El ajedrez es como los toros

05/07/2014 – Tras los campeonatos mundiales de rápidas y relámpago, el triple campeón Carlsen acompañó a Aronian a Armenia. Los números uno y dos del ajedrez mundial visitaron la patria de Levon y fueron recibidos por el presidente del país Sersch Sargsjan. La revista rusa de Internet "Slon" mantuvo una interesante entrevista con el dúo. Se la ofrecemos traducida al castellano...

ChessBase 14 Download ChessBase 14  Download

Programa de gestión de bases de datos de ajedrez que es referencia mundial. Todos usan ChessBase, desde el campeón del mundo al aficionado. Inicie su historia de éxito personal con ChessBase.

Más información...

Entrevista con Carlsen y Aronian en Slon

La recepción del presidente de Armenia, Sargsjan

¿Ustedes dos han acudido a un colegio normal y han terminado la carrera?

Magnus Carlsen: Sí, he terminado el colegio y solo después he comenzado a jugar al ajedrez de manera profesional. Pero para eso, necesité un profesor que me acompañase a todos los torneos.

Levon Aronian: Como alumno externo, porque era difícil combinar la carrera y el colegio. Hay que tener en cuenta que estamos hablando de los años ochenta, cuando se cerraban muchos colegios. Entonces era difícil cambiar de un colegio ruso (soy rusohablante) a un colegio armenio. Por eso mis padres decidieron que debía recibir clases en casa. Mi entrenador era un refugiado azerí. Vivía en nuestra casa porque no tenía donde alojarse y así podíamos trabajar juntos todos los días, aunque me dedicaba más al ajedrez que a estudiar para las otras asignaturas.

¿Tenían alguna asignatura favorita?

MC: Ninguna en particular.

LA: La literatura. Desde mi infancia, siempre me atrajeron las ciencias humanas. Suelo leer cosas muy distintas; me encanta la literatura soviética y la inglesa y estadounidense las he conocido más bien mediante mi esposa, cuya lengua materna es el inglés.

¿Cuántas horas al día se entrenan?

MC: Depende. Pero serán unas 1,5 a 2 horas al día. Por lo demás, hago lo que me de la gana y eso puede abrcar cosas muy diversas. Me encanta escuchar música y hago deporte. Procuro pasar todo el tiempo posible con mis amigos.

LA: Depende de lo que esté en el agenda. Hay citas importantes a las que no se puede faltar. En situaciones idóneas procuro jugar todos los días durante 5 horas al ajedrez y hacer 2 horas de deporte.

¿Han leído "La defensa Lushin" de Nabokov? ¿Cuánto se parecen las vidas de los ajedrecistas de verdad a la del protagonista de la novela?

Levon y Magnus visitando un monasterio

MC: No he leído el libro, pero he oído hablar mucho de la novela y de la versión cinemátográfica que se ha hecho. Hasta ahora no he tenido la oportunidad de leer el libro. Me parece que la mayoría de los jugadores profesionales y de la elite mundial más bien son personas arraigadas, mucho más normales que Lushin.

LA: Claro que lo he leído. Hay cierta semajanza, pero la mayoría de los ajedrecistas no tiene problemas a la hora de presentarse en público y prefieren una vida normal, burguesa. A mi me encanta pasar mi tiempo libre con la familia. La tradición armenia tiene mucha importancia para mi. Por las tardes me gusta hacer deporte con mis amigos y suelo pasar mucho tiempo con mis padres.

¿Es un deporte el ajedrez?

MC: Yo enfoco el ajedrez como si fuese un deporte en muchos aspectos. Al igual que en el deporte, me preparo para los torneos y también juego igual que en los deportes.

LA: Sí, claro que el ajedrez es un deporte. Es como una corrida de toros; luchas y luchas y haces unos movimientos preciosos para desviarte y escaparte, pero al final te pilla el toro y entonces ya no importa lo que hayas hecho antes. En el ajedrez es la misma cosa: si una partida bella termina con una derrota, no tiene mucho valor.

¿Cómo se mantienen en forma, en el sentido físico?

MC: Yo me preparo con la ayuda de mi entrenador y con mis asistentes para las aperturas y para estar en forma y preparado para las partidas largas. Me entreno con el ordenador para la táctica, estudio las aperturas y me pongo al día con los últimos torneos.

LA : El ajedrez no es un deporte muy físico. Tambén jugadores que han pasado los 70, como por ejemplo Vassily Smyslov y Viktor Kortschnoi, pueden alcanzar resultados excelentes. Mis padres son científicos, es decir, no tienen mucha relación con el deporte. Yo mismo me he animado a hacer deporte por mis amigos y compañeros del equipo nacional, con lo cual solamente he comenzado a practicar otros deportes cuando tenía unos 20 años.

¿Siguen alguna dieta especial para reforzar la memoria o para poder calcular mejor?

MC: Ninguna. Salvo que no suelo comer mucho dulce.

