La Bella le ganó a la Bestia

10/09/2002 – David Llada nos cuenta la primera victoria de Judith Polgar sobre Kasparov, en el duelo que enfrenta a Rusia con el resto del mundo. Es la primera derrota del jugador ruso ante una mujer y sus encuentros anteriores no estuvieron exentos de curiosidades, anécdotas e incidentes. Artículo completo.

ChessBase 15 - Mega package ChessBase 15 - Mega package

Find the right combination! ChessBase 15 program + new Mega Database 2019 with 7.6 million games and more than 70,000 master analyses. Plus ChessBase Magazine (DVD + magazine) and CB Premium membership for 1 year!

Más información...

 

La Bella le ganó a la Bestia

Por David Llada

Sus primeros encuentros fueron, posiblemente, los más pintorescos de la historia reciente del ajedrez. Por un lado, Kasparov, uno de los mayores campeones de todos los deportes, cuyo proverbial mal talante le ha valido apodos como el de ‘El Ogro’. Por el otro, ‘La Niña’, Judith Polgar, una jovencita pelirroja que saltó a las primeras páginas de los diarios de todo el mundo con este apodo, tras ganar con sólo quince años el Torneo Internacional de Madrid de 1994.

Sentados el uno frente al otro, eran diferentes como el blanco y el negro. Sus únicos puntos en común había que buscarlos dentro del tablero: ambos atesoran un talento fuera de lo normal, y su estilo de juego, agresivo y colorista, es de los que hacen saltar chispas y engancha a los aficionados.

Muy a su pesar, tras esos precoces éxitos Judith pasó de ser una niña prodigio a convertirse en un símbolo del feminismo, al plantar cara a los hombres en un terreno, mezcla de lo intelectual y lo deportivo, que hasta entonces se consideraba exclusivamente masculino. Consolidada ya entre la élite, el siguiente paso que esperaban sus muchísimos admiradores era una victoria ante el número uno. Y por fin, la bella le ganó a la bestia.

De nada le valió a Kasparov usar la misma arma –la defensa berlinesa- que Kramnik empleó contra él en Londres para derrotarle. Judith refutó el planteamiento del ruso, tomó la inicitiva, atrapó al rey negro entre el fuego cruzado, y después condujo el desenlace a un tranquilo final claramente ventajoso. Un remate impecable para una victoria que Judith había buscado con especial ahínco en los últimos años, y que tiene bastante de revancha.

La partida

La mano de Dios

El Torneo de Linares de 1994 fue el escenario de un polémico incidente entre estos dos jugadores. En la partida que les enfrentaba, Kasparov, terriblemente apurado de tiempo, efectuó una jugada de caballo, y al darse cuenta sobre la marcha que ese movimiento resultaba perdedor, lo volvió atrás. Judith no reclamó porque, mientras que el jugador no llegue a soltar la pieza, la jugada no se considera completada, aunque eso sí, Kasparov se vio forzado a mover la pieza tocada.

Sin embargo, dos días más tarde, el vídeo de la partida demostró que Kasparov había llegado a soltar el caballo durante dos décimas de segundo. Según los expertos, probablemente no llegó a ser consciente de esa fugaz ‘pérdida de contacto’, pero en cualquier caso se consideró un gesto muy poco deportivo por parte de Kasparov (quien a la postre, había ganado), y se bautizó a este incidente como ‘la mano de Dios’.

El match del siglo

En 1970 se celebró en Belgrado un encuentro entre el equipo de la URSS y una selección con los mejores jugadores del mundo, que fue llamado ‘el match del siglo’. Por aquel entonces, el dominio soviético era aplastante, salvo por la presencia de Bobby Fischer en el equipo internacional. La experiencia se repitió en Londres en 1984, y pese a la repercusión de estos encuentros, la idea languideció, quizás por el aplastante dominio de la URSS.

Ahora un banco ruso ha recuperado la tradición, pero las cosas han cambiado mucho. El equipo ruso se enfrenta a una selección mundial repleta de astros procedentes de las repúblicas exsovieticas, y Kasparov, Kramnik y Karpov se enfrentan a grandes figuras como Anand, Ponomariov y Shirov, por lo que el resultado aún es incierto. Tras cinco rondas, ‘el resto del mundo’ domina por 25½ a 24½, aunque en las casas de apuestas Rusia sigue siendo favorita, y se paga a 1.62.


Equipo de Rusia: Kasparov, Kramnik, Karpov, Khalifman, Svidler, Bareev, Dreev, Grischuk, Morozevich, Motylev, Rublevsky (reserva), Zvjaginsev (reserva)

Equipo del ‘resto del mundo’: Anand (IND), Ponomariov (UKR), Ivanchuk (UKR), Shirov (ESP), Leko (HUN), Gelfand (ISR), Short (ING), Polgar (HUN), Smirin (ISR), Radjabov (AZE), Akopian (ARM, reserva), Azmaiparashvili (GEO, reserva)



Discussion and Feedback Join the public discussion or submit your feedback to the editors


Comentar

Normas sobre los comentarios

 
 

¿Aún no eres usuario? Registro