Carol Jarecki, gran dama del ajedrez, ha volado alto

por Uvencio Blanco Hernández
15/06/2021 – Una de las personalidades más interesantes del ajedrez, ha fallecido en su hogar como consecuencia de una larga lucha contra el cáncer de páncreas. Ciertamente, quien fuera registrada en su ficha de nacimiento como Carol Fuhse, murió tranquilamente mientras dormía el pasado domino 13. Necrologia por Dr. Uvencio Blanco.

ChessBase 16 - Mega package Edition 2021 ChessBase 16 - Mega package Edition 2021

Ideas nuevas, análisis precisos, y entrenamiento a medida. ChessBase es la base de datos de ajedrez particular de referencia en todo el mundo. Aprenda, disfrute y mejore su juego. Cualquier ajedrecista con ambiciones, desde el Campeón del Mundo hasta los jugadores de club o los amigos ajedrecistas aficionados, trabajan con esta herramienta.

Más...

Dotada de un carácter recio y, en ocasiones inflexible, se ganó el respeto y la admiración de todos cuantos la conocieron; tanto en el mundo del ajedrez como en el de la aeronáutica; ambiente en el que llegó a pilotar su propio avión Cessna.

Si, esta gran dama nacida en Nueva Jersey (EE.UU.), se desempeñó siempre con responsabilidad y alto compromiso social como madre, esposa, enfermera, piloto y árbitro, organizadora y dirigente del ajedrez.

Ese carácter se había forjado en situaciones duras que la obligaron a ser exigente consigo misma desde su propia niñez; por ejemplo, cuando se mantuvo postrada por más de seis meses, como consecuencia del polio. Igualmente, como personal sanitario, piloto privado y funcionaria del ajedrez.

Eventualmente su aproximación al ajedrez fue algo tardía, hacia 1974, como madre de un joven jugador al que acompañaba a todos los torneos oficiales a los que era invitado. Allí inició su interés por la organización, la dirigencia y el arbitraje del ajedrez; llegando a ser por muchos años, la delegada de la federación de Islas Vírgenes Británicas ante FIDE.

En su ejercicio profesional, Carol siempre mostraba interés en resolver los problemas que permanentemente plantea la organización y arbitraje de eventos; sentido común y buen humor. Era extraordinariamente amable y respetuosa en su trato tanto con las autoridades, como con los jugadores, entrenadores y técnicos involucrados en sus eventos.

Como técnico del ajedrez estuvo al frente de decenas de eventos nacionales e internacionales, tanto en los Estados Unidos con la USCF como con las de Bermudas, Islas Vírgenes Británicas y otras. Pero, sobre todo, eventos oficiales FIDE como olimpiadas y campeonatos del mundo.

De hecho, en 1989 se convirtió en la primera mujer en arbitrar el match entre Anatoly Karpov (RUS) y Johann Hjartarson (ISL), perteneciente a los cuartos de final del ciclo de Candidatos.

Igualmente, Carol fue el árbitro del match Garri Kasparov (RUS) – Viswanathan Anand (IND), celebrado en el World Trade Center en 1995 y posteriormente, como árbitro especial en el match Kasparov – Deep Blue (IBM), que se efectuó en el Equitable Center de Manhattan en 1997.

Más adelante, estaría en la organización o arbitraje de eventos como los campeonatos de ajedrez de Estados Unidos de 2009, 2010, 2011, 2013, 2016 y 2017, la LX Olimpiada de Ajedrez en Estambul en 2012; el Campeonato Mundial Femenino de Ajedrez de 2013 y el Millionaire Open en Las Vegas en 2014 y 2015.

Pero Carol Fuhse había pasado a llamarse Jarecki a partir de 1964 cuando. estando como enfermera anestesista en New Jersey contrae matrimonio con un médico residente de origen alemán de nombre Richard Jarecki. Con él construyó una familia con tres hijos, uno de ellos maestro del ajedrez y dos hijas; de los que vinieron seis nietos.

De la mano del doctor Jarecki, también mostró gran interés en las apuestas en casinos de renombre; particularmente con la ruleta; especialidad a la que la pareja dedicó gran atención y de la cual obtuvieron buenos beneficios económicos.

Dado lo diverso e interesante de sus vidas, sus hijas le propusieron que escribiera sus memorias; pero ella nunca tomó en serio tal propuesta. Sin embargo, como recuerda una de ellas, como consecuencia de su amor por volar, los aviones y las aventuras, ella sugirió como título provisional “The Happy Wanderer”; “La vagabunda feliz”, título que bien pudo haber utilizado el legendario Antoine de Saint-Exupéry.

Tuve la oportunidad de conocer a Carol a principios de los 90, quien ya era reconocida en el gremio. Fui receptor de su amistad y testigo cercano de su dedicación y estricta disciplina de trabajo y también de sus dotes de gran organizadora, árbitro y colega en FIDE.

Llegué a compartir con ella en congresos y a través de las redes y siento que todos la queríamos y respetamos por su personalidad y gran calidad humana.

Se nos ha ido una pieza muy valiosa de nuestro ajedrez. Solo nos queda elevar una oración al Creador de Toda Vida, porque le brinde su luz y el descanso a su espíritu.

Vuela alto Carol.

Enlaces

  • Todos los artículos por Dr. Uvencio Blanco

    • Uvencio Blanco Hernández, Venezuela. Comisión Mundial de Ajedrez para las Escuelas FIDE Entrenador y organizador.

      Comentar

      Normas sobre los comentarios

       
       

      ¿Aún no eres usuario? Registro