Tienen la palabra

30/10/2003 – O sus padres, si quieren. Y nosotros estamos encantados de dársela siempre que podemos. Hace casi un año que hemos iniciado la aventura de El pequeño Fritz y nos sentimos cálidamente acogidos en muchos hogares, como nos transmiten día a día. Con motivo de una simpática historia con paisajes brumosos, vacas, perros, ratones, niños y mayores, hemos pensado en celebrar el cumpleaños del príncipe del ajedrez con un sorteo.¿Se apuntan?

ChessBase 14 Download ChessBase 14  Download

Programa de gestión de bases de datos de ajedrez que es referencia mundial. Todos usan ChessBase, desde el campeón del mundo al aficionado. Inicie su historia de éxito personal con ChessBase.

Más información...

 

 

Historia de una tarde de verano

La maravilla

El sorteo especial


Historia de una tarde de verano

Cuando se tienen hijos siempre hay que guardar un as en la manga. Y más aún si son pequeños.

Sin ir más lejos, este verano, una tarde de un prometedor día de agosto, las nubes fueron haciéndose cargo del cielo.

Los animales parece que llevan un hombre del tiempo incorporado. Las vacas de una granja próxima pronto se pusieron en fila (bastante ordenada, por cierto) reclamando que les abriesen las puertas del establo.

Siempre hay algunas con la digestión pesada que luego llegan al ordeño con apuros de tiempo.

Un viento fresco del noroeste llenó el aire de una finas gotas de agua, que diluyeron el horizonte con un velo gris.

Y hasta los juguetones más empedernidos se dieron cuenta de que era conveniente recoger los vehículos con los que emulaban a Alonso y Montoya. Aunque, claro, las cuestas arriba...

El más peludo y sofocado miembro de la familia se pensó un poco si le apetecía más una refrescante lluvia o el refugio del hogar.

Y ya tenemos una de esas situaciones que les decía en la que los ases en la manga sirven para salvarse, pues así como los animales irracionales tienen una especial sensibilidad para los cambios de tiempo, las crías de humano parece que se contagian de la electricidad que flota en la atmósfera y es necesario atrapar su atención, antes de que encuentre refugio en los sofás nuevos de la salita, jugando a los piratas.

El despliegue técnico ya para un poco el primer golpe y estimula también su curiosidad. "¿Qué será? ¿Una película? ¿Música? ¿Las fotos de la última reunión familiar? ¿Nos intentarán colar algo de la escuela en plenas vacaciones?"

"Sea lo que sea, aquí hay un ratón despistado, así que... ¡pa' mi!"

"Bueno, dibujos animados. No está mal. La historia nos gusta. Un niño tiene que ser rey para que su papá se vaya de vacaciones y el malo quiere aprovecharse del niño. Y luego el niño, que se llama Friz, y su amiga, prima, novia o lo que sea, que se llama Bianca, tienen que hacer muchas cosas para ganar al malo y que su papá no se quede sin su trabajo de rey cuando vuelva de vacaciones. ¡Vaya cosas que hay que hacer por los padres a veces!"

"¡Sí! ¡Hasta romper retretes"

"Y limpiar castillos de arañas"

"¡Las vacas no comen chicle, que les puede doler la barriga!"

"Este es el malo"

"Dale otra vez, que me gusta como suenan los caballos"

"¿Quién es esa loca de las flores?"

Incluso los mayores toman posiciones. Eso sí: en segundo plano y sólo para dar alguna pista y poner orden en los turnos de juego. Que si no enseguida queremos acaparar el ratón y mostrarles a nuestros vástagos lo bien que se nos da manejarlo.

Es un momento propicio para disfrutar de cerca con el comportamiento y las ocurrencias de esos locos bajitos.

Pero claro, hasta que en los ordenadores no pongan gatos en vez de ratones, hay quien no va a desarrollar ningún interés por la informática, aunque sus colores sean el blanco y el negro.

