Ajedrez para personas sin hogar

por Juan Antonio Montero
04/02/2021 – Ayer fue miércoles y tocó el taller de ajedrez en el Centro Vida de Cáritas Diocesana de Coria-Cáceres, un centro para personas sin hogar en esta última ciudad española. Ya cumple ocho años de forma ininterrumpida este taller, realizado gracias a un convenio entre Cáritas y el Club Magic Extremadura Deportivo-Social. Artículo entrañable, alentador e inspirador, por Juan Antonio Montero y Ainoa Jiménez.

ChessBase 16 - Mega package Edition 2021 ChessBase 16 - Mega package Edition 2021

Ideas nuevas, análisis precisos, y entrenamiento a medida. ChessBase es la base de datos de ajedrez particular de referencia en todo el mundo. Aprenda, disfrute y mejore su juego. Cualquier ajedrecista con ambiciones, desde el Campeón del Mundo hasta los jugadores de club o los amigos ajedrecistas aficionados, trabajan con esta herramienta.

Más...

Nadie sin hogar

Por Ainoa Jiménez y Juan Antonio Montero

Ni que decir tiene, cuando dos entidades llevan tantos años colaborando, que todos estamos muy contentos: ni el caluroso verano español ni las pandemias pueden con este programa, que apenas se interrumpe un mes al año en circunstancias normales. Con el aborrecido Covid se detuvo solo lo justo de acuerdo con las ordenanzas legales; inmediatamente que se pudo, se reanudó: ya estábamos deseando todos.

Para el club es muy fácil trabajar con Cáritas: sus responsables nos lo ponen todo muy sencillo, y su labor “por detrás”, motivando hacia el programa, es impagable. El taller se denomina “Ajedrez, cambio y juego”: el título no se puso al azar. Le damos mucha importancia a los nombres en nuestros programas más sociales y terapéuticos; después nos copian muchos de ellos,  pero bueno, es lo que tiene innovar.

Psicóloga Ainoa Jiménez dando clases de ajedrez

Psicóloga Ainoa Jiménez dando clases de ajedrez  | Foto: Juan Antonio Montero

Nos están esperando allí los habituales, sonrientes y con las mismas ganas de siempre: no son muchos: cinco, seis… Pero casi como siempre también, hay una, o dos personas, que no conozco, uno de ellos bastante locuaz, enseguida se presenta como que quiere estar también en la clase de ajedrez, pero que no sabe nada, y otro que mira un poco de reojo y a prudente distancia, bastante menos expresivo… También resulta que estamos en un espacio abierto y que cualquiera que pase y nos vea a lo largo de la hora y media que dura el taller, podría incorporarse: bienvenidos, éste es el encanto de este programa tan sui generis. Al final de la sesión, siempre somos más que al principio.

Nos preparamos

Nos preparamos  | Foto: Juan Antonio Montero

Toca adaptarse sobre la marcha: en nuestro imprescindible tablero mural, bien visible en el gran salón, colocamos un caballo y empezamos: “El ajedrez es muy fácil, a ver si sabes cómo se llama esta pieza…”: Caballo, claro que sí. Primer acierto. Y ahora, hacemos que nuestros “expertos veteranos” se impliquen con el monitor para sacar a flote la clase: “Compañero, dile al nuevo cómo se mueve el caballo: En L, claro que sí. Bien, sal y señal”. El nuevo lo asimila rápidamente, y ahora empleamos nuestra metodología más transversal, Entrenamiento Cognitivo a través del Ajedrez Método ECAM, que tantos problemas nos resuelve en casos de este tipo: “Esto que hemos colocado aquí, es un peón, no se va a mover: para todos, y yo preguntaré quién lo resuelve: ¿en cuántos movimientos el caballo captura al peón?” En dos, contesta el nuevo: otro de los “expertos” interviene ahora: “Sí, está bien”.

