Rg7? [29...h6 30.Cf3 (30.Axe6 fxe6 31.Cxe6 g5„) 30...Rg7=; 29...Ad5 30.Cf3 Rg7 31.Dh6+ Rg8 32.Dg5 Rg7=; 29...De7 30.Cf3 Axf3 31.Txf3 Rg7=] 30.Axe6± Ad5™ [30...fxe6?? 31.Cxe6++-] 31.Axd5 Txd5 32.Dh6+ Rg8 33.Dh4 Rg7 34.Dh6+ Rg8 35.Dh4 Rg7 36.Cf3 Dd6? [36...Th5 37.Dg3 Txh3 38.Dxh3‚] 37.Dh6+ Rg8 38.Te1 Df8 39.Df4 Ch5 40.Dc7 Rg7 41.Te7 Rg8 42.Th4?! [42.Txh5 Txh5 43.Td7+-] 42...Td8 43.g3 Cf6 44.De5 Cd7? [44...Te8 45.Txe8 Cxe8 46.Tf4±] 45.De2+- h6 46.The4 Cf6 47.T4e6 Cd5 48.Txa7 Th7 49.Tc6 f6 50.De6+ Rh8 51.Ch4 Tg7 52.Dg4 g5 53.Txg7 Dxg7 54.Cf5 Dg6 55.De4 h5 56.De6 Dg8 57.Txb6! [57.Txb6! Cxb6 58.Dxf6+ Rh7 59.Dh6#]  1–0
[Haga clic aquí para reproducir la partida...]

La Prensa

Por iniciativa del Presidente de la Caja Nacional de Ahorro Postal, señor Alberto Vicente Musis, quien está prestando una valiosa cooperación para el mejor éxito de la competición, fue colocado en la Calle Solís un tablero mural iluminado para poder ir reproduciendo las jugadas y responder en esa forma al enorme interés de los aficionados, teniendo en cuenta que el primer día fueron muchas las personas que no pudieron entrar al salón de juego. La partida de anoche fue iniciada por Najdorf con P4D, respondiendo el norteamericano con la Defensa Nimzoindia. Las blancas plantearon el juego con el sistema preferido por el maestro Rubinstein, y después de un cambio de peones quedaron con el peón dama aislado, pero con mayor libertad de acción para sus piezas. Se originó así una situación de bastante riesgo para las negras, especialmente en la movida 13ª, que Reshevsky meditó mucho tiempo, pues había que encontrar la forma de impedir el avance del peón dama rival. Al llegarse a la 15ª jugada, el norteamericano había empleado casi dos horas. Más tarde, Najdorf organizó un fuerte ataque contra la precaria situación en que se encontraba el rey negro, y poco a poco colocó a su adversario en desventaja. Finalmente, y después de una serie de jugadas realizadas precipitadamente, el argentino ganó un peón, y al llegarse al momento de la suspensión en la jugada 40ª, su posición era netamente superior. [La Prensa, 4 de junio de 1953]

Amílcar Celaya (I)

—Perdí porque Najdorf jugó mejor—, dijo Reshevsky
Una calurosa ovación premió al Campeón Argentino. Si alguna vez el resultado de una partida ha sido justo es el de la 2ª partida por el Campeonato Mundial de Occidente, que Najdorf concluyó de ganarle anoche a Reshevsky en el salón de actos Presidente Perón de la Caja Nacional de Ahorro Postal. Maravillosa y audaz desde la primera jugada hasta la última, aunando ciencia, fantasía e imaginación, el Campeón Argentino se ha lucido en una de sus producciones más notables. (…) Cuando Reshevsky, perdida ya hasta la más remota posibilidad del más remoto conato de resistencia, dijo caballerescamente: ¨¡Bravo!¨ y tendió la mano a su adversario, una ovación estruendosa atronó el salón de actos, y la concurrencia, en acción incontenible, se acercó al estrado en que habían quedado conversando ambos competidores para estrechar la mano de Najdorf y felicitarlo. Como todos querían hacerlo, fue menester que el señor Raúl Cruz, del Club Argentino, pidiese al público que se retirase, pues el personal de la Caja afectado al acto había tenido que trabajar, a pesar de ser feriado, y era lógico que se les permitiese descansar. (…)
Después de la partida conversamos con ambos rivales. Al preguntar al gran maestro norteamericano por qué había perdido, su respuesta, dicha con seriedad y en tono convincente, fue la de un magnífico perdedor:

