Tkachiev: cómo me convertí en tramposo

14/05/2015 – El GM Vladislav Tkachiev es un personaje extravagante. Su travesura más reciente: probar lo fácil que es hacer trampas en ajedrez. Invirtió hora y media en investigar el tema, 30 USD para alquilar el equipo y a un compinche que le mande las jugadas. Eso bastó para destrozar a un colega de fuerza similar. Todo grabado en vídeo...

ChessBase 14 Download ChessBase 14  Download

Programa de gestión de bases de datos de ajedrez que es referencia mundial. Todos usan ChessBase, desde el campeón del mundo al aficionado. Inicie su historia de éxito personal con ChessBase.

Más información...

Antes de llegar al vídeo con las partidas fraudulentas, debemos conocer lo que llevó a Vladislav Tkachiev a acometer este experimento. Lo describe en ruso en un artículo disponible en su página ChEsSaye y resume la situación actual del problema.

Fue el reciente caso del GM Gaioz Nigalidze, que fue pillado haciendo trampas en el Abierto de Dubái, con un teléfono móvil escondido en el baño, lo que hizo ponerse a pensar a Tkachiev. Pensó que era hora de hacer algo concreto e hizo un sondeo entre sus colegas. Dieron con todo tipo de soluciones: monitorizar las visitas al baño, usar detectores de metales para revisar a los jugadores; usar polígrafos para jugadores sospechosos; hacer que todos firmen compromisos solemnes de no hacer trampas. Algo en lo que todo parecen estar de acuerdo: la gente pillada haciendo trampas, sin sombra de duda, debe quedar excluida de por vida de los torneos de ajedrez. "¡Qué gente más sedienta de sangre son los ajedrecistas!", dice Tkachiev.

El gran maestro kazajo tiene algunas ideas propias sobre el tema y hace una lista breve con las más prometedoras:

  1. A los tramposos competentes pillados o que se rindan se les ofrecerá una aministía y la opción de volver sus armas contra otros tramposos. Se les equipará con tecnología ultrmoderna y se les configurará como una inquisición del siglo XXI, de forma que puedan redimirse, lo mismo que hacen con los piratas informáticos en el FBI.
  2. Abrir Trampsoso Anónimos, un club al que pueda ir la gente para ayudarse a supear sus dañinas tendencias.
  3. Crear recompensas para la gente que abata a loss tramposos.
  4. Establecer la responsabilidad penal para las trampas en el ajedrez y ayudar a los jueces y procuradores a versarse en el ajedrez.

Tkachiev señala que el último punto ya lo propuso la abogada y WGM Irina Lymar (arriba), que en una entrevista para ChessBase propuso que las trampas en el ajedrez se tratasen de acuerdo con el artículo 165 del Código Penal ruso: daño a la propiedad por engaño o abuso de confianza. Cita el caso de Darren Woods que fue sentenciado a 3 años de prisión y una multa de 1 millón de libras esterlinas por hacer trampas en el póker. 

La FIDE, como señala Tkachiev, publicó unas Directrices Antirampas, aprobadas por el Consejo Presidencial de la FIDE en Sochi en noviembre de 2014. Puede consultar el documento de 22 páginas aquí. En él el comité describe los procedimientos para comprobar e investigar las sospechas sobre los jugadores; cómo tratar las reclamaciones a la ligera (Dos reclamaciones infundadas en seis meses darán como resultado una suspencsión de 3 meses para el cazador de brujas) y la promesa de una herramienta de supervisión de las partidas que identifique correlaciones sospechosas entre las jugadas humanas y las de los ordenadores.

Los castigos por hacer trampas son:

  • Primera infracción: suspensión durante 3 años, 1 año si el jugador tiene menos de 14 años de edad y 2 años si tiene menos de 18 años de edad.
  • Segunda infracción: suspensión durante 15 años.
  • Los infractores serán despojados de los títulos y normas FIDE.

Los torneos de ajedrez se dividen en 3 categorías: normales, mayores y máximos, con diferentes niveles de protección antitrampas, dependiendo del Elo medio de los jugadores y de la bolsa de premios en liza.

El equipo técnico recomendado para la prevención consta de:

  • Innibidores de telefonía móvil.
  • Detectores de metales de mano.
  • Arcos detectores.
  • Dispositivos de vigilancia del espectro electromagnético para detectar dispsoitivos metálicos y no metálicos.
  • Cámaras de circuito cerrado.

La FIDE ha prometido obtener eqyuipo antitrampas "extremadamente sofisticado" para usarlo en muestreos, pero no revelará las características de esos dispositivos.

Cómo me convertí en tramposo

"Tras profundizar en los detalles de la lucha contra la nueva reencarnación del mal, la solución llegó por su propio peso: decidí convertirme en un tramposo", dice Tkachiev. Pensó que, como gran maestro con un Elo de 2657, sólo necesitaría recibir ayuda dos o tres veces durante una partida.

Es interesante observar que hace 20 años, Garry Kasparov llamó la atención exactamente sobre esta circunstancia: que un jugador fuerte no necesita todas las jugadas del ordenador. El la parte IV de "La historia de las trampas en el ajedrez" (véase más abajo) Frederic Friedel describe como en 1996 durante el supertorneo de Las Palmas Kasparov habría necesitado solo un bit (literalmente) de información externa ("¡Ya!") para ganar la partida contra Anand. Al no disponer de esa información sólo puedo entablar.

