Faustino Oro se convierte en el maestro internacional de ajedrez más joven de la historia

por Carlos Ilardo
08/07/2024 – Faustino Oro consiguió 6½/9 puntos en el torneo "Cerrado IM Barcelona" para convertirse en el maestro internacional más joven de la historia del ajedrez. El prodigio argentino obtuvo su tercera norma de MI a los 10 años, 8 meses y 16 días, batiendo así el récord de Abhimanyu Mishra por menos de un mes. Sorprendentemente, Oro ya ha superado también la barrera de los 2400 puntos de rating, e incluso ganó más rating en el evento de Barcelona. Reproducción del artículo con el amable permiso del autor, Carlos Ilardo (InfoBAE). | Foto: Carlos Ilardo (InfoBAE)

ChessBase 17 - Mega package - Edition 2024 ChessBase 17 - Mega package - Edition 2024

It is the program of choice for anyone who loves the game and wants to know more about it. Start your personal success story with ChessBase and enjoy the game even more.

Más...

Reproducción del artículo original, publicado en InfoBAE por Carlos Ilardo (del 7 de julio de 2024), con el amable permiso del autor.

La odisea de los padres de Faustino Oro para acompañarlo en su explosión ajedrecística y cómo lo educan

Romina y Alejandro decidieron mudarse a España para que compita más seguido. “Chessi”, como lo bautizó Kasparov, establece plusmarcas y se divierte. Su rutina diaria entre estudio, peluches y milanesas a la argentina.

Hace más de 20 años, Romina Simondi -el 5 de septiembre cumplirá 46 años- y Alejandro Oro -el 15 de diciembre, 43-, cruzaron sus miradas profesionales de contadores públicos, en una pausa de sus trabajos, en la sede Buenos Aires de la empresa Tecpetrol. Acaso, sin proponérselo, ese fue el primer disparador de una relación en la que los cálculos y los balances arrojaron un superávit de cuatro letras; los unió el amor.
El video de la desgarradora reacción de Neymar en una discoteca al descubrir la eliminación de Brasil en la Copa América
Te puede interesar: El video de la desgarradora reacción de Neymar en una discoteca al descubrir la eliminación de Brasil en la Copa América

A partir del 28 de noviembre de 2008 decidieron vivir en número par, se casaron, y cinco años después, el 14 de octubre de 2013, una brisa amable de felicidad invadió el hogar con la llegada del primer fruto; su único hijo Faustino: el niño que revolucionó el mundo del ajedrez con marcas y récords que las mejores figuras del historial de este milenario juego, como Capablanca, Fischer, Kasparov o Carlsen no consiguieron a esa edad. El 30 de junio último, a los 10 años, 8 meses y 16 días, Faustino Oro se convirtió en el maestro internacional más joven de esta actividad.

“Fausti es un niño despierto, pero no se destaca en todo lo que hace; no es un superdotado. Por ejemplo, le cuesta aprender inglés. Lee poco, ni siquiera los libros de ajedrez. Simplemente, tiene una habilidad prodigiosa para jugar al ajedrez”, le contó a Infobae papá Alejandro. Y completó: “Para Romina y para mí es prioridad en estos momentos que él socialice con niños de su edad, que descubra cosas nuevas junto a ellos”.

Hace siete meses, el 5 de diciembre de 2023, Romina y Alejandro antepusieron la acción a los sentimientos; renunciaron a sus puestos gerenciales -ella, con 21 años en Tecpetrol, y él, a otros tantos en Laboratorios Bagó-, dejaron la vivienda en el barrio porteño de San Cristóbal, a sus familiares y amigos, y se marcharon rumbo a España. Subordinaron una vida de confort y apostaron por una gran aventura: el intento de hacer realidad el sueño de Faustino.