—Porque Najdorf jugó muy bien—
Najdorf, a su turno, nos respondió:
—Técnica y físicamente estoy perfectamente bien. Si mis nervios no me juegan una mala pasada, espero dejar bien sentado el prestigio del ajedrez argentino—

La 3ª partida se iniciará mañana sábado a las 20, una hora después de lo anunciado, en el salón Presidente Perón de la Caja Nacional de Ahorro Postal. Hoy es día de descanso porque el maestro norteamericano, por motivos religiosos muy respetables, no juega al ajedrez desde la puesta del sol del viernes hasta la puesta del sol del sábado. Esa razón explica también la hora en que se atrasa la iniciación. Reshevsky admite que un aficionado pueda jugar al ajedrez en el día consagrado al Señor, pero sostiene que él es un profesional, y no debe hacerlo porque en su caso particular se trata de un trabajo. [Amílcar Celaya, Noticias Gráficas, 5 de junio de 1953]

Amílcar Celaya (II)

Un poco más, y Najdorf se equivoca
No es posible, a pocas horas de haberse iniciado la partida por el Campeonato Mundial de Occidente, afirmar que todas las maniobras del campeón Argentino fueron de una corrección académica, pero si el estudio ulterior de todas y cada una de las jugadas que Najdorf realizó anoche demostrase que ellas fueron, no tan solo brillantes y dotadas de una vitalidad extraordinaria, sino también sin réplica en el análisis, deberíamos llegar a la conclusión de que esta batalla del tablero es una de las mejores que recuerdan los anales del ajedrez. ¡Najdorf, rápido, Reshevsky, lentísimo! Najdorf inició la lucha sin una sola vacilación, jugando rápidamente. En cambio, Reshevsky, ceñido a su costumbre de exprimir en su mente las posibilidades tácticas de los dos bandos, lo hizo con una desesperante pausa. Transcurridas las dos primeras horas de lucha, el maestro norteamericano las había insumido totalmente, para hacer 13 jugadas. En tanto, Najdorf sólo había utilizado 10 minutos (Sic). [El diario La Razón indica los tiempos en forma más precisa: 10 minutos para Najdorf, y una hora para Reshevsky] El Campeón Argentino descendió del escenario en que estaba jugando, y acercándose a nosotros, nos dijo:

—¡El viejo –cariñosamente– está loco! ¿Para qué piensa tanto?—

Así se llegó hasta la jugada 23, que Najdorf meditó muchísimo, hasta el punto de permitir, casi, que Reshevsky recuperara todo el tiempo perdido; finalmente replicó 23.D4T, es decir, la jugada que había visto todo el público. ¿Esta vez era Najdorf, a su turno, el que se había vuelto loco? ¿Para qué había pensado tanto? Después de la partida nos lo dijo:

—Había imaginado una larguísima combinación, a base del sacrificio de un caballo, que era correcta hasta en sus menores detalles... ¡menos en uno! ¡Reshevsky hubiera podido sacrificar la dama y quedar mejor! Un poco más hago esta combinación falsa... ¡y pierdo!—

Entonces, como en la 1ª partida, se produjo otra vez el ping pong frenético, en que ambos rivales tuvieron que maniobrar a toda velocidad para no excederse en el tiempo reglamentario. Ambos echaban, de tiempo en tiempo, miradas angustiosas al reloj, y movían las piezas con desesperación. Y así, con la flecha roja a punto de caer, los dos rivales completaron las 40 jugadas reglamentarias, en medio de una terrible tensión nerviosa propia y de la concurrencia, que se había puesto de pie, y que luego de puso a aplaudir. Hubo que recomendar silencio, advirtiendo al público que no molestase al Campeón Argentino, que se había puesto a pensar para dejar sellada su jugada secreta. Quizá Reshevsky abandone sin continuar. [Amílcar Celaya, Noticias Gráficas, 4 de junio de 1953]

