Duelo de revancha Reshevsky – Najdorf (Capítulo VI)

28/01/2010 – Los nervios vienen mellando seriamente a Najdorf, más aún cuando en la partida décimo tercera deja escapar una clara posibilidad de triunfo. El mal presagio se cumplió cabalmente y dos derrotas consecutivas lo sumieron en una gran depresión, a la vez que elevaron enormemente el ánimo de Reshevsky, que ya se sentía ganador. El concienzudo trabajo de Juan Morgado en las hemerotecas nos traslada en la máquina del tiempo. La sexta entrega del estudio de Juan Morgado...

ChessBase 14 Download ChessBase 14  Download

Programa de gestión de bases de datos de ajedrez que es referencia mundial. Todos usan ChessBase, desde el campeón del mundo al aficionado. Inicie su historia de éxito personal con ChessBase.

Más información...

Jueves, 28 de enero de 2010

Duelo de revancha Reshevsky – Najdorf (Capítulo III)

Por Juan Morgado

13ª partida, 22 de junio

(13) Reshevsky,Samuel Herman - Najdorf,Miguel [E58]
Buenos Aires match Buenos Aires (13), 1953
[Juan S. Morgado]
1.d4 Cf6 2.c4 e6 3.Cc3 Ab4 4.e3 c5 5.Ad3 0–0 6.Cf3 d5 7.0–0 Cc6 8.a3 Axc3 9.bxc3 b6 10.cxd5 exd5 11.dxc5 bxc5 12.c4 dxc4 13.Axc4 Ca5 14.Dc2 Cxc4 15.Dxc4 Dd5 16.Df4 Aa6 17.Te1 Ce4 18.Ab2 Tad8 19.Ch4 f5 20.f3 Cd6 21.Tad1 Ad3 22.Dg5 Ce8 23.Dg3 c4 24.Ac3 Dd6 25.Dg5 h6 26.Dg6 Aquí Reshevsky ofreció tablas, que no fueron aceptadas por Najdorf. 26...Dxa3 27.Ad4 Dd6 28.Dh5 De7? [28...Cc7³] 29.Ta1? [29.Cg6 Df7 30.Dh4 Cc7 31.Cxf8 Txf8 32.Axa7‚] 29...Df7 30.Dg6? [30.Dxf7+ Txf7 31.Cg6=] 30...f4 31.Dg4 h5? [31...Txd4! 32.exd4 g5 33.Ta6 Cf6 34.Dh3 gxh4 35.Dxh4 c3µ] 32.Dh3? [32.Dg5 Td5 33.Ae5 fxe3 34.Dxe3 Cf6 35.Txa7 Txe5 36.Txf7 Txe3 37.Txf8+ Rxf8 38.Txe3 g5 39.Txd3 cxd3 40.Cf5=] 32...Dd7? [32...Txd4 33.exd4 g5 34.Ta5 gxh4 35.Dxh4 c3 36.Txh5 Df6µ] 33.Dxd7 Txd7³ 34.Ac5? [34.Txa7 Txa7 35.Axa7 fxe3 36.Axe3³] 34...g5 35.Axf8 Rxf8 36.Ta5 gxh4 37.Txh5 fxe3 38.Txe3 Cf6 [38...Cg7 39.Txh4 Cf5 40.Tf4 Rg7µ] 39.Txh4 c3 40.Th8+ Rf7 41.Tc8 suspendida 41...c2 42.Txd3 Txd3 43.Txc2 a5? [Era evidente 43...Ta3‚ para poder avanzar el peón torre lo más que se pudiera.] 44.Ta2 Td5 45.Rf2 Te5 46.g4 Cd7 47.f4 Tb5 48.Re3 Re6 49.Rd4 Tb4+ 50.Rc3 Txf4 51.Txa5 Txg4 52.Th5 Ce5 53.Th8 Rf5 54.h4 Cf7 55.Tf8 Rf6 56.Ta8 Txh4 Guerra de Nervios En las apariencias, Reshevsky llevaba las de perder ante Najdorf. Entonces, no tuvo mejor idea que complicarle la vida a Miguel, conversándole durante toda la partida. Así fue que, por lo bajo, le decía a su rival: --Esto va para tablas, Najdorf- Y cuando al maestro debía jugar nuevamente, le reiteraba: --Tablas, ?no?- Y con esa reiterada insinuación de tablas llegó al límite de la paciencia de Najdorf, que bastante enojado, fue a quejarse al juez del match. Éste se acercó a la mesa, reprendió a Reshevsky, y le conminó a no seguir molestando a su adversario. Cumplido el reto por parte del árbitro, Najdorf volvió a la mesa, y no alcanzó a abocarse nuevamente al juego, cuando Reshevsky le espetó: --!No sabía que fuera usted alcahuete!- Bueno, imagínese que Najdorf no sabía ya qué hacer, y era tal su estado nervioso, !que la partida concluyó en tablas! Luego lo encontré, y comentando el caso, Najdorf me confesó: --Tablas no fue todo. En esta partida me hizo adelgazar siete kilos. (Anécdota contada por Carlos Francisco Juárez, el Negro, Goles numero 1227 del 11 de setiembre de 1972). ½–½
[Haga clic aquí para reproducir la partida...]

