Khalifman: el ajedrecista y la persona (III)

27/07/2007 – En esta tercera y última entrega de la extensa y variada entrevista que Khalifman, el gran maestro ruso y campeón del mundo en 1999, concedió a Chesspro.ru comenta con total sinceridad diversos temas relacionados con el ajedrez: financiación, ritmo de juego, la nueva generación de ajedrecistas y la polémica de las trampas por utilización de ordenadores, entre otras cosas. También nos muestra al Alexander Khalifman más humano: su personalidad, sus rutinas, costumbres y convicciones, sus amigos y su feliz vida familiar junto a su mujer e hija. La tercera parte de la entrevista...

ChessBase 14 Download ChessBase 14  Download

Programa de gestión de bases de datos de ajedrez que es referencia mundial. Todos usan ChessBase, desde el campeón del mundo al aficionado. Inicie su historia de éxito personal con ChessBase.

Más información...

Alexander Khalifman (III): Algunas opiniones sobre el ajedrez de hoy en día

por Andréi Paneaij (Chesspro.ru) Traducción de Manuel de los Reyes García Markina

Una pregunta eterna, se la planteo a todos los grandes maestros con quienes he podido conversar: ¿es posible crear un modelo autofinanciable para el ajedrez, o dependerá siempre de la voluntad de éstos o de aquéllos mecenas? Casi todos responden sí, es posible, pero hasta ahora nadie ha dicho cómo.

No sé qué se puede hacer. Porque el ajedrez es en esencia una actividad individualista. Tomemos como ejemplo la APA, Asociación Profesional de Ajedrez (PCA por sus siglas en inglés). La idea en sí era excelente, pero luego cada uno empezó a pensar: ¿Y a mí, en concreto, qué me va a dar? ¿Para qué ingresar en una organización en cuya dirección figura tal o cual? ¡Si ese tipo no me cae bien!

En principio, ¡sí, todo es muy posible! Pero se requiere de una administración sensata, con conocimiento de causa. En el mundo del tenis el dinero no les cayó del cielo: encontraron gente que mostró cómo se podía vender ese deporte.

Pero, ¿pueden encontrarse semejantes personas en el ajedrez? De matemático a matemático, dime: ¿este problema tiene, en principio, solución?

¡Sin duda que tiene solución! Pero teóricamente. ¡Para la mayoría de los funcionarios el ajedrez resulta incluso muy autofinanciable! Pero los ajedrecistas en su mayoría se encierran demasiado en sí mismos y en su luminoso talento como para unirse de verdad. No es simplemente firmar un papelito y pagar 30 euros. Se requiere cierta revalorización de los principios. Porque los ajedrecistas, los entrenadores de ajedrez, los escritores de ajedrez y los periodistas crean cierto producto. Pero los funcionarios no crean nada.

¿Qué hacer concretamente? No sé. No quiero dármelas de revolucionario: me basta con mis propios asuntos. Si alguien decide dedicarse a esto, quiera dios que todo le resulte. Pero mientras... mientras sólo escuchamos lamentos.

¿Qué dices del ritmo de juego actual?

Considero que antes que nada hay que terminar con los experimentos con el control de tiempo, es indispensable introducir un control único, común para la mayoría significativa de las competiciones. Por lo menos para todas las oficiales. Porque es un absurdo: juegas un torneo con determinado control, vas a otro, ¡y todo es diferente. El mejor control, desde mi punto de vista, es una hora cuarenta minutos para 40 jugadas, más cincuenta minutos para 20, más 15 minutos para terminar la partida, con incremento de 30 segundos por jugada.

¿Te gustan las partidas de control limitado?

Nunca he jugado bien blitz y tampoco me gusta. Sé que es televisivo y que atrae al público, pero en él se pierde el principio lógico. El ajedrez rápido me resulta simpático, pero prefiero jugar con incremento de tiempo, porque para mí la actividad que más denigra al ajedrez y al ajedrecista es dedicarse a golpear el reloj simplemente para ganar por tiempo. Cuando con cada jugada se añaden cinco segundos ya nadie aporrea el reloj con torre de menos, porque es inútil.

¿Podrías mencionar ahora mismo a los ajedrecistas jóvenes rusos que más prometen?

