Dimensión social del ajedrez (1)

por Uvencio Blanco Hernández
26/11/2021 – En principio, el deporte es una expresión de la conducta humana; un hecho o fenómeno social con base cultural. El mismo representa un elemento humanizador para la persona, en una sociedad cada vez más agresiva y deshumanizadora. Cubre las distintas necesidades vitales del ser humano, logrando alcanzar el equilibrio como persona, es decir; consigue el equilibrio vital, en sus niveles físico, mental, emocional y espiritual. Esto significa que el deporte se convierte en una expresión y proyecto de lo cultural, de lo humano, de la vida del ser humano. | Pintura de Maria Yugina

Fritz 18 and ChessBase 16 Fritz 18 and ChessBase 16

El programa de ajedrez Fritz 18 junto con ChessBase 16.

Más...

En la condición lúdica del deporte se esconden los factores humanizadores que necesita la sociedad, factores capaces de hacer una sociedad mejor. Así mismo, el deporte como proyecto de vida, engloba el trabajo para el desarrollo de los diferentes talentos personales, al potenciar las distintas inteligencias y así lograr el desarrollo global u holístico del ser humano. El deporte, por tanto, está al servicio de las personas, del desarrollo personal como ser individual y del desarrollo personal como ser social. La meta, pues, del deporte sería alcanzar el proyecto de vida o proyecto cultural determinado.

Algunos autores estiman que estas dimensiones humanas del deporte, podríamos llamarlas: física o corporal, festiva o recreativa, agonística o competitiva y, social o política. Dichas dimensiones, a la vez, potenciarían los valores que están en las bases de las relaciones humanas, valores morales, éticos, sociales: valores culturales o humanos

En este sentido, también es válido afirmar que el deporte es una potente herramienta de transformación social y una actividad formadora en sí misma. Fortalece lazos y relaciones sociales y promueve los ideales de paz, fraternidad, solidaridad, tolerancia y justicia. Desempeña un papel importante como promotor de la integración social y el desarrollo económico en diferentes contextos geográficos, culturales y políticos. Además, facilita las relaciones sociales, canaliza la necesidad de confrontación y la agresividad, y estimula la sensibilidad y creatividad. Ofrece una contribución al mejoramiento del clima social y fomenta la participación social, rompiendo con las barreras de clase. Por otro lado, el deporte también funciona como herramienta de integración social. Por ejemplo, permite que personas con discapacidad física y sensorial puedan participar en competencias de alto nivel, como los Juegos Paralímpicos.

Deporte y educación

Otro aspecto importante es el carácter formativo del deporte. El aprendizaje de la derrota, la búsqueda del perfeccionamiento, la disciplina del equipo, la perseverancia o el rigor de los entrenamientos son factores estrictamente educativos que se hallan en el deporte y que pueden ser transferidos a la sociedad.

El deporte no es solo una práctica puramente corporal; tiene su componente intelectual, más desarrollado aun en los llamados juegos de la mente. Allí, además del ajedrez, se encuentran el go, las damas, el domino, etc.

Probablemente no exista ninguna otra actividad humana que tenga el poder de arrastrar y unir a grandes masas y organizaciones como el deporte. Con base en ello, coincidimos en que el deporte puede y debe ser utilizado en todos los ámbitos sociales como instrumento de cambio y transformación social.

La visión de las Naciones Unidas sobre el deporte

En el seno de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), ha sido planteada una serie de interesantes preguntas respecto al deporte como fenómeno social. Por ejemplo, ¿Por qué debería invertir la comunidad internacional tiempo y recursos en el deporte? La propia ONU afirma que:

Desde una perspectiva mundial, el deporte tiene el potencial de reunir a atletas de diversos orígenes que pueden estar sufriendo desigualdad social relacionada con desórdenes etno-religiosos, conflictos etno-nacionalistas, inequidad de género o clasismo y, sin embargo, compiten con orgullo como iguales sobre el terreno. Puesto que los programas deportivos encarnan los principios fundamentales de imparcialidad, respeto del adversario, trabajo en equipo y cumplimiento de las reglas del juego, la Oficina de las Naciones Unidas sobre el Deporte para el Desarrollo y la Paz, trabaja activamente con otras entidades del sistema de las Naciones Unidas, así como con organizaciones no gubernamentales (ONG), con el fin de que se aprecien las contribuciones del deporte al desarrollo sostenible, la ciudadanía mundial, el entendimiento mutuo y la consolidación de la paz. Además, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) ha definido el deporte como un derecho humano.