La Prensa I y II

Arma de dos filos

Se jugó en la Caja Nacional de Ahorro Postal, comenzando Reshevsky el juego con la apertura de Peón Dama, adoptando el argentino la Defensa Nimzowitch, que se pone en práctica por novena vez en este match. Al llegarse a la 12ª movida Reshevsky hizo una innovación interesante, con lo que se produjo un cambio de peones que dejó a las negras con uno aislado en la columna alfil dama. Sin embargo, este peón constituyó un arma de dos filos, pues las blancas debieron prever en todo momento su avance.

En la movida 19ª las blancas efectuaron un excelente salto de caballo, iniciando un serio ataque contra el enroque enemigo, y ello obligó a Najdorf a defenderse con mucho cuidado, y lo hizo con toda precisión, resguardando convenientemente su enroque y avanzando el mencionado peón libre a fin de obstaculizar en lo posible la libre acción de las piezas del adversario. En una arriesgada contra-demostración, las negras realizaron una maniobra y capturaron el peón torre dama de las blancas, lo cual permitió a éstas reforzar el ataque. (…) Reshevsky propuso el empate en la jugada 27ª, pero Najdorf rechazó la oferta.

(…) La partida quedó suspendida en la jugada 41ª, en situación sumamente dificultosa, pues si bien las negras de ninguna manera pueden perder, es muy difícil encontrar un procedimiento ganador para ellas. La partida se continuará hoy en el Club Argentino. [La Prensa, 23 de junio de 1953]

Najdorf, enfermo

Si bien Najdorf realizó grandes esfuerzos para definir la partida a su favor, Reshevsky se defendió con clara precisión, y finalmente, reconociendo que era inútil cualquier otro intento, el argentino entregó el peón torre, única esperanza de triunfo que tenía, y quedó en posición totalmente pareja. Sin embargo, y ante la sorpresa general, se suspendió a pedido de Najdorf, para ser continuada mañana jueves, cosa que no creemos que suceda, pues no declarar tablas la posición actual y proseguir el juego no concordaría con la seriedad de un match entre dos figuras tan destacadas. (N. de la R.: En la posición suspendida las blancas tenían rey y torre, y las negras rey, torre y caballo, sin peones. Najdorf selló su suerte al equivocarse en la jugada 43ª, aunque tampoco era segura su victoria con la mejor jugada).

Después de terminado el juego, el maestro Najdorf manifestó al Director del match doctor Rafael Castells Méndez que se sentía enfermo, y que posiblemente no podría iniciar hoy la 14ª partida, indicándole el Director que, de acuerdo con la reglamentación pertinente, únicamente podía no jugar previa certificación médica. El señor Alexander Bisno, representante del ajedrecista Samuel Reshevsky, ofreció ayer un cóctel en el Club Americano, en homenaje a las autoridades del match y periodistas.

Al agradecer la demostración, el señor Bisno destacó que la amistad de los ajedrecistas norteamericanos y argentinos se consolidó durante la Olimpíada de Helsinki, por la cordialidad con que allí alternaron los componentes de ambos equipos, y tuvo especiales frases de elogio para el Presidente de la Argentina, General Perón, a quien consideraba un gran amigo de los deportistas y un verdadero benefactor para los mismos. [La Prensa, 24 de junio de 1953]

Carlos Guimard, Mundo Deportivo

Najdorf deja pasar otra gran oportunidad de triunfo

Es un combate pleno de sutilezas, y que Reshevsky agita peligrosamente con una jugada –19.C4T– que a la postre sería el origen de todas sus preocupaciones, y aún debía acarrearle la resignación. ¡Quién se resiste a hacerla! El maestro yanqui reveló con su simplificación central el afán de imponerse por ataque, respaldando esa labor con la eficiencia del otrora ominoso alfil dama: no hace más que seguir el plan con la maniobra apuntada. ¡Cuántas amenazas desborda C4T! Incluye hasta un sacrificio de dama. Ese espejismo, turbó el apacible estilo de Reshevsky. No era más.

(Sic) Cuando quiso acordar, atacaba en el aire. Forzado. Najdorf, que frustró muy bien aquel intento, tomó control de la lucha, ganó un peón, y luego de cambiar damas, obtuvo calidad –dos piezas por torre– aprovechando justamente la ubicación del famoso corcel. El reloj apura un poco, y desgraciadamente el Campeón Argentino deja pasar la oportunidad en la jugada 40ª al hacer R2A en lugar de C1C, con lo cual habría aislado a esa torre, pudiendo privar con el PAD. Se suspende el final, y Reshevsky fuerza las tablas. [Carlos Guimard, Mundo Deportivo nº 220, 2 de julio de 1953]

Amílcar Celaya, Noticias Gráficas I

¡Este hombre tiene un Dios aparte!, dijo Najdorf

Reshevsky salvará hoy el final suspendido porque, según Najdorf, ¨Este hombre tiene un Dios aparte¨. El Campeón Argentino llevó la iniciativa en todo momento, desarrolló una idea magnífica, quedó al final con una pieza de ventaja… y sin embargo, por estos azares que también existen en el ajedrez, juego matemático por excelencia, ¡parece que esa pieza no es suficiente para ganar! Esta comprobación, para Najdorf, cuyos nervios están ya bastante alterados, bastaría para alterárselos del todo. Desde las primeras jugadas, el Campeón Argentino maniobró con su audacia habitual.

