La revolución en el ajedrez mundial: India, Ding Liren, tecnología y psicología

por ChessBase
08/01/2024 – Davorin Kuljasevic es un gran maestro internacional nacido en Croacia. Ha escrito varios libros sobre ajedrez, incluida una biografía del actual campeón del mundo, Ding Liren. En la siguiente entrevista, hace fascinantes observaciones a Ricardo Guerra sobre el desarrollo de las escuelas de ajedrez china e india, el papel de Magnus Carlsen y Bobby Fischer en la historia del ajedrez, la importancia de la psicología en el deporte y la influencia de internet y la tecnología en el futuro de este juego milenario. Artículo y entrevista por Ricardo Guerra. | Foto: Ajedrez Latitud Sur

Master Class Vol.8 - Magnus Carlsen Master Class Vol.8 - Magnus Carlsen

Let our authors show you how Carlsen tailored his openings to be able to outplay his opponents strategically in the middlegame or to obtain an enduring advantage into the endgame.

Más...

Entrevista de Ricardo Guerra, para diario Los Andes Davorin Kuljasevic

Reproducción del artículo, con el amable permiso de Ajedrez Latitud Sur

Davorin  Kuljasevic es un gran maestro internacional nacido en Croacia. Licenciado por la Texas Tech University, es un entrenador de ajedrez muy experimentado, conocido por sus sagaces observaciones de las tendencias actuales del ajedrez mundial. Ha escrito varios libros sobre ajedrez, incluida una biografía del actual campeón del mundo, Ding Liren. Su bestseller «Más allá del material: Ignore el valor nominal de sus piezas y descubra la importancia del tiempo, el espacio y la psicología en el ajedrez» fue finalista del Premio Averbakh-Boleslavsky, el premio al mejor libro de la FIDE, la Federación Internacional de Ajedrez. Actualmente reside en Sofía, Bulgaria.

En la siguiente entrevista, hace fascinantes observaciones a Ricardo Guerra sobre el desarrollo de las escuelas de ajedrez china e india, el papel de Magnus Carlsen y Bobby Fischer en la historia del ajedrez, la importancia de la psicología en el deporte y la influencia de internet y la tecnología en el futuro de este juego milenario.

RICARDO GUERRA: ¿Hay algún jugador que crea que dominará la competición internacional de ajedrez en los próximos años?

DAVORIN KULJASEVIC: Todavía no veo a ese jugador. Por ahora es Carlsen, aunque parece estar mostrando algunos signos de desaceleración. Hace algunos años, pensaba que sería Alireza Firouzja, que tiene el talento adecuado para ser un jugador dominante. Sin embargo, actualmente ya no estoy tan seguro, pues su dedicación al juego es tenue. Puede que estemos entrando en una era supercompetitiva en la que muchos aspirantes lucharán por el número 1, pero nadie dominará durante unos años.

RICARDO GUERRA:¿Podemos afirmar que Magnus Carlsen es el mejor ajedrecista que ha visto el mundo? ¿Por qué sí o por qué no?

DAVORIN KULJASEVIC: Si analizamos a Carlsen desde una perspectiva puramente de juego -la calidad de su juego-, probablemente sea el mejor jugador de la historia. El gran maestro Larry Kaufman publicó un apasionante análisis en el que compara la precisión de las jugadas de los mejores jugadores del mundo a lo largo de la historia con el motor del ajedrez , lo que lo confirma. El estilo de Carlsen es el más parecido al de [Anatoly] Karpov y [José Raúl] Capablanca, pero es superior a ellos y a la mayoría de los demás campeones del mundo en la precisión de sus jugadas. Esto es natural, teniendo en cuenta que ha tenido la ventaja de estudiar ajedrez con recursos muy superiores (incluido el trabajo con motores) y de jugar regularmente contra otros jugadores muy precisos ([Fabiano] Caruana, [Ian] Nepomniachtchi, Ding [Liren], etc.). Inevitablemente, estas experiencias y su talento ajedrecístico único le ayudaron a elevar su juego a una calidad que ningún otro jugador en la historia consiguió mantener durante tanto tiempo ([Garry] Kasparov es el que más se le acerca).

Otro punto importante relacionado con esta conversación es la duración del dominio de un jugador sobre el mundo del ajedrez. Carlsen lo ha hecho durante más de 10 años en la época más competitiva de la historia del ajedrez. Kasparov tuvo un periodo de dominio de 20 años, con una sólida competencia contra Karpov y [Vladimir] Kramnik. Sin embargo, las décadas de 1980 y 1990 fueron épocas de ritmo relativamente más lento, por lo que los periodos de poder de Carlsen y Kasparov sobre el ajedrez parecen comparables. En mi opinión, Kasparov está muy cerca de Carlsen en el debate sobre el «mejor ajedrecista de la historia», y [Bobby] Fischer es el tercero entre iguales, principalmente debido a su brevísimo reinado. Los tres están entre los talentos más brillantes que ha visto el ajedrez y son fuerzas imparables en sus mejores años.

