Los hombres sacan partido de su humanidad

22/11/2005 – Tras el 3:0 del lunes, la sombra del encuentro entre Adams e Hydra planeó sobre Bilbao. Ayer el marcador recuperó un poco el equilibrio con un 2:1 a favor de los humanos, pero la jornada comenzó augurando incluso un mejor resultado. Khalifman y Kasimzhanov no lograron concretar sus ventajas y transformarlas en un punto entero, pero Ponomariov mantuvo un apasionante y tenaz duelo con Fritz en el que el ucranio tuvo ocasión de poner de manifiesto dos talones de aquiles de los programas: el manejo de los conceptos de material frente a tiempo (No se lo pierdan: en esta ocasión fue el programa el que sacrificó material por desarrollo) y el horizonte de cálculo. Contragolpe humano

ChessBase 14 Download ChessBase 14  Download

Programa de gestión de bases de datos de ajedrez que es referencia mundial. Todos usan ChessBase, desde el campeón del mundo al aficionado. Inicie su historia de éxito personal con ChessBase.

Más información...

Comentarios del árbitro David Levy

¡Qué día tan increíble! Al comienzo de la ronda, parecía como si los jugadores humanos pudieran devolver el marcador del día anterior, aprovechando la ventaja de conducir las blancas en los tres tableros. Khalifman logró una muy ligera ventaja en la apertura, Kasimzhanov aseguró una ventaja mayor contra la Defensa Siciliana de Junior y Ponomariov tenía un peón de más tras sólo seis jugadas, cuando Fritz imprudentemente decidió sacrificar un peón a cambio de unos tiempos de desarrollo.

Partida para reproducir (Se abre en una ventana diferente, para que pueda ojearla mientras lee los comentarios)

La partida entre Ponomariov y Fritz fue un auténtico vaivén. Fritz no entendió, cuando sacrificó su peón de b7, que iba a jugar justo el tipo de posiciones en las que los tiempos NO son adecuada compensación por un peón. Como resultado, Ponomariov pronto pareció consolidar su ventaja material sin mucha dificultad y parecía que convertir su posición en victoria era “sólo cuestión de técnica”, como suelen decir. Y a medida que transcurría la partida, el marcador del monitor de Fritz era uniformemente rojo, indicando que el programa estaba decontento con su posición de forma consistente.


La partida clave en la ronda dos: Ponomariov vs Fritz, tripulado por Mathias Feist

Pero entonces sucedió algo extraño. Ponomariov avanzó su peón g desde g2 a g4, atacando la dama de Fritz, creyendo que tenía que retirarse para ponerse a salvo, en cuyo caso la posición del GM habría sido abrumadora. Pero al acercar el peón a g4 Ponomariov se quedó congelado, con su mano sobre la pieza, durante quince segundos o más.

Acababa de darse cuenta, para su pesar, que el peón de Fritz en h4 podía capturar al paso (El que fuera campeón del mundo sencillamente se había olvidado de una de las reglas relativas al movimiento de las piezas. Pero habiendo tocado el peón g ya no podía hacer nada. Por supuesto, podría haberlo retrasado a g3, pero el resultado sería el mismo.


Tras errar con el peón g: Ruslan Ponomariov, Campeón del Mundo 2002

Fritz mostró gran placer al realizar la captura al paso, cambiando súbitamente el color de su gráfico, pasando de una larga columna roja a otra verde: la forma de Fritz de decirle al mundo “¿No creeis que tengo una estupenda posición?”. En ese momento Ponomariov quería rendirse. Pero mantuvo la compostura y lucho durante algunas jugadas más, con su posición colapsándose, tanto por el flanco de rey, con la incursión de la dama de Fritz, como por el opuesto, donde la torre de Fritz se hacía con el peón blaco en c, abriendo la columna y controlándola.

Los espectadores esperaban que Ponomariov capitulase en cualquier momento, pero los hados intervinieron en el destino. Fritz encontró una jugada, 39…Ac2, que era cláramente ganadora, excepto por un detalle: ¡perdía! Es lo fascinante del ajedrez cibernético. Cuando reproduzcan la partida échenle un vistazo a la secuencia forzada que comienza con la jugada de Fritz …Ac2, y cuenten cuantas medias jugadas (ply) hay desde ahí hasta la posición en la que Matthias Feist se rindió en nombre de Fritz. Luego añádanles unas pocas medias jugadas más, porque en la posición final, aunque las negras tendrían que soportar un déficit de material decisivo, en ese momento el programa aún tenía dos piezas menores por torre. Así que la profundidad a la que Fritz debería haber analizado la variante crítica para darse cuenta de que …Ac2 era una jugada perdedora en vez de ganadora, estaba más allá de las capacidades del programa.

Tras la partida, Ruslan nos dijo que siempre había sabido que podía hipnotizar a los oponentes humanos, "¡pero estoy muy sorprendido y desconocía que también podía hipnotizar ordenadores!".



Discussion and Feedback Join the public discussion or submit your feedback to the editors


Comentar

Normas sobre los comentarios

 
 

¿Aún no eres usuario? Registro