Entrevista con Beatriz Marinello

por Juan Antonio Montero
03/09/2018 – Beatriz Marinello es vicepresidenta de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE), preside la Comisión de Acción Social y además es Maestra Internacional Femenina de Ajedrez. Nacida en Chile, en el año 90 partió hacia los Estados Unidos de Norteamérica, y allí ha tenido un importante protagonismo en el ajedrez de este país, ocupando puestos de tanta responsabilidad como ser la máxima mandataria de la Federación Estadounidense durante varios años. Además tiene un enlace especial con África y conoce realmente bien bien el caso de la ahora famosa Phiona Mutesi, sobre cuya vida se ha hecho la película "La Reina de Katwe". En edición actual de la revista "Ajedrez social y terapéutico" ha salido una interesantísima revista con ella. La reproducimos a continuación con el amable permiso del autor. | Foto: Revista Ajedrez social y terapéutico, Dora Martínez

El pequeño Fritz El pequeño Fritz

¿Se acuerda de cómo aprendió a jugar al ajedrez? ¿Tal vez fue de la manera típica, clásica: con el abuelo como profe que nunca perdía la paciencia? ¿O en el club de ajedrez, en uno de esos cursillos dados por un tío algo raro pero a la vez simpático? ¿Quizá fue un autodidacto, que aprendió con la ayuda de un libro de bolsillo? Ahora ChessBase y la renombrada editorial alemana Terzio, especializada en software para niños, acaban de publicar un programa interactivo de enseñanza para aprender y entrenar ajedrez.

Más información...

“Me sorprendió que la gente me preguntara por el rating de Phiona Mutesi: no entendían el poderoso mensaje que ella representa”.

Entrevista con Beatriz Marinello por Juan Antonio Montero

Autoría de las fotos y copyright Dora Martínez. E

Presides la Comisión de Ajedrez Social de la FIDE, y me consta por conversaciones que hemos tenido que estás absolutamente involucrada en esta tarea. ¿Qué significa para ti el ajedrez social?

Para contestar esta pregunta tengo que ahondar en el plano personal.  Vengo de una familia disfuncional y fui una niña vulnerable, mi destino mejoró cuando fue internada en las monjas desde los 7 a los 11 años, luego a los 13 años aprendí a jugar al ajedrez.  El ajedrez para mí, fue una forma de canalizar muchos sentimientos y emociones, además me ayudó a mejorar mi autoestima.  Mi obsesión y amor por el ajedrez, me ayudó a encontrar un vehículo de desarrollo y una actividad que siempre me ha hecho muy feliz.  
Llegué a ser una buena jugadora de ajedrez, sin embargo siempre existía ese cuestionamiento de qué es realmente el ajedrez, de ahí nace mi interés por el ajedrez educativo; yo tenía solo 17 años cuando comprendí que el ajedrez es un vehículo y no un fin.  Mi educación católica, aunque creo en la libertad de culto, me orientó a estar inclinada a hacer el bien y ayudar al prójimo, entonces es lógico que crea que ajedrez debe ser utilizado para hacer el bien.

He encontrado como patrón que las personas que se dedican al ajedrez educativo y social son altruistas, dadivosas, reflexivas, inclusivas y tienen mucha calidad humana. De ahí que prefiero estar rodeada de personas con estas características y si podemos trabajar para la masificación del ajedrez mucho mejor.

El pequeño Fritz (2ª parte) Ajedrez en el Castillo Negro

Después del gran éxito de “El pequeño Fritz – Aprende y entrena ajedrez“, por fin llega la segunda parte de la historia.

Más información...

Beatriz Marinello dando clases de ajedrez en Kampala (Uganda)

Beatriz Marinello dando clases de ajedrez en Kampala (Uganda)

Tienes un cargo de alta responsabilidad en la FIDE, pero también eres una gran jugadora. ¿Crees conveniente que personas con responsabilidades conozcan realmente bien este juego?    

Curiosamente, muchas veces las personas que se dedican a la dirigencia, que tienen cargos directivos no comprenden los valores y beneficios del ajedrez.  La FIDE cuenta con excelentes personas en comisiones y grupos de trabajos, pero la prioridad es la organización de los campeonatos mundiales.  Es posible seguir avanzando desde la FIDE, pero desde mi punto de vista, lo que debemos impulsar es la creación de un ambiente que ayude al desarrollo del ajedrez en el mundo a través de otras organizaciones y personas.   Admiro profundamente a las personas que aportan al ajedrez desde sus bases, ya sea como docentes, instructores, asistentes sociales, es decir, las personas que siembran cada día. 

No se puede decir que no tengas experiencia de enseñanza del ajedrez en contextos bien difíciles, como tu experiencia en Harlem, en New York, a principios de 2000. ¿Nos podrías contar algo sobre ello?       