Propaganda política en Noticias Gráficas

En la Nueva Argentina el ajedrez no es juego de reyes, sino del pueblo

El ajedrez, en la Argentina Justicialista, es también, aunque en este juego intervengan reyes y reinas, un juego del pueblo. Así lo comprendió, interpretando claramente el sentido popular de los deportes en el Segundo Plan Quinquenal, el Presidente de la Caja Nacional de Ahorro Postal, señor Alberto V. Musis. El señor Musis no había quedado satisfecho con la organización del espectáculo en la primera partida de este sensacional match. Sí, todo estaba muy bien, la concurrencia que colmaba el salón de actos de la institución podía seguir con comodidad las alternativas del encuentro; un maestro explicaba el sentido de las jugadas a quienes quisieran, en otra dependencia de la Caja de Ahorro… Pero, ¿y el numeroso público que, agolpado en el frente que da a la calle Solís, no podía entrar por la falta de espacio? Ese público, entusiasta y decidido que, obstruyendo el tránsito aguantaba a pie firme, durante cinco horas de una noche de invierno, las alternativas de esta lucha intelectual, ¿no tenía también derecho a ser atendido?

Y así lo pensó el señor Musis. Y ordenó que para la segunda partida, la de anoche y las sucesivas, se construyese un gran tablero mural; se colocase, iluminado, ese gran tablero mural sobre el frente de la Caja de Ahorro que da a la calle Solís, y que también allí un maestro de ajedrez explicase las jugadas a quienes no habían podido conseguir ubicación, porque también ellos debían poder gustar la profundidad y significado estratégico. Por eso, todos siguieron anoche las alternativas de la magnífica producción ajedrecística del Campeón Argentino: desde el Subsecretario de Finanzas y Vicepresidente del Banco Central, Dr. José Blasco –quien dicho sea de paso acertó más de una jugada de Najdorf– hasta el más modesto de los aficionados, aportado en plena calzada para premiar con sus aplausos anónimos la labor intelectual de este formidable deportista que se llama Miguel M. Najdorf. [Noticias Gráficas, 4 de junio de 1953]

Carlos Guimard (I)

¿Tablas por repetición de posiciones? ¡Franz Benko se equivoca!
Luego del contraste de la 1ª partida, cuando el optimismo a veces se afloja, encontramos a un Najdorf confiado y sereno, bien dispuesto para la lucha. En la apertura obtiene una pequeña ventaja, juega en terreno conocido, y realiza sus jugadas rápidamente. En cambio, Reshevsky, para sostener la posición, debe jugar preciso e insume mucho tiempo. En el ambiente, aún sin nada concreto, se presiente el triunfo de nuestro campeón. Es algo que está en todas las mentes y en todos los corazones de ese mismo público, cabalmente deportista, que en la 1ª partida rubricó con sostenido aplauso el triunfo de Reshevsky. 

Hacia la jugada 35, ambos jugadores, apremiados por el tiempo, repiten las jugadas, y según hizo notar el fuerte jugador de 1ª categoría Franz Benko, se repitió tres veces la misma posición. Efectivamente, luego de 35...R2C, Reshevsky pudo haber reclamado tablas. [Carlos Guimard, La Razón, 4 de junio de 1953] (N. de la R.: Esta afirmación es incorrecta, ya que solamente se repitió la posición dos veces, en las jugadas 33ª y 35ª, y también en las 32ª y 34ª)

Carlos Guimard (II)

