Perfil deseado para el docente de ajedrez

por Uvencio Blanco Hernández
27/11/2020 – Uno de los actores más importantes en el proceso de enseñanza – aprendizaje del ajedrez, es el docente o instructor de ajedrez. Estamos hablando de aquel profesional que actúa en el aula o taller de clases, como mediador entre el vasto volumen de información y contenidos ajedrecísticos y nuestros niños y jóvenes, en tanto sujetos principales de dicho proceso. Artículo por Dr. Uvencio Blanco. | Foto: Alsterufer Turnier 2017 con Björn Lengwenus, uno de los monitores ejemplares de Hamburgo | Nadja Wittmann (ChessBase)

ChessBase 16 - Mega package Edition 2021 ChessBase 16 - Mega package Edition 2021

Ideas nuevas, análisis precisos, y entrenamiento a medida. ChessBase es la base de datos de ajedrez particular de referencia en todo el mundo. Aprenda, disfrute y mejore su juego. Cualquier ajedrecista con ambiciones, desde el Campeón del Mundo hasta los jugadores de club o los amigos ajedrecistas aficionados, trabajan con esta herramienta.

Más...

  • Un aspecto a tomar en cuenta es “la necesidad de investigar las diferencias entre la enseñanza del ajedrez dirigido por un/a instructor/a de ajedrez o por un maestro/a o profesor/a sin formación específica en el juego, aunque si con una formación básica.
  • El perfil del docente está referido al conjunto de habilidades, conocimientos y destrezas personales y profesionales que exhibe un educador en el desarrollo de su función.
  • El docente, profesor o maestro de ajedrez, deberá desempeñar eficazmente los siguientes roles: facilitador del aprendizaje, orientador, investigador, planificador, administrador, evaluador y promotor social. 

El docente, maestro, profesor o instructor de ajedrez, visto como mediador

Sin embargo, un punto de interés consiste en “la necesidad de investigar las diferencias entre la enseñanza del ajedrez dirigido por un/a instructor/a de ajedrez o por un maestro/a o profesor/a sin formación específica en el juego, aunque si con una formación básica. Este aspecto en particular ha sido considerado en numerosas oportunidades y representa una gran dificultad al momento de pretender establecer una política de estado tendiente a incorporar la enseñanza del ajedrez en las escuelas, primarias o secundarias) (Zeynalli, A. 2015).

Esta discusión se mantiene hoy día en el seno de la Comisión de Ajedrez y Educación FIDE; ambiente en el cual se reconoce el valor de ambos profesionales; aunque entiende que el docente o instructor ideal es aquel que esta titulado en docencia, pedagogía o que, teniendo otra profesión afín, ha aprobado cursos de componentes pedagógicos que le permitan “hablar el mismo lenguaje de la escuela.

Es por ello que cuando hablamos del perfil del docente, básicamente nos referimos al conjunto de habilidades, conocimientos y destrezas personales y profesionales que exhibe un educador en el desarrollo de su función educativa.

En particular nos interesan los actores afectivo, ético e intelectual; así como su habilidad en el control de su trabajo profesional.

Roles, funciones y responsabilidades del docente

La concepción del docente como agente único y autoritario, dejó de ser hace mucho tiempo, al producirse cambios en la apreciación del estudiante, el cual es ahora considerado como ente activo y no pasivo, como antaño.  Esta situación determinó la asignación de nuevas funciones y responsabilidades al docente, lo que implicó a su vez, el surgimiento de nuevos roles a desempeñar.

Tomando en cuenta esta tendencia, se plantea que el docente, profesor o maestro de ajedrez, deberá desempeñar eficazmente los siguientes roles:  facilitador del aprendizaje, investigador, orientador, promotor social, planificador, administrador y evaluador. Estas consideraciones son tomadas en cuenta, debido a que los docentes que participan en la enseñanza y entrenamiento del ajedrez, generalmente provienen de distintas especialidades, institutos de formación docente, experiencia profesional, cargo, etcétera.  Inclusive, muchos de ellos ni siquiera tienen título docente; exhiben, a cambio, experiencia práctica de torneos y, en casos, ostentan títulos de Experto o Maestro de Ajedrez.

Si a lo anteriormente señalado, le sumamos: motivaciones, metas profesionales y un desconocimiento importante en cuanto a funciones específicas, atribuciones y obligaciones, se explica la ausencia de una conciencia o compromiso, en cuanto al rol a desempeñar.