Los jugadores avanzados ayudando a los principiantes

Los jugadores avanzados ayudando a los principiantes  | Foto: Juan Antonio Montero

Aumento la dificultad, ahora el peón está más lejos: hacemos la misma operación, ahora responderá otro, pero el nuevo va asimilando muy bien todo. Mientras, veo que el que no era muy locuaz, no deja de prestar atención, pero sigue callado “y lejano”. Va bien la cosa con los ejercicios de caballo: cada vez más lejos. Ahora no pongo el caballo y solo digo en qué casilla está, pero dejo el peón: “El caballo en f5, lo memorizáis, ¿en cuántos movimientos llegaría a a1?”. Eso ya le cuesta a todo el mundo, Memoria y razonamiento lógico y espacial. Sigo por ahí, y ahora de pronto, el que había permanecido callado hasta entonces, levanta la mano y dice en voz alta: “El caballo también salta por encima de las otras piezas…”

El signo de que toda va bien

El signo de que toda va bien  | Foto: Juan Antonio Montero

Otra clase más que va viento en popa. Puede que alguno el próximo lunes ya no esté, pero en cada sesión, como en cada partida, hay que intentar lograr la victoria.


Algunas de las protagonistas que también están sufriendo las secuelas directas de la pandemia son las personas sin hogar. Aquellas que a día de hoy siguen bajo una mirada social que les estigmatiza, invisibiliza y discrimina.

Aterrizando a un terreno más personal, se oye un “vamos al lío” según me ven entrar al centro de acogida Cáritas Diocesana Coria Cáceres (Extremadura), donde voy a dar los talleres de ajedrez tanto en su vertiente terapéutica y social como más clásico. Sonrisas y “buenas tardes” acompañan el inicio de estas sesiones.

Hay marcas que se convierten en rupturas de rutina, delimitadas por las clases de los lunes o miércoles y acompañadas de buena actitud y disposición: el cuadro con un bonito paisaje, que ocupa el espacio donde se cuelga el tablero mural, está ya reposando en la mesa para dar paso al ajedrez, todos están esperando sentados en las sillas con las mascarillas puestas atentos a mi entrada. Determinados gestos implícitos y de complicidad, que se convierten en un “qué bien que hoy tenemos ajedrez”.

Método de entrenamiento

Ellos han expresado en diversas ocasiones que en esas clases “pasamos un buen rato”, “hacemos algo diferente”, “salimos de la rutina”, “nos divertimos mucho”, estos y otros comentarios hace que el ajedrez vuelva a traducirse en una herramienta muy potente de intervención social y terapéutica porque no se limita a mover piezas y ver qué te capturo o me capturas sino en olvidar los problemas de forma temporal entrenando la mente, la memoria, la atención, las capacidades de afrontamiento, disfrutando en compañía del resto de compañeros convirtiendo ese salón en un punto de encuentro, de reunión social durante una hora y media. Quizás fuera de las clases de ajedrez sigan con sus propias dinámicas individuales y con los problemas normales que genera la convivencia, pero en esos talleres se ve compañerismo, entendimiento y un entorno de igualdad.

El trabajo en valores y pensamiento estratégico son otras de las tangenciales que surgen, además del empoderamiento. Uno de los usuarios tiene una frase al estilo muletilla “ya me la has líado”. Se le refleja en varias ocasiones para que vea la gran responsabilidad que tenemos sobre nuestras propias acciones y el lenguaje que usamos: a veces, somos lo que hacemos, pero por supuesto podemos rectificar o al menos aprender de aquello que hicimos en algún momento para no repetirlo. Del mismo modo, somos protagonistas en la toma de decisiones de los siguientes movimientos que hagamos, asumiendo los que ya hemos hecho.

Ya nos hemos pasado de la hora y se oye una frase repetida “¿cuándo es la próxima clase?”.

Enlaces

Ejemplos para proyectos extraordinarios en Hamburgo (Alemania) para personas sin hogar


Juan Antonio Montero, psicólogo y presidente del Club de Ajedrez Linex Magic

Comentar

Normas sobre los comentarios

 
 

¿Aún no eres usuario? Registro