Por entonces, el pequeño Fausti -como lo llaman sus padres y amigos- con sólo 10 años era apenas una gran promesa en el ajedrez. Cursaba el cuarto grado en la escuela San José de Calasanz y hacía tres -desde los tiempos de pandemia- que había descubierto el movimiento de las piezas. Pese al escaso tiempo de aprendizaje, ya había batido varios récords de precocidad como el mejor Sub 8, Sub 9 y Sub 10 del planeta, más las conquistas de un campeonato argentino y un Panamericano entre los menores de 10 años. De los cuatro peldaños de la escalera que eleva a los ajedrecistas hasta la máxima categoría de gran maestro, él niño ya había cumplido con dos: Maestro Candidato y Maestro FIDE, ambas con plusmarcas de a más temprana edad. Cargaba en su mochila de viaje a España una de las tres normas (performance) necesarias para el siguiente salto: ser maestro internacional.

“En el cole tengo fútbol los lunes y es lo que más me gusta. Lengua, plástica y matemáticas, un poco menos, pero la preferida es gimnasia y lo mejor son los recreos”, le había contado a Infobae el niño que aún desconocía la tabla del 9, la división con decimales o la cantidad de planetas que forman parte del sistema solar pero que frente a un tablero era capaz de resolver ecuaciones a la velocidad de un rayo; poseía una capacidad visual de cálculo que podía imaginar hasta 10 movimientos sin necesidad de mover las piezas sobre el tablero.

Cuando sus logros llamaron la atención de los expertos, la Federación Argentina de Ajedrez (FADA) puso a su disposición un equipo con tres entrenadores: Jorge Rosito, Leandro Perdomo y Roberto Servat. El niño estudiaba ajedrez 10 horas semanales y por su cuenta, le dedicaba otras cuatro diarias a la diversión de practicarlo por Internet o a resolver ejercicios de táctica.

“En algunos aspectos, Fausti es un niño muy maduro porque se mueve en un mundo de adultos. Pero para muchas otras cosas, es un chico normal, con inocencia y las aficiones propias de su edad”, contó la mamá. Como prueba de ello, acaso, vale mencionar que el nuevo prodigio del ajedrez celebró con gran emoción la llegada de Papá Noel en la última Navidad, y habitualmente utiliza “peluches” -tiene más de 10- con los que comparte sus horas de sueño y clases de ajedrez.

Así, en el último mes de 2023, la familia Oro comenzó su odisea; con la casa a cuesta como caracol deambuló por España. Habitaron nueve apartamentos por Airbnb hasta que, recién hace dos meses, consiguieron el alquiler de una vivienda en el nuevo barrio edificado entre el Puerto Deportivo de Badalona y el pabellón de los Juegos Olímpicos de 1992.

“Si no le dábamos la oportunidad a Fausti es porque había nacido en la familia equivocada; no importa a lo que renunciamos, nosotros ya habíamos disfrutado de muchas cosas en la vida y era imprescindible darle esta posibilidad. Hubiera sido muy triste no haberlo intentado. Lo único innegociable era el desmembramiento de la familia, que tuviéramos que vivir separados acompañando su crecimiento. Creímos que en España iba a tener mayores posibilidades que si seguía jugando sólo en Argentina. Eso salió bien, pero también pensábamos que teniendo la ciudadanía española las cosas serían más fáciles para poder asentarnos, y lamentablemente no fue así”, añoró Alejandro que confiaba encontrar en Barcelona -donde se concentra el 80% de la industria farmacéutica de España- mayores posibilidades laborales, pero no resultó. Por ahora trabaja para la Federación Catalana de Ajedrez, pero su salario es muy bajo. “Para que te des una idea sólo cubro el gasto del alquiler, pero también hay que ir al supermercado y pagar los servicios (risas)”, dijo sin perder el humor.

