Pasado, presente y futuro del ajedrez femenino: entrevista con Sabrina Vega (4)

por Sergio Garza Marco
26/12/2020 – Durante el siglo XIX a las mujeres se les empezó a prohibir la entrada a los cafés y locales donde tenían lugar los torneos de ajedrez. Lógicamente, esto provocó una separación por sexos. En 1847 surgieron en los Países Bajos los primeros clubes de ajedrez exclusivamente para mujeres. Entrevista con Sabrina Vega Gutiérrez. | Foto: FEDA

ChessBase 16 - Mega package Edition 2021 ChessBase 16 - Mega package Edition 2021

Ideas nuevas, análisis precisos, y entrenamiento a medida. ChessBase es la base de datos de ajedrez particular de referencia en todo el mundo. Aprenda, disfrute y mejore su juego. Cualquier ajedrecista con ambiciones, desde el Campeón del Mundo hasta los jugadores de club o los amigos ajedrecistas aficionados, trabajan con esta herramienta.

Más...

 

Diez ajedrecistas destacadas (4)

Entrevista con Sabrina Vega (1987)

Sabrina Vega

¿Has sentido alguna vez cualquier tipo de discriminación o tratamiento machista en el mundo del ajedrez?

Creo que aquí es importante diferenciar lo que sería el tratamiento entre jugadores. Salvando algunas cuestiones que siempre podemos aducir en cualquier sector o cualquier ámbito, la comunidad ajedrecística en cuanto al trato entre jugadores y compañeros no diría que se pueda calificar de machista. Se va forjando esa pequeña comunidad y esa familia y no diría que la nota predominante entre los jugadores sea un tratamiento machista o discriminatorio. Si es verdad que en lo que se refiere a otros términos como pueden ser económicos o la parte más técnica del ajedrez, la competición o incluso la propia presencia, el factor femenino siempre ha estado mucho más limitado. Al final no podemos obviar que el ajedrez siempre ha sido concebido como un juego de caballeros, dominado predominantemente por los hombres y también un poco el aspecto de la evolución social de una sociedad patriarcal. En general esa concienciación de que el papel activo de la mujer cada vez va cobrando más fuerza o su lugar en todos los sectores sociales es una concienciación mucho más actual, todavía estamos en un proceso evolutivo y hay cierta imagen residual que hace que, en ciertos aspectos importantes de todo, de la sociedad, del deporte y del ajedrez se noten ciertas medidas diferenciadoras.

¿Por qué crees que hay una participación femenina claramente inferior a la masculina, en la práctica de nuestro noble arte?

Para mí es clara al menos la respuesta inicial. Por supuesto, después los expertos en ciencia…

Siempre he dicho que el conocimiento, la información es poder. Y todos los estudios que se puedan esgrimir al respecto de posibles diferencias desde la ciencia o más allá de lo básico bienvenido sea, porque todo ayuda a avanzar más rápido, pero al final hay una corrección de base, a mi entender.

El ajedrez siempre ha cobrado fiel reflejo de la sociedad. La sociedad avanza desde un mundo patriarcal, el papel activo de la mujer en todos los sectores de la sociedad, no solo en el deporte y en el ajedrez ha empezado esa concienciación, prácticamente es muy moderna. Y el deporte femenino en general, sobre todo en ciertas modalidades era prácticamente desconocido hasta pocos años atrás. Eso hace que la participación femenina sea muy inferior a la absoluta, simplemente y, en primer lugar, por el mero hecho de las facilidades dadas, porque es verdad que la sociedad ha evolucionado muchísimo, pero para acercarte a un mundo, a un ámbito, a un sector, tienes que sentirlo como tuyo.

En un mundo que siempre ha estado, al menos en el subconsciente, predominado por los hombres, ni los padres ni las niñas a lo mejor sienten la curiosidad por acercarse, en este caso, al ajedrez. Yo creo que eso es lo que hay que cambiar. Con el proceso en el que estamos lo vamos cambiando. La visibilidad de los referentes femeninos a nivel nacional e internacional cada vez son mayores en número, y eso hace que haya un reflejo de que el ajedrez es para las niñas, no solo para los chicos, y es lo que está haciendo que la participación femenina nacional e internacional vaya aumentando.

Es decir, que para mí es la clave, después se pueden esgrimir otros argumentos más específicos, que siempre, por supuesto, son bienvenidos y que pueden ayudar en lo que es el proceso posterior de competición, etc. pero la base para mí está clara y es esa. En un primer momento el ajedrez era un mundo, como digo, de caballeros, predominantemente de hombres, prácticamente el factor femenino brillaba por su ausencia y eso hace que ni siquiera se despierte en familias y niñas la curiosidad o la posibilidad de que el ajedrez puede ser para ellas también.

