Los años locos del ajedrez argentino

14/10/2013 – Tras arduo trabajo, Juan Morgado ha publicado su última obra: Los años locos del ajedrez argentino. Se trata de un libro de 498 páginas y un CD que contiene bases de partidas de antiguas, fotos y escaneados diversos. Las partidas que no pudieron ser halladas se incluyen sin jugadas, para que quienes tengan ChessBase puedan observar las tablas de posiciones. Juan Morgado nos presenta su libro...

ChessBase 14 Download ChessBase 14  Download

Programa de gestión de bases de datos de ajedrez que es referencia mundial. Todos usan ChessBase, desde el campeón del mundo al aficionado. Inicie su historia de éxito personal con ChessBase.

Más información...

Se denomina comúnmente Los años locos al periodo de prosperidad económica que tuvo Estados Unidos en los años veinte. También eran tiempos de bonanza en Argentina: su PBI alcanzaba el sexto lugar en el mundo. Y también eran ¨tiempos locos¨ en el desarrollo del ajedrez argentino. Los acontecimientos se sucedían vertiginosamente. Desde la creación del Club Argentino en 1905, y especialmente a partir de 1916, el ajedrez se convirtió en un boom. Ese año, precisamente, se realizó la primera elección libre en la Argentina, y existía una marcada euforia popular. El primer presidente popular, Hipólito Yrigoyen, fue transportado por sus exultantes correligionarios, desde el Congreso hasta la Casa Rosada –18 cuadras–, en un carruaje tirado por ellos mismos, que reemplazaron a los caballos.

Los diarios comenzaron a brindarle al ajedrez más y más espacio. En ese marco se introduce Los años locos del ajedrez argentino, que acaba de aparecer, describiendo con lujo de detalles los hechos más representativos de esos momentos. La obra está redactada con la idea de ofrecer un panorama lo más vívido posible de los sucesos, y por eso se recurre frecuentemente a las citas de los periódicos. En otras palabras, se trata de que los lectores se transporten en el tiempo, como si estuvieran leyendo los diarios de aquella época.

Quizás sea una sorpresa para los lectores advertir que a los más fuertes ajedrecistas argentinos se los llamó aficionados hasta bien entrado el siglo XX. Los argentinos eran aficionados, y los maestros eran los mayores exponentes extranjeros. Así, nos encontraremos en las crónicas periodísticas con expresiones tales como el aficionado Damián Reca se coronó campeón argentino. Los principales periodistas de ajedrez en este período fueron Roberto Grau, desde La Nación, Carlos Portela, desde La Razón, Arnoldo Ellerman, desde La Prensa y Amílcar Celaya desde Crítica. Grau y Portela, especialmente, fueron protagonistas de un contrapunto singular durante varios años, disputado de diario a diario, que culminó de una manera inopinada: ¡reto público a duelo!

Hasta 1918, el Club Argentino dominó claramente el panorama deportivo, social y político del ajedrez. Su poder económico era enorme, y disponía de un numeroso grupo de socios de alto poder adquisitivo que colaboraban con donaciones, especialmente su alma mater José Pérez Mendoza. Luego se entabla una rivalidad política y deportiva con el recientemente fundado Círculo de Ajedrez, fundado por jóvenes de origen anarquista, grandes emprendedores.

La obra incluye un amplio informe sobre el famoso Torneo de París 1924, durante el cual se fundó la FIDE, y del papel que tuvo el representativo argentino, formado por Damián Reca, Roberto Grau, Luis Palau y Valentín Fernández Coria. Queda despejado el interrogante acerca de por qué no participaron en el equipo los ajedrecistas del Club Argentino.

Notable triunfo de Palau sobre Euwe (La Nación, 19 de julio de 1924)

El Gran Torneo Nacional (primer Campeonato Argentino), y los sucesos que llevaron a la fundación de la Federación Argentina de Ajedrez (FADA), están pormenorizadamente explicados sobre la base de un notable artículo de Damián Reca, protagonista privilegiado y primer campeón argentino.

Comienza el turno final del Gran Torneo Nacional (La Razón, 16 de julio de 1924)

Junto al libro, de 498 páginas y formato 17x21 cm, se ofrece una gran cantidad de valioso material en el CD adjunto, a saber:  fotos y scans –algunos del libro y otros adicionales– que pueden verse ampliados, y una colección muy numerosa de partidas de los torneos y matches, muchas de ellas comentadas; se incluyen los torneos completos en formato EBOOK –aun cuando haya partidas faltantes–, y quienes posean el programa Chess Base también podrán reproducir las partidas (formato CBV) y observar los cuadros completos de posiciones.

En Los años locos del ajedrez argentino se incluye mucha información ajedrecística, y a la vez socio-política. Las revistas ¨La Vida Moderna¨y ¨Caras y Caretas¨, especialmente, publicaron muy ingeniosas caricaturas. Además de las que se muestran en la tapa y la contratapa, podemos observar la siguiente, acerca de la visita de Capablanca, del 28 de junio de 1911. La comicidad surge de relacionar la palabra ¨torre¨ con ¨Lisandro de la Torre¨, conocido político opositor al gobierno.

La vida moderna, 28 de junio de 1911

No estuvieron ausentes las cuestiones de honor, que por aquél entonces se resolvían mediante retos a duelo con armas. Curiosamente, aparecen en escena en los años veinte dos duelos. El primero de ellos se produce por causas banales –discusiones típicas de las partidas rápidas– entre los ajedrecistas Jorge Piacentini y Julio Lynch. Varios amigos corrieron presurosamente para ayudarlos a recomponer la amistad, aunque llegaron a publicarse los desafíos en el diario. En otro fue más importante: entre Carlos Portela y Roberto Grau. El primero escribía artículos punzantes en La Razón, y el segundo le contestaba desde La Nación. Portela se sintió gravemente ofendido y retó a duelo a Grau. Designados los padrinos y realizadas las publicaciones pertinentes, la cuestión quedó saldada pacíficamente. Hubo un tercer caso en 1939, aunque se incluye en esta obra por razones de conexidad: durante el Torneo de las Naciones de ese año, el presidente de la FADA, doctor Carlos Querencio, retó a duelo al mismísimo campeón mundial, Alexander Alekhine, a raíz de unas declaraciones suyas en Radio El Mundo, en la que había acusado,  supuestamente, a Querencio, de ¨crapuloso¨.

Solicitada en diario la Razón, 3 de octubre de 1925

Reto a duelo y conciliación (Noticias Gráficas, 21 de setiembre de 1939)

Por Juan Morgado

Enlaces


Discussion and Feedback Join the public discussion or submit your feedback to the editors


Comentar

Normas sobre los comentarios

 
 

¿Aún no eres usuario? Registro