LA: No exactamente. Pero sé que la comida puede frenar el cerebro a la hora de pensar bien. Por ejemplo, yo suelo jugar muy mal si he comido bien y mucho, algo pesado, algún plato fuerte. Por esa razón, de ser posible, suelo comer unas tres horas antes de la partida.

¿Existen determinadas técnicas para entrenar la memoria?

MC: Hasta ahora aún no he sentido la necesidad de hacerlo. Aunque igual no es mala idea.

LA: Eso no es fácil de contestar. A mi me ayuda dormir durante unos 20 minutos escuchando música.

Magnus Carlsen y Levon Aronian

¿Saben concinar? En caso afirmativo, ¿qué cosas?

MC: Nada especial. Solo cosas fáciles. Puedo hacer una tortilla francesa.

LA: A mi me encanta cocinar. Pasamos mucho tiempo en Asia, con lo cual sé preparar muchas cosas asiáticas. Yo diría que sí sé cocinar, pero mi familia y mi novia lo negarían. Por eso solo puedo decir que me esfuerzo. No como carne, pero sí pescado. En 2001 estuve en India. La comida vegetariana me gusta mucho. Hay muchos torneos en India. No me parece lógico que los animales muertos sean más útiles que los vivos. ¿Qué utilidad tiene, por ejemplo, un cerdo, si te lo piensas bien? Una vaca o una cabra pueden servir de otra manera a las personas. La idea de tener animales solo para poder matarlos no me atrae mucho.

¿Siguen alguna dieta especial?

MC: La verdad es que no.

LA: A este respecto es importante saber, cómo será el esfuerzo físico y cuándo se llegará al límite psicológico de aguante. Si uno se levanta a las ocho de la mañana, desayuna, trabaja, come y luego en seguida juega una partida, al tercer día notarás que tanto tu ánimo como tu juego comienzan a ser desastrosos. Entonces toca tomar una decisión valiente: tomarse una copa de vino, dar un paseo, ir al cine y solo meterse en la cama a las dos de la madrugada.

¿Qué más hay que sea importante para ustedes, aparte del ajedrez?

MC: La música, el deporte... No tengo preferencias realmente en cuanto a la música. Lo que me gusta escuchar depende de mi estado de ánimo.

LA: Yo adoro la música. Últimamente he escuchado muchas piezas sinfónicas. Mahler. Su música me resulta muy estimulante.

¿Qué disciplinas de deporte les gustan?

MC: El fútbol, el baloncesto, a veces un poco de tenis, pero no todos los días.

LA: Me gusta correr, me encanta el entrenamiento de boxeo y de baloncesto. Alguna vez corrí unos 32 km y estaba bastante orgulloso con el resultado: 3 horas y 15 minutos. Me encanta ver partidos de fútbol, pero mi deporte favorito es el baloncesto; es lo que más sigo y me parece muy interesante.

¿A favor de qué equipo están ahora en la Copa del Mundo de Fútbol 2014?

MC: Yo estoy a favor de Costa de Marfil, pero creo que ganará Argentina.

LA: Yo he sido seguidor del equipo inglés desde que era niño. Por eso, ahora para mi ya no tiene mucho sentido seguir siguiendo los partidos. Me da un algo que ganará Holanda. Siempre juegan bien y esta vez parece que están teniendo éxito.

¿Tienen amigos también que no se interesen por el ajedrez? ¿De qué cosas hablan con ellos?

MC: Sí, hay un par de amigos, sobre todo del colegio y otros más, pero no me parece ningún problema. Mi mejor amigo no entiende ni jota del ajedrez, pero es un gran aficionado al fútbol y al baloncesto, o sea que, hablamos de ello.

LA: Sí, hay familiares. Mi padre es físico y no le gustan ni el ajedrez ni otros deportes de competición entre dos oponentes. Hay también amigos músicos y artistas que me preguntan muy poco sobre el juego. No me molesta en absoluto. Todo lo contrario, me parece agradable hablar con personas cuyo mundo interior es diferente al mío.

¿Cuántos idiomas dominan?

MC: Noruego, inglés, danés, sueco y un poco de alemán.

LA: Yo hablo ruso, armenio, inglés y alemán, todo con soltura.

¿Qué profundidad de cálculo tienen o, en otras palabras, cuántos movimientos por adelantado suelen prever en una partida?

MC: Si hace falta, puedo calcular entre 15 y 20 movimientos, pero normalmente no es necesario tanto, porque hay muchísimas posibilidades de desarrollo en las diferentes variantes. Entonces no tiene mucho sentido, imaginarte un determinado escenario con todas sus facetas, pues hay demasiadas posibilidades.

LA: Muchas veces pasa que uno se equivoca a la hora de calcular. Parece que lo has calculado todo hasta el final, pero en realidad cometes un error en el segundo movimiento. Utilizamos el término "árbol de variantes". Si ese árbol no tiene ramas, sino solo un tronco, entonces la cosa es muy fácil, pero normalmente suele haber toda una jungla. Ningún jugador serio diría cuántos movimientos calcula.

¿Piensan en otras cosas mientras están jugando? Y en caso afirmativo, ¿en qué?

