¿Por qué deportes mentales como el ajedrez, deben luchar contra el dopaje?

por Uvencio Blanco Hernández
11/11/2020 – En la última década y media, hemos venido desarrollando en esta página, artículos relativos al dopaje deportivo; en particular el equivalente al ajedrez y, más recientemente con otros deportes de la mente como los electrónicos o e-sports. Siendo signatario del Código Mundial Antidopaje 2003, nos hemos dado a la tarea de divulgar su contenido; ateniéndonos al espíritu y letra del mismo. Nos interesan los aspectos filosóficos, educativos y formativos del deporte; al igual que el conocimiento de las estrategias que deben ser adelantadas en la lucha antidopaje. La gran mayoría de las federaciones deportivas internacionales han suscrito el Código Mundial Antidopaje propuesto por la Agencia Mundial Antidopaje, para reglamentar la lucha contra este flagelo social. | Imagen: Nadja Wittmann (ChessBase)

ChessBase 16 - Mega package Edition 2021 ChessBase 16 - Mega package Edition 2021

Your key to fresh ideas, precise analyses and targeted training!

Más...

Muchas definiciones, un mismo fin

  • La gran mayoría de las federaciones deportivas internacionales han suscrito el Código Mundial Antidopaje (CMA) propuesto por la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), para reglamentar la lucha contra este flagelo social
  • Las distintas federaciones de deportes mentales, incluida FIDE como organismo rector del ajedrez, se han incorporado a esta lucha y generado reglamentos y normativas en línea con lo dispuesto por la Agencia y el Comité Olímpico Internacional (COI)
  • Corresponde ahora, a las diversas organizaciones que promueven los e-sports, adecuarse a dichas normativas y formalizar su adhesión al Código; si aspiran ser reconocidos oficialmente por el COI como deportes y figurar en el programa de los JJ.OO. Los Ángeles 2028

Seguidamente presentamos algunas definiciones importantes:

En el artículo 1 del Código Mundial Antidopaje (CMA) 2015, el dopaje se define como la comisión de una o varias infracciones de las normas antidopaje según lo dispuesto desde el artículo 2.1 al artículo 2.10 del referido Código.

Por su parte, el Comité Olímpico Internacional lo define como la administración y utilización de determinadas categorías farmacológicas, así como el empleo de ciertos métodos y manipulaciones expresamente prohibidos para incrementar el rendimiento deportivo.

Así mismo, el Movimiento Olímpico entiende el dopaje como el uso de un artificio (sustancia o método), potencialmente peligroso para la salud del deportista y/o susceptible de mejorar su rendimiento, o la presencia en el organismo de un deportista, de una sustancia o la constatación de un método, que figuren en la lista anexa al. (CONADE, México 2003).

Otras concepciones relativas al término dopaje son las siguientes:

  • Se refiere a todo método o procedimiento que intenta modificar, por vías no fisiológicas, la capacidad de rendimiento físico o mental de un deportista; así como también eliminar, sin justificación médica, una enfermedad o lesión, con la finalidad de poder participar en una competencia deportiva.
  • Utilización por parte del deportista, con el objeto de aumentar su rendimiento en la competición, de sustancias o medios distintos de los usuales para su preparación técnica, de forma que tal utilización constituya una deslealtad (Fernández C, J. y Arroyo U, G. 1994).

El tema central en el dopaje es que su utilización implica la búsqueda de ventajas extradeportivas. Efectivamente, el dopaje aporta a sus practicantes de ventajas extradeportivas que, al afectar la distribución de medallas, trofeos y/o premios metálicos, se lesionan intereses de terceros que cumplieron cabalmente con su ciclo de preparación y participaron ajustados estrictamente a las normas vigentes; por esto, la acción del dopaje es delito y, por tanto, merecedor de consecuencias de tipo legal.

¿Por qué luchar contra el dopaje en el deporte? 

Las distintas federaciones de deportes mentales se han incorporado a esta lucha y generados reglamentos y normativas en línea con lo dispuesto por la Agencia y el Comité Olímpico Internacional (COI).

El daño causado por la práctica del dopaje en el deporte es tan amplio y profundo, que debemos tener clara conciencia de por qué lo prohibimos y luchamos desde todos los ángulos por su erradicación.  Aunque no es fácil deslindar algunas de las motivaciones que nos llevan a combatir este flagelo, estimo que con base en los conceptos sobre dopaje -antes expresados- y los efectos evidentes que produce en la sociedad, podemos esgrimir al menos tres motivos o razones por las cuales este acto es combatido actualmente por todas las organizaciones antidopaje, federaciones y legislaciones deportivas del mundo.

Ahora bien, ¿cuáles motivaciones impulsan a las organizaciones antidopaje a luchar contra este flagelo?

Básicamente las motivaciones que impulsan la lucha antidopaje pueden ubicarse en las siguientes tres categorías: moral, médico y legal.

