Conversando con el GM Georgui Castañeda, nuestro hombre en Moscú (I)

por Uvencio Blanco Hernández
01/10/2021 – Hijo de padre peruano y madre rusa; quien, a la temprana edad de 5 años, le enseñó los rudimentos del ajedrez que más adelante superó y le llevó hasta el nivel de gran maestro. Se inició como integrante del equipo de ajedrez del colegio de su distrito y luego de la ciudad de Moscú. Tuvo la oportunidad de entrenar en la Escuela de Lev Polugaievsky y en el Internado Deportivo de Rusia. Representó a Perú como jugador y capitán de equipo en varias olimpiadas de ajedrez y es, en la actualidad, uno de los entrenadores jóvenes con mejores resultados en la disciplina del ajedrez post soviético. Estamos hablando del maestro Georgui Castañeda Tsounova, jefe de entrenadores del Club Central de Ajedrez de Rusia quien – como en las películas de espionaje - es “nuestro hombre en Moscú“. La primera parte de la entrevista, realizada por Dr. Uvencio Blanco. | Foto: cortesía de Georgui Castañeda

ChessBase 16 - Mega package Edition 2021 ChessBase 16 - Mega package Edition 2021

Ideas nuevas, análisis precisos, y entrenamiento a medida. ChessBase es la base de datos de ajedrez particular de referencia en todo el mundo. Aprenda, disfrute y mejore su juego. Cualquier ajedrecista con ambiciones, desde el Campeón del Mundo hasta los jugadores de club o los amigos ajedrecistas aficionados, trabajan con esta herramienta.

Más...

Uvencio Blanco Hernández:  Maestro, recuerdo que en el marco del 80º Congreso de la FIDE celebrado en la ciudad balnearia de Halkidiki en Grecia en octubre de 2009, llegó a nuestras manos el informe de la Comisión de Calificación en la cual estaba el listado de candidatos al título de gran maestro. Entre varios nombres, estaba el tuyo; con todas las normas en orden; por lo que el pronunciamiento fue positivo para tal otorgamiento. Coméntanos, ¿cómo fue el proceso que permitió que alcanzara este título?

GM Georgui Castañeda. Considero que pertenezco a la última generación de la fábrica de ajedrez de la Unión Soviética, nacidos en 70ta.... Nos tocó todavía disfrutar la enseñanza gratuita de las escuelas deportivas y especializadas, de la época cuando la parte económica preocupaba a los entrenadores mucho menos que la parte deportiva. Así que el mi camino ha sido el típico. A los 10 años alcancé la primera categoría, a los 12, fui candidato maestro, alrededor de 16 Maestro FIDE. Poco después a los 18, ingresando en la universidad me convertí en Maestro internacional. Considero que la base era bastante sólida y fuerte. Sin embargo, en mi época universitaria, jugaba muy poco ajedrez; pero finalizando volví con fuerza. De hecho, durante un par de años competí en diferentes torneos de Rusia y Polonia. Vale destacar los siguientes: Katowice 1993, Rowy 1998, Świdnica 1998 y 1999, Varsovia 1999 y Bydgoszcz 1999. Inclusive, en septiembre de 1999 viajé a Perú donde debuto y gano el campeonato nacional, llegué encabezar el equipo olímpico peruano 2000. Después 5 años de trabajo con las selecciones nacionales, volví a Rusia en 2006 y al tablero como jugador, lo que me permitió alcanzar normas de GM. Finalmente creo que mi última competencia seria fue en 2014, alcanzando el 3er puesto en el Abierto de Ámsterdam.

En tu carrera profesional seguramente habrás competido con algunos de los grandes de esta disciplina. ¿Puedes comentarnos sobre tus mejores experiencias?

Sí. La generación rusa de los nacidos entre 1975-1977 es bastante fuerte. De ella, los nombres más conocidos son los de: Kramnik, Svidler, Morozevich, Najer.... Muchos otros grandes maestros. De 1980 es Alexander Grischuk. Nunca fui un peligro para el liderazgo de ellos. Pertenecía a la “segunda división” pero, por supuesto, de vez en cuando se lograba conseguir algo interesante con los líderes. En el equipo juvenil de Moscú había lugar y para mí y fuimos campeones de la Unión Soviética.

Posteriormente, ¿cómo llegaste al oficio de entrenador de ajedrez?

Fue por casualidad, a los 19 años, estando en mi época en la Facultad de Historia, Ciencias Políticas y Derecho de la Universidad Nacional de Ciencias Humanas de Moscú. Un amigo dejaba el país y quería encontrar un reemplazo para uno de sus alumnos. Debo recordar que la década de los 90s fue muy dura para Rusia, en todos los sentidos. Había caído el Gran Imperio y muchos sufrían las consecuencias. Así que quise probar. El niño era hijo del famoso científico ruso, Leonid Bereslavsky. Especialista en psicología infantil y desarrollo del intelecto temprano. Candidato a maestro del ajedrez, de la escuela antigua. Yo era un joven estudiante y no sabía nada de eso. Después de la primera clase me puse a conversar con este doctor sobre temas de memoria, pensamiento lógico, capacidades intelectuales y etc.... Ahora hasta miedo me da solo pensar en el nivel de mis charlas con el verdadero conocedor. Pero por alguna extraña razón el doctor Bereslavsky me tomo simpatía. Ese mismo año de 1995, su hijo quedo 2do en el campeonato juvenil de Moscú. Posteriormente hemos logrado el título de campeón, Maestro FIDE y etc... Fue precisamente en mi universidad donde me inicie en el oficio de entrenador de ajedrez. Especialmente porque el doctor Bereslavsky invitaba para consultas al maestro Mark Dvoretsky y al gran maestro Yuriy Razuvaev. Entonces, allí tuve la oportunidad de verles trabajar con mi alumno y aprender bastante de ellos. Mis amigos y colegas de generación; los jóvenes maestros Najer, Gelman, Vorobiev y etc. conocieron de mi dedicación a los temas de entrenamiento; por lo que en nuestro circulo moscovita, poco a poco fui ganando cierta reputación, respecto a una persona con quien se puede conversar sobre los más diversos temas de entrenamiento. Así que, llegando en 1999 a Perú y con solo 23 años, ya tenía unos 4 años de experiencia. Por supuesto, la llegada de un maestro ruso allí, había provocado cierto interés del mundo ajedrecístico. Allí conocí al doctor Manuel Glave Testino, a mi parecer el mejor presidente que haya tenido la Federación Peruana de Ajedrez. El confió en mí y me propuso ser el primer entrenador de las selecciones nacionales, antes este cargo no existía. Entonces, desde enero 2000 comencé a transitar este camino. De tal forma que, durante los últimos 26 años de mi vida he sido entrenador de ajedrez.