Recordarán nuestros lectores que cuando alcanzó a reshevsky en el score, nos prometió que no se arriesgaría más sin necesidad. Y que enseguida faltó a su promesa, ganando una partida de admirable empuje y tremendo riesgo. La verdad es que no ha cumplido jamás la promesa que nos hizo, y que tampoco la cumplió anoche. ¡Su corazón de ajedrecista es más fuerte que su cálculo! Como nos dijo anteanoche:

—El que tiene miedo, que no juegue al ajedrez—

Aún con las negras, el Campeón Argentino asumió una iniciativa persistente que obligó al norteamericano a contraatacar sobre el enroque enemigo, porque si Reshevsky se hubiese quedado quieto, le habría sobrevenido la muerte por asfixia. El norteamericano, siempre tan tranquilo, empezó a perder los estribos, y a la jugada 26ª, en posición inferior, formuló su habitual ofrecimiento de tablas, que Najdorf rechazó inmediatamente. No sólo el Campeón Argentino estaba en posición superior, a raíz del alfil que había colocado como una cuña entre las piezas de Reshevsky, sino que además, el norteamericano sufría un tremendo apremio del reloj.

(…) El desarrollo del resto de la partida levantó en vilo a los espectadores, que, a pesar del tiempo inclemente, colmaban el salón de actos de la Caja de Ahorro Postal. Se sucedían velozmente las amenazas y contra-amenazas. Najdorf, al volver en una oportunidad del baño, resbaló y sufrió una fortísima caída que, por poco, obliga a suspender el match. Pero retornó a concentrarse sobre el tablero y a seguir el ritmo diabólico de la lucha, ritmo en el que Reshevsky no se quedó atrás.

¡Una partida de gigantes, aunque por la estatura ninguno de los dos, y menos Reshevsky, lo sea! Cuando el público, superado por la velocidad de las jugadas, se dio cuenta de lo que había pasado, ya los dos maestros estaban en el final, y Najdorf se aprestaba a sellar su jugada secreta. Creyéndolo vencedor, los aplausos no le permitieron concentrarse para pensarla, hasta que el señor Raúl Cruz solicitó silencio para que Najdorf meditase. El Campeón Argentino miró el tablero, y casi sin pensar selló su jugada. Suspendida la partida, interrogamos a los dos competidores. Nos dijo Najdorf:

—No puedo perder, pero es probable que tampoco exista una manera de ganar—

En efecto, la jugada secreta de Najdorf debe ser 41...P7A, y luego de TxT 42.TxP se llegaría a un final de T, C y P contra T y 3 P ligados, sumamente difícil de desnivelar. Nuestra consulta a Reshevsky tuvo menos éxito. Cuando le interrogamos sobre las posibilidades del final pendiente, nos respondió con sorna, y muy erguido sobre las puntas de sus pies:

—¡Very interesting! ¡Muy interesante!—

Pero no soltó prenda. Esta noche a las 22 proseguirá el final suspendido en el Club Argentino.  [Amílcar Celaya, Noticias Gráficas, 23 de junio de 1953] 

Amílcar Celaya, Noticias Gráficas II

Najdorf ha suspendido de rabia un final que no puede ganar

La 13ª partida del Campeonato Mundial de Occidente, tal como, con todo corazón, lo previmos ayer, será tablas. Se ha vuelto a suspender, anoche, en una posición de total y absoluto empate, por empecinamiento de Najdorf, quien no puede consolarse que Reshevsky se le haya escurrido, una vez más, como una anguila entre los dedos. Una jugada antes de suspenderla anoche, ¡una sola! El triunfo del Campeón Argentino era indiscutible y merecido, porque Najdorf jugó una partida magnífica y de gran envergadura, superando en todo momento al Campeón norteamericano. Pero le faltaban escasos segundos para completar sus 40 jugadas reglamentarias, estaba en trance de perder por tiempo, y ante la disyuntiva de cubrir el jaque retrocediendo con el C o moviendo el R, optó por ésta. Porque había agredido toda la noche, no quiso retroceder. Ese fue su grande e ilevantable error.