RICARDO GUERRA: Va a publicar un nuevo libro sobre Ding Liren. En nuestra conversación, mencionó aspectos de su personalidad y comportamiento psicológico que me parecieron interesantes. ¿Podría compartir con nuestros lectores lo que descubrió?

DAVORIN KULJASEVIC: Lo primero que se nota en Ding es que actúa de forma diferente a la mayoría de los ajedrecistas de élite. Hay una ausencia casi total de egoísmo en su comportamiento. Habla con una humildad inusual para alguien con tanto éxito. David Navara es el único otro jugador de primera fila con una disposición psicológica similar y ese estilo de comunicación. El campeón del mundo parece vulnerable y frágil, pero paradójicamente se convierte en un luchador inflexible cuando juega al ajedrez. Es como si despertara en él el «ojo del tigre».

El ejemplo más famoso es cuando rechazó una oferta implícita de tablas de Nepomniachtchi en la última partida del match por el Campeonato del Mundo de 2023. En lugar de jugar sobre seguro, realizó con frialdad una jugada arriesgada que hizo levantarse de la silla a casi todos los comentaristas y espectadores de la partida. En entrevistas posteriores, afirmó repetidamente que esa jugada no tenía nada de especial y dio a entender que la jugaría en cualquier circunstancia. Esto demuestra que tiene nervios de acero cuando juega al ajedrez.

Otra cosa que hay que recordar de Ding es que procede de una cultura de la que la mayoría de los occidentales aún no saben mucho. Por eso, aunque gran parte de su comportamiento es totalmente normal [en la cultura china], a nosotros puede parecernos inusual. Por otro lado, existe una barrera lingüística que a veces puede dar lugar a malentendidos entre él y el público ajedrecista. Pero mi impresión general es que tiene una personalidad agradable, y espero haber conseguido transmitirla en mi libro.

RICARDO GUERRA: Mientras investigaba su libro sobre Ding Liren, ¿descubrió algo único sobre su metodología de entrenamiento o su sistema de preparación?

DAVORIN KULJASEVIC: El funcionamiento interno del ajedrez en China es un misterio. Suelen ser muy reservados con sus métodos de entrenamiento. Cualquier jugador fuerte te dirá que los chinos juegan al ajedrez de forma diferente, pero [la mayoría] no puede entender en qué consiste [esa diferencia]. La mejor descripción que he oído es la del súper GM Daniil Dubov, que dijo algo así como que a los chinos se les da muy bien hacer jugadas menos lógicas o [más] inesperadas que siguen siendo muy buenas. Como su comunidad ajedrecística está relativamente aislada, desarrollan un estilo de juego único.

Un conocido chino me dijo una vez que el sistema de ajedrez chino se basa principalmente en métodos de estudio concretos, como el juego, el cálculo y el análisis, que hoy en día cuentan con el apoyo de los motores de ajedrez. En comparación, en Occidente se hace más hincapié en un estudio más estructurado a través de libros de ajedrez, cursos y entrenamiento.

Por supuesto, también estudian los aspectos teóricos más fundamentales del ajedrez, e invitan a entrenadores y jugadores extranjeros (sobre todo rusos) para que enseñen a sus mejores jugadores otros estilos de ajedrez. Sin embargo, no se basan tanto en conocimientos formales como en conocimientos prácticos innovadores. Estamos empezando a ver una tendencia similar en la India, y parece que da resultados.

Yo compararía ese método de aprendizaje con el motor de ajedrez basado en redes neuronales Alpha Zero. Este programa de ajedrez se enseñó a sí mismo desde cero (basándose únicamente en un reglamento de ajedrez) jugando millones de partidas contra sí mismo. En cambio, los motores de ajedrez tradicionales vienen con conocimientos preliminares como cuántos centipawns (“centipeones”) suele valer una determinada ficha abierta o una pieza mal colocada.

RICARDO GUERRA:¿Hay algún otro elemento particular del sistema chino de desarrollo que merezca la pena mencionar? ¿Qué hay del uso de motores de ajedrez por parte de los GM?

DAVORIN KULJASEVIC: Ding insinuó en sus entrevistas posteriores al Campeonato del Mundo que utilizaba métodos de entrenamiento desconocidos para la mayoría de los demás jugadores de primera fila. En otros casos, dijo explícitamente que trabajar con motores de ajedrez le ayudaba a mejorar su juego. 

Sin embargo, jugar ciertas posiciones contra un motor de ajedrez con fines de entrenamiento no es una idea innovadora. Por ejemplo, el ex campeón del mundo Veselin Topalov utilizó un método similar en su ascenso de jugador «medio» de 2700 a 2800. Es probablemente el entrenamiento de ajedrez más psicológicamente agotador que se puede elegir. Esta opción es comparable a golpear un saco de boxeo con la mayor fuerza posible para que rebote contra ti con una fuerza aún mayor.

Desgraciadamente, no tenemos demasiada información sobre los primeros años de Ding, porque lo que ocurrió en el ajedrez chino en la década de 2000 no fue precisamente noticia en comparación con el Magnus Carlsen de 13 años que aplastó a su rival en WijkaanZee y empató con Kasparov en Reikiavik en 2004. 