LA: Mientras estoy jugando, muchas veces suena música dentro de mi cabeza. Me encanta pensar variantes, por ejemplo, para los Conciertos de Brandenburgo, si se conectan dentro de la cabeza, a veces sale algo muy interesante.

¿A veces sueñan con el ajedrez?

MC: Sí, a veces sí. Normalmente, si es un sueño relacionado con el ajedrez, suele ser una pesadilla en la que pierdo la partida.

LA: Yo suelo soñar cosas muy interesantes, a veces excepcionales. Muchas veces se lo cuento a mis amigos y luego me olvido. No, con el ajedrez normalmente no suelo soñar. Normalmente suelo tener sueños en plan Kafka o Platón.

¿Se interesan también por la política? Karpov y muchos otros jugadores de ajedrez son políticamente muy activos. ¿Se imaginan dedicándose a la política algún día?

MC: Bueno, procuro estar al tanto de la política noruega y mundial un poco, pero con respecto a la mayoría de los asuntos no tengo opiniones formadas.

LA: Poca cosa. Pero leo libros, que podrían ser de ayuda a la hora de distribuir nuestros recursos. Maquiavelo, por ejemplo, sirve de manera excelente para aprender cómo hay que liderar a las personas. Cada ajedrecista suele trabajar con otros 5 o 10 jugadores y es todo un arte organizar la colaboración entre todos. En todo caso, no creo que me vaya a dedicar a la política; como mucho, para hacer algo útil. La lucha por el poder no es para mi. Más bien haría algo que tuviese que ver con la literatura o el cine.

Dicen que ustedes son los dos mejores grandes maestros de todos los tiempos. ¿Qué les parece eso?

MC: No estoy seguro en cuanto a lo de "todos los tiempos". Eso es subjetivo. Pero lo que sí sé es que tengo la valoración Elo más alta de la historia. Eso me parece excelente.

LA: Para ser honrado, me gustaría hacer una corrección. Según mi valoración Elo desde hace muchos años soy el segundo mejor jugador, pero siempre he pensado que hay unos cinco jugadores, que están al mismo nivel que yo. Eso me da una sensación muy buena. Y eso es por lo que me esforcé, por mis padres y toda la gente que me ayudó, así que es un éxito colectivo.

¿Qué pieza de ajedrez serían ustedes?

MC: No sé. Creo que mi exentrenador Kasparov no demostraría falsa modestia con relación a esa cuestión, con lo cual prefiero no contestar a esta pregunta.

LA: No es fácil decirlo. Me gusta como Tigran Petrosian respondió a esa pregunta, indicando que sería la torre, porque es una pieza que se suele sacrificar muchas veces por una pieza menor, buena. Yo me siento vinculado al caballo, porque me encanta viajar y también me gusta mucho realizar movimientos originales.

Si fuesen piezas de ajedrez, ¿en manos de qué jugador prefirían estar?

El representante de Magnus Carlsen: Venga, se acabó el tiempo para la entrevista. Gracias.

LA : Yo preferiría no terminar en manos ajenas. Hasta ahora me las arreglo bien con todo y me gustaría poder seguir así hasta el final de mi vida.

Fotos: Levon Aronian en Facebook...
Traducción del alemán al castellano: Nadja Wittmann (ChessBase)

Enlaces


Discussion and Feedback Join the public discussion or submit your feedback to the editors


Comentar

Normas sobre los comentarios

 
 

¿Aún no eres usuario? Registro

jorge padilla jorge padilla 08/07/2014 09:20
Pues a mi lo que me parece es que estos muchachos y sobretodo Levon le dan mucha importancia al ELO como medio de valorar su sitial en la historia del ajedrez, desde hace mucho se habla de la "inflación" que este sistema sufre y ciertamente se me ocurren muchos nombres del pasado que con las tecnologias de ahora facilmente "volarian" en las listas ELO
sapito1 sapito1 06/07/2014 05:32
creo que te dejas llevar un poco por las apariencias y por tu estado de ánimo.
luna.azul.ti@gmail.com luna.azul.ti@gmail.com 06/07/2014 01:06
Ya que mi opinión puede resultar ofensiva para los admiradores de uno de los jugadores, espero que la redacción pemita su publicación.

El jugador en cuestión es Magnus Carlsen. Me parece que en sus respuestas de siempre, no sólo las de esta entrevista, se puede detectar una actitud de: "Odio que me entrevisten. Me importan un pito los periodistas y, sobre todo, los aficionados. Yo sólo quiero ser el campeón mundial y las relaciones públicas sólo son una molestia que tengo que tolerar".

Esta entrevista es valiosa porque permite contrastar la actitud de bobo de Carlsen con otra mucho más profesional. Aronian transpira inteligencia y cultura (no alta cultura, pero, cultura al fin). Carlsen sólo aparenta ser un crío quinceañero inmaduro. Todo rematado por la intransigencia, como de padre mimador, de su representante que interrumpe abruptamente la entrevista.
1