Najdorf se pasó la mañana y la tarde enteras, analizando la posición suspendida, agotándose para reparar el error. Todo fue inútil. El único resultado de este esfuerzo desesperado ha sido que se agravasen la postración y los nervios de Najdorf. En cuanto a la pendiente, proseguiría mañana, si Najdorf, cegado por una santa rabia, no se aviniese a consentir tablas, en vista de que el resultado no puede ser otro. Cuando en la posición de la jugada 56ª Najdorf pidió el sobre para que Reshevsky sellase su jugada secreta, corrió por los distintos pisos del Club Argentino una sensación de estupor. ¿Cómo Najdorf quería suspender una partida que era tan claramente tablas? Se lo preguntaron, y él respondió:

—En el match entre Capablanca y Alekhine, ¿no siguió Capablanca un montón de jugadas el final de la 22ª partida, idéntico a éste, porque tenía un C de más, aun que no fuese suficiente para ganar? Pues bien, yo no soy Capablanca, pero hago lo mismo—

Aquí debería terminar esta crónica, si no fuera porque el público que estaba agolpado en el gran hall del club, en la planta baja, no quería retirarse hasta que se presentase Najdorf. El Campeón, visiblemente emocionado, se vio compelido a complacerlos. Cuando apareció, un griterío ensordecedor atronó el espacio:

—¡Najdorf! ¡Najdorf! ¡Najdorf!— 

El Campeón, visiblemente emocionado, tuvo que dirigirles la palabra. Les dijo:
—Muchachos, estoy jugando con muy mala suerte; ahora tengo un caballo más, y sin embargo, no puedo ganar. Una movida antes de suspender, anoche, la partida, si hubiera jugado 40...C1C, habría ganado fácil—
Un hombre joven, morocho, de bigotito, le interrumpió entonces:

—¿Y cómo, maestro, no hizo esa jugada que habíamos visto todos nosotros?—
Contestó Najdorf, con ánimo todavía para hacer chistes:
—Y si ustedes la habían visto, ¿por qué no me la soplaron?—
Rió y aplaudió la masa de aficionados, y le gritaron:
—Mañana, que va con blancas, tiene que ganar, Najdorf—
Y cuando el Campeón Argentino, en compañía de su señora, se retiraba en su coche, un aficionado le preguntó:
—Yo no soy supersticioso, pero ésta es la 13ª, y la matrícula del auto de Najdorf termina en 13—
Y otro dijo:
—¡Qué entusiasmo. Esto no es ajedrez, es fútbol— [Amílcar Celaya, Noticias Gráficas, 24 de junio de 1953]

Juan S. Morgado

El análisis de la partida indica que ambos rivales fueron consumidos por la tensión y el nerviosismo, cometiendo una gran cantidad de errores serios que ocasionaron que la ventaja pasara de uno a otro varias veces. Reshevsky se equivocó en las movidas 28ª, 30ª, 31ª y 32ª, en tanto Najdorf en las 29ª, 30ª, 32ª y 34ª. De semejante caos ajedrecístico, emergió Najdorf con alguna ventaja, que a su vez perdió definitivamente al errar su movimiento 43. Evidentemente, estas circunstancias no fueron advertidas en ese momento por críticos, analistas y espectadores, debido a la vorágine con que sucedieron. [Análisis de Juan S. Morgado]

Reshevsky 6½:6½ Najdorf

Crítica

Bisno elogia a Perón, y hace propaganda del ¨mundo libre¨

En el cóctel ofrecido anoche por el señor Alexander Bisno, Vicepresidente de la Federación norteamericana y Presidente del Manhattan Chess Club, en celebración del match Reshevsky –Najdorf, dijo:

—Deseo aprovechar esta oportunidad para agradecer al Excmo Señor Presidente de la Nación Argentina, General Juan Domingo Perón en primer término, como así también al doctor Rodolfo G. Valenzuela, al doctor Juan Carlos Laurens, al señor Enrique Ibáñez y al doctor Rafael Castells Méndez, y a todos los argentinos que han hecho posible este match entre los campeones de las naciones libres del mundo, señor Miguel Najdorf y Samuel Reshevsky.

En su modesta manera, el ajedrez desempeña un papel en la noble causa de promover la paz y la fraternidad entre los pueblos. El jugador de ajedrez de un país es amigo y hermano del ajedrecista de otro país, sin distinción de raza, color o religión. Las batallas del ajedrez son batallas amistosas, como así también manifestaciones de cultura e inteligencia, y por eso promueven los grandes valores del espíritu. Es muy alentador el gran interés del gobierno y pueblo argentinos por los deportes, y especialmente por el ajedrez. Más que cualquier otra cosa, ésto evidencia claramente las cualidades espirituales que contribuyen al progreso y la amistad— [Crítica, 24 de junio de 1953]