Esta respuesta nos ubica en un contexto global respecto al impacto que puede tener el deporte en general, y el ajedrez en particular, sobre los individuos y comunidades en las cuales se practica.

Por tal razón, seguidamente procederemos a reportar los beneficios cognitivos y sociales que produce la práctica del ajedrez en diferentes dominios de nuestra comunidad. Allí, intentamos identificar ¿cuáles son estos ambientes en los que la práctica del ajedrez ha generado beneficios significativos? y ¿cuáles son las incidencias que ofrece el ajedrez en las áreas cognitiva, psicomotora y afectiva del individuo, desde su infancia hasta llegar a adulto mayor?

Impacto del juego de ajedrez en el contexto social.

En el transcurso de los siglos notables pensadores, hombres y mujeres de acción han disfrutado del más universal de los juegos: el ajedrez. Un antiguo juego de mesa de tipo estratégico y secuencial, practicado por dos personas sobre un tablero cuadrado donde se enfrentan dos grupos de figuras, con el objeto de rendir al rey contrario. La ciencia cognitiva le ha utilizado como herramienta de trabajo en el estudio de la cognición y de sistemas inteligentes artificiales; en el desarrollo de habilidades, la resolución de problemas y la toma de decisiones; pero también en su relación con las emociones y valores sociales.

Algunas investigaciones sugieren que el estudio y práctica sistemática del ajedrez tiene un impacto importante en el contexto social, debido a que el mismo contribuye a la formación integral del individuo en dominios fundamentales relacionados con la personalidad. Estos dominios son: el recreativo, deportivo, cultural, ético, estético, intelectual, instrumental, emocional, preventivo y de salud social.

Recreación

La importancia del juego es tal, que la ONU lo incluye entre los derechos fundamentales del niño. Y es que jugar es experimentar, transformar, disfrutar con el descubrimiento de nuevas posibilidades, crear personalmente lo indispensable para la acción, buscar alternativas, intercambiar experiencias y motivaciones, involucrarse a plenitud, sin convencionalismos ni limitaciones de cualquier índole, y disfrutar del desarrollo de la actividad sin esperar nada material a cambio por sus resultados.

En tanto juego, el ajedrez tiene como objetivo principal la diversión y el placer. Es una actividad que puede continuar a lo largo de toda la vida del individuo, modificándose según sus habilidades e intereses. Gracias a la posibilidad de compartir una actividad común con otros entusiastas y siendo una acción tan relajante, le permite al individuo descargar grandes dosis de agresión y estrés durante el desarrollo de la partida.

El ajedrez en tanto actividad recreativa, influye en los procesos de socialización y expresa distintos valores. Tiene el poder de unir a las personas cualquiera sea su edad, etnicidad, origen social y clase económica.

Deporte

El juego de ajedrez ofrece la oportunidad de enfrentar y ganar al oponente; y de adquirir el protagonismo social que se deriva de la demostración de conocimiento, experiencia y fuerza en los movimientos realizados en la partida, que no son más que el resultado de largos períodos de preparación y entrenamiento.

El jugador de ajedrez se siente muy satisfecho cuando puede participar en partidos simultáneos, grupales o individuales. También quiere mostrarse valiente, audaz y preparado en las diferentes variaciones, y es consciente de la importancia de ser el representante de su escuela en diferentes eventos, porque el intérprete es el agradecido reconocimiento de su compromiso.

Por otra parte, durante el desarrollo de una partida de ajedrez, ambos contendientes plantean situaciones y problemas que los jugadores están obligados a resolver con base en un atento proceso de observación de la configuración de las figuras involucradas (piezas y peones), y que se encuentran distribuidas sobre el tablero. Luego, el análisis de las particularidades de sus relaciones, la valoración de las variables posición, espacio, turno y tiempo aportará la información necesaria para la elaboración de la síntesis necesaria para la toma de decisiones

Fuentes y enlaces

  • Todos los artículos por Dr. Uvencio Blanco
  • Blanco, U. (1998). ¿Por qué el ajedrez en las escuelas? Caracas
  • Blanco, U. (2021). El ajedrez patrimonio cultural de la humanidad
  • UNESCO (2019). El papel del deporte en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible

 


Uvencio Blanco Hernández, Venezuela. Comisión Mundial de Ajedrez para las Escuelas FIDE Entrenador y organizador.
Discussion and Feedback Join the public discussion or submit your feedback to the editors