¿Crees que en general los hombres juegan mejor que las mujeres?

Hoy en día realmente tampoco se puede decir otra cosa. Es un hecho que el top mundial está absolutamente dominado por los hombres. Yo sinceramente creo que los números están ahí y que a mayor participación mayor probabilidad. Antiguamente había algunas jugadoras destacadas. Por supuesto, nuestro referente máximo ha sido Judit Polgar que sí logro luchar de tú a tú con la super élite, pero prácticamente la participación femenina era muy escasa. Ahora el crecimiento de la comunidad ajedrecística femenina ha aumentado y el nivel medio de las jugadoras en la esfera internacional también ha aumentado. Como digo, estamos lejos todavía de los primeros puestos de la clasificación general, pero creo que a medida que la participación femenina va en aumento también el nivel medio se está demostrando que también va en aumento. Hay unos datos por ahí que a mí me parecen interesantes tener en cuenta. Es verdad que la competición es muy específica, afecta a muchísimos factores que de alguna forma se suelen incidir más en el hombre, el factor competitivo, etc., etc. Pero bueno, me gusta mucho la frase de Judit Polgar, en la que decía que al final el ajedrez es una toma de decisiones y que había muchas formas diferentes de llegar a la misma conclusión. En ese sentido creo que todos tenemos la opción de poder alcanzar el nivel máximo. Si que creo a lo mejor hay un factor de transmisión, de educación, de enseñanza, que quizá está más orientado a los chicos. Creo realmente que pueden existir ciertas diferencias entre hombres y mujeres y a lo mejor el factor de enseñanza también se debería tener en cuenta a la hora de transmitir, de focalizar más en lo que a las niñas les llega más. Los chicos muestran más interés en otro tipo de tipo de tratamiento. Poner un poquito el factor femenino también desde el punto básico de la enseñanza quizás podría ayudar.

¿Te parece mejor y más justo que títulos como el de campeona de España se decidan en un torneo mixto, o por el contrario piensas que se debería hacer una categoría femenina y otra masculina?

Yo siempre he sido partidaria del ajedrez mixto. Creo en la unificación del ajedrez. Creo que el objetivo final es que el ajedrez debe ser entendido como uno y al final debemos tener en cuenta que la comunidad femenina todavía está en ese proceso y estamos mejorando, pero la participación femenina sigue siendo muy reducida respecto de la absoluta y en nivel de juego todavía estamos por debajo de la escala absoluta. Uno de los grandes regalos del ajedrez es el espíritu de superación que nos genera, el gusto por los retos, y tenemos que intentar buscar el todo, ir a donde está el nivel. Para mí es importante y creo que es positivo que sobre todo también a nivel de base, en las edades de promoción, las competiciones sean mixtas porque realmente estás enseñando a los chicos que lo que importa es la partida, es el ajedrez, es el tablero y no el sexo del jugador. Por otro lado, también creo en el proceso, dicho ello, creo que, a nivel internacional, en las competiciones oficiales, por ejemplo, olimpiadas, europeos, mundiales, etc. sí que se deberían todavía mantener las competiciones por separado, con esa vocación de unificación en el futuro. Pero mientras estemos en el proceso creo que es fundamental que se haga por separado porque hoy en día prácticamente las jugadoras internacionales que sobrevivirían si se unificaran ya sería otra vez una participación prácticamente nula, y por tanto volveríamos a perder esos pequeños referentes que tenemos de cara a las nuevas generaciones

femeninas que crean que el mundo del ajedrez es también para ellas si así lo desean, que la continuidad está ahí si así lo desean. Así que creo que es un proceso que lleva sus pautas. Dicho ello, tampoco creo que vaya a repercutir negativamente, ni mucho menos, en la esfera nacional, sobre todo en categoría absoluta. Como digo, en categorías de promoción creo que es importante que los niños aprendan a convivir y a jugar entre ellos y que lo importante es el reto del tablero y no del jugador, del sexo del jugador. A nivel absoluto, si se logra profesionalizar, porque esa es otra de las cuestiones, si se logra dar una cierta imagen profesional del campeonato de España de ajedrez femenino tampoco creo que vaya a perjudicar, ni mucho menos, el hecho de que tengamos una fiesta nacional femenina y que el campeonato femenino más importante se haga por separado. Siempre he sido partidaria del mixto, por lo que he expresado, pero bueno, teniendo en cuenta algunas bases que también creo que habrán quedado claras tampoco veo de forma negativa que justo haya un campeonato de España femenino como una gran fiesta del ajedrez, pero para ello me parece muy importante que se profesionalice esa imagen.