14ª partida, 24 de junio

(14) Najdorf,Miguel - Reshevsky,Samuel Herman [E59]
Buenos Aires match Buenos Aires (14), 1953
[Juan S. Morgado]
1.d4 Cf6 2.c4 e6 3.Cc3 Ab4 4.e3 c5 5.Ad3 0–0 6.Cf3 d5 7.0–0 Cc6 8.a3 Axc3 9.bxc3 dxc4 10.Axc4 Dc7 11.a4 b6 12.Aa3 e5 13.Dc2 Ab7 14.Df5 [14.Ae2 e4 15.Cd2 Ca5 (15...Tfd8 16.dxc5 Ce5 17.cxb6 axb6© Secchi Vigneau, E-Suboticanec/Germany) 16.dxc5 bxc5 17.c4 Tfe8 18.Tfd1 Tad8= Najdorf,M-Reshevsky,S/Buenos Aires] 14...e4 15.Cd2 Tad8 16.Dg5 Ca5 17.Aa2 Tfe8 18.Dg3 Dc6 19.Tfc1 Aa6 20.Ab2 c4 21.Ab1? [21.Aa3 De6 (21...Dxa4 22.Ab4 Dc6 23.Ab1 Td5 24.f3 exf3 25.e4©) 22.h3„] 21...Cb3µ 22.Cxb3 cxb3 23.Te1 Ac4 24.f3 Td6 25.Df2 a5 26.Td1 h6 27.Te1 Td5 28.fxe4 Cxe4 29.Axe4 Txe4 30.Tad1 Dg6 31.Td2 Tf5 32.Dg3 Tg4 33.Db8+ Rh7 34.h3 Tg3 35.Tee2 Tfg5 0–1
[Haga clic aquí para reproducir la partida...]

Amílcar Celaya, Noticias Gráficas

Najdorf no pide postergación

Hoy a las 20, en el Salón de Actos Presidente Perón, se inició la 14ª partida, que se juega a pesar de haberse hablado de un examen médico de Najdorf, quien manifestó hoy temprano que se sentía dispuesto a jugar. [Amílcar Celaya, Noticias Gráficas, 24 de junio de 1953]

Carlos Federico Juárez, Crítica

El maestro argentino introdujo una novedad que no dio resultado. Hacen falta nervios de acero para jugar un match como el que estamos presenciando. Después de 13 partidas el score refleja un equilibrio de fuerzas, pero es un equilibrio que se manifiesta después de una lucha intensa, de afanes empeñosos en pos del triunfo. La 13ª partida, suspendida aún, posiblemente terminará en tablas, pero no nos olvidemos de todas sus alternativas. Ganada primero por Najdorf, la tenacidad de Reshevsky puso obstáculos, llegando por fin  hora de recoger el fruto, que es el empate ansiado.

Y anoche, en la 14ª partida, se repitió esa lucha tenaz, sin cuartel. Najdorf arriesgó con una variante que tiene el tono de la novedad, para combatir la Defensa Nimzowitsch, y por esta experiencia, no parece que tendrá muchos adeptos. Reshevsky contestó en forma precisa, y desde un punto de vista estratégico, dominó completamente las acciones. En la jugada 30ª tenía una leve ventaja en el flanco dama, sobre la que hizo girar los acontecimientos, esperando un buen suceso. A Najdorf le quedaba el recurso de quemar las naves en el flanco rey, pero esto no pasó de un intento. Reshevsky se posesionó en forma absoluta del dominio de las casillas blancas, y por esa vía encontró un fácil acceso al triunfo. [Carlos Guimard, Democracia, 25 de junio de 1953]

Pocas veces en su carrera Najdorf habrá recibido una lección de alta estrategia como la que le brindó anoche Reshevsky. También, pocas veces en su vida el Campeón Argentino habrá perdido tanto el rumbo como para quedar atado y a merced de un implacable rival. En ajedrez los errores tienen calificación distinta, y, por supuesto, el que cometió Najdorf no le significó, de inmediato, la pérdida de material, sino de espacio. Fue sorprendido por una réplica superior, y un plan que desvirtuaba el suyo. Nunca lo vimos jugar tan falto de resolución.

Numerosos aficionados se dieron cita en la Caja Nacional de Ahorro y Seguro para seguir la partida, con la ansiedad de quienes saben que a esta altura una victoria puede ser casi decisiva. Se presumía, asimismo, que por conducir Najdorf las piezas blancas, su chance era promisoria. ¿Cuándo se equivocó Najdorf? Familiarizado con el tema, llevó a la práctica una idea suya, 14.D5A, procurando liberar a la dama de la defensa, y darle mayor poder ofensivo. Lo habitual es que dicha pieza se mantenga en la retaguardia para explotar una lucha táctica y posicional en su sector, zona en la que se libra el combate.

Consciente de las dificultades que esa maniobra acarrearía a Najdorf, el maestro yanqui bloqueó el centro con 14...P5R, y aisló esa pieza. Entonces, las blancas deberían jugar 18.P3AR, complicando la partida y abriendo el juego para sus alfiles, pero dejan pasar la oportunidad, y haciéndole el juego a las blancas, se trasladan tardíamente a contener la ofensiva que desborda en el flanco dama. Y cometen el último error al jugar 21.A1C, en lugar de 21.T1R. Ahí se acaba la lucha. Reshevsky juega 21...C6C, y coloca el P6C como cuña.