RICARDO GUERRA:¿Ve actualmente algún indicio de que un país vaya a dominar la escena internacional al más alto nivel en los próximos años? En caso afirmativo, ¿qué explicaría ese dominio?

DAVORIN KULJASEVIC: Hay indicios de que los jugadores indios podrían dominar la escena internacional al más alto nivel. Sin embargo, aunque los jugadores de la India ya dominan en todos los tableros por debajo de 2600 (top 150-200), la competencia es mucho más fuerte en el nivel superior, y las barreras de entrada son más significativas. El grupo de los 20 primeros también es algo cerrado, por lo que no es fácil para los aspirantes a jugadores conseguir invitaciones para los torneos más prestigiosos. 

No obstante, los mejores jugadores indios están recibiendo el apoyo logístico adecuado para enfrentarse razonablemente a los más fuertes del mundo. También reciben el mejor entrenamiento, junto con un sólido apoyo financiero, ya que el ajedrez es muy respetado en la India. He entrenado a varios jóvenes jugadores indios, algunos de los cuales han llegado a ser GM, y me he dado cuenta de que su pasión y su ética de trabajo no tienen parangón. El futuro del ajedrez pertenece a este país, aunque es difícil adivinar si producirán otro jugador brillante como Vishy Anand en los próximos años o incluso décadas.

RICARDO GUERRA: En su opinión, ¿puede un jugador alcanzar el nivel de GM utilizando únicamente métodos de entrenamiento basados en Internet o en la tecnología? En otras palabras, ¿puede llegar a ese nivel sin seguir la vía tradicional de entrenamiento, que se centra en la instrucción a través de libros y el juego y el análisis sobre el tablero? 

DAVORIN KULJASEVIC: Hace unos años, mi respuesta a esta pregunta habría sido un rotundo no, pero ya no estoy tan seguro de ello. Desde la pandemia del COVID, que provocó un auge de la actividad ajedrecística en Internet, el ajedrez ha cambiado mucho, incluidos los métodos de aprendizaje.

Algunas semillas ya estaban sembradas en la década de 2010, porque los motores de ajedrez y las tecnologías de aprendizaje se habían vuelto cada vez más asequibles, eficientes y sofisticados.

He trabajado con niños que nunca han leído en serio un libro de ajedrez (¡y tampoco pienso hacerlo!) y obtienen resultados mucho mejores que los adultos que han leído docenas de libros de ajedrez. Estoy seguro de que muchos jóvenes grandes maestros lograron sus títulos basándose principalmente en tecnologías informáticas en lugar del enfoque tradicional. Por ejemplo, el GM Simen Agdestein de Noruega dijo recientemente que uno de sus jóvenes alumnos se convirtió en gran maestro sin haber leído un solo libro de ajedrez.

Algunos de los mejores prodigios indios (Arjun  Erigaisi, lo sé de buena tinta) afirman que sólo han leído un puñado de libros en su vida, y uno de ellos podría convertirse pronto en Campeón del Mundo. 

En cambio, el actual número 1, Magnus Carlsen, está muy versado en literatura ajedrecística y es conocido por su fenomenal memoria de importantes partidas de ajedrez del pasado. Comparado con la actual «nueva generación» de ajedrecistas de élite, podría decirse que es un ratón de biblioteca. El dominio de los métodos de aprendizaje en línea y basados en la tecnología será esencial en el futuro. La cuestión es que así se aprende más rápido. Para una generación mayor, incluido en parte yo mismo, aprender principalmente a través de una pantalla de computadora puede parecer un reto al que acostumbrarse. Sin embargo, para un joven cerebro ajedrecístico, que es una «tabula rasa» cuando se trata de ajedrez, estos métodos de aprendizaje son probablemente naturales. 

Un ejemplo es el argentino Faustino Oro, de 10 años, que está a punto de convertirse en el maestro internacional más joven de la historia (si supera el récord de [Rameshbabu] Praggnanandhaa de 10 años y 10 meses). Al parecer, empezó a jugar al ajedrez hace sólo tres años. La única forma de que haya progresado tan rápidamente es utilizando los métodos de estudio más eficaces.

RICARDO GUERRA: En su opinión, ¿cuál es la principal explicación del ascenso de tantos jugadores de alto nivel de China e India?

DAVORIN KULJASEVIC: China e India son dos historias diferentes. En China, el sistema produce jugadores de alto nivel, mientras que en la India, los jugadores de alto nivel hacen el sistema.

Desde finales de la década de 1980, los chinos han establecido una estricta jerarquía en su comunidad ajedrecística, que se asemeja a la pirámide tradicional utilizada en la Unión Soviética. Se empieza con una base masiva de jugadores escolares, competiciones infantiles, etc.; se elige a los mejores talentos de la región y se les dan los mejores entrenadores locales. Los que demuestren tener más éxito en su zona acabarán trabajando con los mejores entrenadores del país. Finalmente, los mejores serán seleccionados para representar a su país en competiciones internacionales y, al cabo de un tiempo, tendrás varios jugadores de alto nivel. Así es como China logró su plan estratégico en cuatro etapas para ganar el Campeonato Mundial Individual y las Olimpiadas de Ajedrez (máxima competición por equipos) en las categorías masculina y femenina en un plazo de 35 años. Como era de esperar, Rusia y Ucrania son los otros dos únicos países que han logrado esta rara hazaña, y ellos también han utilizado este rígido pero eficaz sistema. Los chinos han tenido un éxito similar con esta estrategia en otros deportes.