En relación con la moral como primerísima categoría de motivación antidopaje, ya hemos hablado sobre la importancia de la Idea del Juego Limpio o Fair Play como leit motiv de lo que entendemos como deportividad.

La igualdad de oportunidades, la equidad, la lealtad a las condiciones de competición, el respeto a los competidores, árbitros y público, son algunos de sus valores.

Especialistas en ética deportiva, afirman que el dopaje altera estos conceptos y los pone al servicio de un individuo, grupo de apoyo o corporación interesada en beneficios que nada tienen qué ver con el hecho deportivo. El dopaje en el deporte es deshonesto y, por tanto, un antivalor, un mal ejemplo para las nuevas generaciones de atletas que aspiran desarrollar sus habilidades en un marco de igualdad de oportunidades. En este sentido, debemos garantizar la ética en el deporte.

En cuanto a los incentivos de carácter médico, el dopaje violenta uno de los principios primarios del deporte, como lo es el referido a la salud física, mental y social. Ocurre que las sustancias y métodos prohibidos en el deporte tienen un problema fundamental: influyen negativamente en la salud de los atletas.

En este sentido, aquel deportista que se dopa, arremete contra sí mismo al posibilitar daños a su propia salud; además, de posibilitar la agresión a competidores y competidores a través de lesiones físicas.

Un deportista con problemas cardiovasculares, respiratorios, epilépticos, con hepatitis, SIDA o severos en cuanto a la adicción a un fármaco particular o simplemente con desórdenes siquiátricas, es una carga social con fuerte implicación económica; nociva para la propia sociedad. Desde este punto de vista, debemos preservar la salud de los deportistas.

Finalmente, están las motivaciones de tipo legal. Derivadas de las motivaciones morales y médicas, al ser el dopaje violatorio de los más altos principios de la filosofía deportiva, un artificio que distorsiona el significado verdadero del deporte, una trampa a la buena fe, al honor, a las condiciones, normas, reglamentos y leyes que rigen una disciplina deportiva en particular, es por tanto un delito.

El poner voluntariamente en riesgo la salud propia y la de los demás participantes en una competencia deportiva, contraviene principios legales elementales, por ello el dopaje es un delito.

El dopaje es un fraude a la salud

En relación con el uso de sustancias o productos farmacéuticos prohibidos, el dopaje puede ser considerado un fraude a la salud, debido a que su acción está ligada a la promoción, anuncio, distribución, o venta de productos (agentes de diagnóstico, medicamentos, dispositivos médicos, suplementos dietéticos, etc.) cuya finalidad es su uso en humanos o animales y que se presentan como efectivos para diagnosticar, prevenir, curar, tratar o aliviar las enfermedades (u otras condiciones) o surtir un efecto benéfico para la salud, a pesar de que no se ha demostrado científicamente que dichos artículos son efectivos y seguros para tales propósitos.

Debemos destacar que estas actividades fraudulentas pueden ser intencionales, o pueden llevarse a cabo sin el conocimiento o entendimiento adecuado sobre dichos artículos. Esta definición establece claramente que el fabricante del producto es quien tiene la responsabilidad de abonar pruebas de la eficacia y seguridad del mismo, cosa que no compete a la autoridad sanitaria.

En términos generales, el dopaje es corruptor, explotador y vejatorio de la condición humana porque pervierte a quien lo practica en detrimento de la dignidad, la libertad y el desarrollo integral del deportista. De hecho, se observa que deportistas que se inician en la práctica del dopaje, tienden a convertirse en adictos de ciertas sustancias “blandas” para luego proseguir con drogas “más duras”

Finalmente, el dopaje puede llevar a la muerte. Por ejemplo, tras dos semanas de haber sido inducido a un coma médico, el famoso fisicoculturista Rich Piana falleció a la edad de 46 años el 25 de agosto de 2017. El atleta colapsó en su casa el día 10 de agosto mientras su esposa le cortaba el cabello. Los médicos atribuyen su muerte al abuso de esteroides. De hecho, el día que fue llevado al hospital la policía encontró en su casa más de 20 botellas de testosterona.

Ante estas realidades y en la búsqueda de equidad y juego limpio, corresponde ahora, a las diversas organizaciones que promueven los e-sports, adecuarse a dichas normativas si aspiran ser reconocidos oficialmente por el COI como deportes y formalizar su adhesión al Código, si aspiran figurar en el programa de los JJ.OO. Los Ángeles 2028.

Fuente: Agencia Mundial Antidopaje (2015) Código Mundial Antidopaje. Blanco, U. (2020) “El dopaje, un desequilibrio de la sociedad”

Enlaces




Uvencio Blanco Hernández, Venezuela. Comisión Mundial de Ajedrez para las Escuelas FIDE Entrenador y organizador.
Discussion and Feedback Join the public discussion or submit your feedback to the editors


Comentar

Normas sobre los comentarios

 
 

¿Aún no eres usuario? Registro