Prácticamente Najdorf no tiene movidas, y debe resignarse a que su implacable rival concrete el plan que más le convenga. Las blancas no pueden mover tres de sus piezas: los dos alfiles y la torre dama, inutilizadas por los modestos peones de 6CD y 5R. Hay tantas maneras para ganar, que, cuando el Campeón Argentino juega 25.D2A, su rival, con 15...PxP, hubiera dejado el rey por el aire, pero esto es algo complicado. Por eso el maestro yanqui elige un camino directo, movilizando su artillería pesada –dama y torres– para obligar al abandono. En otras circunstancias, estos ataques son fáciles de contener utilizando las mismas piezas, pero aquí Najdorf no dispone de ese expediente. Y tan claro es el remate, que Reshevsky hace caso omiso a la ofrenda de calidad, y triplica su batería sobre el rey, con vistas al mate, imponiendo la resignación inmediata. Magníficamente explotó Reshevsky las vacilaciones de su adversario. [Carlos Federico Juárez, Crítica, 25 de junio de 1953]

Carlos Guimard, La Razón

Problemas psicológicos y técnicos complejos

Para los que contemplamos de cerca el desarrollo y las alternativas de las partidas, y que tenemos fuerza de voluntad para ser, o pretender ser, imparciales en nuestras críticas, alejándonos un tanto del aspecto intensamente humano del match, observamos ¡cuánto ha cambiado la lucha ajedrecística! Las de hoy son integrales, totales, como un signo de la época. En el match Alekhine – Capablanca no se planteaban con frecuencia esos problemas complejos que hoy observamos en todas las partidas, donde es fácil cometer un error, aún a la mente más privilegiada. No nos olvidemos que una formal partida de ajedrez se juega con un tablero, piezas, y ¡además un reloj!, y que dentro del tiempo establecido deben resolverse los problemas, y con acierto, porque de lo contrario se pierde la partida. Y en este match se plantean posiciones tan complejas, que desafían a cualquier capacidad. Una usted a ello, amigo lector, los factores psicológicos que inciden en la lucha, y tendrá un cuadro completo. Los nervios juegan un rol preponderante, y deben ser de acero para resistir tanta tensión, a través de un match que no se resuelve en uno ni en dos días. [Carlos Guimard, La Razón, 25 de junio de 1953]

Carlos Guimard, Mundo Deportivo

Derrota catastrófica de Najdorf

Nos muestra a un Najdorf muy por debajo de sus reales aptitudes. En un PD Nimzoindia pierde catastróficamente con las blancas. Increíble. Manifiesta una idea, que, buena o mala, debió seguir, y la abandona. Se trata de 14.D5A, que lleva la dama al sector rey, alejándola de la zona estratégica del combate. Sin embargo, y ya en trance de quemar sus naves, estaba obligado a jugar 18.P3AR, en lugar de D3C, para impresionar de contragolpe. Cuando lo hizo, Reshevsky hacía lo que le venía en gana. Inmoviliza ¡tres piezas! Y da vida al ataque, en otras ocasiones, más fácil de frenar: el de damas y torres. Pocas veces Najdorf habráse visto en tales aprietos. Magnífico es el remate de las negras, epílogo del sensato criterio que proyectaron para aprovechar la irresolución de Najdorf. [Carlos Guimard, Mundo Deportivo nº 220, 2 de julio de 1953

La Prensa

Najdorf pierde luego de una maniobra de dudoso valor

Jugando con las blancas, el Campeón Argentino planteó una apertura de Peón Dama, contestando el norteamericano con la Defensa Nimzowitch, línea de juego que se practica por décima vez. Las jugadas preliminares fueron iguales a las de la 5ª partida, pero las blancas mejoraron el ataque con el rápido avance del PTD, reconocido por los teóricos como lo más fuerte. Sin embargo, más adelante Najdorf inició una maniobra de valor dudoso, pues entró con su dama en sector del flanco rey, y quedó algo radiada del juego después del avance del peón rey negro a la 5ª casilla. Pudo el blanco seguir con un  ataque característico en ese tipo de posiciones, abriendo la columna alfil rey, pero en su reemplazo adoptó una formación cerrada de piezas en el flanco de la dama, y esto dio oportunidad a las negras para asumir la iniciativa, forzando un cambio de caballos que la dejó con un peón peligroso en seis caballo dama. [La Prensa. 25 de junio de 1953] El análisis de la partida muestra que Najdorf erró seriamente en la jugada 21ª, cuando debió jugar su alfil a 3TD, y luego atacar el peón de cinco rey mediante el avance de su peón alfil rey.  Reshevsky 7½:6½ Najdorf

