Siegbert Tarrasch, ajedrecista, pensador, educador

por Eugene Manlapao
10/03/2022 – El 5 de marzo de 2022, el Dr. Siegbert Tarrasch habría cumplido 160 años. A lo largo de su vida, Tarrasch, médico de profesión, nunca dejó de ser un ajedrecista aficionado, pero en su mejor momento fue uno de los mejores jugadores del mundo, ¡sino el mejor! Tarrasch fue también un prolífico y popular escritor cuyos libros han influido a innumerables ajedrecistas. Eugene Manlapao repasa la trayectoria de este gran jugador y educador.

ChessBase 16 - Mega package Edition 2022 ChessBase 16 - Mega package Edition 2022

Ideas nuevas, análisis precisos, y entrenamiento a medida. ChessBase es la base de datos de ajedrez particular de referencia en todo el mundo. Aprenda, disfrute y mejore su juego. Cualquier ajedrecista con ambiciones, desde el Campeón del Mundo hasta los jugadores de club o los amigos ajedrecistas aficionados, trabajan con esta herramienta.

Más...

Es el Campeonato Mundial de Ajedrez de 1908. El campeón defensor es el gran Emanuel Lasker, que defiende su corona por tercera vez.

El mundo del ajedrez está entusiasmado, ya que todo el mundo está seguro de que Lasker ha encontrado por fin a un rival de altura. Después de haberle arrebatado el título a Wilhelm Steinitz, ha ido de menos a más, derribando a Steinitz en su duelo de revancha por 10-2, y a Frank Marshall por 8-0 en sus dos primeras defensas del título.

Esta vez, sin embargo, se enfrenta a Siegbert Tarrasch, e incluso al propio Lasker le cuesta imaginar un resultado ampliamente favorable. Tarrasch se ganó el derecho a luchar por el título al ganar el torneo de Ostende 1907, pero ha sido una fuerza formidable desde finales de la década de 1880. Él, y no Lasker, era considerado en su momento como el sucesor lógico de Steinitz, y había esperado mucho tiempo esta oportunidad para cumplir esa promesa.

La organización del match ha sido larga y ardua, pues aunque Lasker y Tarrasch son ambos alemanes, no pueden soportar sus diferencias. Un intento similar de enfrentarlos en 1903 había fracasado. Ahora, cuando el match está a punto de celebrarse, los organizadores les han llamado para que dejen atrás sus diferencias. Después de todo, un match por el campeonato mundial no es más que un evento deportivo. Se dice que Tarrasch bromeó antes de marcharse rápidamente: “A usted, Herr Lasker, sólo tengo tres palabras que decirle: jaque y mate”.

Esta historia sobre Tarrasch refleja gran parte de lo que hoy sabemos de él. Era un jugador increíblemente fuerte que estuvo a punto de ganar el campeonato del mundo durante casi dos décadas. También fue un hombre de ideas, uno de los más influyentes, de hecho, en la larga historia del ajedrez. Defendía obstinadamente las verdades que veía en el tablero, y no hacía concesiones al respecto, por lo que se le ha tildado de dogmático. Era un tipo polémico y difícil de tratar.   

El 5 de marzo de este año es el 160º aniversario del nacimiento de Tarrasch, y es una ocasión apropiada para recordar al hombre con uno de los legados más duraderos del ajedrez.

Tarrasch nació en Breslavia, en la actual Polonia. Estudió medicina en Berlín y Halle, y luego se marchó a Núremberg, Baviera y finalmente a Múnich para establecer su consulta médica.

En la década de 1870 entró en la escena de los torneos, y rápidamente demostró ser un jugador de talla mundial. A finales de la década de 1880, inició una impresionante racha de seis años en los que ganó sucesivamente cinco grandes eventos internacionales: Núremberg 1888, Breslavia 1889, Mánchester 1890, Dresde 1892 y Leipzig 1894.

En 1892, se le ofreció un match por el título mundial en La Habana, pero lo rechazó debido a las exigencias de su profesión médica. Puede que Tarrasch no quisiera arriesgar todo lo que había ganado en un solo match por el título mundial, pero desperdició su oportunidad. En un momento en el que se acercaba a su plenitud absoluta y Steinitz era un campeón envejecido, sus posibilidades de éxito eran considerablemente grandes. Lasker, en cambio, no dejó pasar su oportunidad y fue quien finalmente destronó a Steinitz en 1894.

Todos los caminos, a partir de entonces, conducirían al encuentro con Lasker. Tarrasch obtuvo un sólido cuarto puesto en Hastings 1895, y el tercero en Núremberg 1896. Ganó en Viena 1898, coronando la década con la que quizá fue la mejor actuación de su carrera.

A principios del nuevo siglo, ganó Montecarlo en 1903; venció a Frank Marshall, el aspirante al título mundial de 1907, por 8-1 en 1905; y ganó el torneo de Ostende en 1907. En Ostende fue declarado “Campeón Mundial de Torneos”.   