¡No quiero destacar a nadie! Hay una muy buena generación, hay muchos muchachos con perspectivas y no quisiera olvidar a alguno. Lo importante es que en lo sucesivo ellos mismos no se echen a perder... Sólo diré algo, un consejo para Nepomniachi (de nuevo, no quiero ser malinterpretado): me parece que se esfuerza demasiado en ser Morozevich, pero lo que necesita es ser más él mismo.

¿Quién de “la nueva ola” puede llegar a campeón del mundo? ¿Qué te dice tu intuición?

¿La intuición? (piensa profundamente) Para empezar, no sería malo hallar una fórmula apropiada para el campeonato mundial... Mi intuición me dice que los próximos dos campeonatos mundiales lo ganarán dos ajedrecistas ya formados. Y luego ... No, no haré pronósticos. Tal vez Aronian tenga más posibilidades, pero mejor no digo.


Levon Aronian

La pregunta del siglo XXI: ¿Qué hacer con la posibilidad de hacer trampa con ayuda de computadores? Incluso en el “Abierto Aeroflot" hubo un caso conocido, no nos repetiremos...

Debe haber algunas reglas, que no sean humillantes, pero que al mismo tiempo eliminen la posibilidad de tales trampas. Puede ser, en efecto, retrasar la transmisión de las partidas en línea... Comprendo que los espectadores quieran ver aquí y ahora. Pero, considerando que hablamos de competiciones profesionales con premios bastante elevados, tendrán, creo, que resignarse a recibir las jugadas con un retraso de, digamos, 20 minutos. No es agradable, pero ¡qué hacer! Si quieren ver “en vivo”, que vayan al torneo.

Aunque retrasar las transmisiones no es ninguna panacea. Supongamos que tengo un viejo amigo, Vasia, a quien nadie conoce porque no es ajedrecista. Y él simplemente llega al torneo como espectador, se pasea por la sala y observa las jugadas de mi tablero. Luego Vasia sale al corredor y avisa por teléfono celular al operador de Fritz... O sea, hay que pensar, idear algún sistema. Por ejemplo, en Elista colgaron pantallas.

Sin embargo estoy en contra de la cacería de brujas. ¡No me gusta cuando sospechan de trampa a cada ajedrecista que en algún torneo dado juega por encima de su Elo! Y la cantidad de coincidencias con Fritzes y Rybkas tampoco me convence. En fin, este es un tema aparte y amplio...

Su lado más humano

Háblanos de tu familia. ¿Hace mucho que estás casado?

- Uy, ¡hace mucho! ¡Desde que tengo uso de la memoria! En diciembre he cumplido veinte años de casado. Mi hija tiene 15 años. Tengo una estupenda esposa y una encantadora hija.

¿Un matrimonio temprano y tan feliz? Gran rareza en nuestro tiempo. De hecho, desde lejos no diría que pareces un ejemplar hombre de familia.

No vale la pena juzgar a una persona por la primera impresión. Corren muchos chismes sobre mí, pero en realidad sólo me atañen muy de lejos. Durante una época fui un tema muy popular para la mitología. Por ejemplo, muchos citan la “ley de Khalifman”, según la cual el matrimonio significa cincuenta puntos menos de Elo. ¡Qué tontería! Es posible que en efecto exista tal ley, pero seguro que no fui yo quien la formuló.

Pero el sistema de “doble knock out” en el ajedrez yo lo propuse. Lo que no es mío no lo es; no necesito glorias ajenas.

¿Qué sistema es ese ?

Es bastante bueno para torneos selectivos. Se supone que el principal defecto del sistema de “eliminatiorias" o "knock out” es la gran importancia que cobra la casualidad. Un mal día puede poner punto final a la actuación de un ajedrecista fuerte. Para evitarlo propuse este sistema. En realidad ya se emplea en otro tipo de deportes, como lucha grecorromana, esgrima... La clave radica en que quienes hayan perdido un solo match no quedan eliminados, sino que continúan, jugando entre ellos. Si recibes un segunda derrota, ¡adiós! Pero si logras controlarte y continuas jugando bien, puedes luchar incluso por el tercer lugar.