“La última mudanza no nos ha permitido aún completar las habitaciones, ni que Faustino, a causa de tantas competencias, pudiera recorrer las plazas del barrio”, contó Romina, la mamá. Y agregó sobre el futuro de su hijo: “Queremos ir paso a paso, hay que ver qué sucede con los cambios de edades, aunque por ahora él proyecta su futuro con vistas al ajedrez. Le brindamos mucho poder de decisión, juega dónde él tiene ganas. Mantiene su atención con el fútbol, le gusta ver series y escuchar música. No le gustan mucho los reportajes porque le dan vergüenza. Tal vez por el ajedrez él es un chico ordenado, ya que tiene sus horarios diferenciados para hacer sus cosas”

-Siempre quisimos que haga lo que tenga ganas; si hubiera sido por mí debería haber aprendido mucho antes, pero agarró el ajedrez cuando él quiso. Al principio me imaginé que ganaría un campeonato argentino Sub 8, pero con él las cosas pasan volando; transmite su hiperactividad y tiene una capacidad infinita de sorprender. Él sube la vara de tus expectativas sobre sus logros: en septiembre de 2023 hizo su primera norma de maestro internacional y nueve meses después logró el título.

Correr detrás de tantas metas y tantas expectativas puede resultar peligroso.

Por eso nuestra tarea como padres es apoyarlo, que disfrute, que no sea una carga jugar. Si prefiere descansar, mejor. Charlamos mucho con él; le hablamos que no tiene que pensar en los récords, que el objetivo es mejorar el juego. Además, en los inmediato está planificado que contará con la asistencia de un psicólogo deportivo. Será importante para él, para que tenga su cable a tierra. Sólo te puedo anticipar que es un profesional argentino.

¿Cómo es su día? ¿Cómo lo contienen?

El día a día es más o menos como ya te conté; si fuera por él, el 90% giraría alrededor del ajedrez. Ahora le dedica al juego más o menos 55 horas semanales, de ellas alrededor de 20 eran con los profesores cuando yo no tenía trabajo y tampoco existía el apoyo del grupo de mecenas -empresarios que de manera anónima acompañan desde mayo último la carrera profesional del niño brindando la asistencia económica para su preparación y entrenamiento-. Por eso antes podía pasar más horas jugando con él. Hacíamos cálculos juntos y jugábamos “a ciegas”, él se vendaba los ojos y me iba dictando las jugadas, yo las reproducía en la computadora y le decía mi respuesta y volvía nuevamente a decirme otra jugada. No hace falta que te diga quién ganaba, ¿no? (risas). Cuando yo conseguí trabajo él no modificó los horarios, y mi tiempo fue reemplazado por más momentos con los profesores.

¿Desde la mañana hasta la noche juega al ajedrez?

Si fuera por él seguro que lo haría, pero tratamos que tenga otras distracciones. Pero él se divierte jugando. Por ejemplo, antes o después de desayunar él practica un juego de ajedrez “puzzle racer”. Se trata de resolver problemas tácticos o estratégicos a gran velocidad, en noventa segundos. A mayor cantidad de aciertos y cuánto más rápidos los resuelvas, el programa te va dando puntos. Él obtuvo un récord de 147 puntos que no tiene registros en esa plataforma.

¿Y cómo es su rutina diaria?

Bueno, después del desayuno y antes del almuerzo se divierte jugando partidas rápidas por Internet. No tiene problemas con las comidas, hacemos más o menos las mismas que en Argentina. Acá se inclinó un poco más por los sándwiches de jamón, pero sigue fiel al arroz y a las milanesas. Son sus platos favoritos. A la tarde, después de la merienda, ya tiene programadas sus horas de clases con los profesores. Con el mecenazgo de su carrera él tiene cinco: los maestros Jorge Rosito, Mario Villanueva, Leandro Perdomo, Jorge Cori y Tomás Sosa, él es el único que le da clases presenciales. Después de las clases puede ser que vuelva a jugar por Internet o que se dedique a mirar vídeos. Porque también tiene eso, él creó su canal de YouTube “FaustiChess” -con casi 10 mil seguidores-, y ahí hace vivos y transmite la misma partida que está jugando en ese momento. ¡Y lo hace muy bien! (risas).