Con un brillante final, Najdorf selló su triunfo sobre Reshevsky. El maestro yanqui debió abandonar en la jugada 57ª su inútil resistencia. En realidad, creíamos que Reshevsky abandonaría sin continuar, pero el maestro norteamericano prefirió continuar el juego, tal vez para probar su espíritu de lucha. Najdorf podía ganar de varias maneras, pero eligió el camino más seguro. Hasta ahora, Najdorf ha perfilado más calidad que Reshevsky. No debió perder la 1ª partida, y ganó la 2ª superando netamente al tenaz maestro yanqui. [Carlos Federico Juárez, Crítica, 5 de junio de 1953]
Najdorf, muy contento después del triunfo, nos decía:

—Reshevsky me lleva una pequeña ventaja… Domina mejor sus nervios, pero…— Reshevsky, cordial, agregó:
—Najdorf ha jugado muy bien esta partida, pero faltan 16 encuentros más— [La Razón, 5 de junio de 1953] Reshevsky 1:1 Najdorf (Agregar 6684)

3ª partida, el 6 de junio de 1953

(3) Reshevsky,Samuel Herman - Najdorf,Miguel [E97]
Buenos Aires match Buenos Aires (3), 1953
[Juan S. Morgado]
1.d4 Cf6 2.c4 g6 3.Cc3 Ag7 4.e4 d6 5.Ae2 0–0 6.Cf3 e5 7.0–0 Cc6 8.Ae3 Cg4 9.Ag5 f6 10.Ac1 Rh8 11.d5 Ce7 12.Ce1 f5 13.Axg4 fxg4 14.f3 gxf3 15.Cxf3 h6 [15...Cg8 16.Ag5 Cf6 17.Dd2 Ad7 18.Tf2² Sofrevski,J (2410) -Tringov,G (2490)/Skopje] 16.Ae3 Cg8 17.De1 Ag4 18.Dg3 Axf3 19.Txf3 Txf3 Aqui Najdorf ofrecio tablas, que Reshevsky rechazo. 20.Dxf3 Dd7 21.c5 a6 22.b4 Rh7 23.Tc1 Cf6? Un error sutil. Era necesario evitar el avance c6 de las blancas. [23...Tf8 24.De2 Cf6 25.c6 bxc6 26.dxc6 Dxc6!] 24.c6 bxc6 25.dxc6 De6 [25...Dxc6?? 26.Cd5+-] 26.a4 Db3 27.b5 axb5 28.axb5 Tb8 29.h3‚ Db4 [29...Txb5 30.Cxb5 Dxb5 31.Af2‚] 30.Rh2 Tf8?! 31.De2 Ta8? [31...Cxe4 32.Cd5 Da5 33.Ab6!±] 32.b6+- cxb6 33.c7 Tc8 34.Db5 Da3 35.Dxb6 Da8 36.Cb5 Ce8 37.Dc6 Da2 38.Db7 De6 39.Ca7 Txc7 40.Txc7 Cxc7 41.Dxc7 1–0
[Haga clic aquí para reproducir la partida...]

El Líder

En el salón Presidente Perón juegan hoy Najdorf y Reshevsky

Contrariamente a lo dispuesto anteriormente, la 3ª partida del match no se realizará en el Club Argentino, sino que tendrá por escenario el salón de actos Presidente Perón de la Caja Nacional de Ahorro Postal, es decir, en el mismo lugar en que se jugaron las dos primeras partidas. [El Líder, 6 de junio de 1953]

La Prensa

Reshevsky en posición ganadora

En la 3ª partida correspondió iniciar el juego a Reshevsky, quien lo hizo con P4D, respondiendo el argentino con la Defensa India del Rey. Las primeras diez jugadas fueron iguales a las del primer cotejo, pero en ese momento Najdorf realizó una interesante innovación, pues en vez de colocar un caballo en tres torre, que en alguna ocasión le acarreó serios inconvenientes, jugó el rey a uno torre. A pesar de todo, el norteamericano mantuvo la iniciativa, y las negras se vieron obligadas a efectuar una delicada defensa en el flanco rey, produciéndose más tarde una fuerte presión de las blancas en el costado de la dama. En la jugada 20ª, Najdorf ofreció tablas, y Reshevsky no aceptó. La presión de las blancas siguió entonces en aumento, accionando Reshevsky en el flanco de la dama por medio del avance de sus peones. Najdorf se defendió con tesón, y en cierto momento realizó una combinación interesante, provocando el ataque de su dama, pero su adversario anuló el peligro. Finalmente Reshevsky, entregando un peón, quedó con otro libre en la columna de alfil dama, y luego ganó una pieza, suspendiéndose la partida en la jugada 41ª, en posición netamente ganadora para el estadounidense. [La Prensa, 7 de junio de 1953] Najdorf abandonó sin continuar. El análisis muestra que Najdorf se equivocó en sus jugadas 23ª y 31ª.