El segundo de Kasparov, Juri Dokhoian comprobando una jugada clave con Fritz en tiempo real durante la partida, Kasparov y Anand la analizan tras 6 horas de juego (Capturas de vídeo de CBM 56)

Tkachiev decidió pner a prueba esa teoría. Descubrió que con la progresiva miniaturización de la electrónica cada vez es más fácil esconder dispositivos en el cuerpo o en la sala de juego. Invirtió hora y media en encontrar en internet el equipo que quería y alquilarlo por un día le costó 1500 rublos (menos de 30 USD)

Un colega seguiría la partida con un ordenador portátil fuera de la sala de juego y circunstancialmente le transmitiría una jugada clave a un receptor minúsculo escondido en su oreja (que es muy popular entre ciertos estudiantes, es decir, entre quienes copian en los exámenes. Un arco de aeropuerto no lo detectaría y para localizarlo con un escáner de mano debería ponerse a la máxima potencia y colocarse cerca de la oreja.

A esto añadimos: ningún espía llevaría él mismo el dispositivo a la escena del delito. Lo situaría allí con anterioridad para recuperarlo en el momento necesario, como Michael Corleone cuando mató a McCluskey y Sollozzo en El Patrino (I), una escena a la que alude elípticamente Tkachiev (Aviso: brutal, muy sangrienta):

Michael Corleone recuperando la pistola para matar a McCluskey y Sollozzo en el restaurante

Tras preparar todo, Tkachiev jugó dos partidas relámpago contra el GM Daniil Dubov, que tiene un Elo un poco más alto (2647) El compinche oculto era Stas Romanov, candidato a maestro con un Elo de 2100, que seguía la acción mediante un vídeo en circuito cerrado y usaba un portátil para calcular las jugadas clave. Estas le eran trasmitidas al auricular de Tkachiev mediante radioseñal. Ejemplo de instrucciónde Stas: "¡Haz b4, y si axb4 sigue a5 y relámete!"

Tkachiev (a la izquierda, con el auricular invisible) ganó ambas partidas. Cuando quiso jugar una tercera, Dubov lo rechazó: "¡Ya basta! Realmente me has vapuleado hoy. ¡Un circo!". Queda bastante desanimado y los dos perpretradores revelan su secreto.

Ahora vean el vídeo de 5 minutos escrito y dirigido por Irina Stepaniuk.

El GM franco-ruso-kazajo Vlad Tkachiev es un personaje singular, extravagante, sincero y abierto, con el que se puede hablar durante horas de gran cantidad de temas. Puede resultar un poco salvaje, pero no apagado o aburrido. Entrevista para ChessBase Magazine en 2003. Entrevista en 2004.


Otros reportajes de ChessBase sobre este asunto

Una historia de las trampas en el ajedrez (I)

A penas pasan unos meses en los que no haya alguna información de gente que hace trampas en torneos internacionales de ajedrez. El problema se ha agudizado, pero no es nuevo. En 2001 Frederic Friedel contribuyó con un trabajo al respecto en el libro "Advances in Computer Chess 9". En él se rastrean las muchas formas de manipulaciones ilícitas en el ajedrez y, una década después, parece desconcertantemente de actualidad y puesto al día. Hemos preparado una traducción al castellano del artículo, que les ofreceremos en cinco entregas. Aquí tienen la primera...
Una historia de las trampas en el ajedrez (II)

Asesorar a los jugadores durante la partida es probablemente la forma más extendida de hacer trampas, que quizás rivaliza únicamente con el amaño y el dejarse perder las partidas. Aunque esta práctica comenzó mucho antes de la aparición de las máquinas que juegan al ajedrez, los ordenadores han añadido una nueva y dramática dimensión a este método de hacer trampas en el ajedrez. Apostamos a que nunca adivinaría quienes fueron los pioneros a la hora de hacer trampa con un ordenador. Lo tienen aquí en la segunda entrega...
Una historia de las trampas en el ajedrez (III)

En enero de 1999 el principal tema de conversación entre los jugadores de primera fila, como Kasparov, Anand y otros era sobre el misterioso ajedrecista aficionado alemán, con un Elo por debajo de 2000, que había ganado un fuerte abierto por delante de grandes maestros y maestros internacionales, con un ajedrez de ataque maravillosamente valiente, con un rendimiento de 2630. ¿Cómo lo había hecho? Resultó que fue con métodos poco convencionales, de acuerdo con lo descubierto por una posterior investigación. De esto trata lo que le relatamos en el tercer capítulo...
Una historia de las trampas en el ajedrez (IV)

Potencialmente, los ordenadores pueden jugar un papel decisivo el los niveles más altos del ajedrez. Así quedó patente durante el supertorneo de GMs en Las Palmas en 1997. En la ronda cuatro de ese torneo, Garry Kasparov jugó una partida de ataque muy hermosa contra el entonces número dos del mundo Vishy Anand. El autor nos comenta: "Yo estaba siguiendo las jugadas con Fritz en la sala de prensa, junto con algunos grandes maestros que estaban allí. Así fue la partida..." en el cuarto capítulo...

Una historia de las trampas en el ajedrez (V y VI)

La historia no sirve de nada si no reflexionamos sobre los hechos, los interpretamos y sacamos conclusiones. Y eso es precisamente lo que hace Frederic Friedel en las dos últimas partes de su trabajo, que hoy les ofrecemos traducidas al castellano. En la primera de ellas, trata de enfocar el problema de las tablas a la luz de lo visto hasta el momento. En la última se busca apuntar los pros y los contras de las posibles soluciones. Recordemos que el trabajo está escrito en 2001, pero once años después muchos aspectos siguen manteniendo vigencia. Colofón..


Temas Tkachiev, Trampas
Discussion and Feedback Join the public discussion or submit your feedback to the editors


Comentar

Normas sobre los comentarios

 
 

¿Aún no eres usuario? Registro