 

Junto s sus alumnos en una sesión de análisis de partidas

¿Quién o quienes te han influenciado en tu carrera como entrenador de ajedrez?

Con mi primer entrenador Alexander Utenkov trabajo hasta ahora; ha estado conmigo toda la vida. Pero el entrenador que más me ha dado en términos ajedrecísticos, ha sido maestro Sergey Grabuzov. Por más de 20 años, Grabuzov también trabajó en la Universidad Deportiva de Rusia, formando muchos entrenadores profesionales. He tenido la oportunidad de conocer y tratar con los más famosos entrenadores de la Unión Soviética y Rusia de los 90ta; por ejemplo, ya te hablé de los eminentes maestros Dvoretsky y Razuvaiev.

Durante años has podido compartir con otros entrenadores de muy alto nivel. En tu opinión ¿cuáles serían las habilidades básicas que todo entrenador de ajedrez debe desarrollar?

En primer lugar, al entrenador le debe gustar su oficio. No debe tener celos con los resultados de sus alumnos. No son su competencia; es el sentido de su trabajo. Y los resultados vendrán solamente si el entrenador pone parte de su alma en el trabajo, si verdaderamente lo interesan. En segundo lugar, el entrenador debe saber explicar las cosas difíciles con palabras fáciles. Si no puedes explicar a niños de 6 años qué cosa estás haciendo, lo más probable que tú mismo no lo sepas. Creo que algo así dijo Einstein.

Georgui, hemos observado que, durante esta pandemia, has continuado ejerciendo tu función pedagógica; particularmente en el área del entrenamiento de jóvenes ajedrecistas. ¿Podrías hablarnos de tu desempeño en este ambiente donde lo predominante es lo digital?

En el año 2012 tomé la decisión de dejar la jefatura de las selecciones nacionales de Perú para regresar a Moscú. Mi joven amigo maestro y árbitro internacional Anton Kuzin, me invitó encabezar el equipo de entrenadores en el Club Central de Ajedrez de Rusia. Esta escuela en poco tiempo se ha convertido en la “Escuela Rusa de Ajedrez”; la más grande escuela de ajedrez en Europa, hasta donde sepa yo. Entonces hasta ahora mantengo el cargo del entrenador jefe. Cuando la pandemia llegó, consideramos que uno de los riesgos principales era el peligro psicológico. Cuando por el pánico, baja autoestima y depresión, las personas dejan de superarse en áreas de su competencia, dejan de tener interés y aspiraciones. Eso es muy negativo en procesos de entrenamiento deportivo. Por otro lado, desde 2004, una de mis principales formas de trabajo ha sido enseñanza grupal online, ya que era muy fácil prever por dónde irá el desarrollo educativo. Así que desde 2012, en nuestra escuela ya hemos aplicado en formato enseñanza grupal online y estuvimos preparados. En ningún momento lo hemos parado. Así mismo, personalmente tengo muy claro que la enseñanza virtual da el efecto serio solo si está acompañada con actividades en vivo. De tal manera que, cuando el Gobierno ha permitido salir de cuarentena, aparte de clases en vivo comencé a organizar actividades offline de forma permanente, para todos nuestros alumnos y amigos que querían participar. Estoy seguro que esto ayuda a la motivación y entonces a la salud mental de las personas. Era cosa de principio que la participación en estos eventos fuera gratuita. Y la costumbre se mantiene. Una vez al mes reunimos los más motivados de la Escuela y a los amigos.

Tienes una larga trayectoria en el ajedrez ruso y por lo que has dicho anteriormente, ¿podemos afirmar que existe una Escuela de Ajedrez Rusa como antaño hablábamos de la Escuela Soviética de Ajedrez?

La Escuela Soviética de Ajedrez si era el fenómeno mundial. El ajedrez estaba entre las prioridades del Imperio. Pero la situación ha cambiado; aunque actualmente las autoridades en cierto modo continúan con el apoyo. Por supuesto no como antes. Sin embargo, gracias a Dios todavía están con nosotros algunas leyendas de la gloria soviética; viven y trabajan sus alumnos y herederos. No se si, estrictamente hablando, pueda llamarla Escuela Rusa. Pero por supuesto existe un espacio intelectual ruso en el mundo de ajedrez.

Continuará…


Uvencio Blanco Hernández, Venezuela. Comisión Mundial de Ajedrez para las Escuelas FIDE Entrenador y organizador.
Discussion and Feedback Join the public discussion or submit your feedback to the editors