Carlos Guimard

Brillante demostración técnica de Reshevsky. Najdorf, sin esperanzas

Una excelente demostración de técnica realizó el maestro Reshevsky en esta partida. Ha suspendido el juego en posición tan favorable, que su triunfo no se discute. Como en la 1ª partida, inició el juego con PD, y ante la misma Defensa India del Rey, prosiguió exactamente como en aquel juego, hasta la jugada 10ª, en que Najdorf cambia el curso con 10...R1T, que parece brindar mayores posibilidades. En el movimiento siguiente, Reshevsky cierra el centro, dispuesto a jugar en los flancos. Para contener un posible ataque, realiza una profunda maniobra que le permite cambiar piezas en el sector del rey, eliminando la posibilidad de un ataque adversario. Cumplida esta primera fase de su plan general, se dedica con exactitud matemática a explotar su ventaja de espacio en el flanco dama. Si observamos el tablero, las razones de superioridad del blanco son evidentes: mejor coordinación de sus fuerzas, ventaja de espacio, ataque de la infantería, y el A3R muy superior –ataca– al A2C –limitado en su acción por sus propios peones–. Son motivos más que suficientes para fundar ambiciones, y es lógico que Reshevsky rechazara el ofrecimiento de tablas. Con una maniobra precisa, ganó una pieza en la jugada 40ª, y Najdorf tiene como compensación un peón. Su posición es absolutamente perdida. [Carlos Guimard, La Razón, 7 de junio de 1953]

Carlos Federico Juárez

Notable juego desarrolló anoche el maestro yanqui. La partida jugada anoche se convirtió en un duelo de análisis, un desafío terrible que alborotó el avispero, y levantó los más variados comentarios. Repitieron las primeras 9 jugadas de la 1ª partida, y Reshevky volvió a jugar la misma 10.A1A, pero Najdorf introdujo una modificación, y en lugar de 10...C3T jugó 10...R1T. El yanqui no cometió el error de jugar ahora 11.PxP, pues el C5C no podría ser desalojado sin crear una debilidad en el enroque. Todo había sido estudiado perfectamente por ambas partes, y lo que habían hallado en los análisis los reconfortaba en su optimismo. No se justificaba, de otro modo, que Najdorf entrara en un planteo ligeramente inferior, mas si lo hacía... ¡era por algo! Efectivamente, el Campeón Argentino previó esta posición hasta la jugada 13, y ella le satisfacía. ¿Por qué tuvo problemas a partir de la siguiente? Es que Reshevsky fue más lejos en sus análisis. Por eso, respondió sin meditar mucho 14.P3A!!, y aquí, con gran sorpresa, Najdorf pensó... ¡40 minutos! Eso revelaba que este golpe sencillo y claro no fue debidamente estimado. Tal vez creyó que eso daba para jugar por un empate. No era tal. Astutamente, su rival eliminaba el ataque contra el enroque, y mantenía el privilegio de la posición. ¡Todas las esperanzas de Najdorf se venían abajo! Recién aquí advirtió que tenía problemas. Nada podía hacer en el flanco rey, y en el otro el final favorecía a su adversario, quien prácticamente jugaba solo. El plan de Reshevsky era clarito: coronar ese peón. Y Najdorf no podía evitarlo. Por eso, jugó 28...T1CD!!, movida profunda y diabólica con la que preparaba una serie de maravillosas combinaciones. Por ejemplo: 29.A7T? TxP 30.T1CD? DxC 31.DxD TxT+ 32.R1A CxP+ y se gana la dama y la partida. Pero el astuto yanqui vio eso y mucho más, y eludió tranquilamente todas las variantes de sacrificio con la sencilla 29.P3T!, para poner a cubierto su rey, y explotar, sin inquietudes, su plan. Para Najdorf no quedaba más que entregar la calidad con 29...TxP 30.CxT DxC, luego de lo cuál puede intentar la ganancia del PR, a fin de liberar el ominoso AR, que hizo una sola jugada en toda la partida. No quiso hacerlo, y permitió que Reshevsky –quien le rechazara una propuesta de tablas en la movida 20ª– se diera el gustazo de liberar el peón avanzado y lo coronara. Se suspendió en posición que no le brinda mucha resistencia. [Carlos Federico Juárez, Crítica, 7 de junio de 1953]

