El juglar del ajedrez errante

por Manuel Azuaga Herrera
02/11/2021 – El belga George Koltanowski, amigo de Marcel Duchamp y Humphrey Bogart, dominó como nadie el arte de jugar a la ciega. El 5 de marzo de 1952 Humphrey Bogart viajó a San Francisco para ver el estreno de 'La reina de África' (1951), obra maestra del cine de aventuras que protagonizó con Katherine Hepburn. El periódico 'San Francisco Chronicle' aprovechó su paso por la ciudad para organizar un encuentro de ajedrez entre Bogart, gran aficionado, y George Koltanowski, un belga afincado en Estados Unidos que escribía columnas semanales sobre el noble juego. El artículo por Manuel Azuaga ha salido en Diario Sur. | Imagen: Sr. García (Diario Sur)

El Pequeño Fritz - Online El Pequeño Fritz - Online

Aprende y entrena ajedrez. El clásico entre los programas de enseñanza de ajedrez para niños. Pensamiento estratégico, gimnasia para el cerebro, emoción por la competición, jugar y pasarlo bien con una enorme ración de conocimientos ajedrecísticos. Esta extraordinaria y galardonada aventura de ajedrez incluye todo eso y mucho más.

Más...

Koltanowski era conocido por su asombrosa habilidad para jugar a la ciega, es decir, sin ver el tablero. Cuando a Bogart le propusieron jugar contra Koltanowski, aceptó de inmediato. Hay una fotografía en blanco y negro en la que vemos a Koltanowski sentado sobre una mesa, con los ojos cerrados y el entrecejo fruncido, como si le doliera el estómago. Koltanowski está de espaldas a Humphrey Bogart, quien escruta la posición de la partida. Delante de Bogart, un señor calvo con gafas y tirantes se encarga de mover las piezas blancas. Su único cometido es realizar cada una de las jugadas que Koltanowski le vaya cantando: «¡Alfil efe cuatro!». También debe anunciarlas jugadas del bando negro: «¡Enroque corto!». De esa forma, Koltanowski puede visualizar lo que está ocurriendo en el tablero. La batalla duró 45 minutos y Bogart, tras un hermoso golpe táctico, mordió el polvo de la derrota. «No había jugado en serio desde hace dos años», se disculpó Humphrey. Por su lado, Koltanowski definió el juego de su rival como «una verdadera amenaza». Y añadió: «Este tipo es peligroso, y no estoy bromeando». Así que Bogart, a pesar de la derrota, se sintió muy halagado: «Hasta otra, campeón. Y ven a verme al cine». Si buscan y revisan en internet el desarrollo de este encuentro, disfrutarán de la magia de un genio incomparable, George Koltanowski, el juglar del ajedrez errante.

EPara leer ell artículo completo en el Diario Sur


Manuel Azuaga Herrera, licenciado en Ciencias de la Información. Socio fundador de la Asociación Ajedrez Social de Andalucía. Monitor de la Federación Andaluza de Ajedrez (Nivel I-FADA)
Discussion and Feedback Join the public discussion or submit your feedback to the editors