Los secretos 'mágicos' del Campeón de España 2007

25/10/2007 – "Tras los éxitos 'mágicos' del nuevo Campeón de España por equipos, el Linex-Magic de Mérida, se esconde una forma de actuar quizás un poco distinta de lo habitual", nos explica Juan Antonio Montero y añade: "Aparte de las prácticas 'tradicionales' de ajedrez: clases, exhibiciones y torneos, en el Linex-Magic de Mérida hemos explotado el ajedrez en otras muchas áreas de actividad, como formación de desempleados, actuación con discapacitados, presencia en ferias, etc. Hemos intentado, con una visión 'total', aprovechar todas estas posibilidades". La fórmula del éxito...

ChessBase 14 Download ChessBase 14  Download

Programa de gestión de bases de datos de ajedrez que es referencia mundial. Todos usan ChessBase, desde el campeón del mundo al aficionado. Inicie su historia de éxito personal con ChessBase.

Más información...

Ajedrez total

Por Juan Antonio Montero, Club de Ajedrez Linex-Magic

Mientras paseaba con algunos jugadores y componentes del Linex-Magic el pasado lunes por Calviá, después de vencer en el Campeonato de España por Equipos, compré un periódico mallorquín: dedicaba veinte páginas completas a la victoria del motorista Jorge Lorenzo, nacido en la isla. Algo que me llamó la atención fue que un redactor comparaba a Lorenzo en cuanto a talento y precocidad con Mozart y el ajedrecista Bobby Fischer: trazó una semblanza biográfica de Lorenzo y lo comparó con los dos genios mencionados, de los que escribía con solvencia y conocimiento (por lo menos de Fischer, que es de lo que más uno entiende).

Había también muchísima información sobre Hamilton y Alonso, y como en todos los periódicos, mucho fútbol. La victoria del Linex-Magic en ese mismo periódico, quedaba sin embargo relegada a la última página deportiva y con muy poco espacio, dentro de otra noticia sobre ajedrez. Para ser justos, el domingo, el día de la final, ese mismo periódico dedicó información bastante digna sobre el torneo.

Sin embargo, y a pesar de lo poquito que ese día el periódico hablaba del Campeonato de España de ajedrez, estoy seguro de que entre la marabunta de noticias de fútbol, habría muchas frases del tipo “el partido entre el equipo X y el equipo Y acabó en tablas” o “Jaque mate al equipo Z”. También, y como no puede ser menos en estos tiempos, alguna noticia habría en la sección de política nacional donde alguien afirmaría con rotundidad que han puesto “en jaque” a la corona. Si ese mismo lunes uno se hubiera levantado temprano y hubiera encendido el televisor, que no lo hice yo porque la noche anterior celebré, estoy seguro de que no hubiera sido demasiado difícil encontrar algún anuncio de seguros, de entidades prestamistas o de la banca, donde algún señor se dirigiera a nosotros con seguridad y aplomo para hablarnos sobre las ventajas de tal seguro, las bondades de endeudarse hasta el tuétano o el altruismo de los bancos: y como telón de fondo del anuncio algún tablero de ajedrez en el decorado, que presta un poso de seriedad y solvencia a este tipo de cosas.

El ajedrez está muy presente en todas partes: en la memoria colectiva, en los anuncios publicitarios, en el lenguaje, en la creación artística, en el cine e incluso en las casas de casi todo el mundo como elemento decorativo –los juegos de ajedrez “artísticos”-.

El valor del ajedrez está presente en la mente de muchas personas que ni siquiera son aficionadas al ajedrez –muchos empresarios, por ejemplo-, pero el hecho de que esté muy presente en la sociedad no quiere decir que ocupe el lugar que tenía que ocupar, porque está claro que no lo ocupa.

Es difícil que lo haga cuando se ve cómo funcionan la gente de las alturas en los campeonatos nacionales a los que uno últimamente ha acudido; o cuando en algunas federaciones los presidentes son tan berzotas que si un equipo de su tierra consigue el Campeonato de Europa, o el mejor jugador consigue el mayor galardón que puede obtener un deportista, ni siquiera los felicita.

En algunos sitios de fuera, sin embargo, las cosas parece que son distintas: los que acudieron a Turquía al Campeonato de Europa cuentan maravillas de la organización y de los federativos turcos, de los que llegan a decir que comían incluso en sus despachos ¡oh, maravilla¡, en vez de hacerlo en los mejores restaurantes de la zona, con mucho vino y chuletón, como es costumbre entre nuestras élites-.

Pero no toda la culpa hay que echársela a los dirigentes federativos. Quizás una cruda realidad es que cada cual tiene lo que se merece, y a pesar de la dictadura futbolera a la que estamos sometidos, la gente del ajedrez en general no esté a la altura del deporte que practica.

Que Fischer suene ya a referencia mítica entre muchos, que el binomio Karpov - Kasparov sea uno de los más conocidos deportivamente todavía en el mundo, que el juego del ajedrez tenga un prestigio extraordinario, que en el lenguaje cinematográfico, político, empresarial y deportivo se utilice el lenguaje ajedrecístico con profusión, son hechos palpables que demuestran que el ajedrez tiene un potencial enorme y que creo que no se aprovecha lo suficiente.

En 1974, en el Mundial de Alemania de fútbol, se inventó el concepto de fútbol total: la selección holandesa maravilló a todos por sus jugadores, es falso que solo se recuerde a los campeones: aunque Holanda perdió aquella final, casi nadie se acuerda del vencedor, pero también maravillaron los holandeses por su revolucionaria concepción del fútbol: una idea estratégica del juego donde todos los futbolistas jugaban coordinadamente, defendiendo y atacando, y donde había que moverse sincronizadamente, sin dejar espacios vacíos por donde pudieran entrar los contrarios. Como se juega el “ajedrez dinámico” de hoy en día, para entendernos un poco.