Carlos Guimard (Democracia)

Alta calidad técnica ofrece en su desarrollo la 3ª confrontación

Lo que nos está mostrando este memorable match tiene un soble significado. Por una parte, el valor teórico de las partidas, y por otro, ese espíritu de lucha de que hacen gala ambos maestros. En la primera, los ofrecimientos de tablas fueron rechazados, y en la 2ª, la posición compleja alejaba la cualquier posibilidad de un apacible resultado. Se juega con decisión, con coraje, y ninguno de los dos adversarios se tiene miedo. [Carlos Guimard, Democracia, 7 de junio de 1953]

Reshevsky tiene ventaja posicional sobre Najdorf

Al llegar a la 8ª jugada, mientras Najdorf pensaba la jugada correspondiente, reshevsky se paseaba parsimoniosamente por la amplia sala, lanzando de tanto en tanto una mirada al tablero. Instalado nuevamente en su sillón, el norteamericano, a su vez, pensaba, y Najdorf, no pudiendo dominar sus nervios, salía de la sala y se mezclaba entre el público, sin hablar. Llegada la partida al medio juego, Reshevsky no se movió de su sillón, y mientras Najdorf pensaba su jugada, hamacaba los pies, que no le llegaban al piso, a la vez que constantemente miraba el reloj, no obstante haber, ambos jugadores, cubierto casi 20 jugadas en la mitad del tiempo. [Carlos Guimard, Democracia, 8 de junio de 1953]

Carlos Guimard (Mundo Deportivo)

Me pregunto por qué en la 3ª partida Najdorf entró en el mismo planteo que en la 1ª, con la India del Rey. Por supuesto, reshevsky, no satisfecho con su continuación, cambió en la jugada 11ª, resolviéndose por el bloqueo del centro para especular con su dominio en el flanco dama. Al parecer, Najdorf estimó que su ataque sobre el rey podía vigorizarse, pero su rival no le dio la más mínima chance. Me dijeron que Najdorf tenía un análisis más, cuando meditó nada menos que 40 minutos para responder a 14.P3A con 14...PxP. Consideré que esta réplica sencilla no estaba en sus estudios. Y en efecto, fue una sorpresa. Algo simple que dejó al norteamericano sin inquietudes, y con el plan claro basado en su presión con los peones en el flanco dama, que consolidó después. En síntesis, Najdorf debió entregar una pieza, y suspendió en posición claramente perdedora. [Carlos Guimard, Mundo Deportivo, 11 de junio de 1953]

Amílcar Celaya

Está virtualmente ganada por Reshevsky la 3ª partida del match

¡Este Reshevsky es un monumento de suficiencia! Cuando anoche, después de suspenderse la partida por el Campeonato Mundial de Occidente, no pudimos menos que felicitarlo por la magistral producción que realizó, nos respondió sin dar mayor importancia a su magnífica labor:

—Sí, es una buena partida, pero no es una partida de la calidad de las que yo acostumbro a jugar—