Por otra parte, la India es un ejemplo de cómo el puro entusiasmo de la nación por un deporte concreto puede producir jugadores de alto nivel sin un sistema formal. Al igual que los chinos, tienen una ventaja significativa sobre la mayor parte del mundo: son un país de más de mil millones de habitantes. Sin embargo, en India no existe el sistema de selección de los mejores talentos que vemos en China. Se parece más a la «supervivencia del más fuerte», un sistema basado en la competición en el que los mejores se abren paso entre las filas de los jugadores con las mismas ganas y aptitudes. Eso los convierte en competidores resistentes y curtidos en mil batallas a una edad muy temprana. Después de haber entrenado a varios jóvenes jugadores indios, puedo dar fe de su pasión por el ajedrez y de su capacidad natural para llevar a cabo los complejos cálculos necesarios para convertirse en un gran ajedrecista.

RICARDO GUERRA: Hablando de la influencia de la tecnología e Internet en el ajedrez, ¿qué aspectos de esos elementos han desempeñado el papel más importante en el aumento del nivel de juego?

DAVORIN KULJASEVIC: Hay varias formas en las que la tecnología e internet pueden ayudar a estudiar y jugar mejor al ajedrez. En orden aproximado de importancia:

1. Jugar en línea: Las plataformas de juego en línea ofrecen oportunidades ilimitadas para que cualquier persona con acceso a Internet practique sus habilidades. Permiten a un aficionado apasionado jugar más partidas en un par de años que alguien como Mikhail Botvinnik (tres veces campeón del mundo a mediados del siglo XX) en toda su vida. Hikaru Nakamura, uno de los mejores jugadores del mundo, jugó rápidamente más de un millón de partidas en línea y sólo tiene 36 años.

Otro aspecto importante del juego en línea es que se pueden encontrar buenos oponentes prácticamente a cualquier hora del día o de la noche, desde cualquier rincón del mundo. Hace unos treinta o cuarenta años, sólo podías jugar partidas de entrenamiento contra gente de tu ciudad o de tu club de ajedrez.

2. Los motores de ajedrez: Trabajar con motores de ajedrez ha transformado a los ajedrecistas modernos y al propio ajedrez. En primer lugar, la precisión del juego en la apertura se ha disparado en las últimas décadas. Un aficionado medio que estudie cursos de aperturas en Chessable.com (la plataforma en línea más popular para este fin) aplastaría a un aficionado medio de los años 50 en la apertura probablemente 8 de cada 10 veces.

En segundo lugar, los motores de ajedrez nos han enseñado a apreciar la concreción del juego: cómo ciertas jugadas que pueden parecer erróneas o que parecen violar los principios posicionales pueden ser opciones viables. Generaciones de jugadores que han trabajado intensamente con motores de ajedrez han desarrollado un enfoque similar y no ortodoxo del juego. En general, este cambio es para bien, ya que nos ha permitido ampliar nuestra comprensión de todas las complejidades imbuidas en el ajedrez.

3. Entrenamiento en línea: Hubo un tiempo en que el acceso a los entrenamientos de ajedrez o a los sparrings dependía de tu ubicación. Si tenías suerte, había un buen entrenador o un buen jugador en tu ciudad; si no, mejor elegir otro deporte. Afortunadamente, Internet nos permite conectarnos a distancia con entrenadores y compañeros de entrenamiento para colaborar mutuamente. Esto llevó a un auge del ajedrez a nivel mundial en el siglo XXI, en contraposición a sólo en los centros tradicionales de poder, como la Unión Soviética, Hungría o la ex Yugoslavia.

4. Bases de datos de ajedrez: Las historias de las viejas generaciones de jugadores que escribían a mano sus análisis de aperturas en innumerables cuadernos o anotaban las posiciones clave del medio juego y el final en fichas suenan a la Edad de Hierro desde la perspectiva actual. Hoy en día, las bases de datos de ajedrez nos permiten almacenar, actualizar y recuperar información vital con rapidez. Las modernas bases de datos de jugadores contienen millones de partidas grabadas, lo que permite a cualquiera estudiar y prepararse para su rival con todo detalle.

(Nota de la redacción de ChessBase: el siguiente párafo es la opinión particular del autor.):

5. Nuevas tecnologías de aprendizaje: Los avances tecnológicos han permitido a personas creativas desarrollar programas informáticos de ajedrez que facilitan el aprendizaje. El más famoso es el sitio web Chessable.com, basado en la tecnología MoveTrainer. Esta tecnología, a su vez, se basa en la técnica de aprendizaje de repetición espaciada que permite a las personas memorizar [mejor] información como las variantes de apertura o los finales teóricos. Además, algunos sitios Web utilizan la tecnología para ofrecer un cómodo entrenamiento de visualización y adivinación de jugadas.