15ª partida, 25 de junio

(15) Reshevsky,Samuel Herman - Najdorf,Miguel [E95]
Buenos Aires match Buenos Aires (15), 1953
[Juan S. Morgado]
1.d4 Cf6 2.c4 g6 3.Cc3 Ag7 4.e4 0–0 5.Cf3 d6 6.Ae2 e5 7.0–0 Cbd7 8.Te1 Te8 9.Af1 c6 10.Tb1 Cg4 11.Ag5 [11.d5 c5 12.Cg5 (12.a3 f6 13.b4 Ch6 14.Cd2 Cf7 15.Cb3² Najdorf,M-Pilnik,H/Mar del Plata) 12...Cf8 13.f3 Ch6 14.Ae3² Rabar,B-Gligoric,S/Belgrade] 11...f6 12.Ac1 a5 13.h3 Ch6 14.Ae3 Cf7 15.Dc2 De7 16.Tbd1 Ah6 17.Axh6 Cxh6 18.Ca4 exd4 19.Cxd4 Cf7 20.Cb3 b6 21.Dd2 Tb8 22.Cd4 Ab7 23.b3 Df8 24.h4 Tbd8 25.Df4 Dh6 26.Dxh6 Cxh6 27.g3 c5? [27...Cc5 28.Cxb6 Cxe4 29.c5 dxc5 30.Ce6 Txd1 31.Txd1 Cf7 32.Td7 Ce5 33.Txb7 Txe6 34.Ac4 Cxc4 35.Cxc4²] 28.Cb5 Txe4 29.Txe4 Axe4 30.Txd6 Cf7 31.Td1 Cde5 32.Txd8+ Cxd8 33.Ag2 Axg2 34.Rxg2 Cd7 35.Cd6 Cc6 36.Rf3 Cb4 37.a3 Cc2 38.Re4 Cxa3 39.Rd3 Rf8 40.Rc3 b5 41.Cxb5 Cxb5+ 42.cxb5 Re7 43.f4 f5 1–0
[Haga clic aquí para reproducir la partida...]

Amílcar Celaya, Noticias Gráficas

Najdorf suspendió en una posición desesperada

La 15ª partida por el Campeonato Mundial de Occidente, disputada anoche en Salón de Actos Presidente Perón, ha quedado suspendida en posición desesperada para Najdorf. Si la perdiese, Reshevsky le llevaría dos puntos, faltando sólo tres partidas para finalizar el match. En el orden normal, las posibilidades del Campeón Argentino para adjudicarse el título de Occidente estarían prácticamente esfumadas. Y decimos en el orden normal, porque de ninguna manera puede descartarse la extraordinaria capacidad de reacción de Najdorf, su imaginación desbordante, su profundo talento, muy capaces todavía de realizar el milagro que los técnicos fríos no esperan. El mismo milagro del que lleva la marca Botvinnik, Campeón del Mundo. Felizmente, hoy es día de descanso.

El señor Reshevsky, desde la puesta del sol del viernes hasta la del sábado tiene que cumplir con sus convicciones religiosas, y por lo tanto, no debe jugar al ajedrez. Así, Najdorf, que está prácticamente agotado; que, demasiado deportivamente ha eludido el examen médico, podrá tomarse un respiro. Sus dos últimas partidas nos muestran un Campeón Argentino completamente desconocido, que, contrariando todos sus antecedentes, no hace nada sobre el tablero. Si, en persona, no lo viéramos inclinado sobre las piezas, no creeríamos que es el maestro arrollador que tanto ha maravillado el orbe ajedrecístico.

¿Qué podríamos decir de la partida de anoche? Nada. Vimos a un Najdorf ofreciendo cambios de piezas, que fueron aceptados de muy buena gana por su rival, dispuesto a simplificar la posición a todo trance, para en definitiva arribar a un final perdido. No lo buscó Reshevsky, se lo brindó Najdorf. Ni siquiera podríamos decir de la 15ª partida, que fue, por parte de uno de los rivales, una producción magnífica. Merece mucho más el calificativo de partida insulsa. En la posición suspendida Najdorf selló su jugada secreta. Supongamos que haya sido, por ejemplo, 43...R3D, para defender el PAD. Reshevsky respondería 44.R4A, y si 44...P4A 45.P6C R3A 46.P7C, y el final está ganado por las blancas.

Sobre el posible resultado final interrogamos a los dos maestros. Preguntamos a Reshevsky:

—¿El final está ganado por usted?—
—Probablemente—
En cuanto a Najdorf, su respuesta fue más terminante:
—Estoy completamente perdido—

La 16ª y antepenúltima partida se jugará mañana a las 20, en el Salón de Actos Presidente Perón. En cuanto a las dos partidas suspendidas, proseguirán el domingo a la tarde en el Club Argentino. Después de haber descansado 24 horas, que buena falta hacen a su físico y a su moral quebrantados, se le presentará al Campeón Argentino la última oportunidad para recuperar la ventaja perdida. En estas dramáticas circunstancias es cuando nuestro representante, a lo largo de su brillantísima carrera ajedrecística, ha dado siempre pruebas de su calidad excepcional. [Amílcar Celaya, Noticias Gráficas, 26 de junio de 1953]

Carlos Guimard, Democracia

Otra nueva táctica, simplificadora, empleó Reshevsky

No es de extrañar que Najdorf oponga de nuevo la India del Rey, no obstante el mal resultado de los primeros encuentros, porque esta defensa es una de las formas defensivas más agudas, donde están latentes las posibilidades de una acción enérgica, de complicaciones profundas, donde se puede buscar un resultado categórico, que es lo que le hace falta a Najdorf. Los esfuerzos de Najdorf por mantener la tensión del combate se estrellan contra la táctica simplificadora de Reshevsky. Cambia piezas, y reduce la acción a aquél sector, donde tiene una pequeña ventaja: el flanco dama. Las negras están obligadas a defender su PCD, y tienen una permanente preocupación.