Un perfil deseado

Blanco, U (1995), considera que, en función de lo antes expuesto, debe definirse un “perfil” del docente de ajedrez, en el que sean precisados los requerimientos de actitudes, habilidades y destrezas, que demanda el movimiento ajedrecístico internacional de parte de sus docentes.

Este perfil lo componen:

  • las competencias científico-metodológicas que los habilitan para el trabajo productivo en su especialidad y que denominaremos perfil científico-técnico;
  • las competencias que exige la tarea docente propiamente dicha y que incluye la enseñanza y la investigación y,
  • las características, cualidades, actitudes y aptitudes, que conforman los rasgos de la personalidad, inherentes a su naturaleza como ser individual y como ser social, se traducen en su capacidad para contribuir a modelar la conciencia y los efectos de sus alumnos; es la parte más delicada y compleja de su misión y que denominaremos perfil ético-social.

Cabe destacar, que el desarrollo de este perfil deberá basarse, primordialmente, en las “competencias” y “actitudes” que potencialmente el docente esté en capacidad de desarrollar.  Por tanto, los aspectos (1) y (3), lo científico técnico y lo ético-social, deberán ser prioritarios a la hora de su definición.

Este autor propone, con base en la política de desarrollo de la Comisión de Ajedrez y Educación FIDE algunos de los rasgos del perfil, que debiera caracterizar al docente o instructor del ajedrez.

Condiciones científico-técnicas

  • Interpreta adecuadamente la filosofía y política del Estado y contribuir a mejorarlas.
  • Concibe la educación, como una búsqueda constante de respuestas a la existencia vital y como función liberadora del ser humano.
  • Aprecia el ajedrez, en tanto patrimonio cultural de la humanidad.
  • Valora la cultura, el deporte y la recreación como derechos inalienables del individuo.
  • Actualiza y aplica constantemente, los aportes provenientes de los campos científico, tecnológico y humanístico que sean pertinentes al quehacer humano.
  • Utiliza, con visión prospectiva, los elementos básicos de la planificación y la organización.
  • Conoce, aprecia y administra, adecuadamente, un programa instruccional.
  • Elabora planes de acción con especificaciones concretas y realistas, que contemplan objetivos, actividades, procedimientos, tiempo, recursos y evaluación.
  • Aplica tecnología que estimula la creatividad en los educandos.
  • Desarrolla actitudes y habilidades, en los educandos, para la realización de trabajos de grupo.
  • Posee habilidades y destrezas para procesar, analizar, interpretar y presentar información.
  • Valora, utiliza y aplica, los conocimientos y conceptos fundamentales del ajedrez.
  • Observa y aplica, adecuadamente, las reglas y normas contenidas en el Reglamento Oficial FIDE.

Condiciones etico-sociales

  •  a la formación para la vida, con énfasis en los roles que debe desempeñar el individuo, como ciudadano, estudiante, profesional y padre.
  • Concibe al ajedrez como vía idónea, para la promoción de mejores ciudadanos.
  • Apoya las iniciativas que promuevan el desarrollo cualitativo y cuantitativo, del ajedrez escolar.
  • Estimula la sensibilidad para comprender y valorar, las manifestaciones sociales y culturales.
  • Propicia un clima sicológico, que facilita la comunicación interpersonal e interinstitucional.
  • Estimula la sensibilidad para comprender y valorar las manifestaciones sociales y culturales.
  • Incentiva y promueve actividades dirigidas a la preservación y conservación de los recursos naturales y culturales.
  • Conoce y maneja las técnicas del trabajo comunitario, para facilitar la participación y el mejor logro de los objetivos de la educación básica.
  • Hace uso racional de los servicios sociales, en función de los objetivos escolares y comunales.

El autor estima, que el listado de características presentadas, se ajustan a los requerimientos de un “perfil base” para los docentes, bibliotecarios y entrenadores, en su labor pedagógica. Una discusión posterior; Además, permitirá ampliar el criterio de selección e incorporación de voluntarios y/o profesionales, al Programa de aplicación y desarrollo del ajedrez en las escuelas.

Fuente: Blanco, U. (2020) “Capablanca y su método”, Aytan Zeinally

Educational impacts of chess instruction in Azerbaijan


Uvencio Blanco Hernández, Venezuela. Comisión Mundial de Ajedrez para las Escuelas FIDE Entrenador y organizador.

Comentar

Normas sobre los comentarios

 
 

¿Aún no eres usuario? Registro