El ajedrez en la obra de Kafka

por Sergio Ernesto Negri
09/01/2021 – En general es poco conocido que Franz Kafka jugaba al ajedrez. En la biblioteca de ajedrez de Kafka se encontraron, entre otros los siguientes libros: “El final del juego en el ajedrez por Hans Fahrni”; “300 finales por Henri Rinck”; “Manual de ajedrez de Bilguer (8 ª edición, revisada por Carl Schlechter); “15 partidas seleccionadas del torneo Karschau 1918 de Jacques Mieses”. Sin embargo, no aparece ninguna evidencia de esto en sus diarios. (…)

ChessBase 16 - Mega package Edition 2021 ChessBase 16 - Mega package Edition 2021

Ideas nuevas, análisis precisos, y entrenamiento a medida. ChessBase es la base de datos de ajedrez particular de referencia en todo el mundo. Aprenda, disfrute y mejore su juego. Cualquier ajedrecista con ambiciones, desde el Campeón del Mundo hasta los jugadores de club o los amigos ajedrecistas aficionados, trabajan con esta herramienta.

Más...

Únicamente se ha podido hallar una referencia al ajedrez en Kafka dentro del género epistolar. Ello puede advertirse en Cartas a Milena (Fuente: Publicación de la Fundación Editorial El perro y la rana, Caracas, 2006), en donde se reproduce una misiva en la que se incluye el siguiente párrafo:

“Lo que temo, lo que temo con los ojos abiertos y entregado al miedo (si pudiera entregarme al sueño como me entrego al miedo, ya no estaría vivo), es esa conjuración interior contra mí (esa conspiración interior que entenderás al leer la carta a mi padre, aunque no del todo, porque la carta está demasiado estructurada en función de su objetivo) basada en que yo, que en el gran ajedrez no soy ni siquiera el peón de un peón, pretendo (contra todas las reglas del juego y alterando su desarrollo) ocupar el lugar de la reina (yo, el peón del peón, es decir, una figura que ni siquiera existe, que ni siquiera interviene en el juego) y luego también el del rey y hasta el tablero completo. Y si realmente lo quisiera, eso tendría que suceder de otra manera, de una manera más inhumana” (el subrayado no obra en el original).

Vemos entonces, a partir de lo dicho en este fragmento, a una personalidad siempre atormentada, la del escritor quien, en pleno viaje de regreso a casa, le plantea sus más íntimos temores en una misiva enviada a la escritora Milena Jesenská (1896-1944), notable mujer de las letras, y además periodista y traductora checa, a la que el destino le tuvo reservada una difícil existencia y un aún más cruel desenlace (morirá en un campo de concentración nazi).

Tratándose probablemente de almas gemelas, en su pasión por las letras y en cierto clima de tormentosa existencia que los acompañaría a ambos en su devenir, ellos habrán de mantener, en los comienzos de los años 20, una correspondencia muy apasionada. Se ha especulado, incluso, que podrían haber sido protagonistas de un romance.

De hecho se vieron físicamente en algunas contadas ocasiones. Con todo, seguramente los compatriotas protagonizaron una relación anclada en cierto platonismo y, lo que puede ser más trascendente, que se trataba de una comunión espiritual de almas sensibles y gemelas.

Por lo pronto, en el pasaje mencionado, se lo ve a Kafka imaginar un gran ajedrez, uno que excede el espacio convencional de los 64 escaques, uno que lo trasciende no sólo en un sentido físico, uno que por momentos se funde con la vida misma.

En ese ámbito integral se habrá de atribuir, a sí mismo, un rol muy menor. Dando un paso aún más audaz, considera que ese peón de peones en el que se ha convertido, puede estar virtualmente fuera del juego. Su obra integral, esa que se publicará, muy a su pesar, póstumamente, y ya no los registros de su propia existencia, habrían de desmentirlo. Al menos en este punto.

El autor se percibe, en ese imaginario, sujeto eventualmente a transformaciones, partiendo de tan discreta posición, para asumir otros posibles roles más relevantes, alcanzando el estatus de reina, curiosamente transexualizándose o, más convencional y entendiblemente, ambicionando ser rey.

Pero, lo más interesante de todo es que, en esa eventual mutación física, desde su yo más íntimo, podría llegar a pasar de ser un integrante del mundo de las personas para acceder a un plano bastante diferente, en el mundo de las cosas. Es que llega a imaginar que podía, de alguna manera, aspirar a abarcarlas todas; es que podía creer convertirse, a sí mismo, y ya más ambiciosamente, en el tablero completo.