ChessBase 17 & Fritz 19

Oferta paquete de nuestros dos programas estrella ChessBase 17 - edición 2024 y Fritz 19.

Más...

Basic Opening Strategy

In this video course you will learn about basic chess opening strategies, which can help you start your chess game.

Más...

RICARDO GUERRA: Hay pocos deportes sobre los que se haya escrito tanto como sobre el ajedrez. Como sabemos, la literatura ajedrecística es profunda y disecciona meticulosamente innumerables temas relacionados con el juego: estrategia, elementos tácticos, aperturas, medio juego, finales e historia, por nombrar sólo algunos. De hecho, los escritos sobre ajedrez son tan extensos que tienen algo que enseñar a entrenadores de deportes muy diferentes, ya sea sobre táctica y estrategia o sobre las mejores metodologías de entrenamiento para formar a jugadores sobresalientes. Su fascinante libro abarca temas relacionados con las mejores metodologías para entrenar a jugadores de distintos niveles. Usted entra en detalles significativos sobre cuánto énfasis deben poner en ciertos aspectos del juego, cómo optimizar el tiempo de estudio y cómo evitar metodologías ineficaces. En pocas palabras, ¿podría desglosarnos qué debe hacer un jugador para alcanzar un sistema de puntuación ELo de 1500, 2000, nivel de maestro y nivel de gran maestro? ¿En qué debe centrarse un jugador para alcanzar esos distintos niveles?

Understanding Middlegame Strategies Vol.1 - 9

In this DVD we deal with different dynamic decisions involving pawns. The aim of this DVD is to arm club/tournament players with fresh ideas which they can use in their own practice.

Más...

Endgame essentials you need to know Vol.1 & Vol 2

In this video course, GM Surya Ganguly joins IM Sagar Shah and drawing from his colossal experience, shares some uncommon endgame wisdom. The material mostly features positions with rook against rook and a pawn, and starts by covering the fundamentals.

Más...

DAVORIN KULJASEVIC: Un ajedrecista debe centrarse principalmente en perfeccionar sus habilidades tácticas para alcanzar un ELO de 1500, que se considera un nivel intermedio. La habilidad táctica es la capacidad de explotar una ventaja temporal presente en una partida. Incluso la mejor estrategia puede derrumbarse en una jugada si fallamos en la táctica del oponente. Las habilidades tácticas fundamentales [incluyen] la visualización adecuada del tablero, el reconocimiento de patrones tácticos y de mate típicos, la explotación de la debilidad del rey, el conocimiento de las elecciones de jugadas del rival, etc.#

Magical Chess Endgames Vol. 1 & 2 + The magic of chess tactics

In over 4 hours in front of the camera, Karsten Müller presents to you sensations from the world of endgames - partly reaching far beyond standard techniques and rules of thumb - and rounds off with some cases of with own examples.

Más...

Para alcanzar un Elo 2000, un nivel de jugador de club avanzado, un jugador debe haber desarrollado habilidades tácticas más que adecuadas, al tiempo que mejora otras habilidades ajedrecísticas, como solidificar su repertorio de aperturas y adquirir experiencia en torneos. Un jugador que ha alcanzado un Elo de 2000 tendrá un juego posicional significativamente mejor, conocimiento de las aperturas [y] conocimiento de los finales, pero la mayor diferencia entre un jugador de nivel de club y uno que ha alcanzado un nivel de 2000 es el conocimiento de las habilidades tácticas. Los jugadores de nivel 2000 cometen muchos menos errores que los de nivel 1500 o 1700.

Para alcanzar un nivel de maestro (ELo 2200-2250), uno necesita haber desarrollado buenas habilidades posicionales y estratégicas, siendo capaz de planificar con antelación varias jugadas con más precisión. También hay que saber explotar metódicamente los pequeños puntos débiles de la posición del rival, que pueden convertirse en grandes ventajas. La mayoría de las partidas que juegan los jugadores de nivel 2000 se deciden en los finales, [por lo que] un jugador de nivel maestro debe tener un conocimiento decente de los finales teóricos y un buen dominio de las técnicas típicas de los finales.

Alcanzar el nivel de gran maestro requiere mucho trabajo y pericia en todas las áreas. El título de GM es muy codiciado, y se trata de un nivel de élite que requiere un entrenamiento y una dedicación considerables. La norma GM está fuera del alcance de la mayoría de los jugadores. Dado que un buen jugador de nivel 2400 ya domina todas las áreas fundamentales del juego, para alcanzar el nivel de gran maestro necesita centrarse en los puntos más sutiles que podrían estar impidiéndole progresar. Puede tratarse de una mala gestión del tiempo, una preparación inadecuada de las aperturas, falta de dinamismo y de asunción de riesgos, una técnica insuficiente en los finales, miedo a enfrentarse a rivales de mayor nivel, escasa capacidad defensiva, estilo de vida poco profesional, etc. En mi opinión, el nivel de GM se caracteriza por la capacidad de encontrar la mejor jugada casi siempre y en prácticamente cualquier tipo de posición de la partida.