El título de Tarrasch debió de despertar el apetito competitivo de Lasker, ya que su enfrentamiento no tardó en producirse. Sin embargo, toda la expectación se esfumó rápidamente cuando Lasker derrotó a Tarrasch por 8-3. Lasker se había hecho demasiado fuerte, incluso para alguien como Tarrasch.

El match: Lasker (izq) vs Tarrasch (der), 1908 | L. Hoffer, The Championship Match: Lasker v. Tarrasch, London: E.A. Michell & Frank Hollings | Fuente: Wikipedia

Tarrasch seguiría siendo uno de los jugadores más fuertes del mundo a pesar de esta derrota, y su último resultado significativo fue un sólido cuarto puesto en San Petersburgo 1914, donde obtuvo su famosa victoria en la decimonovena ronda contra el futuro campeón del mundo José Raúl Capablanca. Las actuaciones internacionales de Tarrasch perderían fuerza poco después.

Los finalistas del torneo de San Petersburgo (de izquierda a derecha): E. Lasker, A. Alekhine, J.R. Capablanca, F. Marshall, S. Tarrasch | Fuente: Wikipedia

Tarrasch jugó durante cerca de cincuenta años, y su carrera fue algo más que una muestra de sus poderosas actuaciones en la década de 1890, cuando era considerado generalmente como el mejor jugador del mundo. También dejó sus ideas y sistema de juego en sus escritos y grandes libros en Dreihundert Schachpartien (Trescientas partidas de ajedrez) y Die Moderne Schachpartie (El juego moderno del ajedrez).

Apareciendo como lo hizo hacia el final de la carrera de Steinitz, las enseñanzas clásicas de Steinitz impactaron a Tarrasch, quien se convirtió en su mayor exponente. Sus partidas ilustran claramente el juego posicional que Steinitz enseñaba, basado en los elementos de desarrollo rápido, espacio, seguridad del rey, estructura de peones, actividad de las piezas, puestos de avanzada y la ventaja de los dos alfiles. Sus mejores partidas combinan hábiles maniobras posicionales con bellas combinaciones finales.

Su estilo evolucionó de forma natural hacia una postura muy estructurada y metódica. Despreciaba las posiciones claustrofóbicas, por lo que daba mucha importancia al espacio. Las blancas, pensaba, deben ganar siempre por constricción, mientras que las negras deben buscar quiebres que liberen su juego y activen sus piezas.

A partir de estas ideas, ideó dos importantes sistemas de apertura que ahora llevan su nombre, a saber, las Variaciones Tarrasch de la Defensa Francesa y el Gambito de Dama Declinado. Estas aperturas siguen siendo muy populares hoy en día, incluso en los niveles más altos. El Gambito de Dama Declinado Tarrasch, en especial, se puso a prueba a fondo en el encuentro del Campeonato del Mundo de 1969 entre Boris Spassky y Tigran Petrosian.     

Dada su seguridad en sí mismo, es fácil imaginar que no apreciaba el trabajo de Aron Nimzowitsch, quien revolucionó la escena ajedrecística con el hipermodernismo. Sin embargo, no hubo mucho problema después de todo, porque ahora está establecido que el hipermodernismo no trastocó los principios clásicos, sólo los refinó.          

Tarrasch sacó a la luz las enseñanzas de Steinitz, y toda una nueva generación las comprendió y asimiló. Por ello se le llamó el Praeceptor Germaniae (el legislador de Alemania). Con el tiempo, el estilo clásico y posicional fue perfeccionado por Capablanca y Akiba Rubinstein.

Es cierto que si Tarrasch no hubiera propagado estas ideas, algún otro gran maestro lo habría hecho. Sin embargo, el alemán llegó en el momento perfecto, y gracias a él nuestro patrimonio ajedrecístico es ahora más rico.

Partidas destacadas

Esta es una gran victoria que ilustra la capacidad de Tarrasch para combinar el juego posicional y el juego táctico. Su rival es nada menos que un futuro aspirante al título mundial, Isidor Gunberg.

 

Una victoria contra un titán de la época que ayudó a Tarrasch a ganar el torneo de Viena 1898, una de las mayores victorias de su carrera. Es otra partida posicional en la que Tarrasch remata con una floritura táctica.

 

Una partida clásica entre dos rivales ideológicos en el gran torneo de San Petersburgo de 1914. ¡No se pierdan el doble sacrificio de alfil!

 

Enlaces


Eugene es licenciado en Escritura Creativa. El ajedrez y la escritura son sus pasiones, y a menudo una de ellas le absorbe por completo y deja de lado la otra. Sus otros intereses son la literatura clásica, las biografías, los deportes y las artes visuales. Pasa su tiempo libre cuidando a sus dos encantadoras hijas.

Comentar

Normas sobre los comentarios

 
 

¿Aún no eres usuario? Registro