Los robots y el ajedrez

por Albert Silver
22/08/2022 – A estas alturas es casi imposible no haber oído la trágica historia del niño de 7 años al que un robot que jugaba al ajedrez le rompió un dedo durante una exhibición. Sin duda, era el incidente menos probable que uno hubiera imaginado, pero la Ley de Murphy estaba en pleno apogeo aquel día. Aun así, la historia de los robots y el ajedrez se prolonga desde hace más de 250 años, y hoy en día hay robots ajedrecistas en hogares de orgullosos propietarios.

ChessBase 16 - Mega package Edition 2022 ChessBase 16 - Mega package Edition 2022

Ideas nuevas, análisis precisos, y entrenamiento a medida. ChessBase es la base de datos de ajedrez particular de referencia en todo el mundo. Aprenda, disfrute y mejore su juego. Cualquier ajedrecista con ambiciones, desde el Campeón del Mundo hasta los jugadores de club o los amigos ajedrecistas aficionados, trabajan con esta herramienta.

Más...

No es exagerado afirmar que nuestra fascinación por los robots que juegan al ajedrez se remonta a más de 250 años atrás. El primer ejemplo fue el famoso "Turco", una máquina que pretendía ser un autómata de ajedrez totalmente funcional, pero en realidad se trataba de un engaño increíblemente elaborado.

El Turco

Construido y presentado en 1770 por Wolfgang von Kempelen para impresionar a la emperatriz María Teresa de Austria, el mecanismo parecía ser capaz de jugar una partida de ajedrez contra un oponente humano. Sin embargo, el Turco era en realidad una ilusión mecánica en la que un maestro de ajedrez escondido en su interior manejaba la máquina.

Aunque fue un éxito rotundo en algún momento, terminó siendo víctima de su propio éxito. Kempelen estaba comprensiblemente encantado con el éxito y la popularidad de su dispositivo... al principio, pero pronto empezó a resistirse a mostrarlo o compartirlo con nadie, a pesar de los incentivos económicos. Y hablamos de incentivos reales.

El interior de la máquina era muy complicado y estaba diseñado para engañar a los que la observaban. Estaba diseñado de tal manera que cuando las puertas delanteras estaban abiertas, la gente veía elaborados engranajes y ruedas dentadas, y si las puertas traseras y delanteras se abrían al mismo tiempo se podía ver a través de la máquina.

Tómese un minuto para asimilarlo. El grado de ingenio de este proyecto es realmente asombroso.

La historia cuenta que, en 1769, un famoso ilusionista francés, François Pelletier, realizaba uno de sus actos en la corte de María Teresa de Austria en el Palacio de Schönbrunn. Pelletier era famoso por utilizar imanes en muchas de sus ilusiones. Un intercambio posterior dio lugar a que Kempelen prometiera volver a Palacio con un invento que superara las ilusiones. Y en 1770 presentó su asombrosa creación.

Una recreación completa puede verse en el Museo Heinz Nixdorf en exposición permanente

Hay que tener en cuenta que no sólo tuvo que diseñar meticulosamente todo el artilugio antes de apretar un solo engranaje, sino que lo diseñó para que fuera funcional e ilusionante al mismo tiempo. Luego tuvo que producir todas y cada una de las piezas que lo componían y, por supuesto, probarlo. Se ha hablado mucho de que era un "engaño", pero realmente fue una obra de genio.

En 1804, tras el fallecimiento de Kempelen, su hijo lo vendió a Johann Nepomuk Mälzel, quien se dedicó a restaurarlo y mejorarlo como pieza de exhibición, llegando incluso a añadir una caja de voz en 1818 que decía "Échec!" (jaque) durante las partidas.

Aunque en realidad era un engaño, ya que no era un autómata genuino, los que pagaban por jugar con él seguían recibiendo el servicio de una partida ante un auténtico maestro de ajedrez. El último y más longevo en hacerlo fue el maestro de ajedrez europeo William Schlumberger, conocido por haber enseñado a Pierre Charles Fournier de Saint-Amant, uno de los grandes del siglo XIX.

La primera máquina (verdaderamente) automática

Pasarían 140 años antes de que apareciera el primer autómata de ajedrez verdadero. En 1912, un ingeniero español, Leonardo Torres y Quevedo, construyó lo que se considera no sólo la primera máquina de ajedrez de verdad, sino el primer juego de ordenador de cualquier tipo. Su máquina de ajedrez, "Ajedrecista", era capaz de jugar automáticamente los finales de torre y rey contra el rey solitario utilizando electroimanes bajo el tablero.