En estos razonamientos vemos que el ajedrez le brinda al autor checo la oportunidad de hallar una personalísima escapatoria de una realidad que mucho lo acuciaba. En esas condiciones, era previsible que barruntara poder convertirse en algún otro. O en alguna otra cosa.

Podía, entonces, no ser peón (como humilde y algo tristemente se imaginaba), sino rey o reina, o tablero de ajedrez (como podía llegar a desear en su búsqueda desesperada). En cualquiera de esos extraños supuestos, necesariamente Kafka habría tenido que ser objeto de una impensada y profunda metamorfosis. Casi como si, de un Gregorio Samsa, pudiera llegar a tratarse…


Por un error material involuntario en la compaginación del material, en una entradilla anterior se consignó que Kafka tenía libros de ajedrez en su biblioteca personal, cosa que en ningún momento el autor de la nota aseguró.

Además, cuando nuestro colaborador Negri se refiere a la supuesta participación del escritor en unas simultáneas, fue para desmentirlo. 

De hecho, en el blog Ajedrez Latitud Sur se publicó (y ese enlace apareció en la edición en español de CB), un trabajo extenso de investigación de Juan Morgado sosteniendo esa tesis denegatoria (en Ajedrez Latitud Sur).

Agradecemos a los lectores por haber sabido advertir esa inconsistencia la cual quedaba de todos modos a poco de leer atentamente el contenido de ese trabajo

Enlaces


Sergio Ernesto Negri nació en la ciudad de Buenos Aires, Argentina. Es Maestro FIDE. Desarrolló estudios sobre la relación del ajedrez con la cultura y la historia.
Discussion and Feedback Join the public discussion or submit your feedback to the editors


Nadja Nadja 11/01/2021 09:51
Adolivio Capece nos mandó el siguiente mensaje:

I hope you can be interested in the moves of the game Capablanca-Kafka, simul 1911. More over the 3 games on ChessGames under the name of Kafka were not played by Franz, the writer, but by another Kafka, a doctor.

Franz Kafka en octubre de 1911 participó en Praga, en unas simultáneas del niño prodigioso joven cubano José Raúl Capablanca, in tour como vencedor in San Sebastian.

J.R. Capablanca - Franz Kafka
Juego simultáneo en Praga, octubre 1911

1.e4 c5 2.Cf3 Cf6 3.e5 Cd5 4.Cc3 C:c3 5.d:c3 d5 6.Af4 Ag4 7.h3 Ah5 8.e6 (una pugnalata nel cuore, sembra abbia detto Kafka) f:e6 9.Ab5+ Cc6 10.g4 Ag6 11.Ce5 Db6 12.De2 Af7 13.0-0-0 Ag8 14.The1 0-0-0 15.A:c6 b:c6 16.c4 h6 (ora il Nero perde rapidamente) 17.Cg6 Th7 18.Td3 Af7 19.Tb3 Da6 20.Tb8+ Rd7 21.De5 T:b8 22.Dc7+ Re8 23.D:b8+ Rd7 24.C:f8 scacco matto!
1.e4 c5 2.Cf3 Cf6 3.e5 Cd5 4.Cc3 Cxc3 5.dxc3 d5 6.Af4 Ag4 7.h3 Ah5 8.e6! Kafka señaló: “Una flecha al corazón”. 8 .. fxe6 9.Ab5+ Cc6 10. g4 Ag6 11.Ce5 Db6 12. De2 Af7 13.0- 0-0 Ag8 14.The1 0-0 -0 15. Axc6 bxc6 16. c4! h6? Después de esta jugada, la partida llega pronto a su final. Las negras ya no tienen ninguna esperanza. 17. Cg6 Th7 18. Td3 Af7 19.Tb3 Da6 20.Tb8+ 21.De5 Txb8 22.Dc7+ Re8 23.Dxb8+ Rd7 24.Cxf8 y mate.
There was a Fr.Kafka playing in the 1921 Prague Championship, won jointly by Hromadka and Fr.Treybal with 8(11), followed by the latter's brother Dr.Karel Treybal with 7 points. But he was not Franz Kafka, the writer, but a doctor, probably Frederick Kafka, a lecturer in psychiatry at the Charles University in Prague, and member of the 'Dobrusky' chess club. Doctor Fr.Kafka was ninth with 5 points and, incidentally, lost his games to both Treybal brothers. During WW2, Doctor Fr.Kafka was arrested and executed by the Gestapo.
1