Regresando al tema de la familia: tengo una familia maravillosa y esto es muy importante. Yo veo a qué problemas se enfrentan muchos de mis contemporáneos: sus carreras están prácticamente terminadas y qué viene a continuación, quién sabe. Soledad, un sistema nervioso destruido... pero yo tengo todo en orden.

¿Tu esposa o hija están relacionadas con el ajedrez?

No, y eso está muy bien, porque en la familia puedo descansar del ajedrez.

¿Cuál fue tu primer premio en ajedrez?

Por Dios que no lo recuerdo. En nuestros tiempos eso no estaba de moda.

¿Qué cualidad humana aprecias antes que nada?

La honradez.

¿Y qué es lo que más te repugna?

Sabes, podría responder que la miseria moral, pero entonces tendría que explicar largo y tendido a qué me refiero. ¡Es difícil de formular! He visto ya tantas cosas... Bueno, está bien. Sí, la miseria moral.

¿Tu color preferido?

El verde.

¿Tu bebida preferida?

Ahora es, creo, el té verde.


Aquí con la bebida "agua mineral" (muy sano)

¿Y de las alcohólicas?

He probado tantas que ni sé cuál decir.

¿Plato preferido?

La misma historia. No puedo responder tal o cual.

¿Libro preferido (que no sea de ajedrez?)

“El maestro y Margarita.”

¿Película favorita?

- “Alguien voló sobre el nido del cuco” (“ One Flew Over the Cuckoo's Nest”, con Jack Nicholson, nota del traductor )

¿Tienes alguna afición?

No. Tengo una vida tan llena de contenido que no me queda tiempo para una afición.

¿Eres lechuza o alondra?

De joven era una gran lechuza, pero con la edad mi tren de vida se ha mesurado. Me acuesto normalmente a las 11, me levanto a las 9.

¿Te consideras supersticioso?

Procuro no provocar inútilmente al destino, pero comparado con la mayoría de los ajedrecistas no lo soy mucho que digamos.

¿Y hay muchos supersticiosos entre ellos?

De nuevo, no hablaré de las generaciones jóvenes, pero en la mía había no pocos que buscaban hasta el menor signo de buena suerte.

¿Eres ambicioso?

Creo que sí.

¿Eres aficionado al riesgo? ¿Has visitado casinos con frecuencia?

En contadas ocasiones. En realidad, el haber estudiado Matemáticas me ayudó a comprender que la probabilidad de lograr algo en eso es muy pequeña.

Pues he conocido entre los ajedrecistas a grandes aficionados de los casinos...

¡Sí, sin duda hay gente que gusta del riesgo de manera enfermiza y que ha pagado caro por ello! Por cierto, con frecuencia van de la mano esas cosas: la superstición y el gusto por el riesgo.

Hablando de superstición... ¿cómo es tu relación con la religión? ¿Crees en Dios? ¿Pintas huevos en Pascua?

Pues resultó que históricamente salí ateo. Aunque con los años lo pienso cada vez más.

¿Eres hincha en el deporte?

Lo soy y en muchos. El principal y primerísimo: el “Zenit” (el equipo de fútbol de San Petersburgo). Y en competiciones internacionales animo a los equipos rusos.

¿Dominas idiomas extranjeros ? Y en caso de que sí, ¿cuáles y a qué nivel?

Más o menos decentemente: inglés y alemán. Hay varios más en los que puedo explicarme en el aeropuerto, en el hotel o en un restaurante. Aunque claro que no es nada serio. Lamento profundamente que en su tiempo no me dediqué más a esto. Las lenguas extranjeras y las culturas de otros países son algo, desde mi punto de vista, apasionadamente interesantes.

¿Conduces automóvil ?

Tenemos coche, pero lo conduce mi esposa. Nunca me interesó y cuando por fin tuve la oportunidad, consideré que ya era tarde para aprender. Pero mi mujer, afortunadamente, no tuvo miedo de aprender, aunque sólo es un par de años más joven que yo y ahora conduce bastante bien. Pronto iremos a Finlandia de vacaciones en coche.

¿Vas de vacaciones con frecuencia?