Gonzalo, hijo de Torres (izquierda), mostrando su autómata a Norbert Wiener en el Congreso Cibernético de París de 1951

De hecho, no sólo podía jugar sin ayuda externa, sino que si el jugador contrario realizaba una jugada ilegal, el autómata lo señalaba encendiendo una luz. Si el jugador contrario realizaba tres jugadas ilegales, el autómata dejaba de jugar.

Los robots comerciales

Boris Handroid (1980)

El primer robot de ajedrez disponible en el mercado fue un curioso dispositivo llamado Boris Handroid. Este curioso aparato se anunció en 1980 y sólo estaba disponible a través de un pedido especial por correo. Durante muchos años fue un auténtico unicornio, y muchos coleccionistas y aficionados se preguntaban si existía hasta que apareció un único ejemplar, propiedad de un suizo, Rolf Bühler. 

Boris Handroid | Fuente: Rolf Bühler

Este singular dispositivo no sólo reconoce el movimiento de las piezas controladas por el oponente humano, sino que también es capaz de ejecutar sus propios movimientos mediante un brazo robótico controlado por tres servomotores. El dispositivo tiene 7 niveles de juego y contiene el mismo programa de ajedrez Sargon 2.5 que el sistema multijuego MGS.

Novag Robot Adversary (1982)

El primer robot de ajedrez que estuvo disponible en grandes almacenes y tiendas especializadas salió en 1982: el legendario Novag Robot Adversary. Esta máquina venía con un brazo mecánico de aspecto muy moderno que se plegaba y desplegaba mientras sus pinzas recogían y movían las piezas. Era un espectáculo para la vista, pero desgraciadamente el índice de fallos era bastante alto y sólo se produjeron unos 2000 ejemplares.

Milton Bradley "Grandmaster" (1983)

Poco después, Milton Bradley sacó su propia versión de la máquina de ajedrez robótica, la Milton Bradley "Grandmaster". Esta máquina, en cambio, funcionaba con imanes debajo de las piezas, que las deslizaba por el tablero.

La empresa Fidelity adquirió la patente para producir la suya propia y en 1988 apareció la Fidelity Phantom, una máquina muy respetable, de aspecto muy similar, que contaba con un sólido programa.

Aunque no fueron las últimas máquinas robóticas, sí fueron las contribuciones más significativas y pioneras. Los fabricantes de ordenadores de ajedrez dedicados han desaparecido casi por completo.

El Raspberry Turk

En el mundo de la electrónica DIY (Do-It-Yourself), el económico e inmensamente versátil Raspberry Pi, un pequeño ordenador de placa única (SBC) desarrollado en el Reino Unido, es la navaja suiza de los proyectos informáticos y electrónicos para aficionados. Esto se debe a su bajo coste, modularidad y diseño abierto, por no mencionar su adopción de los estándares HDMI y USB.

Alguien no sólo ha creado un conjunto de planos detallados para construir tu propio robot de ajedrez, sino que también te enseña a fabricarlo.

Joey Meyer ha creado un sitio web dedicado a mostrar cómo cualquiera puede construir el suyo, y el programa es totalmente de código abierto. Si buscas un proyecto avanzado pero intrigante, éste es sin duda uno de los que debes tener en cuenta.

Demostraciones tecnológicas

También existen máquinas mucho más avanzadas diseñadas no sólo para jugar al ajedrez, sino para demostrar los avances de la robótica. Cuando se trata de ajedrez y robots, no es de extrañar que las principales fuentes sean rusas.

Hace diez años, se organizó una demostración pública entre un robot totalmente automatizado que jugaba en un tablero de ajedrez normal y un reloj entre el GM Alexander Grischuk y la máquina. Aunque las partidas no tuvieron grandes contratiempos, no estuvieron exentas de algunos momentos ligeramente sorprendentes...

Desgraciadamente, como no podía ser de otra manera, hace unos días se produjo un accidente que se ha vuelto viral y del que se han hecho eco los principales medios de comunicación de todo el mundo, como The Guardian, la CNN y muchos más.

The Guardian - Chess robot grabs and breaks finger of seven-year-old opponent

Un niño de 7 años estaba jugando en una de estas demostraciones, cuando su dedo fue atrapado por la máquina y se rompió. Es comprensible que esto haya causado sorpresa y alarma, como es lógico, pero es increíblemente raro y sin duda se establecerán más medidas de seguridad como resultado.

Sea cual sea la opinión de cada uno, no cabe duda de que los robots desempeñarán un papel cada vez más importante en nuestras vidas, aunque todavía no estamos en la fase en la que las Leyes de la Robótica de Isaac Asimov sean un factor del todo relevante.

Enlaces


Editor y escritor de la página de ChessBase de noticias en inglés. Vive en Río de Janeiro (Brasil)
Discussion and Feedback Submit your feedback to the editors