El papel de la práctica deliberada de la tarea en la adquisición de la pericia en el ajedrez (1/3)

por Uvencio Blanco Hernández
29/01/2021 – El presente artículo es el primero de una serie de tres en el cual hacemos una aproximación a lo que en psicología cognitiva se conoce como la “práctica deliberada de la tarea”. Ocurre que, desde la publicación del artículo de Ericsson, Krampe y Tesch-Römer en 1993 sobre “El papel de la práctica deliberada en la adquisición de desempeño experto”, este concepto ha recibido mucha atención desde distintos campos del conocimiento como la inteligencia artificial, la música y el deporte; en particular, el ajedrez. Artículo por Dr. Uvencio Blanco. | Foto: players.chessbase.com

ChessBase 16 - Mega package Edition 2021 ChessBase 16 - Mega package Edition 2021

Ideas nuevas, análisis precisos, y entrenamiento a medida. ChessBase es la base de datos de ajedrez particular de referencia en todo el mundo. Aprenda, disfrute y mejore su juego. Cualquier ajedrecista con ambiciones, desde el Campeón del Mundo hasta los jugadores de club o los amigos ajedrecistas aficionados, trabajan con esta herramienta.

Más...

  • Según la investigación cognitiva esta escala de puntuación de nivel de intervalos (Elo), permite un examen detallado de la relación entre la experiencia y una variedad de indicadores de procesos psicológicos. 
  • La práctica deliberada de la tarea, es una variable muy importante que debe ser tomada seriamente en cuenta, por los instructores y entrenadores de ajedrez interesados en optimizar el desarrollo del talento y las habilidades de jóvenes ajedrecistas bajo su cuidado.
  • Los estudios centrados en la velocidad de rendimiento tienden a utilizar tareas sencillas, en las que se obtiene rápidamente un rendimiento muy preciso, y se instruye a los estudiantes para que aumenten la velocidad de rendimiento mientras mantienen un alto nivel de precisión.

Es por ello que, en la medida en que vayamos avanzando, presentaremos algunos de los estudios más significativos en este campo; anexando resultados, conclusiones y sugerencias para que nuestros entrenadores se actualicen con una estrategia pedagógica que podrá aportar una nueva óptica en su labor de desarrollo con jóvenes ajedrecistas.

La partida de ajedrez

Tal y como lo establecen en “Las Leyes del Ajedrez FIDE, 2018” en su Artículo 1: Naturaleza y objetivos de la partida de ajedrez:

1.1. La partida de ajedrez se juega entre dos adversarios que mueven alternativamente sus propias piezas sobre un tablero cuadrado, llamado “tablero de ajedrez”.

Esto es, un juego entre dos contrincantes; poseedores de un conjunto de 16 figuras claras (blancas) enfrentadas a otro conjunto de 16 figuras oscuras (negras); sobre un tablero cuadriculado con 64 casillas (alternativamente claras y oscuras), a partir de una configuración y posición inicial preestablecida y donde de manera secuencial, jugaran blancas – negras – blancas … hasta que haya una decisión final respecto al resultado de la partida: ganar, perder o tablas.

Se trata de un juego de mesa del tipo secuencial que parte de unas condiciones iniciales equivalentes, con rudimentos básicos y muy sencillos de entender, como para que los niños puedan ser instruidos en edades tempranas (5 o 6 años).

La valoración Elo y su relación con la fuerza de juego en el ajedrez

El ajedrez, en tanto juego devenido en deporte, presenta una característica importante y es que cuenta con una escala de medición que es utilizada para evaluar la pericia o habilidad en el ajedrez.

Efectivamente, el ajedrez es uno de los pocos campos del conocimiento humano que tiene una medida cuantitativa y confiable de habilidad: el sistema de clasificación Elo. Además, es de considerar la ausencia de azar (componente aleatorio nulo), la necesidad de pensamiento heurístico, similitudes con el dominio matemático (dominios isométricos).

Dicha escala llamada Elo o rating, está basada en el rendimiento de ajedrecistas en torneos de ajedrez. La misma, comenzó a ser utilizada desde mediados de los años sesenta (Elo, 1965); hasta que fue incorporada definitivamente por la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE), en 1970.

Es un sistema de calificación abierta –altamente confiable y predictor de probables resultados- en la que los mejores jugadores se encuentran sobre los 2700 puntos de valoración; y en la que para titularse Gran Maestro es necesario un mínimo de 2500 puntos; para Maestro Internacional, 2400 y para Maestro FIDE, 2200 puntos.

Según la investigación cognitiva, esta escala de puntuación de nivel de intervalos permite un examen detallado de la relación entre la experiencia y una variedad de indicadores de procesos psicológicos. Sin embargo, la medición de la pericia o expertez, basada en esta fina escala, sigue siendo un problema central para muchos otros dominios.

Por ejemplo, un enfoque psicométrico de la habilidad en el ajedrez (Van der Maas & Wagenmakers, 2005) aprovechan este sistema de clasificación del ajedrez para examinar lo bien que se correlaciona con diferentes marcadores de procesos psicológicos como las medidas de la memoria, la resolución de problemas y la motivación. De hecho, los primeros esfuerzos por comprender la habilidad en el ajedrez utilizaron implícitamente este enfoque de correlación para las medidas de atención (Tikhomirov y Poznyanskaya, 1966).