La enseñanza del ajedrez es una labor de viene desde el corazón, obviamente hay técnicas qué hay que saber, además hay que ser  una persona reflexiva orientada a entender cómo aprende cada niña y niño

Mi primer trabajo en los EE. UU. fue como asistente de un entrenador de ajedrez en la escuela Dalton, que es una escuela de élite en los EE. UU.  Dalton es una escuela maravillosa, pero yo quería utilizar el ajedrez en el sistema educativo y tuve la gran fortuna de ser contratada por el Departamento de Educación de la  ciudad de New York, por lo que pude enseñar ajedrez en la malla curricular en una escuela pública, enseñando de kindergarten a quinto básico, incluyendo clases bilingües, educación especial y niños sordomudos.  

Luego, en el año 1997 fui contratada por la Federación de Ajedrez de los EE. UU. como Directora Nacional de Programas Escolares, estuve 5 años viajando por los EE. UU. ayudando a crear una estructura de desarrollo, a raíz de este trabajo, me hice conocida y llegué a ser Presidenta de la Federación de Ajedrez de los EE. UU.  A comienzos de los años 2000 implementé programas pilotos en Harlem y otras escuelas, además de seguir con mi voluntariado como gestora y dirigente.  

He trabajado muchísimo y lo he hecho con mucho agrado. Considero que un buen o buena líder tiene que tener el corazón de un profesor o profesora, es una labor de entrega de servicio a la comunidad.  La Dirigencia es  muy  ingrata, ya que al final los que logran mantenerse son los que se concentran en conservar el poder, siempre lo he tenido claro, por lo que estoy dispuesta a soltar el poder y las posiciones. Para mí el trabajo continúa...

El continente africano creo que está muy presente en tu pensamiento y en tu línea de actuación. ¿Qué podría aportar el ajedrez a este continente? ¿Dónde ves un mejor desarrollo desde un punto de vista educativo, y por qué no, competitivo? 

África estimula los sentidos, es colorido, huele a tierra, suena a tambores, se siente joven e inmensa.  Todo eso es maravilloso, hasta que ves la extrema pobreza, situaciones que casi te hacen lloran y a la vez observas la sonrisa abierta de los niños.  Para los que amamos el ajedrez y sabemos que es un instrumento de desarrollo social, es inevitable pensar que podemos utilizarlo para mejorar la vida de los seres humanos. 

África es el continente en donde el ajedrez se puede desarrollar más fácilmente a nivel de base, ya que el ajedrez es de muy bajo costo, no requiere equipos especiales, ni nada caro, solo un juego y tablero de ajedrez. En algunos países africanos, hemos entrenado a  profesores, instructores de ajedrez, organizaciones, etc.  Hemos impartido seminarios para entrenadores y organizadores. La enseñanza a los niños que ni siquiera saben leer ni escribir (es decir, son analfabetos), es gratificante.

Beatriz Marinello en África | Fotos: Dora Martínez

Beatriz Marinello en África | Fotos: Dora Martínez

¿Cómo puede ser que para ellos sea muy fácil aprender a jugar al ajedrez?

Pienso que pueden aprender cualquier tema, siempre y cuando tengan la oportunidad de hacerlo.

Tú conoces realmente bien el caso de la ahora famosa Phiona Mutesi, y sin duda has tenido mucho que ver para que la historia de esta extraordinaria mujer, como mínimo, pudiera ser conocida en el mundo. ¿Podrías decirnos algo sobre Phiona?

“La Reina de Katwe” es una película basada en la historia real de la vida de Phiona Mutesi y su entrenador Robert Katende.  Conocí la historia de Phiona en el año 2010, cuando jugó la Olimpiada en Siberia.  Luego, vinieron a New York traídos por la organización estadounidense Sport Outreach, en donde Robert Katende trabaja. Pasamos algunos días juntos, Phiona no hablaba inglés todavía, no sabía leer ni escribir, recién iba a poder ir a la escuela.  Ella me impresionó y con Robert hicimos una amistad que nos une hasta el día de hoy. 

Beatriz Marinello con Bibiana Aido, Phiona Mutesi y Robert Katende | Fotos: Dora Martínez

Beatriz Marinello con Bibiana Aido, Phiona Mutesi y Robert Katende | Fotos: Dora Martínez

En aquel entonces los llevé a la ONU Mujer, nos recibió una amiga, la ex Ministra de Igualdad de España, Bibiana Aido.  También los llevé al Marshall Chess Club,  me sorprendió que la gente me preguntara por el rating de Phiona: no entendían el poderoso mensaje que ella representaba. Entonces, fue ahí que le dije a Robert Katende que crearíamos la Comisión de Acción Social y que él sería el Secretario General: seguramente pensó que bromeaba.  En el 2012 se creó la Comisión de Acción Social de la FIDE y de inmediato contacté con Robert, con el que desde entonces hemos estado muy cerca.  La transformación de Phiona ha sido increíble, de ser una niña tímida se ha convertido en una mujer segura de sí misma, con grandes valores: es una prueba viviente de lo que se puede lograr con el ajedrez. Ahora, Phiona está becada en una Universidad en los EEUU y tengo contacto continuo con ella.  Es importantísimo que logre terminar una carrera universitaria.