¿Por qué no llevar a cabo nosotros un “ajedrez total”? El término no es mío, creo que es una acuñación afortunada del presidente de mi club, Manuel Rodríguez. Nosotros, en el Club de Ajedrez Linex-Magic, estamos actuando de una forma un poco distinta a la habitual desde ya tiempo, y creo que nos va bien: no somos un equipo sin base y hecho a golpe de talonario con el único objetivo de ser campeones de España: eso para mí es una aberración. Somos gente que empezó de cero, y primero por necesidad y después por convicción, hemos realizado, aparte de las tradicionales actividades de cualquier club, otras actividades en la que hemos aprovechado las múltiples conexiones que el ajedrez tiene con muchos sectores de actividad.

Sin saberlo, hemos estado practicando esta suerte de ajedrez total: enseñanza de “pensamiento ajedrecístico” a desempleados extremeños, proyecto "Jugando corto, mirando largo", financiado y apoyado firmemente por el Servicio Extremeño Público de Empleo-, enseñanza de educación en valores a través del ajedre, proyecto "Valora tu juego, educa tus movimientos", proyectos para, entre otras actuaciones, proyectos de introducción del ajedrez como alternativas sanas de ocio y tiempo libre a través de asociaciones juveniles proyecto “Ajedrez, ocio y empleo”-, ajedrez como medio para estrechar relaciones con Portugal, país vecino de nuestra comunidad extremeña, Encuentros Transfronterizos de Ajedrez Extremadura-Portugal-, fomento de la realización de artículos culturales y científicos sobre ajedrez en nuestra página web, donde se pueden encontrar estupendos artículos, entre ellos una "Guía de Lectura de ajedre"z que ha superado las 25.000 visitas, participación en Salones de la Educación con grandes stands que suelen estar extraordinariamente concurridos… Las alternativas que el ajedrez ofrece son enormes. Aparte de las tradicionales y que todos conocemos hay muchas más, no creo que sea necesario poseer una imaginación desbordante para darse cuenta de ellas y ejecutarlas.

Hay un efecto colateral muy saludable cuando una organización se sale del camino que se le presupone y se abre a la sociedad: que su presencia en ella y su repercusión en los medios de comunicación es mucho mayor. Al entrar en el mundo de las nuevas tecnologías, de la cultura, del estrechamiento de relaciones entre países a través del deporte, del asociacionismo, de la discapacidad, de los sistemas innovadores de empleo, etc., el eco se multiplica. El periodista especializado en ajedrez y en otros deportes, y muy conocido de todos nosotros, Leontxo García, por ejemplo, se hizo eco en horas de máxima audiencia en un programa nacional de la experiencia que el Linex-Magic lleva a cabo con desempleados, y eso después de comentar que nuestro equipo venció en el Campeonato de Europa por Equipos. Creo que la fórmula está clara: Competición + “otros campos” = Ajedrez Total.

Kasparov acaba de publicar un libro estupendo que se titula “Cómo la vida imita al ajedrez”, donde se expresa en términos similares: el ajedrez posee múltiples tentáculos que se pueden extender a los sectores y a los campos de actividad humana más insospechados. En Ubilava, Karpov o en Bruce Pandolfini se pueden encontrar ideas parecidas. Sin embargo, a pesar de esta “base teórica”, son pocos los clubes que emprenden estos caminos.

Si se me permite la euforia y la falta de modestia, porque mi club en estos momentos es el actual Campeón de Extremadura, Campeón de España y Campeón de Europa, practicar este ajedrez total nos ha ido bien: tenemos, por supuesto, grandes individualidades, al igual que ocurría con la selección holandesa de aquellos tiempos –Cruyff, Resembrik o Neskenns-, pero también creo que utilizamos un sistema de funcionamiento bastante distinto del tradicional. Si todo el mundo conoce a Karpov y Kasparov, si Fischer sigue siendo una leyenda, si el léxico ajedrecístico se utiliza sistemáticamente en el lenguaje deportivo, periodístico, empresarial y político, ¿por qué no utilizar todos estos factores a favor del ajedrez?

Es una pena que este juego maravilloso tenga tan escasa presencia en los medios de comunicación. Ya todos los deportes menos uno son minoritarios, y en nuestro caso, los que tienen que hacer algo para remediarlo hacen poco. En Extremadura los medios de comunicación sí dedican gran atención al ajedrez: una parte importante de esta atención informativa la acapara mi equipo, pero otros clubes arrancaron y tienen ya una presencia también notable, más que en cualquier otro sitio que yo haya podido ver, como por ejemplo Ateneo de Cáceres, con una importante base social, o el subcampeón de España por dos ocasiones consecutivas, que no es poco, Ajoblanco-Cuna de Dragones-Mérida Patrimonio.

Por supuesto que hay organizaciones ejemplares en España, como el Gros Xake Taldea y otras más, pero son quizás demasiado pocas para el número de torneos y de aficionados que hay. Creo que un cambio importante en el ajedrez pasaría por una especie de reciclaje en los directivos de clubes, un cambio en la cúpula dirigente nacional y una mayor concienciación de todos sobre lo que el ajedrez representa y el potencial que posee. El futuro, al igual que ocurre en Turquía o en México, podría ser muy halagüeño.

Enlaces:

Linex-Magic



Discussion and Feedback Join the public discussion or submit your feedback to the editors


Comentar

Normas sobre los comentarios

 
 

¿Aún no eres usuario? Registro