¿Son muchas horas de ajedrez?

Sí, más o menos 20 de divertimento y otras 35 de entrenamiento cada semana. Pero hay que tener en cuenta que, con la mudanza, él no pudo empezar aún el ciclo escolar, recién en septiembre volverá al colegio, ahí va a estar más equilibrado y también descubrirá nuevos amigos. Está anotado en una escuela pública en Cataluña para comenzar 6° grado. Falta que nos confirmen la vacante. Si bien acá no hay repitencia en el ciclo primario (sí en el secundario) necesitamos contar con una autorización del ayuntamiento por el tema de competencia deportiva para liberarlo del horario de la tarde. Las escuelas abren a las 9.30 hasta las 12.30 y después los chicos vuelven de 15 a 16.30. Le corta muchas horas de entrenamiento. Sería todo más fácil en una escuela privada, pero no es el momento para nuestros bolsillos. Si consigo un mejor trabajo entonces podríamos intentarlo.

Este semestre Faustino jugó seis torneos, en Yeda, Alicante, Menorca, Medellín, Madrid y Barcelona. En total 56 partidas pensadas, cada una de casi 4 horas de juego. ¿No es mucho?

La idea es que juegue entre 80 y 100 partidas al año, eso lo vamos graduando, pero el que decide es él. Recibimos muchas invitaciones, que antes por temas económicos debíamos rechazar porque había que sumar el traslado, el alojamiento y la comida de esos días, y él necesita estar acompañado por mí o Romina. Con el apoyo del grupo de empresarios eso cambió

¿Y conseguís permisos en el trabajo para acompañarlo?

Ese fue un tema, porque la nueva documentación de Romina demoró más tiempo de lo pensado. Yo tuve que ir a Colombia porque ella no podía salir de España. Afortunadamente, ahora todo está encaminado y ella lo podría acompañar a Nueva York.

¿Faustino jugará en Estados Unidos?

La Federación Internacional de Ajedrez (FIDE) anunció que la última semana de diciembre, en Nueva York se jugarán los campeonatos mundiales de ajedrez blitz (partidas a 3 minutos) y rápido (a 10), y Faustino quiere jugarlos. Así que tenemos tiempo de organizarnos.

Desde hace tres meses -casualmente coincidente con el último mejoramiento de Faustino en la comprensión del juego donde alcanzó resultados superlativos; las dos normas que necesitaba para lograr el título de maestro internacional y una imbatibilidad de casi 90 días pese a haberse enfrentado a jugadores de una categoría superior-, el niño está acompañado por el afecto de sus abuelos paternos: Elda Nuñez y Luis Oro, con un detalle no menor: ambos son ajedrecistas.

Don Luis fue un experimentado jugador que representó al Club Vélez Sarsfield en los torneos por equipos de la Copa AFA, en los años setenta. Fue parte del conjunto de Liniers junto al maestro Jacobo Bolbochan y el periodista Edgardo Mocca. En tanto, Elda, con menor fuerza en el juego, fue animadora de varias ediciones de los campeonatos argentinos femeninos que en esa misma época eran dominados por Julia Arias, Edith Soppe y Virginia Justo. Radicados hace ya varios años en Santa Fe, los abuelos de Faustino Oro se dedican a la enseñanza y a la promoción del ajedrez en el Club Atlético Rafaela.

Tras la consagratoria actuación en Barcelona, donde Faustino se convirtió en el ajedrecista más joven en alcanzar el título de maestro internacional, el penúltimo peldaño para ser gran maestro (una especie de cinturón negro en los judocas), el niño se ha tomado un merecido descanso después de varios meses con fuerte actividad. La quietud o reposo no encajan con su hiperactividad y mucho menos de alejarse por un minuto de lo que más le gusta: jugar al ajedrez.