RICARDO GUERRA: ¿Qué jugadores influyeron más en su desarrollo como ajedrecista?

DAVORIN KULJASEVIC: El primer jugador que estudié fue Alexander Alekhine. El siguiente al que estudié fue Garry Kasparov. Fue un modelo fantástico del que aprendí la importancia de una sólida preparación de la apertura, la iniciativa y la precisión en el cálculo. También modelé gran parte de mi repertorio de aperturas con blancas a partir de las partidas de Karpov, y estudiar sus partidas mejoró mi intuición posicional y mi técnica de finales. Por último, el cuarto jugador que ha tenido un profundo efecto en mi desarrollo ajedrecístico fue Rashid Neshmetdinov. No es una figura tan conocida, pero basta con saber que el gran genio del ataque Mikhail Tal dijo una vez que el día más feliz de su vida fue cuando perdió contra Nezhmetdinov.  Estaba deslumbrado por su juego de ataque. Era un Tal más grande que el propio Tal en el dominio de los ataques de mate de sacrificio. Su partida contra Lev Polugaevsky seguirá siendo una de las obras maestras más brillantes de la historia del ajedrez.

RICARDO GUERRA:¿Qué libros tuvieron un impacto más significativo una vez que alcanzó el nivel de maestro?, ¿hubo alguno que le diera ese empujón final que le impulsó a alcanzar el nivel de GM?

DAVORIN KULJASEVIC: Casi no leí libros de ajedrez en mi camino desde la categoría de MI a la de GM, sólo unos pocos libros de Mark Dvoretsky. Principalmente estudié partidas de grandes maestros para entender cómo se juega al ajedrez a un nivel superior. Sin embargo, diré que PositionalDecisionMaking, de Boris Gelfand, fue un libro que me afectó profundamente cuando ya era gran maestro. Este libro vale oro puro.

RICARDO GUERRA: La actuación de Bobby Fischer en 1971 durante los Candidatos, cuando aniquiló a Taimanov por 6-0 en cuartos de final y a Bent Larsen por el mismo resultado en semifinales, fue alucinante. La brecha que se abrió entre su fuerza y la de sus competidores más cercanos marcó un antes y un después en el ajedrez. Y aunque su meteórico ascenso duró poco, ya que se retiró indefinidamente de la competición internacional tras la final contra Spassky, nunca se ha vuelto a repetir. En otras palabras, esa diferencia en el marcador final en aquellos cuartos de final y semifinal nunca ha vuelto a suceder. Además, sería un reto para un historiador encontrar un marcador tan desigual en unos cuartos de final y una semifinal consecutivos en cualquier deporte. ¿Podría comentar qué dice esto sobre la habilidad ajedrecística de Fischer? (Por favor, céntrese sólo en la capacidad de juego de Fischer).

DAVORIN KULJASEVIC: Las victorias consecutivas de Fischer por 6-0 contra Taimanov y Larsen en 1971 son algunas de las mejores actuaciones, no sólo en ajedrez, sino, como usted ha mencionado, en la historia del deporte en general. Solo Caruana se acercó a este logro al ganar siete partidas en la Copa Sinquefield de 2014 (en la que participaron Carlsen y todos los mejores jugadores del mundo). Sin embargo, Fischer tenía un récord más largo, de 20 partidas consecutivas ganadas al máximo nivel (en el torneo Interzonal antes y en la final de Candidatos contra [Tigran] Petrosian después de estos dos 6-0). Por tanto, ningún resultado ajedrecístico de la historia se le acerca.

En cuanto a la capacidad de juego de Fischer en estas partidas, estaba claro que se encontraba en su mejor momento. Ya era un jugador dominante a finales de la década de 1960, a pesar de que Petrosian y Spassky ostentaban los títulos de Campeón del Mundo en ese periodo. En 1971 tenía 28 años y había alcanzado la madurez ajedrecística y personal. Jugó al ajedrez al máximo nivel durante algo más de una década. Estaba obsesionado con ser el mejor jugador del mundo y tenía el talento y las habilidades para respaldarlo.

Aunque excepcionalmente fuertes, sus oponentes no estaban a la altura contra un Bobby Fischer que tenía la misión de ganar el título mundial. Una de las peores sensaciones para un ajedrecista es sentir que no puede cometer un error y soportar todos los cambiantes elementos psicológicos presentes en el juego de hombre a hombre. Las computadoras no tienen que lidiar con estas perturbaciones psicológicas. Creo que Taimanov y Larsen pensaban que se enfrentaban a una máquina y temían cometer cualquier error. Fischer jugó brillantemente, y Larsen y Taimanov no pudieron manejar las fuerzas psicológicas y técnicas con las que se encontraron.

RICARDO GUERRA: Asimismo, en 1970, en el torneo de blitz de HercegNovi, Fischer derrotó a Tal, Petrosian y Smyslov y no empleó más de 2½ minutos de su tiempo en ninguna partida. Fischer ganó el torneo y terminó 5 puntos por delante del segundo clasificado. Ese resultado tampoco se ha repetido nunca a ese nivel de blitz. ¿Podría comentar lo anterior?