Cuando la cortina de agua se marcha con el viento fresco, los más pequeños vuelven a buscar las emociones fuertes del descenso de prados con caída libre, acompañados de mascota juguetona y paciente.

Pero a alguno le ha picado el gusanillo

Y quiere saber alguna cosa más, pues la primera parte de programa está tirada, pero las pruebas del Gimnasio de Neuronas tienen su intríngulis.

"¡Me parece que voy a tener que practicar más lo del mate en escalera!"

Y yo no les alargo más la espera: el as que estaba en mi manga o, mejor dicho, en el disco duro de mi ordenador, y que mantuvo a los niños encantados fue el programa El pequeño Fritz. Resultó una sorpresa agradable y divertida, para grandes y chicos.

Para los más pequeños (3 y 4 años, en este caso) llega un momento en el que alcanzan una especie de umbral de saturación y que piden a gritos un cambio de actividad. Así que no deben dárseles grandes "diócesis" de ordenador en ningún caso.

Cuando ya se tienen 7 u 8 años, se comprenden mejor los rudimentos y las explicaciones de las pruebas y el juego resulta más adictivo. Pero también hay que mantener dentro de un orden el tiempo que se pasan delante de la pantalla.

Y cuando se tienen taitantos y has logrado acostar a los enanos, es difícil resistirse a poner a prueba las propias habilidades, con el último aliento que te queda.

¡Quién me iba a decir a mi, que siempre había fracasado a la hora de intentar enseñarles las reglas del ajedrez, que iba a poder captar su atención de esta manera! ¡Dentro de poco ya podremos echar algunas partidas en un tablero de verdad!

Isabel Victoria Menéndez Rodríguez (Asturias)


La maravilla

El pequeño Fritz es un programa desarrollado conjuntamente por ChessBase y Terzio. Se reúnen así en él la experiencia en la programación de ajedrez de alto nivel y la maestría en las publicaciones infantiles. Todo su contenido ha sido cuidadosamente doblado y adaptado al español. Desde su lanzamiento, ha sido galardonado con las mayores distinciones por su originalidad e innovación, por ejemplo en las ferias del libro de Frankfurt y Bolonia o en el Museo de la Ciencia de Boston:

Y valorado por las federaciones de ajedrez de España y Alemania:

Dispone de más información sobre el programa aquí y puede comprarlo en cualquier momento en nuestra tienda en castellano.


Un sorteo especial

Cuando El pequeño Fritz está a punto de cumplir un año, pensamos en celebrarlo con todos los usuarios de una manera especial. Y puesto que siempre nos alegra recibir sus cartas con comentarios sobre nuestros programas, hemos decidido realizar un sorteo entre todos aquellos que nos escriban contándonos sus anécdotas y experiencias con El pequeño Fritz. Las fotos son bienvenidas, pero siempre en un formato y tamaño que sea manejable.

El plazo para entrar en el sorteo expira a las 24:00 del 8 de diciembre de 2003. El sorteo se celebrará el día 22 del mismo mes. 

Publicaremos una selección de los mensajes más interesantes que vayamos recibiendo. Aunque, por razones de espacio, nos reservarnos el derecho de extractar y publicar extractos.

Les agradecemos que nos indicasen al menos la ciudad o el país en el que viven. No es necesario que nos especifiquen de momento la dirección postal. Una vez efectuado el sorteo nos pondremos en contacto por correo electrónico con los ganadores para pedirles las señas en las que desean recibir el premio.

¡Que sí! ¡Que no se me olvida mencionar cual es el premio! ¡Sólo era para darle un poco más de emoción!. Al ganador o ganadora se le enviará una copia del programa firmada por el mismísimo Garry Kasparov. Y para las personas de poca fe, aquí tienen el testimonio gráfico:

Pero, créannos: ¡ningún premio es mejor que poder hacer que un niño pase un rato divertido!


Discussion and Feedback Join the public discussion or submit your feedback to the editors


Comentar

Normas sobre los comentarios

 
 

¿Aún no eres usuario? Registro