Por eso hace algunas horas nuevamente el ambiente de las torres homéricas, el peón ladino y tenue rey se vio convulsionado con una nueva hazaña. Sentado frente al monitor en su cuarto en Badalona le asestó una dolorosa derrota al mejor ajedrecista del mundo en ritmo blitz, el norteamericano Hikaru Nakamura.

“Yo quiero ser campeón mundial, pero eso es a largo plazo. En lo inmediato me gustaría ser gran maestro”, anticipó hace algunas horas. Es que Faustino no se detiene. Se apoya en sus padres, Alejandro y Romina, los grandes sostenedores de sus sueños. Los que lo acompañan en esta onírica odisea.

Clasificación final del torneo Cerrado MI Barcelona

Las partidas disponibles

Récord tras récord

Por Carlos Colodro

A los 10 años, 8 meses y 16 días, Faustino Oro se convirtió en el maestro internacional más joven de la historia del ajedrez. El prodigio bonaerense logró 6½/9 puntos en el "Cerrado IM Barcelona" y batió el récord de Abhimanyu Mishra (10 años, 9 meses y 3 días) por menos de un mes.

A diferencia de otros jugadores que han batido este tipo de récords en el pasado, Oro no empezó a jugar al ajedrez a los 4 ó 5 años. Fue sólo por casualidad que empezó a probar suerte en el ajedrez en línea durante la pandemia de 2020. Entonces tenía 7 años y, a los 8, ya era el jugador sub-10 mejor clasificado del mundo.

Conocido como el "Messi del ajedrez", el argentino -aficionado al club de fútbol Vélez Sársfield- ha ido batiendo récord tras récord desde que comenzó su todavía corta carrera ajedrecística:

  • Se convirtió en el jugador más joven en cruzar la barrera de los 2200 puntos a los 9 años y 3 meses.
  • Se convirtió en el jugador más joven en cruzar la barrera de los 2.300 puntos a los 9 años y 6 meses.
  • Se convierte en el jugador más joven en obtener una norma de MI a los 9 años y 11 meses al conseguir 6½/9 puntos en el ITT Copa Ciudad de Comodoro Rivadavia.
  • Obtuvo su segunda norma de MI en el Campeonato Continental Americano de 2024 en Medellín, Colombia (entonces tenía una puntuación en vivo de 2399).
  • Superó la barrera de los 2400 puntos en una lista oficial de la FIDE en julio de 2024, tras obtener 5/9 en el Festival de Ajedrez de Madrid, donde se quedó a las puertas del título.
  • Se convirtió en el Maestro Internacional más joven de la historia el 30 de junio de 2024, con 10 años, 8 meses y 16 días.

En Barcelona, Oro tuvo un comienzo de ensueño, apuntándose tres victorias consecutivas directamente al comienzo del torneo. Una de las victorias la conquistó en 51 movimientos, jugando con blancas contra un el participante mejor valorado (y único GM de la alineación) Hipólito Asís. Oro también ganó la partida de la sexta ronda contra el MF Alex Villa. Los empates en todas las rondas restantes le otorgaron la puntuación final de 6½ necesaria para hacerse con la norma final de MI. El argentino empató en el primer puesto con el MI colombiano Cristian Hernández.

Sorprendentemente, el pibe de oro tiene una racha de 31 partidas invicto en ajedrez clásico. La última vez que perdió una partida fue en Arpil, cuando fue derrotado por el MI cubano Ernesto Fernández en la ronda 7 del Abierto de Menorca.

En el primer semestre de 2024, Oro ha cosechado 17 victorias, 30 tablas y 9 derrotas.

Faustino Oro

Faustino con sus padres Alejandro y Romina | Foto: Carlos Ilardo (InfoBAE)

Enlaces


Periodista especializado en temas de ajedrez. Buenos Aires, Argentina.
Debate y comentarios Envíe sus comentarios a los editores