DAVORIN KULJASEVIC: Como he señalado antes, casi todos los aspectos de la excelencia de Fischer se alinearon en este periodo de su carrera. Ningún otro jugador podía igualarle, y él lo notaba. Eso le daba confianza, y por eso jugó tan rápido en ese torneo de blitz. Era tan dominante sobre sus contemporáneos, un ajedrecista adelantado a su tiempo. Creo que tendría todas las habilidades para luchar contra el mejor Carlsen por el título de Campeón del Mundo si pudiéramos teletransportarlo de 1971-72 a 2014 o 2019. 

Lamentablemente, la carrera como jugador de Fischer terminó prematuramente. Se habría afirmado como el más grande de todos los tiempos si hubiera continuado su dominio en la década de 1970. Algunas personas, especialmente en Estados Unidos, siguen pensando que lo es, pero por desgracia carecemos de pruebas de ello, ya que sólo jugó a este alto nivel durante un par de años. El joven Karpov se estaba convirtiendo en una fuerza a mediados de la década de 1970, y quién sabe cómo habrían acabado sus partidas. Como he señalado antes, Kasparov y Carlsen dominaron sus respectivos campos durante periodos mucho más largos, y por eso les doy una ligera ventaja sobre Fischer en la conversación sobre quién es el mejor de todos los tiempos. 

RICARDO GUERRA: Ding mencionó en una entrevista que es a la vez muy emocional y racional. Dijo que tiene que dejar de lado ese lado más efervescente de su personalidad cuando juega al ajedrez. En general, se trata de una habilidad muy importante para los deportistas que juegan al más alto nivel; los atletas con más éxito parecen tener la capacidad de activar y desactivar sus emociones según sea necesario. Por ejemplo, Michael Jordan se mantenía estoico cuando tenía que lanzar un tiro libre, pero también podía mostrar niveles asombrosos de felicidad. En comparación, Lionel Messi mantiene la serenidad cuando está a punto de transformar un penalti, pero sigue mostrando alegría cuando levanta un trofeo. La capacidad de contener emociones más extremas en situaciones críticas es de suma importancia en cualquier deporte, y en ciertos deportes, como el tiro con arco y el tiro olímpico, puede ser aún más crítica. ¿Podría explicarnos cómo se aplica esto al ajedrez?

DAVORIN KULJASEVIC: Creo que dominar las emociones en un momento de gran presión es una de las habilidades que separan a los grandes de los muy buenos o simplemente buenos atletas. Ding es un excelente ejemplo de jugador tranquilo y sereno sobre el tablero. Entre los antiguos jugadores de élite, Vassily Ivanchuk sigue siendo uno de los pocos que podría haber tenido una carrera mayor si hubiera controlado mejor sus nervios en los momentos críticos.

El ajedrez difiere ligeramente de muchos otros deportes en que la presión interna se acumula a lo largo de muchas horas de juego y suele culminar a las tres, cuatro, cinco o más horas de partida. Me he dado cuenta de que los ajedrecistas jóvenes pueden hacer frente a esas presiones competitivas y a la fatiga emocional general mejor que los mayores, que es otra de las razones por las que vemos que el ajedrez se está convirtiendo en un juego de jóvenes más que nunca en el pasado.

RICARDO GUERRA: La semana pasada, el diario español AS Sport publicó un artículo sobre Mohamed Salah, el delantero del Liverpool, y su pasión por el ajedrez, en el que afirma que juega con frecuencia e incluso posee una clasificación. Tengo entendido que el ajedrez puede ser terapéutico y ayudar a los deportistas profesionales a distraerse de situaciones estresantes. Es un juego que requiere una concentración total e incondicional en todo momento, lo que lleva a estar en un estado de flujo, descrito por el difunto psicólogo estadounidense de origen húngaro MihalyCsikszentmihalyi como una condición de renuncia total a la tarea que se tiene delante. Lo único que importa en ese instante es la actividad en la que estás inmerso. La pasión por una afición o por cualquier actividad puede ser un arma muy poderosa, más aún contra las distracciones superficiales y los desafíos mentales de nuestro mundo hipermoderno. En tiempos de tribulación, la pasión por una actividad o afición puede ayudar a la gente a sobrellevarla. ¿Puede comentar esto? 

DAVORIN KULJASEVIC: Creo firmemente que el ajedrez es uno de los mejores pasatiempos porque implica muchas funciones cognitivas. Además de mejorar la paciencia y la concentración y aliviar el estrés diario, como ha señalado, también mejora el pensamiento abstracto, la planificación a largo plazo y la anticipación de las acciones del oponente, entre otras cosas. Estas habilidades estratégicas son preciosas para cualquiera, desde un deportista de élite hasta un alto ejecutivo. Futbolistas como Kevin de Bruyne y Luka Modrić o jugadores de baloncesto como Nikola Jokić y Luka Dončić pueden ver dos o tres jugadas por delante antes de que la mayoría de los demás jugadores puedan siquiera darse cuenta de lo que está ocurriendo en ese momento. Conocer los patrones de tu juego o negocio y pensar estratégicamente para hacer la siguiente jugada es algo en lo que el ajedrez puede ayudar inmensamente.