Posteriormente, varias investigaciones se han mostrado interesadas en descubrir el proceso de cómo los jugadores eligen las mejores jugadas en una partida de ajedrez, empezando por los primeros procesos perceptivos y siguiendo con los procesos de búsqueda descritos por Adriaan de Groot. Algunos de ellos han descrito dónde surgen las diferencias de habilidad dentro de tales procesos.

Otras, describen modelos de simulación por computadoras que capturan algunas de las características de la habilidad de los jugadores de ajedrez. Así mismo, otras describen cómo los jugadores humanos adquieren el conocimiento necesario para jugar al ajedrez de forma experta.

¿Qué es la práctica deliberada de la tarea?

La práctica deliberada da una tarea en particular, es una estrategia intencionada en la cual la práctica, destreza o pericia está enfocada a ir más más allá del punto en el cual un individuo se encuentra; superar el nivel actual; obligando a trascender su usual zona de confort.

Y es una variable muy importante que debe ser tomada seriamente en cuenta, por los instructores y entrenadores de ajedrez interesados en optimizar el desarrollo del talento y las habilidades de jóvenes ajedrecistas bajo su cuidado.

Según Ericcson y otros (1993), mediante esta estrategia

“Se adquieren los conocimientos básicos necesarios para vivir en una cultura -por prácticamente todos los niños- como parte de la interacción social normal con un mínimo de instrucción. De tal manera que debemos distinguir las actividades inventadas con el propósito principal de alcanzar y mejorar habilidades de otros tipos de actividades cotidianas, en las que el aprendizaje puede ser un resultado indirecto. Sobre la base de varios miles de años de educación, junto con investigaciones de laboratorio más recientes sobre el aprendizaje y la adquisición de habilidades, una serie de condiciones para el aprendizaje óptimo y la mejora del rendimiento han sido descubierta” (Bower & Hilgard, 1981; Gagne, 1970).

Ahora bien, el diseño de la tarea debe tener en cuenta varios factores importantes:

  • Los conocimientos preexistentes de los alumnos para que la tarea pueda ser correctamente entendida después de un breve período de instrucción.
  • Los sujetos estudiantes deben recibir información y conocimientos inmediatos sobre los resultados de su actuación.
  • Los estudiantes deben realizar repetidamente las mismas o similares tareas para su debido reforzamiento.

De acuerdo con estos investigadores, cuando se cumplen estas condiciones, la práctica mejorados aspectos fundamentales del desempeño: la precisión y la velocidad del rendimiento en el aspecto cognitivo, perceptivo y motor tareas (Fitts & Posner, 1967; Gibson, 1969; Welford, 1968).

Algunas investigaciones diseñadas para verificar la precisión de la actuación, muestran claramente las claves más relevantes y la retroalimentación pertinente.

Por otra parte, los estudios centrados en la velocidad de rendimiento, tienden a utilizar tareas sencillas, en las que se obtiene rápidamente un rendimiento muy preciso, y se instruye a los estudiantes para que aumenten la velocidad de rendimiento mientras mantienen un alto nivel de precisión. Esto es particularmente relevante en las primeras etapas del entrenamiento de jóvenes que participan activa y regularmente, en torneos de ajedrez.

En estas condiciones, el rendimiento de los sujetos mejora monótonicamente en función de la cantidad de práctica de acuerdo con la llamada ley del poder (J. R. Anderson, 1982; Newell y Rosenbloom, 1981).

Así mismo destacan que en ausencia de una retroalimentación adecuada, el aprendizaje eficiente es imposible y la mejora es mínima incluso para sujetos altamente motivados. Por lo tanto, la mera repetición de una actividad no conducirá automáticamente a la mejora, especialmente, de la precisión del rendimiento (Trowbridge & Cason, 1932).

De estaos estudios, Ericsson y su equipo, extrajeron interesantes conclusiones para mejorar la eficacia del aprendizaje basado en la experiencia, a través de lo que él denominó la practica deliberada que, tal y como ya habíamos dicho, es una estrategia pedagógica que posibilita la optimización y el perfeccionamiento de habilidades que han sido sistematizadas y que promueven el desarrollo de nuevas estructuras y esquemas mentales mediante una práctica caracterizada por:

  • La organización del trabajo planificado, en torno a objetivos y metas concretas y personalizadas.
  • Enlazar con actividades que se encuentran fuera de la zona de confort.
  • Exigir una atención plena durante la realización de la tarea.
  • Mantener constancia y disciplina a lo largo del tiempo y en el estudio de la disciplina.
  • Reportar retroalimentación (interna y externa) de forma inmediata y orientada al reajuste en la ejecución.

Fuente: Blanco, U. (2020). “Ajedrez, ciencia cognitiva y educación”.

Elo, A. E. (1965). Age changes in master chess performances. Journal of Gerontology, 20, 289–299.

Ericsson, K.A.; Krampe, R.T.; Tesch-Römer, C. The role of deliberate practice in the acquisition of expert performance. Psychological Review, 100, 363-406, 1993.

Tikhomirov, OK and Poznyanskaya, ED. “An investigation of visual search as a means of analyzing heuristics” - Soviet Psychology, 1966.

Van Der Maas, HLJ; and Wagenmakers, EJ. “A psychometric analysis of chess expe.rtise” - The American journal of psychology, 2005

Enlaces


Uvencio Blanco Hernández, Venezuela. Comisión Mundial de Ajedrez para las Escuelas FIDE Entrenador y organizador.
Discussion and Feedback Join the public discussion or submit your feedback to the editors