El final, con igual material, es levemente favorable para Reshevsky. Se cambiaron algunas piezas más, y se arribó a una posición de 6 peones y caballo por bando, manteniéndose siempre las blancas en una posición dominante. No obstante eso, la defensa opuesta por Najdorf parece suficiente para establecer un equilibrio. Sin embargo, teniendo en cuenta que las blancas poseen un P5CD, hace pensar que este peoncito pasado pueda ser el eje del triunfo del visitante. [Carlos Guimard, Democracia, 26 de junio de 1953]   

Luis Palau, El Litoral (Provincia de Santa Fe)

Reshevsky restringió fuertemente el juego de las negras

Reshevsky jugó ayer una Apertura PD, y Najdorf contestó con la Defensa India del Rey. Como ocurre generalmente en este tipo de defensa, las negras tuvieron que soportar una constante presión contra sus principales puntos vulnerables. Las distintas amenazas obligaron a las negras a avanzar varios de sus peones a la 3ª línea, con lo cuál fue acentuándose su debilidad. Ello fue explotado por las blancas con la colocación de sus torres en las columnas de dama y de rey.

A pesar de todo, el argentino se defendió con tesón, y provocó el cambio de damas para aliviar la presión. Dos jugadas después, Najdorf avanzó su PAD dando juego a su A2CD, pero si bien esto fue un desahogo para las negras, permitieron la peligrosa y fuerte entrada de un C blanco en 5CD. Esta pieza, combinada con la T1D, restringió aún más el juego de las negras. Ante la inminencia de la pérdida de un peón, las negras optaron por dejar a las blancas con un P libre en 5CD, y sus últimas esperanzas quedaron frustradas con la jugada 43.P4A de Reshevsky, impidiendo un molesto salto del C negro. [Luis Palau, El Litoral, 26 de junio de 1953]

Clarín

No definieron Najdorf y Reshevsky

Ayer se jugó la 15ª partida entre los maestros Najdorf y Reshevsky, en el Salón Presidente Perón de la Caja Nacional de Ahorro Postal, en este match que está apasionando al mundo ajedrecístico. Luego de 43.P4A, el Campeón Argentino dejó su jugada bajo sobre. La posición es ganadora para Reshevsky. El juego continuará el domingo a las 14, en el Club Argentino. Mañana a las 20 jugarán la 16ª. [Clarín, 26 de junio de 1953]

La Prensa

Reshevsky, con gran precisión, aprovechó las debilidades de Najdorf

Después de la derrota experimentada por el maestro argentino en la rueda anterior, su situación resultaba poco cómoda, pues con un punto menos debía esforzarse por descontar en las cuatro últimas partidas la ventaja conquistada por Reshevsky, que a esta altura de la competencia es muy importante. En la partida de anoche le correspondió a Najdorf actuar con las negras, y como es lógico, tuvo que resistir la presión inicial propia del planteo. Ante una apertura de Peón Dama respondió con la Defensa India del Rey, su línea de juego favorita, aunque en este match la ha practicado pocas veces. El estadounidense trató la apertura de forma metódica, buscando la explotación de los puntos atacables del adversario, y mantuvo la iniciativa.

Ante la presión enemiga, Najdorf tuvo que avanzar varios peones a la tercera línea, debilitando la posición, y eso lo aprovechó Reshevsky con gran precisión, provocando una peligrosa restricción en el campo de las negras. Después de cambiadas las damas, quedaron las blancas con una constante amenaza sobre los peones negros del flanco de la dama, y esto aumentó las dificultades del argentino, quien se defendió con serenidad. Sin embargo, nada pudo hacer contra la tenaz pujanza de Reshevsky, quien dejó en definitiva un peón libre en cinco caballo dama, que debe proporcionarle el triunfo. [La Prensa, 26 de junio de 1953]

Los análisis posteriores mostraron que el error fundamental de Najdorf se produjo en la jugada 27ª [Juan S. Morgado]. 

Reshevsky 8½:6½ Najdorf.

Todos los derechos reservados
Copyright Juan Sebastián Morgado

El duelo Reshevsky vs. Najdorf en 1953

Enlaces:


Temas: Morgado
Discussion and Feedback Join the public discussion or submit your feedback to the editors


Comentar

Normas sobre los comentarios

 
 

¿Aún no eres usuario? Registro