En el tranquilo laboratorio de su casa, Najdorf había estudiado muy bien la defensa que estaba empleando. Se dejó doblar tranquilamente un peón, seguro de que esa desventaja sería compensada por un fuerte ataque a la ciudadela del rey blanco, pero lo que no se le había ocurrido al Campeón Argentino en sus análisis caseros, se le ocurrió al maestro norteamericano sobre el tablero: permitir a las negras que se liberasen de su aparente desventaja teórica, para llegar a una posición seca y de peones inmóviles en el flanco rey. Esta posición seca, susceptible de hacer las delicias del jugador más aburrido del mundo, que es Reshevsky, era la más apropiada para desesperar los nervios de Najdorf. Por eso, el Campeón Argentino ofreció tablas en la jugada 20ª, y por eso, Reshevsky las rehusó. Materialmente, el norteamericano no tenía ninguna ventaja, pero técnicamente, las tenía todas. Primero, el A de Najdorf quedaría confinado en su fianchetto, y no jugaría más en toda la partida, mientras el half (N. de la R.: término futbolero, que se refería en aquélla época al mediocampista central) de Reshevsky batiría con sus andanadas los dos flancos del tablero. Segundo, la posibilidad del norteamericano de atacar a su arbitrio en el flanco dama, mientras Najdorf, que nada podía hacer en el otro sector del tablero, debía resignarse a soportar el asedio blanco. Ése fue el carácter de toda la partida: Najdorf jugando prácticamente con una pieza menos –su malhadado alfil– y Reshevsky atacando a voluntad en el flanco dama.

Todo el numeroso público que colmaba las instalaciones del salón Presidente Perón vio cómo inevitablemente ganaría Reshevsky. Lo vio éste y lo vio también Najdorf. Lo que habría de ocurrir era inexorable, y nada pudo hacer el Campeón Argentino para evitarlo. En la partida de anoche no hubo emoción ni alternativas: quien tenía que perder, perdió. Finalizada la sesión, interrogamos a los dos rivales. Lo que dijo Reshevsky ya lo anticipamos al comienzo de esta nota. Najdorf expresó:

—Reshevsky jugó muy bien. Yo jugué mal—

Anoche, con el fin de que los aficionados que no habían podido entrar al Salón de Actos por estar excedida la capacidad del local, y que tampoco se resignaban a permanecer en la calle Solís siguiendo en el tablero iluminado las alternativas de la lucha (N. de la R.: hacía mucho frío), pudieron contemplar el desarrollo de la partida en el club Argentino, que abrió sus puertas a todo el público que cupiera en sus salones. Allí se recibían directamente las jugadas, y se exponían, comentadas, a los numerosos aficionados. [Amílcar Celaya, Noticias Gráficas, 7 de junio de 1953] 

Paulino Alles Monasterio

Ha florecido en cientos de aficionados el tablero gigante puesto en la calle Solís, junto a la puerta de entrada del Salón de Actos Presidente Perón de la Caja Nacional de Ahorro Postal, cuyo presidente tuvo la iniciativa de mandarlo a hacer en 24 horas en los talleres de la institución. Era imprescindible que se atendiera de algún modo la enorme expectativa de los que se quedaban aguardando noticias, una vez colmada hasta lo imposible la capacidad del salón. Y el tablero callejero tuvo sus comentaristas y el público premió con aplausos sus glosas sobre la estrategia que desarrollaban los maestros. Jamás tuvieron nuestros comentaristas un auditorio más entusiasta ni un aplauso más caluroso, que los compensara del viento frío que del sur viene por la calle Solís en este mes de julio. [Nota de Paulino Alles Monasterio en PBT nº 874 del 19 de junio de 1953] Reshevsky 2:1 Najdorf

El duelo Reshevsky vs. Najdorf en 1953

Copyright Juan Sebastián Morgado
Todos los derechos resevados


Temas: Morgado
Discussion and Feedback Join the public discussion or submit your feedback to the editors


Comentar

Normas sobre los comentarios

 
 

¿Aún no eres usuario? Registro