Saliéndonos del ámbito del ajedrez social, sé que eres una gran admiradora del Bobby Fischer. Habiendo desarrollado gran parte de tu carrera profesional en la patria de Fischer, ¿habría algo que nos quisieras contar de este añorado genio?

Realmente soy una admiradora de Bobby Fischer. Mi mentor político en los EEUU es el Dr. Leroy Dubeck, quien fuera Presidente de la Federación de Ajedrez de los EEUU cuando Bobby Fischer se convirtió en Campeón del Mundo en 1972.

Me ha contado historias que no se han publicado todavía, por ejemplo que el gran impulsor de Bobby Fischer fue el coronel del ejército Estadounidense Edmund Edmondson, quien tenía conexiones a muy alto nivel en el gobierno, puesto que era el Director Ejecutivo de la Federación.  Unos años antes se desarrolló un Congreso de la FIDE en Puerto Rico, y se dice que el jefe de la delegación Soviética fue fotografiado en una situación bastante poco honrosa; esas fotos fueron a parar a Edmondson, y cuando se tuvo que decidir en dónde se llevaría a cabo el Match entre Fischer-Petrosian, la historia cuenta que los delegados de los EEUU y Unión Soviética tenían que decidir el lugar de juego con una moneda: los soviéticos querían que el Match se celebrara en Moscú, y los estadounidenses en Buenos Aires:  me comentan que no hubo tal lanzamiento de moneda, y como todos sabemos, el Match se acabó realizando en Buenos Aires. 

Conozco otras historias que espero se publiquen en algún momento, toda una trama política para apoyar a Bobby Fischer para ganar el título Mundial, por ejemplo.

Fischer ha sido la historia de más éxito del ajedrez Estadounidense y a la vez la gran tragedia al negarse a jugar con Karpov. Todas las esperanzas están ahora centradas en Fabiano Caruana, el retador del Campeón del Mundo, Magnus Carlsen.

Un tema muy de moda ahora es el del papel de la mujer en la sociedad. Si hablamos de la mujer en el ajedrez, el tema de la discriminación se vuelve además, creo, enormemente complejo, porque muchos pensamos –es mi opinión- que más bien los ajedrecistas desde hace bastante tiempo procuramos que las niñas, las mujeres, participen plenamente de este juego. ¿Podrías decirnos tu opinión?

Opino lo mismo, hay muchísimas personas procurando abrir oportunidades a las niñas, este es un tema histórico, las mujeres comenzamos a ser parte de las competencias de ajedrez hace menos de 100 años.  Es crítico que podamos enseñar a niñas y niños por igual en las escuelas, es importante derribar barreras culturales y entregar el mensaje que las niñas pueden jugar al ajedrez tan bien como los niños.   Personalmente estoy de acuerdo con los eventos solo para niñas, siempre y cuando el mensaje sea que las niñas podemos alcanzar las mismas metas que los niños.

Y ya para terminar, antes el ajedrez se definía solo así, a secas. Ahora es corriente hablar de ajedrez educativo, transversal, ajedrez no competitivo, social, incluso terapéutico, como es el nombre de esta revista. ¿Qué piensas sobre todo ello? 

Feliz y maravillada de lo que hemos podido avanzar, el ajedrez es inclusivo.  Soy una admiradora de tu trabajo y por supuesto apoyo cien por ciento el ajedrez en todos sus ámbitos, nada es excluyente.  Muchas gracias por la entrevista y darme la oportunidad de compartir algunas ideas e historias.

Gracias a ti y mi más sincera enhorabuena por tu labor.

Juan Antonio Montero

Beatriz Marinello, Vicepresidenta de la FIDE y presidenta de su Comisión de Acción Social Fotos: Dora Martínez

Beatriz Marinello, Vicepresidenta de la FIDE y presidenta de su Comisión de Acción Social Fotos: Dora Martínez

“Para los que sabemos que el ajedrez es un instrumento de desarrollo social, es inevitable pensar que lo podemos utilizar par

a mejorar la vida de los seres humanos”. 

Ajedrez social y terapéutico - no. 26

La revista Ajedrez social y terapéutico número 26 para descargar en formato PDF

Entrevisa: Juan Antonio Montero

Fotos: Dora Martínez

ChessBase Account Premium 1 año

Con la cuenta ChessBase siempre tiene acceso a la videoteca, el entrenador táctico, el entrenador de aperturas, la base de datos online, Let’s Check, Playchess.com... ¡Todo lo que necesita es una conexión a Internet y un navegador actualizado, da igual que tenga iPad, tableta, PC, iMac, Windows, Android o Linux!

Más información...

Enlaces

 




Juan Antonio Montero, psicólogo y presidente del Club de Ajedrez Linex Magic
Discussion and Feedback Join the public discussion or submit your feedback to the editors


Comentar

Normas sobre los comentarios

 
 

¿Aún no eres usuario? Registro