¡Las vacaciones son un motivo de discusiones familiares! Después de todo soy un hombre del norte. Me gusta cuando hay un bosque cerca, un lago, la hevea (árbol del caucho) susurra al viento... Por eso Finlandia es para mí el lugar ideal, y además no está lejos. Naturaleza y al mismo tiempo civilización. ¡No cometen tropelías! Compare el bosque en el estrecho de Carelia de la región de Leningrado con el bosque en Finlandia. Es el mismo bosque, pero quién sabe por qué de un lado hay latas, botellas, paquetes de cigarrillos tirados en el suelo, y del otro lado no hay nada de eso. Se ve que el bosque es el mismo, pero la gente es distinta...

Mi hija también es así, tolera poco el calor. Pero a mi esposa, al contrario, le gusta el sol (aunque también es de "Piter"), por lo que a veces viajamos a países calurosos. En general, es obligado para nosotros ir cada año dos semanas a algún lugar a descansar.

¿Tu mujer trabaja ?

No ¿Para qué?

¿Qué cualidades te gustaría adquirir y cuáles, al contrario, quisieras eliminar?

Quisiera ser más cuidadoso y organizado, ¡pero ya es tarde para eso! Tampoco sería malo por fin dejar de fumar pero, me planteo, ¿cómo haré para abandonarlo? Los intentos que he hecho hasta ahora no han sido muy en serio.

¿Estás a menudo descontento contigo mismo, ejerces la autocrítica?

A veces, pero no con frecuencia. Después de todo, intento regir mis decisiones por un principio conocido: haz lo que debas y después que venga lo que venga. Si actúo sensatamente conforme a mi conciencia y luego surgen consecuencias desagradables para mí, lo tomo filosóficamente. Así funciono.

¿Y en el plano de la vida diaria?

¡Bueno, aquí hay cuantas pequeñeces quieras! Por ejemplo, desde anteayer quería responder esas dos cartas. Y ahí siguen ... Pero esto concierne mis asuntos personales. Lo que es de la Escuela lo he logrado más o menos arreglar durante los últimos años. Y de ello, como persona en un principio descuidada y desorganizada, me enorgullezco.

¿Tienes una rutina diaria?

En la primera mitad del día me dedico a los nuevos problemas que hayan surgido, con asuntos caseros, trabajo sobre mis libros. En la segunda me dirijo a la Escuela. La rutina está más o menos establecida, no tengo días caóticos. Claro que no puedo siempre hacerlo todo, me surgen zafarranchos y demás dificultades.

¿Tienes amigos entre los ajedrecistas?

Sí. El mejor de ellos, con quien mantengo una relación muy cálida a lo largo de muchos años es Boria Gelfand. Pero también tengo bastantes amigos de otras generaciones... siempre procuré ser amistoso.


El mejor amigo ajedrecista de Khalifman, el GM israelí Boris Gelfand

¿Te gusta recibir amigos en casa?

Eso sí que no. Mi casa es mi fortaleza. Prefiero encontrarme con mis amigos en territorio neutral, y mi esposa piensa igual.

Para cerrar, cuéntanos una historia divertida.

La historia “divertida” más reciente sucedió en el último campeonato de Europa. En la convocatoria se estipuló que 33 personas se clasificarían para la Copa del Mundo. Durante la inauguración los organizadores, en una deslumbrante jugada, dejaron la cifra en 29. ¿Dónde quedaron esos cuatro lugares? ¿Los vendieron, los regalaron? ¡Yo no sé! A los ajedrecistas no les explicaron que hubo un error. ¿De quién ? Dudo que mío, entonces, ¿por qué tengo que pagarlo yo? ¿Y por qué debo jugar desempates, cuando con los 33 lugares clasificatorios entraba directamente? No se debe modificar las reglas durante la competición, ¡¿o acaso alguien piensa diferente?!

Todo esto lo expuse por escrito ante el juez principal una hora antes de los desempates. Además de él, la carta está también dirigida a los presidentes de la UEA (Unión Europea de Ajedrez, Nota del Traductor) y de la FIDE. Ya veremos qué piensan al respecto cuando se publique la lista de participantes de la Copa del Mundo. Así que el asunto aún no ha terminado. Pero estoy dispuesto a luchar por mis derechos hasta obtenerlos.


Discussion and Feedback Join the public discussion or submit your feedback to the editors


Comentar

Normas sobre los comentarios

 
 

¿Aún no eres usuario? Registro