¿Es verdad que al llegar a la adolescencia las chicas abandonan el ajedrez en un número significativamente mayor que los chicos?  En caso afirmativo, ¿a qué crees que se debe?       

Sí, creo que es un hecho que las chicas, la comunidad ajedrecística femenina abandona prácticamente al grueso, está contrastado que tenemos un par de puntos de inflexión, sobre todo a los 14 y a los 16 años. En el plano absoluto también habrá un descenso, pero ahí lo calculo más a nivel de esa decisión que tienen que tomar en ese momento de cara a la universidad, pero en lo que respecta a las chicas si es verdad que a la edad temprana de los 14 o 16 años ya hay un descenso considerable.

¿A qué se debe?, pues en mi opinión al final no podemos olvidar que la jugadora ajedrecista, igual que el jugador, pero bueno, en este caso la jugadora, es ante todo persona y estamos hablando de una etapa complicada, de desarrollo personal, la adolescencia. Yo creo que ahí es básico tener un apoyo que sientan también como iguales. Quizás en ese sentido, ese factor femenino, esa gota femenina (su escasez), en los círculos donde se suelen mover dentro de la comunidad ajedrecística, igual influye en que se acaben retirando de forma temprana. Por otro lado, también tengo que decir que, en la época actual, en ese período, en ese proceso de concienciación, de esa discriminación positiva, del apoyo al papel activo de la mujer en todos los sectores, en este caso de las jugadoras, creo que hay que tener mucho cuidado, porque si bien la espiritualidad es positiva en intentar dar igualdad de oportunidades, no digo igualar equitativamente, no creo que sea el objetivo por seguir, pero sí en esa igualdad de oportunidades. Sobre todo, en lo que comenté al principio de al menos despertar la curiosidad en todos aquellos y todas aquellas que quieran acercarse, que sepan que también puede ser un mundo suyo, eso es algo bonito y bueno.

Pero al final todas esas ayudas y medidas se tienen que hacer con cierta responsabilidad, sobre todo en lo que respecta a la edad de la tecnificación. Muchas veces se lleva a un número de chicas, da igual qué, y no creo que sea así. Creo que las medidas deben recompensar un esfuerzo, un gusto, un cariño por lo que se hace, y no regalar.

Sabrina Vega

Sabrina Vega | Foto: Patricia Claros

Yo siempre he sido partidaria del término premiar y no regalar, porque al final la tecnificación, que creo que es uno de los aspectos que influyen mucho en esta pregunta, en esta respuesta, es que la tecnificación normalmente termina a los 16 años, al menos las tecnificaciones autonómicas.

A los 16 años el jugador ya está formado. A la chica a veces se le ha regalado porque prácticamente tres chicas son las que hay en una federación y tres chicas son las que van porque son las plazas de las que se dispone, entonces van prácticamente gratis. Quizá no se les llega a transmitir el gusto por el trabajo, por la mejoría. Si ya voy de todas formas para qué esforzarme, para qué gastar tiempo.

Claro, una vez que pasan la edad de la tecnificación ya… Lo digo por experiencia, porque incluso he tenido conversaciones con este tipo de chicas que ya saltan de la tecnificación y lo que sienten es una sensación de abandono. Se exige a la edad de los 17 años algo que tenía que habérseles exigido en un desarrollo, en un proceso, como al chico.

Así que bueno, espero que se haya entendido, es un poco lo que siento, que creo que en un primer momento hace falta ese apoyo, quizás, como el igual, que las niñas se sientan a gusto y sientan que hay alguien que las entiende en esa etapa tan importante de su desarrollo como personas, y tengan ese toque femenino en su ambiente.

Y, por otro lado, que durante todo el proceso de aprendizaje desde que son pequeñas, se transmita por igual el gusto por el espíritu de superación, por los retos, por el trabajo, y que no se les regale, sino que se les premie y así tener, una vez que saltan de la tecnificación, la capacidad de afrontar la continuidad.

Agradecimientos: Agradecer a todas las participantes en la encuesta su colaboración, así como a Patricia Claros, Elena Floris, FEDA Y FADA.

Bibliografía: FIDE; FEDA; FADA; Chessbase Noticias; New in Chess; Revista Jaque; Sapiens. De animales a Dioses; Wikipedia; El País; Brain.

Enlaces

Diez entrevistas

  1. Entrevista con Nieves García
  2. Entrevista con Asunción García
  3. Entrevista con María Ángeles Sancho
  4. Entrevista con Sabrina Vega

Sergio Garza Marco. Maestro Internacional de ajedrez, con una norma de gran maestro. Lleva más de 25 años dedicándose a la enseñanza del ajedrez.