Has hecho una buena observación sobre las distracciones superficiales y los retos mentales en el mundo actual. Jugar al ajedrez es, sin duda, un pasatiempo mejor que navegar por las redes sociales o jugar a videojuegos, ya que involucra la mente por completo. También puede equilibrar el bienestar mental, ya que nos permite «desconectar» de los problemas del mundo real durante un rato. 

Es sabido que los deportistas profesionales tienen mucho tiempo libre entre entrenamientos y partidos. Dedicarse al ajedrez es una de las mejores cosas que pueden hacer, ya que sus beneficios también pueden ayudarles a agudizar su concentración y otras habilidades cognitivas sobre el terreno de juego o en el ámbito deportivo. Por la misma lógica, los ajedrecistas profesionales harían bien en practicar un deporte físico como afición; de hecho, muchos lo hacen. Carlsen es el mejor ejemplo, porque lleva muchos años en excelente forma física. Esto le da una ventaja competitiva sobre sus rivales, ya que puede doblegarlos en la quinta o sexta hora de una partida igualada, ya que ellos pierden la concentración mientras que él se mantiene fresco y totalmente concentrado.

RICARDO GUERRA: En una entrevista, Vladimir Kramnik explicó un concepto que me pareció muy interesante y me hizo pensar en un portero de élite con el que trabajé. El ajedrecista ruso dijo que no es muy competitivo por naturaleza y que no tiene miedo a perder, por lo que tiende a centrarse en el proceso de ser mejor. Yohann Pelé era el deportista más tranquilo y controlado que he tenido el placer de conocer. Era un portero de talla mundial y poseía la serenidad necesaria para ejecutar su oficio incluso en los peores escenarios. Le pregunté por su actitud y me dijo que veía el fútbol como un trabajo. Muchas veces, si uno es realmente capaz de dominar este enfoque, puede eliminar mucha presión innecesaria y ayudar a su rendimiento. ¿Se siente identificado con estas ideas?

DAVORIN KULJASEVIC: Vladimir Kramnik y Yohann Pelé mencionan un enfoque casi ideal para un profesional del deporte. También he leído que el centrocampista del Real Madrid Toni Kroos tiene una actitud similar.

Está claro que para rendir al máximo hay que encontrar un equilibrio entre la calma y la competitividad. Demasiado de uno o de otro puede llevar a actuaciones demasiado nerviosas (pensemos en la temporada 2023-2024 de Draymond Green en la NBA) o demasiado planas (pensemos en los futbolistas profesionales de edad avanzada que se van a jugar a algún país asiático principalmente por dinero). Algunas personas son calmadas por naturaleza y se centran en su «trabajo» como deportistas, mientras que otras son más susceptibles a las distracciones y presiones externas. Ahí es donde los psicólogos deportivos pueden ayudar mucho.

Me gustaría poder identificarme con el enfoque de Kramnik, porque a la larga suele reportar más éxitos y además es más sano. De hecho, cuando era niño y adolescente, el ajedrez era un juego divertido, y tenía un enfoque similar. Sin embargo, cuanto mayor me hacía, más presión sentía para rendir bien en lugar de disfrutar del proceso. Creo que muchos profesionales del ajedrez se enfrentan a una presión similar. Gran parte de esta presión proviene de tener que ganarse la vida, porque los premios en metálico en los torneos de ajedrez no son grandes y los márgenes de error son muy pequeños.

Sin embargo, no se trata sólo de este tipo de presión, ya que a veces incluso se puede ver a aficionados al ajedrez inquietarse y temblar incontrolablemente cuando la partida está en juego. Una partida de ajedrez en sí es bastante estresante porque puedes perder todo lo que has estado construyendo durante horas en un momento de descuido. Por lo que he visto, los ajedrecistas supertranquilos como Kramnik son escasos.

Ricardo Guerra es fisiólogo del ejercicio y trabaja con equipos de fútbol profesionales. Tiene un máster en fisiología del deporte por la Universidad John Moores de Liverpool. Ha trabajado con varios clubes de fútbol de Oriente Medio y Europa, incluidas las selecciones nacionales de Egipto y Qatar. En 2015, fue el fisiólogo del ejercicio del Olympique de Marsella cuando llegaron a la final de la Copa de Francia contra el PSG. Ricardo posee la máxima licencia de entrenador de la FootballAssociation (Inglaterra) y una licencia de la UEFA. Ha viajado por todo el mundo recopilando datos y cuantificando las capacidades fisiológicas de futbolistas de diversos países.  Es doctorando y autor de un próximo libro sobre el fútbol brasileño. Sus artículos han aparecido en más de cinco idiomas en múltiples organizaciones de noticias.

Puede ponerse en contacto con él en rvcgf@hushmail.com.

Enlaces


Pistas, tutoriales e indicaciones sobre nuestros productos, para sacarles todo el partido y más.
Debate y comentarios Envíe sus comentarios a los editores